A Fondo

Berco habla de su documental y opina sobre cómo se debe negociar con el FMI

 

Alejandro Bercovich habla de su documental Fondo, sobre el rol global del FMI y su relación con la Argentina. Estrenado esta semana, podrá verse aquí:

 

¿Cómo se te ocurrió hacer este documental?

En un momento muy puntual: la entrevista que le hizo (Jorge) Lanata a (Christine) Lagarde para Canal 13, en PPT. Esa noche, que fue en mayo de 2018, yo vi que el Fondo Monetario estaba intentando convencernos a los argentinos de que había cambiado, de que era otro, ¡de que eran buenos! En esa entrevista Lagarde habló todo lo que quiso y dijo que el Fondo ahora tenía una preocupación social y que iba a establecer salvaguardas para que su programa no afectara a los más pobres. Pero un año y medio después, tenemos 5 millones de pobres más.

No eran buenos.

No. Siguieron siendo lo que siempre fueron: útiles a determinados intereses. El Fondo nació en la posguerra para garantizarle a Estados Unidos su hegemonía en Occidente.

Y vaya si lo logró. Ahora que ya estamos acá, ¿qué harías con el Fondo si fueras Alberto Fernández?

Con el Fondo va a haber que ser más duro de lo que nunca nadie fue en ninguna negociación de deuda. En el documental mostramos hasta qué punto es un organismo político, un brazo armado de las finanzas de Wall Street y del Tesoro de Estados Unidos. La renegociación va a tener que pasar sí o sí por ahí, por la política. Lo que hubo fue un trasvasamiento de la deuda de manos privadas a esta deuda en manos multilaterales. Entonces ahora, si llegamos a defaultear de manera unilateral, nos declara la guerra medio planeta. Lo que hay que hacer es, sin defaultearla, ser durísimos para garantizar por primera vez una quita significativa y después sí un reperfilamiento, como lo llaman.

¿Quita significativa es 75%, como Kirchner y Lavagna hace 15 años?

Sí. Cuando se habla del modelo Portugal, del modelo Grecia, del modelo Islandia, del modelo Ucrania, del modelo Uruguay, se pierde de vista que la Argentina es la Argentina. Es un país que ya tuvo una renegociación a cara de perro. Y encima en este caso el peso de la deuda es mayor que entonces. La gran diferencia es que el peso de la deuda ahora está en cabeza del Fondo Monetario, con lo cual la renegociación no puede tomar las mismas características que en ese momento, cuando estaba en manos privadas. Lo que sí tiene que tomar son las características de una confrontación que, para ser efectiva, tiene que tener sí o sí un componente de movilización popular. No alcanza con que Alberto se haga el malo o con que Lavagna asuma como ministro y diga «yo renegocié re-duro la otra vez». Tiene que movilizarse la población para que no la vuelvan a saquear de nuevo por la deuda.

¿Y con los que tomaron la deuda, qué hacemos?

Explicarles que les prestaron a unos irresponsables.

No. Con los que firmaron el endeudamiento. Con (Luis) Caputo, con (Mauricio) Macri, con (Nicolás) Dujovne…

¡Ah! Hay que enjuiciarlos, establecer su responsabilidad penal y si se logra esta vez, meterlos presos.

Directamente…

Sí. Del mismo modo que para los delitos ambientales hay reincidencia constante porque hay solamente penas económicas para quienes los cometen, en los delitos contra el erario público, y concretamente en la toma de deuda irresponsable, lo que tiene que haber es responsabilidad penal de los tipos que toman deuda en nombre de todos nosotros. Hasta que no la haya, no van a hacerlo responsablemente y van a hacerlo en la manera en que Caputo, (Alfonso) Prat Gay, Dujovne, (Federico) Sturzenegger, (Guido) Sandleris, (Santiago) Bausili, (Gustavo) Cañonero, (Lucas) Llach y todos ellos hicieron.

¿Y si no hay penas de prisión? ¿En cuántos años volvemos a caer en el Fondo?

Tenemos que aprender, como pueblo, que el Fondo no es un banco, no es un cajero automático. Es una herramienta de dominación política y un garante del repago de los intereses de las finanzas. De otro modo, la lógica de que en última instancia nos garpa la fiesta el Fondo, va a seguir estando presente.

 

 

 

* Esta entrevista fue realizada por Noe Barral Grigera, compañera de Alejandro Bercovich en la radio y la televisión, y fue publicada en el portal Cenital.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

5 Comentarios
  1. Carlos carschenboim dice

    Mi temor es q ante el impresionante derrumbe de la economía Alberto negocie aflojando con el fondo y cedamos terreno a costa de los argentinos.

  2. CarlosP dice

    Bercovich estoy de acuerdo es la LUCHA DE TODOS y está en NOSOSTROS los ARGENTINOS que no se ejecuten más estas POLITICAS DE ENTREGA. Debemos de entender que la CALIDAD DE CIUDADANO se DEFIENDE, en un pais DEMOCRATICO y PLURAL para alcanzar el ideario de nuestro HIMNO NACIONAL ‘OID el ruido de rotas cadenas, ved del trono a la NOBLE IGUALDAD’

  3. Germinal dice

    Dios te oiga, Bercovich… Pero una persona que quiere estar bien con Dios y con el Diablo, como Alberto Fernández… mmm… Hacen falta un buen par de ovarios para mandar «al carajo» al FMI y encarcelar a los traidores, cueste lo que cueste. No son tiempos de tibios contemporizadores, de adminstradores de la desigualdad, de moderados gestores del reparto de migajas.
    En cuanto a la movilización popular, tenemos mucho que aprender de los indígenas ecuatorianos: no les llegamos ni a los talones.
    Supongo que el lanzamiento oportuno del documental es para enviar un mensaje a los negociadores. Espero que lo interpreten.

  4. Luis dice

    Estamos desde poco antes de Dic 2015 en plena ejecución del Plan Condor II.

  5. gorilagorila dice

    Trump como corresponde a un presidente de EEUU utiliza al FMI en su estrategia de dominación.
    Pero paradójicamente en su último discurso en Naciones Unidas decretó el fin de Bretton Woods (la patria chica del FMI y el BM).
    Mientras tanto Ecuador estalla por 4200 millones.
    Y en Argentina apostaron fuerte y mal y está cautivo el 60% de los fondos prestables del Fondo(lo que además desnuda la escuálida capacidad financiera del organismo).
    Y encima se cagaron en sus propios estatutos
    No creo que «medio planeta» esta vez esté en condiciones de declararnos la guerra.
    Con esos antecedentes y existiendo ahora sí otro medio planeta.
    Patearon el tablero. Se acabó. La Argentina va a ser su lápida.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.