Algodonera se la banca

No se trata de salir a defender al gobierno, se impone defender los derechos de la clase trabajadora

 

Cuando iba amaneciendo y las cosas afirmando su contorno, podía divisarse en la madrugada un piquete de obreros de la Algodonera Avellaneda alrededor de la fogata que se iba extinguiendo. Montaban guardia a pocos metros del portón de entrada, cuando irrumpieron unas 15 ó 20 motos y se detuvieron a pocos metros en actitud amenazante. Los habían escuchado; no fue sorpresa, apenas la impotencia que genera la traición de gente que habitualmente trabaja en la misma empresa; intentaron forzar la entrada y poner en marcha de prepo la producción, sin que se cumpliera con ninguna de las condiciones exigidas por los trabajadores.

Lo más llamativo fue constatar la presencia de Héctor Vizcay, abogado de la firma (y socio familiar, por ser esposo de una de las Vicentin), acompañado por efectivos de la policía provincial. dirigiéndose a los rompehuelgas con total impunidad: “Vamos, muchachos, aceleren las motos y encaren”. La consigna fue acatada al pie de la letra y los ciclomotores aceleraron a fondo y arremetieron contra la masa humana que impedía el paso.

Gritos, trompadas, patadas empujones y una furiosa resistencia impidieron que se cumpliera su objetivo ante la histérica mirada del “combativo” personaje antiobrero. Vizcay tuvo que retirarse acompañado por la pasiva actitud de la policía, que había presenciado todo lo sucedido sin intervenir. Curiosamente, parece que las cartas  ya estaban echadas. Ayer mismo fueron inhibidos los directivos de la empresa La Algodonera por el juez Julián Ercolini, todo al mismo tiempo que sus directores pergeñaban y ejecutaban el ataque.

 

 

Los trabajadores de Algodonera siguen de huelga en Avellaneda.

 

 

Sonia Zanel, delegada de los trabajadores, debió ser hospitalizada junto a otra compañera debido a los golpes recibidos de parte de los atacantes. Jorge Villán fue identificado encabezando la patota patronal de agresores, su función en la empresa es servir café a los gerentes. La reacción de los trabajadores no se hizo esperar y el piquete se trasladó, aumentado, esta vez a la ruta nacional número 11, donde permaneció cortando el tránsito hasta última hora.

 

 

Apoyo de medio mundo

Por la mañana una reunión vía Zoom improvisada por los propios trabajadores puso al alcance virtual de los Aceiteros y Desmotadores de Reconquista la presencia los principales dirigentes del sindicalismo que viene de confrontar con el gobierno de Macri. El diputado Hugo Yasky (CTA de los Trabajadores), Daniel Yofra (Federación de Aceiteros), Héctor Amichetti (Gráficos y representante de la Corriente Federal de Trabajadores de la CGT) y Pablo Moyano (Camioneros, CGT) arengaron a los huelguistas brindándoles su apoyo y comprometiéndose a acompañarlos hasta lograr el triunfo. Yasky ofreció todo el apoyo a la huelga en nombre de la CTA y se comprometió a formar junto con Moyano y Amichetti un fondo de huelga solidario para sostener el conflicto.

A su turno Daniel Yofra denunció “la impunidad con la que Vicentin estafó al Estado, a los productores agropecuarios y hambrea a sus propios trabajadores. Una parte cautiva de la sociedad de Avellaneda lo apoya y se pasean con total impunidad mientras que los trabajadores son perseguidos, hostigados y reprimidos. Hay que terminar con esto para evitar derramamientos de sangre”. El gobierno provincial y nacional debe obligar a la empresa a respetar las leyes y sobre todo los derechos de los trabajadores. Las marchas contra el gobierno son protegidas por la policía local y las que se hacen para protestar son reprimidas bajo el mando de MPA local (Ministerio Publico de la Acusación), explicó Yofra.

