A la ESI la carga el diablo

 

El movimiento antiderechos, que tuvo su renacimiento en la Argentina en el intervalo entre la votación positiva de la ley de Interrupción legal del embarazo en la Cámara de Diputados y la negativa en la de Senadores, volvió en estos días a afilar sus estrategias publicitarias. Esta vez recuperó una vieja enemiga, la llamada “Ideología de género”, con la que “se manipula a los niños” a través de la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas, “para destruir a la familia”.

La elección cromática es contundente: rosa y celeste. Rosa de niñas, celeste de niños. “Los hijos son de los padres, no del Estado”, “Con mis hijos no te metas”, son los lemas con los que el sector antiderechos construye una campaña que pudo verse en la vía pública esta semana en grandes ciudades como Córdoba o Rosario. No hay arcoiris posible. En la Ciudad de Córdoba algunos colectivos de transporte urbano fueron ploteados en la luneta con el mensaje de la campaña, pero la acción duró sólo 24 horas porque la empresa decidió retirar la publicidad.

 

 

“Con mis hijos no te metas” es un movimiento ciudadano que tiene su antecedente en Perú en el 2016. Para ellos y ellas la educación con perspectiva de género constituye una amenaza a la identidad sexual de los niños/as y adolescentes y atenta en contra de la institución de la familia. El lema de la campaña es hoy resignificado por grupos conservadores y antiderechos que se oponen la ESI, especialmente al reciente intento de modificación de varios artículos de la Ley (26150). Lo que molesta especialmente a los antiderechos es la eliminación del apartado que plantea que cada escuela podrá enseñar los contenidos según el ideario de la institución y las convicciones de sus miembros.

En los materiales de difusión y formación, por ejemplo los que se encuentran en http://conmishijosno.com/, la página de la filial argentina, se puede leer que el colectivo defiende la educación sexual pero que el problema es “la ideología de género”. Para ellos y ellas la ESI así planteada (con perspectiva de género) es “colonización ideológica” y una “técnica de manipulación de las masas”, como son otras leyes y políticas públicas.

¿Qué es la”Ideología de género”? Según sus documentos es “un punto de vista (perspectiva) y conjunto de ideas (ideología) que sostiene que las diferencias entre varón y mujer no se deben a una naturaleza fija, sino que son construcciones culturales que responden a estereotipos impuestos a lo largo de la historia”. Y, por otro lado, aunque parezca anacrónico, que “la ideología de género es una teoría política de corte neomarxista que a través de la reingeniería social pretende transformar el sistema político, social, económico y cultural existente, entre otras cosas, por intereses económicos”.

Para Pablo Gudiño Bessone, Doctor en Ciencias Sociales e investigador en temas ligados al activismo católico contra derechos reproductivos, “de acuerdo con (la antropóloga estadounidense) Gayle Rubín podríamos decir que históricamente la táctica más contundente y fiable de los grupos antiderechos para promover el ¨terror al erotismo¨ ha sido el llamado a la protección de los niños”.

El interés por el derecho de los niños, niñas y adolescentes, sin embargo, aparece supeditado a la protección del derecho de los padres a tutelar a sus hijos: “Las familias y tutores tienen el deber y derecho a educar a los hijos y menores a su cargo”, dicen en el cuadernillo formativo, y basan su argumentación en la batería legislativa que va desde los artículos 14 y 19 de la Constitución Nacional, hasta la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos de niños, niñas y adolescentes (a la cual llama “del niño”).

“Campañas de detracción de este tipo —recuerda Gudiño Bessone— han sido frecuentes y regulares en la Argentina toda vez que los derechos de género lograron formar parte de la agenda público-política”. Ha sido así en las movilizaciones de la Iglesia Católica contra la Ley de Divorcio en la década del ’80 y el supuesto peligro de “destrucción de la familia argentina”; en 2010 la contraofensiva a la Ley de Matrimonio Igualitario en lemas como “Queremos mamá y papá”, y la oposición a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en 2018 en el discurso antiderechos “Salvemos a las dos vidas”.

¿Por qué el pánico y la vinculación entre educación sexual y fin de la familia? El género, dicen, es el caballo de Troya con el que se intenta subvertir y pervertir los valores tradicionales. En el saludo de navidad de 2008, el entonces Papa Ratzinger hizo alusión al género: “Lo que a menudo se expresa y entiende por el término ‘género’ finalmente termina siendo el intento del hombre de autoemanciparse de la creación y del Creador”, dijo, y luego comparó la condición de ser hombre o mujer a una selva tropical en peligro de extinción.

Al poco tiempo el actual Papa, Jorge Bergoglio, en un texto publicado en 2016 sobre el amor en la familia, reconoció que “otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer”.

Son varias las alusiones a la “Ideología de Género” por parte de los máximos referentes del catolicismo. Por ejemplo, esta otra anécdota que contó Francisco en un avión mientras volvía a Roma después de un viaje por Georgia y Azerbaiyan:

—Me contaba un papá francés que en la mesa estaban hablado con los hijos —él católico, la mujer católica, los hijos católicos, algo tibios, pero católicos— y preguntó al chico de diez años: «¿Tú qué quieres ser cuando seas mayor?» —«Una chica». Y el papá se dio cuenta de que en los libros de la escuela se enseñaba la teoría de género. Y esto es contrario a las cosas naturales. Una cuestión es que una persona tenga esta tendencia, elija esta opción, y también hay quien cambia de sexo. Otra cosa es la enseñanza en las escuelas siguiendo esta línea, para cambiar la mentalidad. A esto yo lo llamo «colonizaciones ideológicas».

Ya vemos entonces de qué se alimenta “Con Mis Hijos No Te Metas”.

