Algoritmo cambiemita

Del  hostigamiento a la familia Massa a los dispositivos tecnológicos dispuestos para demoler el debate político

 

La semana pasada, el diputado provincial Jorge D’Onofrio acusó públicamente al legislador de Cambiemos Waldo Wolff, de promover un hostigamiento premeditado contra el titular de la Cámara Baja, Sergio Massa. El cambiemita se defendió ofreciendo su celular como evidencia de su inocencia. Sin embargo, el resto de los integrantes de su bancada  evitó confirmar o desmentir el conocido vínculo con el aparato de ciberpolítica administrado en la actualidad por Patricia Bullrich, luego de que dicha tarea fuese abandonada por Marcos Peña. Un integrante de su propia bancada, que objeta a Wolff por su constante sobreactuación, sugirió que “uno de sus asesores fue el encargado de difundir los datos sobre la familia del presidente de la Cámara”. A una de sus hijas adolescente le enviaron amenazas de muerte, advirtiéndole que dicho crimen se produciría luego de una violación.

La ofensiva virtual proveniente de la oposición tiene en la pandemia una trascendencia y amplificación inéditas. Los sectores populares han basado gran parte de su fortaleza política, en el último siglo, en la movilización social. La clausura del espacio público, como precondición del distanciamiento y del cuidado mutuo, acrecentó la relevancia relativa de los espacios virtuales y su centralidad respecto del debate público. En ese marco, el espacio virtual se presenta como un territorio unificado y articulado con el resto de las prácticas sociales: no hay dos geografías paralelas (la real y la virtual), ambas son parte del mismo fenómeno donde se disputa el sentido común, la validez de determinada forma de comprender la realidad. Lo denominado como virtual está cada vez más engarzado al combate por la apropiación de la conciencia social, la madre de toda batalla política.

En la actualidad, gracias a la ausencia de regulaciones y al anonimato promovido por la lógica empresarial, la virtualidad es el sitio predilecto donde habitan la manipulación, la siembra de mentiras, el hostigamiento, las amenazas, los agravios y las calumnias varias. Los máximos beneficiarios de estas lógicas se niegan a cambiar su estructuración apelando –como es habitual– a la libertad. Pero su verdadera motivación remite a que cualquier regulación implicaría desmontar el dispositivo tecnológico que permite ampliar y multiplicar la relevancia de los temas y los perfiles según el financiamiento disponible. Sus beneficiarios –quienes emplean a  los trolls, bots y botnets para imponer aquello que no logran transmitir mediante la persuasión discursiva racional– se niegan a aceptar que la democracia tenga preponderancia por sobre el dinero. Los trolls son activistas pagos que manejan entre 20 y 30 cuentas cada uno. Los bots son aplicaciones de software automatizadas que replican (por miles) lo que postean los trolls. Y los botnets hacen lo mismo pero desde miles de cuentas diferentes. La diferencia entre los bots y los botnets es que los primeros amplían geométricamente y los segundos replican aritméticamente. Los bots mandan miles de mensajes y los botnets generan miles de cuentas y mandan un mensaje por cuenta.

El mecanismo utilizado por la derecha internacional –atenta a la relevancia creciente de este espacio, consciente de su desventaja en términos de movilizaciones públicas presenciales– dispone de 4 etapas claramente distinguibles (aplicadas actualmente en Argentina en función de la tarea presente de acoso y derribo), que articulan lo virtual, lo mediático y lo político-institucional:

  1. Instalación: un referente preasignado de la oposición dirige un dardo acusatorio hacia un referente oficialista. Verbigracia: Waldo Wolff ataca a Sergio Massa en forma presencial –en un acting dentro de la Cámara– y en forma virtual se organiza la andanada vía mensajes personalizados de Twitter. Todas las amenazas recibidas por Massa son posteriores a estas dos escenas.
  2. Replicación: los trolls pagos y los activistas en redes de Juntos por el Cambio amplían las acusaciones, advertencias y amenazas de Wolff contra el presidente de la Cámara, para infligirle un costo político a su decisión de llevar a cabo la sesión. Algunos de los trolls, con direcciones IP residentes en Estados Unidos, envían mensajes.
  3. Multiplicación: los bots y los botnets propagan la andanada para convertir la ofensiva en un hashtag/etiqueta (palabra o lema establecido como centro de gravedad de las opiniones, debates y agenda. En el caso de Massa, el descrédito de la figura del presidente de la Cámara de Diputados). Un bot es una cuenta automatizada de redes sociales, administrada por un algoritmo y no por una persona real, que está diseñado para concebir publicaciones sin intervención humana. Un troll es diferente de un bot porque el primero es un usuario real, mientras que los bots son automáticos. La actividad de trolling se sirve de los bots para extender sus mensajes.
  4. Apalancamiento mediático: las propaladoras de los medios concentrados tematizan la ofensiva (en formato gráfico, radial y televisivo) intentando profundizar el debilitamiento de Massa. Gracias a la labor sembrada por el engranaje de trolls, bots y botnets, la trifecta local (Clarín, La Nación e Infobae) recaba insumos para legitimar e instituir su realidad performateada. (“Las redes sociales destruyeron a CFK”.)