 

 

 

 

El gráfico Amichetti agregó: “Junto a ustedes estamos los que resistimos cuatro años al macrismo en la calle, cuando otros dirigentes sindicales decían que Macri no era tan malo, que había que ganar las elecciones. Nosotros dijimos que a eso había que ayudarlo resistiendo en la calle y eso hicimos durante cuatro años. Somos los que creemos que las cosas no se arreglan desde arriba. Si no nos unimos y organizamos desde abajo, si no luchamos, las cosas no se solucionan nunca, aunque tengamos un gobierno favorable a los derechos de los trabajadores como tenemos ahora. El compromiso fundamental de la etapa es impedir el aislamiento y asumir como propias todas las peleas que tenga que dar cualquier sector de trabajadores”.

El referente del poderoso sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, hizo referencia a la reciente lucha de su sindicato contra la empresa Mercado Libre, una de las mayores del país, y ratificó su oposición a la reforma laboral propuesta por Roberto Lavagna cuando dijo: “La mejor forma de salir de la pandemia es mediante la reforma laboral”. Moyano fue tajante: “Queremos dejar en claro que la reforma laboral no va a pasar, este sector del movimiento obrero siempre se va a unir para resistir cualquier intento de flexibilizar el trabajo. De paso, quiero aprovechar la presencia de Hugo (Yasky) en su rol de diputado para que insista en que de una buena vez salga ese proyecto de gravar a los grandes grupos económicos”, insistió el camionero, quien recordó varios temas de la agenda de los trabajadores: “Sigamos luchando para que Vicentin termine en mano de los trabajadores y para que Mercado Libre respete los derechos de los trabajadores. Ojalá que el año que viene tengamos una CGT que realmente esté a la altura de las circunstancias”.

Para el secretario general del Sindicato del Subte, Beto Pianelli, “la pandemia mostró el rostro descarnado de las patronales que lo único que les interesa es la ganancia a costa de la salud y la vida de los trabajadores. Ya va a llegar el momento de ganar nuevamente las calles para que ningún compañero quede desprotegido. El triunfo de la pelea de ustedes nos da fuerza para enfrentar todas las peleas que nos quedan pendientes”. Edgardo Carmona, de la CTA de Santa Fe, resaltó “la importancia de la solidaridad cuando se atraviesa una lucha como la de Algodonera”. Kiki Trigo, del Sindicato de Manufacturas de Cuero, se expresó “contra esa patronal que hizo negocios turbios junto al gobierno que los trabajadores sufrimos durante cuatro años”.

 

 

Buscan consolidar el fraude

Cerró el turno de los expositores el ex juez Aldo Casella, representante legal de los Aceiteros en el concurso de acreedores de la firma Vicentin. Al respecto, dijo que el sindicato forma parte del conjunto de los acreedores y como tal participa del comité de vigilancia. En tal carácter denunció que la empresa inventó una serie de empresas vinculadas, varias de ellas en el exterior, provocando un vaciamiento de la firma Vicentin SA. En el conflicto actual en la Algodonera la participación de Vicentin es de apenas el 3% de las acciones. En realidad la empresa es propiedad de Vicentin pero ha sido desvinculada del patrimonio de Vicentin. La misma maniobra hicieron con el frigorífico Friar y ahora lo que está en juego es cómo demostrar que todos son parte de un mismo grupo económico. Según explicó Casella, “si logran aislar a Vicentin del resto de las empresas, los trabajadores verán peligrar su fuente de trabajo. El hecho trascendental es haber logrado nacionalizar este conflicto porque su destino era el aislamiento”.

La intervención de los referentes locales se focalizó en el pedido de que no se los abandone y su disposición a seguir la lucha hasta las últimas consecuencias. Luciana González, abogada de los huelguistas, denunció que los trabajadores están siendo privados de sus derechos a la defensa, criminalizados por la protesta, amenazados por los fiscales penales y obligados a comparecer a reuniones con la patronal con la presencia de los fiscales penales y sin derecho a llevar a sus propios abogados. En la mañana del jueves,  los dirigentes sindicales más reconocidos a nivel nacional  repudiaron una solicitada la agresión patronal a los huelguistas en presencia de la policía.