Es corriente ver también en el aparato publicitario del movimiento antiderechos la insignia de la ONU tachada o salpicada de sangre. Los orígenes de la “Ideología de Género” se remontan a dos cumbres de la ONU donde se discutió la desigualdad de género y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres: Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo desarrollada en El Cairo en 1994 y la 4ta Conferencia sobre la mujer en Beijing en 1995. Incluso antes de las conferencias, el Vaticano ya había denunciado los intentos de la ONU de lograr consensos en favor del acceso al aborto como derecho y del sexo con fines no reproductivos, incluyendo las relaciones entre personas del mismo sexo.

Todo este debate se ha reavivado en la Argentina al calor de las avanzadas legislativas y de construcción política popular de los feminismos y el movimiento LGTBIQ. Pero se trata de una estrategia regional. Para la pastora pentecostal feminista Gabriela Guerreros “que no hayamos podido llegar a los votos favorables para que el aborto sea ley los envalentonó, este escenario y el contexto regional los hace más visibles, porque hay una avanzada de sectores no solamente políticos de derecha sino de sectores cristianos, conservadores, lo tenemos especialmente en Brasil, donde en todas las bancadas hay una iglesia evangélica, pentecostal o bautista conservadora metida. Esto hay que leerlo en sintonía con la región”.

Tanto en la Argentina como en Latinoamérica y a nivel transnacional, el movimiento  opositor a los derechos de género supone la articulación política y el activismo mancomunado entre grupos conservadores pertenecientes a la Iglesia Católica, las iglesias evangélicas, cristianas y pentecostales. “Las intervenciones de estos grupos resultan por momentos efectivas en tanto la operación de lobby que ejercen sobre el poder político tiene sus implicancias en términos de la obstrucción de los derechos de ciudadanía”, reflexiona Gudiño Bessone .

No se trata únicamente de la influencia de la jerarquía católica, también la Iglesia evangélica se encuentra muy activa. En la Ciudad de Buenos Aires, la Alianza Cristiana Iglesias Evangélicas de la República Argentina convoca a jornadas de capacitación donde “durante el desarrollo del encuentro ‘La Problemática de Género y Educación Sexual’ se brindarán herramientas para contrarrestar el avance de dicha ideología”.  En otra nota de esta edición,  Evangélicos en clave verde, se informa sobre el apoyo a la ESI de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE). 

En Brasil activistas antiderechos acusaron a la filósofa Judith Butler de pedófila y satánica, prendieron fuego a un muñeco con su cara. Gonzalo, un docente de Música de La Plata, enseña ESI con canciones, dice que son muy útiles los boleros y el reggaetón para que los chicos y chicas de 5° grado puedan reconocer que los vínculos afectivos no tienen que ver con la propiedad. “Yo soy mi propia dueña”, le gritó después de una de Luis Miguel una de las nenas más tímidas. Mientras tanto, en Corrientes, una normativa específica del Ministerio de Educación de la Provincia prohibió el uso del lenguaje inclusivo en las aulas.

La revista Sur, dirigida por Victoria Ocampo, hizo en 1970 una encuesta a una centena de mujeres sobre temas ligados a lo que la directora consideraba el mundo de las mujeres. “No es aventurado entonces formular la hipótesis, a la vez una expresión de deseo, de que las hijas de las encuestadas, correctamente guiadas e informadas, tal vez logren vivir y asumir un modo más adulto y libre de tensiones su sexualidad”, escribió Ocampo.

Podemos afirmar que ese momento ya llegó, pero la resistencia también está organizada.

 

 

7 Comentarios
  1. Francisca dice

    Uds. son los zurditos, sabelotodos! Pueden empezar a leer un poco, así no se comen todos los buzones que encuentran. La izquierda fracasada ahora se mete con nuestros hijos.

  2. Francisca dice

    No somos “antiderechos”. Uds. son mentirosos y totalitarios. Quieren imponer por la fuerza su disforia sexual a nuestros niños y jóvenes.
    Desde el punto de vista científico: son acientíficos. Desde el punto de vista religioso cristiano: son agentes de Satanás, el enemigo de Dios. Son mentirosos, asquerosos, manipuladores, traicioneros, perversos como vuestro padre: Satanás.

  3. Luciano dice

    La ideología de género es promovida por los grupos de poder transnacionales más concentrados así que no veo muy contrahegemónico estar a favor. No es una nota digna de enviarse con un cohete a la luna

  4. Carlos dice

    Una cosa es defender derechos de minorias y otra meterle en la cabeza a los niños ideas de genero a una edad inapropiada. El genero esta determinado por la biologia, esa es la regla. No se puede convertir a la execpcion en una regla.

  5. Pablo dice

    Antes del derecho de ustedes de meterse lo que se les ocurra por el ano, esta el derecho consagrado en la constitucion, de libertad de culto, y vos te convertis en una antidercho al intentar pisotear mi libertad de profesar mi fe y transmitircela a mis hijos

  6. Feminismo y homosexualismo:
    ¡Su fascismo y totalitarismo, y el pánico moral de la sociedad del Siglo XXI! ¡La destruccion de la cultura y la ciivilización y la extinción de la especie humana!
    http://www.slideshare.net/mobile/fcerong/feminismo-su-fascismo-y-totalitarismo-y-el-panico-moral-de-la-sociedad-del-siglo-xxi-la-destruccion-de-la-cultura-y-la-civilizacion-y-la-extincion-de-la-especie-humana
    .

  7. VICTOR BYRNES dice

    Los nenes con los nenes ,las nenas con las nenas,que para neurotizarlos y demas ya estamos los padres y con un par basta y sobra,joder.Si el Estado es el mismisimo demonio´te lo digo yo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.