Conectate con nosotros

Poemas

‘Matan a un viejo’

Roberto Jacoby

Publicado

en

“Matan a un viejo”, recitado por Jaboby

 

Matan a un viejo

El titular varía según los diarios

En uno:

La inseguridad

mata a una jubilada.

En otro:

Dudosa muerte en Barrio Norte,

investigan a los nietos.

En otro más:

Hallan asfixiado

a un hombre mayor.

Recibía visitas masculinas.

El martes, dos señoras

de la tercer edad

son arrojadas a las vías del subterráneo

cuando el tren llega a gran velocidad.

El miércoles, todo un geriátrico de Villa Luro

se envenena con cianuro.

Cincuenta y dos víctimas.

El jueves, un ómnibus con destino

a Río Hondo cargado de retirados,

en su mayoría mujeres,

se desbarranca sin sobrevivientes.

El viernes, en la agencia del PAMI

de la calle Moreno una pérdida de gas

termina con la vida

de ciento ochenta y tres jubiladas

y veintinueve jubilados.

El sábado, cuatro enmascarados

armados con metralletas

acribillan a 95 veteranas

que hacían sus compras

en el Mercado Gaona.

En la misa del domingo

nada más que las muy creyentes

comulgan, aunque las iglesias

están custodiadas

por la Gendarmería.

Las hostias envenenadas

terminan con centenares de

ancianas católicas.

El Gobierno declara

el Estado de Emergencia

y culpa de las muertes

a la oposición terrorista.

En un plan de contingencia

cargan a dos mil jubilados de privilegio

en el Francisco I con destino a Montevideo.

Pero ninguno está con vida

a la semana de arribados.

Una variedad resistente

de la neumocistis carinii

dio cuenta de ellos.

Hay un súbito rejuvenecimiento

en las calles porque los mayores

se encierran en sus casas

o departamentos y no le abren

ni al portero.

Pero el pánico agrava la situación.

Los viejos aterrorizados

no salen a comprar alimentos

y dejan de beber y comer

por temor al envenenamiento.

Pronto el atroz hedor

de la cadaverina

invade los edificios.

Los bomberos se dedican

a abrir puertas a los hachazos

para rescatar esqueletos.

La oposición parlamentaria

interpela al oficialismo.

Los trosquistas denuncian

un plan de Gobierno

inspirado por el

Fondo Monetario Internacional

para eliminar jubiladas y jubilados

con el fin de disminuir el déficit fiscal.

No les faltan argumentos,

la presidenta del FMI Christine Lagarde

declaró hace unos meses

que el principal problema

de la seguridad social

en el mundo entero

es que “la gente vive demasiado”.

El Jefe de Gabinete

desmiente que exista

un plan de eutanasia

para apropiarse de los fondos

de la ANSES.

Afirma que, por el contrario, los atentados

minan su base electoral.

El Presidente habla por cadena

nacional y explica

que la Tercera Edad

se verá beneficiada

ya que la adversidad

los hará más fuertes.

El partido gobernante conserva

algunos ejemplares vetustos

rigurosamente vigilados que pasean

por los canales para afianzar la reelección.

El Diario de la guerra del cerdo

vuelve ser best seller.

A fin de mes

aparece en Facebook una solicitada

donde el Comando Liberal Darwinista

se hace cargo de las ejecuciones.

Anuncian que en marzo darán comienzo

a su Programa Pobreza Cero.

El sociologo, escritor y artista conceptual Roberto Jacoby es uno de los grandes animadores del movimiento cultural porteño del último medio siglo.

1 Comentario

1 Comentario

  1. miguel

    12 febrero, 2018 en 12:40 am

    DOS MODESTAS PROPOSICIONES PARA REDUCIR EL DÉFICIT
    Estimada Sra Diputada, Sr Diputado:
    Atento a los ingentes esfuerzos que realizan las actuales autoridades para paliar las consecuencias de la histórica postergación de los sectores que fueron sumidos en crisis por décadas de políticas populistas -me refiero a la explotación sojera y minera y sector financiero-, y atento también a que la actual gestión no está descaminada al apuntar, por numerosos e improductivos, a los grupos beneficiarios de haber jubilatorio y AUH, al efecto de reducir el déficit que afecta a la Nación, me dirijo a Ud. a fin de sugerir que, para encuadrar esta iniciativa dentro del marco de nuestro estilo de vida occidental y cristiano, se adopten estas medidas: 1) Apresurar la salida de los viejos. Solamente una cruel utopía pudo instalar en la mente de los trabajadores que, transcurrida su vida útil, tienen derecho a un retiro digno, y que sus conquistas -entre ellas el haber establecido por ley- no pueden ser cercenadas, disminuidas, vulneradas, cuando los superiores intereses de la Nación lo exijan para satisfacer las demandas de nuestros acreedores. El Papa Francisco se preguntó “¿cuántas veces se descarta a los ancianos? El abandono es una eutanasia escondida”: podemos, sí podemos no solamente sincerar la situación -ya no se trataría de “eutanasia escondida”- sino también promover que su anticipado tránsito al otro mundo sea más placentero, ahorrándoles la agonía de tener que elegir entre pagar los servicios, sus medicamentos o la comida; 2)a los niños de los sectores menos pudientes, destinarlos a la exportación tan pronto como sean destetados, porque después comienzan los gastos que requieren el cuidado de su salud, educación, etc., y no es del caso pretender que esas puertas y el acceso al trabajo digno permanezcan abiertos para todos (¡imposible!). Seguramente podría arribarse a ventajosos acuerdos de intercambio con algunos países, donde merma la mano de obra esclava disponible, y obtener a cambio las inversiones que tanto ansiamos.
    Esperando que mi contribución sea tenida en cuenta, los saludo atentamente.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Poemas

El blanco

Roberto Jacoby

Publicado

en

Un poema fundado sobre el malentendido

(más…)

Continúa leyendo

Poemas

La señora Beatriz (versión engordada)

Roberto Jacoby

Publicado

en

Un poema nada conjetural

(más…)

Continúa leyendo

Poemas

Lágrimas invertidas

Jorge Gaggero

Publicado

en

Un amigo que vive en Londres me acaba de escribir, en Postdata: “Alguien acá lo puso en inglés en Facebook de manera inmejorable: Once upon the time there was a beautiful country called Argentina. The End”.

Le acabo de contestar del mismo modo, en Postdata, a mi amigo: “En cuanto a nuestra patria, su presente situación y perspectivas, deberían llevar a invertir la escena-cénit del musical “Evita”. Ahora debería ser la Argentina la que le pidiese a “la abanderada de los humildes” , que nos mira desde el Cielo: No llores por mí, Evita.

Continúa leyendo

Trending