 

 

“Patéticas miserabilidades”

Techint sigue generando conflicto en todas sus plantas. Ahora fue el caso de Villa Constitución, cuando se dio por finalizado el contrato de la contratista EMET dejando sin trabajo a cinco operarios, entre ellos dos delegados. La situación generó el viernes de la semana pasada el bloqueo de la entrada a la planta por parte del sindicato y la comisión interna, impidiendo la salida de dos directivos de la planta. Luego de la intervención de una fiscal local, los ejecutivos se retiraron protegidos por la policía y se produjo la intervención del ministro de Trabajo de la provincia, quien tras algunas diligencias citó una audiencia para el día miércoles, sin resultados dada la intransigencia de Tenaris, y los cortes se volvieron a instalar a las pocas horas.

En la misma dirección el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó conciliación obligatoria en la planta de Siderca en Campana por el despido de trabajadores tercerizados. La medida abarca a las empresas contratistas y a la propia Siderca. La severidad de la resolución es un principio de respuesta a los ajustes que pretende Paolo Rocca sobre los trabajadores tercerizados para incrementar la carga de trabajo de los operarios directos de la fábrica. “Patéticas miserabilidades”, diría Hipólito Yrigoyen. Es evidente que la discusión de los grandes empresarios con el gobierno se expresa por la aplicación de los hechos consumados, que van acumulando conflictos y actúan de consuno. En tiempos de baja de producción y de sobrante de mano de obra en medio de una cuarentena que desmoviliza de por sí a los sindicatos, se ofrece a las empresas una oportunidad ideal para ganar terreno sobre los derechos laborales y las organizaciones sindicales. Rocca actúa, mientras que su vocero político Roberto Lavagna proclama que para salir de la pandemia hay que hacer la reforma laboral.

 

 

Las patronales metalúrgicas van por la vía de los hechos consumados. Resistencia obrera.

 

 

El periodista especializado Jorge Duarte reveló en el portal Infogremiales que “a pesar de que Antonio Caló firmó un bono de $ 6.000 mensuales para los metalúrgicos hace apenas 48 horas, la rama siderúrgica sigue protestando».

«A pesar de que hace escasos días y luego de semanas de negociaciones, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) cerró las paritarias sectoriales, los siderúrgicos mantienen firme el reclamo para su rama de la actividad. Es que buscan mejorar lo pactado por Antonio Caló y piden un bono de $ 10.000 pesos mensuales».

«De hecho, se mantuvieron las asambleas en Acindar que habían comenzado la semana anterior. La siderúrgica es la Rama 21 de la UOM y la idea de los empleados de la actividad es conseguir un incremento salarial que sea superador al que Caló firmó para la rama 17. Es que se trata de la fracción de la actividad que está compuesta por las empresas más grandes, algunas de las más importantes del país. y que tienen más espalda para sostenerse en medio de la crisis que generó el coronavirus”.

 

 

Milagro presa y Jujuy colapsada

El gobernador Gerardo Morales busca desconocer una de las más flagrantes injusticias del período macrista. Milagro Sala continúa injustamente detenida mientras el gobernador sigue con la peregrina hipótesis de que el brote de coronavirus que tiene a la provincia de Jujuy colapsada por la imposibilidad de atención médica a sus habitantes resultó de un viaje de dos personas a comprar hojas de coca a la vecina Bolivia. Omite que eran muchos más e integraban su comitiva en un viaje a la Quiaca y hace silencio sobre la actividad de la principal empleadora de la provincia, la empresa Ledesma, y sus empresas subsidiarias.

