Agricultura sí, pero con desarrollo

Luis Basterra y Javier Rodríguez acordaron políticas para impulsar la producción agrícola

 

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Nación, Luis Basterra, y el ministro de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez, mantuvieron una reunión donde acordaron articular políticas públicas para impulsar la producción y el trabajo de la actividad agropecuaria para los próximos cuatro años. Las medidas específicas están siendo preparadas y serán anunciadas oportunamente. En diálogo con El Cohete, Javier Rodríguez adelantó que “políticas vinculadas al financiamiento, al impulso de agregación de valor, a la producción local de alimentos”, son algunos de los ejes claves planteados. A un mes de estar en funciones el Ministro bonaerense de Desarrollo Agrario —que ya mantuvo reuniones con distintos sectores de la producción—, enumera los puntos claves de la política de su cartera.

“Con Luis venimos compartiendo una trayectoria desde hace años en pensar, diagramar, la política pública vinculada al sector agropecuario. Nos conocemos bastante y fue una reunión fructífera”, dijo Javier Rodríguez a El Cohete. En el encuentro repasaron la situación de todas las producciones y de muchas de las políticas públicas de los últimos años. El ministro de Desarrollo Agrario está teniendo reuniones con todos los sectores productivos. Estuvo en la ciudad de San Pedro junto a productores frutihortícolas. “Los productores están principalmente preocupados por los problemas de la elevadísima tasa de interés. En segundo lugar porque vuelvan políticas activas brindadas al sector frutihortícola. Los productores nos plantearon permanentemente que en los últimos años habían sido invisibilizados y veían como un cambio importante que un ministro fuese a dialogar sobre esos temas”, dijo Rodríguez.

 

El Ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, en San Pedro, donde se reunió con productores frutihortícolas.

 

 

Los aspectos asociativos, la necesidad de innovación y el rol importante que tiene el sector científico-tecnológico argentino, de las universidades públicas, del CONICET y del INTA, fue abordado con los productores. Los temas impositivos no fueron la preocupación del sector que busca nuevamente estar incluido en una agenda de política pública que el Ministerio de Desarrollo Agrario pretende atender.

También estuvo en Mar del Plata, reunido con el sector pesquero. “Hay muchos sectores que están francamente en crisis. Todo lo que tiene que ver con el procesamiento producto de la pesca en tierra está en una situación gravísima y los empresarios y trabajadores nos expresaron su preocupación”. Además incluyó en esa situación al sector tambero y porcino. “Nuestra idea es arrancar abordando a esos sectores, para que no abandonen la producción”, remarca. “Modificar la tendencia que se estuvo dando en los últimos años, generar una estabilización para ese tipo de productores en primer término, para después lograr un crecimiento de esas producciones es el objetivo”.

 

 

 

El Ministro y la Subsecretaria de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carla Seain, se reunieron con trabajadores de la pesca y cámaras empresariales.

 

 

Con el gobierno de Macri y de Vidal se sostenía que la salida de productores se debía a la ineficiencia de su labor. “Se culpaba a los propios productores por su crisis. Y la verdad, cuando la situación es generalizada de un sector, el problema es la política pública y eso no fue observado”, dice Javier Rodríguez. “El sistema financiero es uno de los resortes claves para la recuperación”, remarca. En el sector agropecuario siempre hay necesidad temporal de financiamiento. “Porque hay determinados requerimientos en momentos específicos de la producción que tienen que ser afrontados con montos importantes de dinero y para eso es fundamental”, indica.

De las reuniones que mantuvo con sectores del sector productivo una demanda que aparece en forma constante es la defensa de la segmentación, tanto por escala de productores como por tipo de producción. “Eso se tiene que expresar en todas las políticas. En este caso particular se había hablado de la segmentación de la ley impositiva, pero nosotros también —estamos mostrando y vamos a mostrar—, que ese tipo de segmentación se puede aplicar al conjunto de las políticas públicas a nivel provincial”.