El modelo ofensivo, ejemplificado en la secuencia de ataque a Massa, se suma a los modelos defensivos y generadores de desconcierto. El defensivo se trata de resguardar a un vocero mediante un blindaje de sus posteos, con la intención de transformar su irrupción en una referencia política. Este dispositivo se vio reflejado con claridad los últimos días, a partir de la demora del provocador libertario Eduardo Miguel Prestofelippo, conocido como El Presto, quien fue notificado en la Ciudad de Córdoba de una denuncia en su contra, por amenazas de muerte a Cristina Fernández de Kirchner. Apenas fue trasladado a la Comisaría de la Policía Federal, el día jueves último, se produjeron 207.000 tuiteos durante dos horas, con un 90 % de posteos  provenientes de cuentas cuyas direcciones informáticas provenían de servidores instalados en Estados Unidos.

 

#TodosConLasFuerzas el Hashtag de apoyo a la bonaerense. La inteligencia artificial no es lo suficiente  lúcida para distinguir la política doméstica de la estadounidense.

 

 

Los trolls pagos, los bots y los botnets requieren financiamiento. Gran parte del mismo circula a través de las fundaciones, Centros de Estudio y think tanks con amplias conexiones internacionales entre los empresarios aliados a la lógica neoliberal. Una de esas usinas es Atlas Network, que fue dirigido a nivel global por el argentino Alejandro Antonio Chafuen hasta 2017. La filial local es presidida por Eduardo Maschwitz, un banquero que fue director del Banco Comafi, y que mantiene íntimas vinculaciones con la NED (National Endowment for Democracy), organismo ligado directamente al Departamento de Estado. Otro de los aportantes a supuestas tareas de investigación socioeconómicas, que luego es derivado a la adquisición de paquetes de virtualización política, es David Lacroze Ayerza, líder de PRO-Agro, la fundación que articula a los grandes productores agrarios con el macrismo.

La pirámide política del engranaje está supervisada por Patricia Bullrich, desde que Marcos Peña abandonó la tarea. Sus alfiles más cercanos son Fernando Iglesias y Waldo Wolff. Los operadores de distribución son Ricardo Benedetti, responsable del portal Banquemos, y Silvia Pitta, que se ocupa de ramificar los pedidos de la pirámide política a través de Signal, una plataforma de mensajes encriptados, donde coordina a 17 grupos esparcidos en todo el país. La ex ministra, además, es asesorada por Gastón Douek socio de Carlos Ibáñez en la empresa uruguaya i3Ventures.

 

 

Antes de la pandemia, Argentina estaba entre los primeros 8 países en el mundo respecto al vínculo con las redes sociales. Durante el año 2019. el promedio de horas ligado a algunas de esas aplicaciones alcanzaba las 3 horas diarias.

 

 

El problema central de la virtualización de la política a través de las redes sociales se hace más profundo en la pandemia. Su impacto no solo se visualiza en la utilización por parte de los medios concentrados, sino que impacta en la degradación del debate público. Quienes interactúan en el ágora digital no son –únicamente– sujetos de derecho. Su interacción está siendo viciada y adulterada por voluntades tecno-políticas (muchas de ellas externas) que utilizan la inteligencia artificial y la tecnología para desnaturalizar la democracia.

La apuesta de las derechas a nivel global para impedir la regulación de esta estructura es la evidencia más acabada del beneficio que obtienen de ella. La tergiversación del derecho a una información veraz, la permisibilidad respecto a la violencia simbólica (apoyada por máquinas que replican las amenazas o los insultos), y la instalación del odio como pretensión subyacente de comunicación política, merecen un debate superador de las lógicas fratricidas, que buscan aplastar cualquier proyecto de desarrollo soberano. La advertencia de Arturo Jauretche, como la de todo clásico, resuena otra vez como emblema: “La multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras perder privilegios provoca rencor».