El Sindicato Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (Soeail), manifestó que “la empresa insiste en mantener la circulación” y “expone a trabajadores mayores de 60”. Es obvio que el rebrote masivo proviene de la gran actividad y movimiento de las empresas de los Blaquier, que nunca fueron suspendidas ni cuidadas.

Según la agencia Télam, fuentes del gremio señalaron que se llegó al final de la conciliación obligatoria, “no obteniendo el acuerdo que resuelva los puntos planteados a la empresa, dejando a las partes liberadas para accionar con las medidas que se consideren necesarias”. En ese marco la empresa ha procedido a ajustar la disciplina sin un protocolo ajustado a su realidad. “La empresa insiste en mantener de manera normal la circulación de trabajadores, no buscando alternativas de trabajo que se ajusten a cada sector”, reclamaron, a lo que añadieron que “se sigue exponiendo a los mayores de 60 años aduciendo la actividad esencial, negándoles las licencias a uno de los grupos con más riesgos”.

 

Ledesma llegó a los principales medios. Por el aumento de casos y muertes por Covid-19.

 

 

Y lamentaron que no se “realizaran los testeos a todo el personal. Seguirá el trato diferenciado hacia los fuera de convenio, quienes no tienen límites en los tiempos de recuperación”. Sobre un comité de emergencia interno, denunciaron que “no se pondrá en funcionamiento ya que Ledesma continúa escudándose en la denuncia penal” efectuada por el sindicato. “Desde marzo que le pedimos discutir sobre la manera en que debíamos cuidar de los trabajadores”, acentuaron, y denunciaron que Ledesma “ha especulado para que los trabajadores deban hacer los anticuerpos y debamos considerar al Covid una gripe más”.

La familia Blaquier sigue acumulando muertos por coronavirus en su personal de planta y de zafra. La salud pública y privada de la provincia está colapsada y se repiten los casos de pobladores que mueren en sus casas por no encontrar camas disponibles en los hospitales y el personal de salud está diezmado como consecuencia de los contagios. El darwinismo primitivo de estas patronales salvajes es el principal ariete político contra el gobierno de Alberto Fernández, que ha hecho de la salud pública el eje de su política en esta etapa. Un lógica bestial, atada a una decisión que supone que cuantos más casos de Covid-19 haya y cuantos más muertos se registren, más ineficaz resultará la política del gobierno.

 

La Capital del descontrol

En CABA, una desordenada apertura anticuarentena de Larreta y compañía busca conquistar a la derecha cerril que vota en el distrito y apuesta por la “inmunidad de rebaño” para confrontar con la política sanitaria del gobierno nacional. Desde la apertura de las escuelas para convertirlas en locutorios de los estudiantes pobres (con el riesgo inminente de contagios) hasta la negativa a entregar las computadoras que corresponden, los gremios docentes, con UTE a la cabeza, denuncian al gobierno local en variados conflictos. La dirigente de CTERA, Sonia Alesso, puso el ejemplo de lo que ocurrió en la provincia de Jujuy, “donde (el gobernador) Morales sacó un decreto para la vuelta a clases y luego tuvieron que cerrar”. La secretaria general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Angélica Graciano, recordó a las autoridades porteñas que “le pidan explicaciones y la renuncia” a Fabián Capponi, el funcionario a quien se vio bailando sin barbijo en el Ministerio de Educación de la Ciudad en un video difundido por redes sociales. El episodio ocurre en un contexto en el que “se cobran los aguinaldos en cuotas”, advirtió, ante la “amenaza de volver a clases”, y remarcó que a la renunciante viceministra de Educación nacional Adriana Puiggrós «podrán sacarla del Ministerio, pero nunca saldrá de la Biblioteca y del corazón de los maestros”.

