ALINEARSE

Cristina y el ejercicio de un liderazgo imprescindible

 

Fueron cinco discursos breves, uno más claro que el otro. El más extenso fue el de Axel Kicillof. El anfitrión habló más de media hora. Alberto y Cristina apenas pasaron de 15 minutos, Máximo 10, Massa 9 y Verónica Magario sólo 6 minutos. En total, no más de una hora y media. Pero la agradecida brevedad no le quitó sustancia. Uno tras otro destacaron la importancia de la unidad, que permitió desalojar del gobierno al mejor equipo de los últimos 50 discursos, y que el año próximo debería robustecer la representación legislativa del Frente de Todos. Decenas de intendentes del FdT provincial también participaron en esa celebración del primer año de gobierno, transcurrido en condiciones horribles que tributan tanto a la devastación del gobierno anterior como al parate global inducido por la pandemia.

Si las miradas y las sonrisas entre ellos, las palabras con que se refirieron unxs a otrxs, el clima general del encuentro no bastara para disipar las obsesivas especulaciones acerca de contradicciones y rupturas, nada lo logrará. La escasez de propuestas y la falta de liderazgo de la oposición no le deja otro recurso. La indiscutida centralidad de Cristina en el FdT, en el gobierno nacional, en la política del país debe mucho a esa prédica compulsiva, tal como ocurrió décadas atrás con Juan Perón.

 

 

Controlar los precios

Kirchner enumeró las medidas de gobierno que llevaron alivio a los sectores populares: el congelamiento de las tarifas de luz y gas, el IFE, que mantuvo abiertos cientos de miles de comercios, los ATP que impidieron el cierre de empresas de distinta dimensión, los créditos por 60.000 millones de pesos otorgados por la provincia de Buenos Aires, el apoyo a las pymes, a diferencia de lo que ocurrió del otro lado de la avenida General Paz. El presidente del bloque encomió el gran esfuerzo de las políticas activas que se realizó, peleando todos los días, “como aprendimos entre 2003 y 2015”. En el punto más categórico de su mensaje dijo que “no basta con que nos quejemos de que suben los precios. Tenemos que ayudar a controlar los precios, los empresarios deben entender que lxs argentinxs no pueden más. Estas son las cosas que nos interesan». Fue una alusión directa a la Secretaria de Comercio Interior Paula Español, que Cristina complementó luego al mencionar a quien ocupó ese cargo en su último mandato, Augusto Costa. No debería descartarse que un equipo de especialistas se hiciera cargo de la tarea.

«No hay lugar para las quejas, afuera las peleas y las miserias de la política, los que vengan a especular lo mejor que pueden hacer es ir a armar otro espacio político. Este espacio lo que tiene que hacer es construir una realidad diferente. Después veremos qué hacer cuando haya elecciones”, agregó Kirchner. Entre los presentes no estuvo el ministro de Seguridad Sergio Berni, cuya línea interna Fuerza Buenos Aires, podría participar en las próximas elecciones como partido autoritario, reivindicador de la violencia institucional contra los pobres, diferenciado del Justicialismo y del FdT. Tampoco asomó por el Estadio Único el ministro de Economía Martín Guzman, platense como Cristina.

 

 

Agua tibia con Prozac

Como si se hubiera dado un baño de inmersión en agua tibia con Prozac, el mensaje de Sergio Massa fue sereno y preciso. Destacó la multiplicación de la inversión pública, que permitió comenzar la construcción de 26 pasos bajo nivel en la provincia, cuando en los cuatro años del macrismo no se terminó ni uno. Su vieja amistad con Rodríguez Larreta no obnubiló su análisis: en la Ciudad Autónoma se construyeron 60, agregó. Bien informado por su chispeante esposa, Malena Galmarini, agregó que en un año se construyeron en Buenos Aires 1.200 kilómetros de cañerías de agua y cloacas, la misma extensión que en los cuatro años previos. Se triplicaron las camas de terapia intensiva, 223.000 pymes que emplean a casi dos millones de trabajadores fueron rescatadas con los ATP y 160.000 familias fueron protegidas del remate o el desalojo de su casa.