Javier Rodríguez es licenciado en Economía de la Universidad de Buenos Aires y Doctor en Economía. Se desempeñó como Secretario de Coordinación en el Ministerio de Agricultura entre 2013 y 2015. Su trabajo en la docencia lo llevó a ocupar el cargo de director de la Licenciatura en Economía Política de la Universidad Nacional de Lanús. También fue consultor del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), se trata de alguien que sabe y conoce de lo que habla.

Entre sus trabajos se encuentran el informe “Consecuencias económicas de la difusión de la soja genéticamente modificada en Argentina, 1996 -2006”, y su tesis de doctorado para la facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires: “La renta agraria y su incidencia en el desempeño económico: una discusión teórica con especial referencia a los debates en Argentina”, donde aborda los derechos de exportación denominados usualmente como retenciones. Ahí señala que el impuesto a las exportaciones actúa permitiendo que el Estado se apropie de una porción de renta agraria como ingreso fiscal y que ese impuesto “genera una disminución del precio en el mercado local determinando la transferencia de una porción de esa renta al resto de la economía, incluso en el caso de las mercaderías no exportadas”. Sostiene “que la aplicación de derechos de exportación determina un abaratamiento del precio interno de los productos agrarios exportados, entre ellos los productos alimentarios que componen directa o indirectamente la canasta básica alimentaria”.

Rodríguez plantea claramente en su tesis de doctorado la importancia de las retenciones. “La disminución del precio de los productos alimentarios permite incrementar el salario real e incrementar los márgenes de rentabilidad en los restantes sectores frente a la situación hipotética de que los derechos de exportación no estuvieran”, dice. Para quienes piensan y esgrimen que las retenciones son un impuesto distorsivo, la lectura de su tesis brindará claridad y ahorrará disparates. En su trabajo académico de junio de 2018 no solamente remarca la importancia de las retenciones en el desacople de los precios de exportación con el del mercado interno, sino que también manifiesta “que la aplicación de derechos de exportación genera en los hechos una elevación en la rentabilidad de todos los sectores de la economía que contratan trabajadores con un menor nivel de salario nominal, a partir de la redistribución de la renta agraria. Adicionalmente, esta puede derivar en incrementos de salarios reales. Estos dos efectos son consecuencia de la transferencia de renta agraria por medio de la aplicación de retenciones a las exportaciones”, sostiene.

Los lineamientos de la política que llevará adelante el Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires son los de facilitación para la posibilidad de acceder al financiamiento a los sectores de la producción; la necesidad de tejer políticas vinculadas a la innovación para facilitar la difusión y el acceso de nuevas tecnologías; el impulso a la agregación de valor a la producción local de alimentos, clave para la generación de arraigo en todo el interior de la provincia de Buenos Aires, porque como bien sostiene “producir alimento genera oportunidades y crecimiento local”; mejorar la logística en forma integral, donde cree necesario “pensar en el transporte, en los caminos rurales, en la vinculación con los puertos, porque la posibilidad de reducir los costos en cada una de sus etapas brindará más competitividad a la producción”.

Javier Rodríguez estudió minuciosamente al sector agrícola productivo. Establece prioridades en un contexto de tierra arrasada en el que se encuentra la provincia de Buenos Aires, donde “sostener la caída”, es el primer paso para que no exista abandono de ciertas producciones y —recién desde ahí— pensar en su posible crecimiento. En un mes ha demostrado claramente su posición de diálogo con reuniones con diferentes sectores de la producción que solamente mezquinos o agitadores partidarios pueden ignorar. Este Ministerio de Desarrollo Agrario está en plena sintonía con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Luis Basterra también ha estudiado en profundidad al sector productivo y la diversidad que representa, como bien expresó el trabajo principal de generar equidad territorial “donde las economías regionales y la agricultura familiar vuelvan a ocupar un rol central en el desarrollo”. Impulsar a los sectores de la producción es el trabajo y de esa reunión-acuerdo entre los dos Ministerios vendrán anuncios importantes en ese sentido.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. Teresa Doti dice

    En materia de políticas y técnicas para la explotación agropecuaria, investigue cómo planean el uso de agrotóxicos. En Alemania está regulado y tiene un tope de 5 litros la hra. Aquí estarían utilizando hasta 25 litros por hra. ¿Ministerio? ¿Legislación? ¿INTA? Gracias.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.