Ausenc‧as Brasil

Imágenes que muestran cuán presentes siguen los que no están

Más que los juicios penales, las investigaciones periodísticas o los ensayos filosóficos, el arte da cuenta del vacío lacerante que la ausencia inexplicable provoca. Ausenc‧as Brasil continúa el trabajo de Gustavo Germano iniciado en 2006, que compartimos en la edición pasada de El Cohete. En Ausenc‧as Brasil, Germano retrata la ausencia, o la presencia de la ausencia, de asesinados y desaparecidos políticos durante la dictadura militar de Brasil entre 1964 y 1985.

Como las esculturas de Juan Carlos Distéfano o los poemas de Juan Gelman, los cuadros de Carlos Alonso o los del español Ramos Gucemas, las fotografías de Gustavo Germano y los puntos que en cada leyenda reemplazan al nombre ausente evocan ese trauma fundador de la identidad contemporánea y nos introducen al misterio del tiempo con la muda violencia de un gesto congelado.

La desaparición forzada de personas, que debían esfumarse en la nada, fue el método elegido por las dictaduras latinoamericanas. “Según varios de sus jefes, así buscaron evitar la condena de la Santa Sede, con la aprobación sigilosa de la jerarquía argentina. Pero a cambio consiguieron que aquel pasado atroz llegara a ser un insomne presente perpetuo, como la maldición que Neruda pensó para Franco”, escribió Horacio Verbitsky en el prólogo escrito para el libro-catálogo de Ausenc‧as, la muestra de Gustavo Germano presentada en Barcelona en octubre de 2007.

Las palabras de John Berger iluminan el sentido de estas fotografías:

“El verdadero contenido de una fotografía es invisible porque no se deriva de una relación con la forma sino con el tiempo (…) Los objetos registrados en cualquier fotografía (desde el más impactante al más común) transmiten aproximadamente el mismo peso la misma convicción. Lo que varía es la intensidad con la que se nos hace conscientes de los polos de ausencia y presencia (…) Al mismo tiempo que registra lo que se ha visto, una foto, por su propia naturaleza, se refiere siempre lo que no se ve. Lo que muestre invoca lo que no muestra, revela lo ausente igual que lo que está presente en ella”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.