Ya sin la tutela de su amigo Jorge Brito, postuló la recuperación del ingreso de los trabajadores y de los jubilados, apostó al salario en la puja distributiva eligiendo el mercado interno como motor. Esto no coincide plenamente con la lectura del último informe del Centro Cifra-CTA, para cuyos autores, Pablo Manzanelli, Daniela Calvo y Cecilia Garriga, el Frente de Todos “no es un retorno del kirchnerismo que terminó su mandato en 2015, sino una alianza de sectores nacionales no sólo diferentes sino que incluso algunos de ellos con intereses contrapuestos. En efecto, a partir del acuerdo de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner convergieron allí no sólo las representaciones de la clase trabajadora y los pequeños y medianos empresarios (es decir, el denominado ‘campo popular’) sino también la de los grupos económicos locales que forman parte de los sectores dominantes. La profundización de la crisis que produjo la pandemia aceleró las contradicciones al interior del Frente de Todos, como lo demostraron tanto las presiones devaluatorias como diversas políticas que en las apariencias expresan posiciones dubitativas de la política económica pero que en realidad guardan correspondencia con las contradicciones insalvables de su naturaleza política. Tal el caso de la renegociación con quita de la deuda con el sector privado, la sanción del aporte extraordinario a las grandes fortunas, la declaración como servicio público a las telecomunicaciones y la nueva ley de movilidad jubilatoria que contrastan con la frustrada expropiación de Vicentin, la errática política del Banco Central en el manejo de las reservas y la brecha cambiaria y la moderación del sector público para la fijación de los salarios estatales y para impulsar en general la recuperación salarial como lo demuestra, por caso, el incremento del 28% del salario mínimo, vital y móvil”.

 

 

Techo, comida y escuela

También Axel hizo planteos muy concretos y señaló tres prioridades a las que su gobierno se atuvo a pesar de las dificultades: techo, comida y escuela, sintetizó. “Que nadie nos cambie ese objetivo. Venimos a resolver los problemas a la gente, pese a la pandemia”. Enumeró la triplicación de la asistencia a los comedores escolares, en niveles que se mantendrán en el verano. Anunció la ampliación de la Asignación Universal por Hijo: 800.000 nuevos beneficiarios en todo el país, 300.000 en la provincia. Rindió homenaje a Sandra y Rubén y a todos los docentes y contó que entre la asunción y la fecha en que debían iniciarse las clases de este año, arreglaron hasta la última escuela con problemas de mantenimiento. Fueron 1.830, con problemas de luz, gas, techos que se caían. Ese programa de 3.000 millones de pesos, se extenderá ahora a 11.000, para empezar las clases con los edificios en condiciones.

Ponderó la tarea de Teresa García al frente de la Unidad de tierra y vivienda, a cargo de regularizar las urbanizaciones y planificar hábitat. El año próximo se construirán 10.000 viviendas y 20.000 lotes con servicios. La regularización de 600 barrios privados incluyó cesión de 60 hectáreas de tierra para 1.500 lotes cerca de Guernica. “No es tan difícil si se pone lo que hay que poner”, concluyó.

 

 