 

 

 

 

11 Comentarios
  1. carlos hc dice

    Lectura iluminante, como siempre.
    La conexión que hace Gabriel Zavisa con la serie ‘El Dilema de las Redes Sociales’ me parece muy relevante. Se le podría sumar la serie ‘El Siglo del Yo,’ que ubica las manipulaciones mediático-freudianas al comienzo del siglo XX. Y es mencionable también lo que Jean Baudrillard proclamó en 1991: ‘La Guerra del Golfo Pérsico no Ocurrió,’ fue una pura ‘simulacra’ mediática que mostró que la imagen reemplaza a la realidad.
    Por otra parte, es cierto es que ideologías varias han naturalizado hechos y situaciones a lo largo de la historia. La más obvia es la religión (Marx dixit: religión = opio de las masas). Es tentador entonces concluir que no hay nada nuevo en la manipulación mediática actual.
    Creo sin embargo que hay una diferencia importante entre el antes y después de Freud: desde Newton en adelante el proyecto del Iluminismo mostró que la razón apoyada en hechos podía desnudar, y derrotar, al poder político/económico. La Revolución Francesa, que trajo el final del feudalismo a través de la reforma agraria, lo probó. La racionalidad demostró ser la mejor arma contra el ideologismo y el poder, y así progresar históricamente.
    Llegado el Siglo XX, entra Freud y nos convence de que estamos presos de nuestra irracionalidad subconsciente, en anticipación del nihilismo heideggeriano de Lyotard, Derrida, Baudrillard y sobre todo de Michel Foucault. Según estos filos postmodernos, más allá de Nietzsche y la muerte de dios, lo que ha muerto en el siglo XX es el sujeto pensante. Foucault dixit: TODO está sujeto al poder circunstancial. Y si uno duda, Derrida nos toca el hombro y nos dice: TODO es cuestión de interpretación, y hay que deconstruirlo, indefinidamente. Y Baudrillard nos dice que no hay continuidad ‘euclidiana’ en el espacio de la historia, y que TODO ocurre al azar. En la visión postmoderna, de derecha o de izquierda, como los referentes objetivos no existen, basta con que el algoritmo cambiemita nos lea la mente para manipularnos, al estilo Freud según el ‘Siglo del Yo,’ o al estilo Pavlov según ‘El Dilema.’ Atrapados sin salida, hay que someterse, o suicidarse (Freud), o escapar borrándose de FaceBook (‘El Dilema …’).
    Por suerte, donde menos se espera aparecen ejemplos contra el nihilismo pervasivo de la postmodernidad. Uno vino de la mano del filo foucaultiano Sergio Agamben, quien en febrero pasado insistía con que la C-19 era un invento biopolítico. El virus mismo se le rió en la cara. Y reconozco que decir esto es una ironía cruel, pero otro virus, para el cual no había vacunas en 1984, le mostró a Foucault que aún los existencialistas más anarcos pierden frente a la realidad que ellos niegan. Como señala James Millar (The Passion of Michel Foucault, p.18), si uno lee críticamente a Foucault, al final del día uno se descubre ‘como el Gato Felix, que corriendo por una cornisa de pronto mira para abajo y ve que está flotando en el aire…’
    El artículo de Elbaum muestra que se puede desnudar el algoritmo cambiemita identificando “a las minorías que defienden sus privilegios,” y que “la tergiversación del derecho a una información veraz…(merece) un debate superador.” O sea, Elbaum muestra en la práctica que el sujeto pensante no está muerto, y que no somos ni TAN irracionales, ni TAN Pavlovianos ni TAN manipulables a través de un simple ‘algoritmo.’ La realidad objetiva existe, y los hechos, los que Elbaum desnuda aqui, o el el Gato Sylvestre en C5N cada tarde, todavía cuentan.
    Contra el nihilismo de Freud, Foucault, la computadora HAL de Stanley Kubrick (2001) y los trolls, bots y botnet de JxC, es posible oponer la racionalidad, la que, como explica Noam Chomsky, es inherente a la naturaleza humana. Esa racionalidad, la de Newton, es la que nos traerá la vacuna salvadora para todos, postmodernos, Pato Bullrich y terraplaneros incluidos, y después nos llevará adelante.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.