Malevo Ferreyra is not dead

Un niño de 11 años murió a causa de una bala policial en la nuca

 

Facundo Burgos tenía 11 años, y el jueves a la madrugada recibió un disparo en la nuca de un policía que lo mató al instante. Iba como acompañante en una moto, con otro menor de edad que fue detenido. El cuerpo estuvo boca abajo varias horas en el asfalto del Microcentro hasta que se hicieron las pericias.

Circunstancialmente, este cronista pasó por el lugar en un taxi. A la hora del hecho era la madrugada del jueves pasado y casi no había gente en las calles tucumanas. “¿Qué pasó?”, le pregunté al taxista que me llevaba hacia mi casa en la zona sur de la capital. “Nada malo. Han “matao” a un choro (ladrón) que se venía escapando. Hacen bien. Hay que matarlos a todos”. Fin de la charla.

Solo una parte de lo que dijo el taxista era cierto: que los dos chicos venían escapando de la policía hasta donde el de 11 años fue ultimado de un tiro.

Con respecto a lo que pasó hay dos versiones. La oficial la contó la policía tucumana; que los dos menores eran perseguidos por los uniformados de azul y que los chicos comenzaron a disparar y que los policías respondieron a los disparos matando a un menor de edad de 11 años por la nuca.

El menor que manejaba la moto dijo otra cosa a la Justicia. Cuando entraba con su abogado a Tribunales fue filmado por un periodista de La Gaceta, que le preguntó qué había pasado. “A mi amigo lo mató la policía…veíamos las picadas (de motos)”, señaló el pibe.

La fiscal Adriana Giannoni tiene a cargo de la investigación. Para la funcionaria judicial, los dos chicos habrían estado en la zona del parque 9 de Julio (muy cerca donde fue asesinado Burgos) con otros grupos de motos, no viendo picadas como dijo el amigo de Burgos sino para robar. Como fueron descubiertos por la policía, comenzó la persecución. De hecho, a las pocas horas de lo ocurrido los policías involucrados obtuvieron la libertad.

Burgos de 11 años no tenía antecedentes policiales, su amigo en cambio sí, por eso los medios locales (a favor del gatillo fácil) cargaron las tintas en contra del chico que manejaba la moto y participó en otros robos. Del nene muerto no pudieron decir mucho. “Los policías mataron al chico a sangre fría. Él no tenía nada que ver con las personas a las que perseguían”, dijo la tía de la víctima.

A 4 días de lo ocurrido no hay desde el gobierno tucumano una explicación oficial y detallada de lo que ocurrió con la muerte de un chico de 11 años en plena ciudad. Quién dio algún detalle al respecto fue el subjefe de Policía, Francisco Picón. Explicó que a las 1:30 de la madrugada en la zona del Parque 9 de Julio, motoristas del 911 observaron el paso de tres motocicletas tripuladas “por conductores y acompañantes que circulaban de forma sospechosa”.

Tampoco hay una explicación de por qué el pibe que manejaba la moto es defendido por el abogado Juan Carlos Benedicto, quién fuera imputado por delitos de lesa humanidad en la megacausa “Arsenales II-Jefatura de Policía II” y quién fuera absuelto en diciembre de 2013.

2 Comentarios
  1. […] Rearte, quien escribió en el portal El Cohete a la luna una nota referida al caso que se titula: “Malevo Ferreyra is not dead”  donde narra los hechos de aquella trágica madrugada en la que un nuevo caso de gatillo fácil puso […]

  2. Lorenzo dice

    evidentemente estan queriendo cambiar los principios del sentido comun, resultados las victimas el nene el policia nosotros impotentes y los aceptan de que sea asi… que persigue el estado en estos actos me refiero al proyecto de consientizacion de las fuerzas que portan armas para (custodiar nuestras vida) para cuidarnos de quien? del pibe? y de las probables manifestaciones de reclamos que puedan surgir y con una policia impune y el sentido comun cambiado, las cosas cierran no?

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.