Sin miedo

El discurso de Cristina electrizó a la asistencia. Comenzó con una lenta descripción del mundo bajo la pandemia. También alegó que debería repensarse el sistema de salud, dividido en prestadores públicos, privados y de obras sociales, porque es probable que la próxima pandemia no demore otros cien años. Citó a un legislador del oficialismo porteño, según quien sólo 3 de cada diez camas en los hospitales locales son habitantes de la Ciudad de Buenos Aires. “Quiere decir que esos hospitales deberían estar en otro lado”, agregó, señalando la injusticia y la ineficiencia de la concentración que ello refleja. El Estado debe rediseñar el sistema sanitario, desde un compromiso con el conjunto de la población. Hasta que se centró en la situación económica, que como dijo Massa, va a crecer en 2021, “pero yo no quiero que ese crecimiento se lo queden tres o cuatro vivos». También sostuvo la necesidad de «alinear salarios y jubilaciones con precios, sobre todo de alimentos, y tarifas. El 65 ó 70% de la actividad económica la mueve la demanda, que sólo puede lograrse con buenos salarios y jubilaciones, y con precios accesibles de los alimentos. Se puede hacer, como lo hicimos durante doce años y medio. Y por eso volvimos, además de por la unidad. Si uno no sabe cómo llegó, es probable que tampoco sepa cómo ir”. Señaló como digresión que Axel fue el único ministro de Economía que ganó una elección, porque hay una memoria de la sociedad. Hubo una unidad, fundamental, «pero si hubiéramos estado todos juntos y la gente hubiera vivido mal los doce años y medio que estuvimos, tampoco nos hubieran votado. Sí lograron, rompiendo la unidad, que no nos votaran después de doce años y medio de gobierno en donde mejoró la participación de los trabajadores como nunca o como en las viejas épocas peronistas”. Cerró pidiendo mucho esfuerzo el año que viene para que el precio de los alimentos, los salarios y las tarifas vuelvan a alinearse en un círculo virtuoso que permita aumentar la demanda y la actividad económica. «Yo sé que cuesta, hay muchos intereses”, dijo y lo ejemplificó con las causas que tienen muchos funcionarios por las medidas de control del comercio exterior que permitieron abastecer de carne la mesa popular. Medidas que a algunos sectores les resultan antipáticas, intervencionistas y autoritarias. “Como no nos pueden parar ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados se van a los juzgados. El lawfare no es sólo para estigmatizar a los dirigentes populares, sino para disciplinar a los políticos, para que nadie se anime a hacer lo que tiene que hacer y tengan miedo de firmar, de proponer, de decidir o de autorizar. Todos aquellos que tengan miedo, o que no se animen, hay otras ocupaciones aparte de ser ministro o ministra, legislador o legisladora. Vayan a buscar otro laburo. Pero necesitamos ministros y ministras, legisladores y legisladoras, que los sillones que ocupen sean para defender definitivamente los intereses del pueblo”. Fue un nítido ejercicio de un liderazgo imprescindible.

 

 

El mejor consejo

La respuesta de Alberto Fernández estuvo a la altura del desafío. «Un año después, todos podemos sostener las palabras que dijo el otro, es el milagro de la unidad», celebró. Agregó que se unieron al advertir que estar separados les permite a los pícaros llegar al gobierno y lastimar a la gente. Recordó que luego de asumir el gobierno, frente a la Plaza de Mayo, Cristina le dijo:

—»Presidente, no le preste atención a lo que escriben en los diarios. Mire a los ojos de su pueblo y háblele al corazón de cada argentino y argentina». Hice lo que me mandaste. Porque fue el mejor consejo que me diste.

El primer comentario provino del ex senador Eduardo Duhalde. “Le gusta que lo maltraten”, dijo, en una clara demostración de los estragos del tiempo sobre un cerebro que nunca fue muy lúcido.

Lejos de eso, Alberto profundizó sus críticas a la Justicia, con varios ejemplos de arbitrariedades patentes. El mismo día, la Corte Suprema solicitó los autos principales de la causa en la que Milagro Sala fue condenada a 13 años de prisión por alegados actos de corrupción, de los cuales el 16 de enero habrá cumplido cinco. El haber pedido los autos aleja la posibilidad de otro 280, aunque no la suprime. Es una presa política, dijo la ministra de las mujeres Elizabeth Gómez Alcorta, que fue su abogada defensora en otras causas. Fue la primera presa política del macrismo, amplió el ministro de Defensa Agustín Rossi, quien la visitó en la vivienda donde cumple su arresto domiciliario.

Al día siguiente, tanto Kirchner como el jefe de gabinete Santiago Cafiero, aludieron a cambios en el elenco ministerial. Cafiero dijo que los funcionarios están de paso y que «los únicos que van a seguir son Alberto y Cristina». Añadió que está bien que así sea. Kirchner, quien se presentó en compañía de Mayra Mendoza, la única mujer que integra la conducción nacional de La Cámpora, dijo que no era un drama cambiar a los hombres y mujeres designados para una determinada realidad, cuando esa realidad se modifica. Lo ejemplificó con las carreras de autos: si comienza en un día de sol, cuando se larga a llover hay que ir a boxes a cambiar los neumáticos. Y el Bocón Presidencial, Eduardo Valdes, dijo que Alberto estaba pensando en cambios de gabinete. Sólo resta por ver quiénes, cuándo y cuáles serán los reemplazos.

 

Amigos del tribunal

Rossi en Jujuy con Milagro.

 

 

El CELS, Abogados y Abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales (ANDHES), la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, solicitaron a la Corte Suprema ser tenidos como amigos del tribunal, y enumeraron los puntos que seguiría su presentación:

Derecho a una revisión amplia de la sentencia condenatoria, a un juicio imparcial y a la igualdad ante los tribunales.