 

 

 

 

“Con mucho dolor, bronca e impotencia, comunicamos que ayer falleció una compañera enfermera del Hospital Durand con Covid-19” notificó la Directiva de los trabajadores estatales (ATE Capital), quienes realizaron un reclamo general en nombre del personal de hospitales. Ezequiel Romero, de la Verde y Blanca del  Hospital Zubizarreta, se encargó de destacar que “el problema de la carga horaria en los hospitales de mi zona (Vélez, Alvear, Tornú), hace inminentes los errores debido al cansancio. En el mismo sentido, una denuncia de los trabajadores del Alvear pone en evidencia la escasa empatía de las autoridades con el personal, ya que invierten en camas de UTI sin tomar en cuenta el personal para atender a los pacientes”.

Virginia Bouvet, del secretariado de AGTSyP, señaló que la decisión aceptada por el gobierno de la Ciudad de interrumpir el funcionamiento de la Línea C del subte, en realidad la tomó la empresa Metrovías. Los trabajadores están amontonados en los cuartuchos de descanso a la espera de que la empresa decida reanudar el servicio. “Metrovías paralizó el servicio porque tiene necesidad de inventar un conflicto con los trabajadores”, advirtió el secretario general del sindicato, Beto Pianelli. Centenares de mensajes de trolls acusan a los trabajadores de estar “enamorados de la cuarentena”, como si los cien contagios y los tres muertos no fueran empleados de Metrovías, señalan los trabajadores.

 

 

Reclamos de Sipreba en Editorial Perfil. El sueldo no alcanza y ni siquiera pagan.

 

 

La Comisión Interna de Perfil expresó su agradecimiento a los compañeros por la contundencia del paro del miércoles 19. “Terminamos este miércoles de lucha más fuertes de como lo empezamos. Ahora esperamos que Perfil se corra de su posición y se digne a cumplir con lo que le corresponde: el pago del aguinaldo a sus trabajadorxs y el de las obras sociales en este contexto de pandemia.” En la audiencia de conciliación posterior, la empresa no aportó soluciones para el pago del aguinaldo.

La irrefrenable lucha interna en el Sindicato de Comercio de Capital continúa al rojo vivo. Con miles de contagiados en sus filas, a las puertas de la Faecys llegaron centenares de trabajadores esenciales de Carrefour en reclamo de paritarias. Las agrupaciones opositoras se alistan a derribar  la gestión de Armando Oriente Cavalieri. Preparan la unidad de todos los sectores para dar el golpe de gracia. Mientras, las empresas esconden los contagios.

La pandemia en ascenso, las provocaciones patronales creciendo, la histeria anticuarentena convocando al contagio empiezan a generar respuestas orgánicas como la huelga de la Algodonera de Avellaneda. Hay una manera de respaldar al gobierno de Alberto Fernández y sostener su política que es dando respuesta ahí donde se produzcan los golpes. El quietismo del movimiento obrero puede ser el factor que desequilibre en favor de la derecha. No se trata de salir a defender al gobierno recién elegido, se impone defender los derechos ganados por la clase trabajadora y el pueblo a lo largo de la historia. Hay una nueva clase obrera organizada, hay una nueva generación de dirigentes con vocación de lucha y de mucha lealtad con sus representados que es cada vez más necesario que aparezcan y convoquen.

 

 

 

 

2 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Victorio:
    Excelente análisis.
    Si me permite, una humilde digresión:
    En efecto, para la autodefensa de los trabajadores del país, es muy necesaria la renovación de la cúpula de los gordos de la CGT, tan funcionales al menemato y al macrismo. Con esa misma gente al frente del movimiento obrero, la traición a los trabajadores, siempre está a la vuelta de la esquina. Ya lo han demostrado de manera vergonzante en muchas ocasiones, no hay forma de evitar que lo vuelvan a hacer; salvo que los propios trabajadores elijan a los dirigentes más honestos, capaces e incorruptibles para que representen sus intereses.
    Eso sí, como también resultan prácticas que no fueron erradicadas, los trabajadores deberían buscar los mecanismos para evitar el fraude a la voluntad de los votantes.

  2. Luis Alberto Nuño dice

    Muy buena la información, amplia , objetiva. y clara .

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.