Derecho a conocer la acusación y que sea clara y precisa en todas las etapas del proceso. El auto de requerimiento de juicio no contiene indicación de fechas ni modos de comisión de los diversos delitos que se acusan. Milagro Sala llegó a juicio sin conocer concretamente de qué la acusaban. En el debate, el Ministerio Público de la Acusación admitió que desconocía la fecha de inicio de la asociación ilícita y que precisarla era uno de los objetivos del juicio. Luego, en su alegato, se refirió a hechos no ventilados en el debate oral, con la intención de presentar la acusación dentro de un “contexto”. Recién en esa oportunidad, la acusación consignó por primera vez, y en algunos pocos casos de defraudación, algunos detalles con mayor precisión y referencia a fechas en que habrían ocurrido los hechos, números de cheques y montos. La falta de claridad y sorpresa constante sobre los hechos de la acusación contra Milagro Sala fue continua y no fue despejada en las instancias superiores de revisión.

El derecho a producir pruebas de descargo para enfrentar el debate. El Pacto de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana de Derechos humanos garantizan al inculpado a contar con medios adecuados para la preparación de su defensa. El rechazo a producir e incorporar prueba de descargo en el proceso penal contra Milagro Sala se organizó sobre el argumento de su impertinencia. Sin embargo, las constancias del expediente dan cuenta de la relevancia y gravitación que tendrían las pruebas periciales, documentales y testimoniales de descargo ofrecidas. El Tribunal Oral en su resolución del 27 de junio de 2018 rechazó la totalidad de la prueba pericial y documental ofrecida y admitió la declaración de 16 testigos sobre los 53 ofrecidos. Sin mayores argumentos, el Tribunal Oral desestimó las pruebas periciales ya “que se intenta probar la actividad lícita desplegada por la mencionada organización social, lo cual es ajeno al presente proceso, y por ello evidentemente impertinente”. Este argumento desconoce que la acusación fiscal partió de la base de afirmar que la organización Túpac Amaru fue creada con el fin de defraudar al Estado.

Derecho a estar presente y participar en el debate. Milagro Sala fue excluida del debate oral desde el 30 de agosto al 6 de noviembre de 2018. La expulsión se dispuso por un hecho que ocurrió fuera del tribunal, en el marco de otra causa, y no estuvo vinculado con una inconducta que pusiera en riesgo la continuidad del juicio. La sanción no solo fue arbitraria por no tener relación con ninguna situación del debate en curso, sino que fue la más gravosa posible frente a otras opciones que hubiesen asegurado la presencia en la sala. Esto solo puede interpretarse como otro mensaje de hostilidad para provocar una mayor debilidad para ejercer su defensa.

Derecho a la publicidad del debate y a contar con un clima respetuoso del derecho a la presunción de inocencia. Además de fijarse límites sobre la cantidad de personas que podían presenciar el juicio, el tribunal negó cualquier tipo de registro de las audiencias, lo que impidió dar a conocer extensamente su descargo y las irregularidades del proceso denunciadas. A la vez, se armó una persecución y linchamiento público a partir de las acusaciones y difamaciones vertidas por el gobernador y varios funcionarios provinciales y nacionales sobre las características y la trayectoria de la Sala, que dan cuenta de la “construcción” de un derecho penal de autor que repercutió directamente en el proceso judicial y afectó sin duda su defensa.

El propio presidente Fernández, en una entrevista con Taty Almeida ayer por la radio El Destape web, dijo que Milagro llevaba cinco años detenida con procesos irregulares, por su condición de opositora a Gerardo Morales, que de ese modo buscó disciplinarla.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

47 Comentarios
  1. VIEL EDUARDO . dice

    Resolviendo la inflación, esto seria una cancion.
    El precio de los alimentos, los salarios y las tarifas vuelvan a alinearse en un círculo virtuoso que permita aumentar la demanda y la actividad económica.
    Y esto quizá, una anécdota. Intereses siempre los hay.
    «Yo sé que cuesta, hay muchos intereses”, dijo y lo ejemplificó con las causas que tienen muchos funcionarios por las medidas de control del comercio exterior que permitieron abastecer de carne la mesa popular.

  2. norberto dice

    excelente como siempre el maestro y un hallazgo muy buen comentario de luis juan, que le mando un abrazo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.