ALL ABOUT NISMAN

Todos pagamos el precio de nuestras decisiones y secretos, pero algunos lo pagan al contado

 

All About Eve, conocida en el publico que habla español como Eva al desnudo o La malvada, es una de las mejores películas que vi en mi vida. ¿Cómo no amar a Bette Davis?

¿Cómo no amarla atravesando la crisis de los ’40? Temperamental, celosa, sensible y buscando aprobación. ¿Cómo no comprender sus exabruptos dramáticos que esconden angustia y amor? Repito: ¿cómo no amar a Bette Davis? La adoré cuando tenía 12 años y hoy a mis 43 sigue siendo uno de mis amores inalterables, desde la comprensión en estos días acerca de lo que significa envejecer. Y sus ojazos feroces que todo lo dicen. Son tan parecidos a los de mi madre y mi abuela Ruth, que la siento casi como de la familia.

¿Cómo no amar la encerrona en la que queda presa Eve Farrington (una bellísima Anne Baxter) que obtiene lo que quiere y también debe pagar el horrible precio de sus actos? ¿Cómo no amar a una jovencísima y fresca Marilyn Monroe, que se roba un poco la pantalla cada vez que aparece?

 

 

 

 

Estrenada en 1950 —hace 70 años—, aun hoy verla es una delicia. Escribo esto y me dan ganas de llamarlo a mi papá y agradecerle aquella vez que me sentó con él y me hizo verla por primera vez. Muchos años después comprendí realmente los muchos mensajes sobre la vida y el peso de las decisiones y los secretos que encierra. Y los costos que las decisiones y los secretos tienen en las historias de las personas.

Estaba viendo por tercera vez el documental sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, que se estrenó en la madrugada del 1 de enero de 2020 cuando me acordé repentinamente de All About Eve. Me acorde de Eve, la malvada de la película, y del precio horrible que paga por sus decisiones. Qué gusto amargo debe quedar en la boca cuando perdés la libertad.

No creo que Nisman haya sido un malvado al estilo Eve. Pero sin duda perdió la libertad, como consecuencia de sus secretos y sus decisiones. También sabemos que en la vida de las personas siempre hay un Mr. Addison que te aclama y te condena. Sin ninguna piedad.

El documental me pareció muy bueno. Realmente. Y me hizo pensar y recapitular varias cosas.

El sello al final de las 289 páginas de la denuncia lleva la firma de Nisman. Luego consta el sello que señala que a las 9.05 del 14 de enero de 2015 la denuncia se presentó ante la secretaria a cargo del doctor Justo Bonet, “sin la documentación referida, conste”. Nota agregada a mano. La secretaria a cargo de Bonet esos días era la secretaria del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°4, conducido por Ariel Lijo. Por ser enero y encontrarse el Poder Judicial en feria, dicho juzgado estaba temporariamente a cargo de María Servini de Cubría.

La denuncia presentada por Nisman señalaba “como representante del Ministerio Público Fiscal a cargo de la Unidad de Investigación de la causa AMIA vengo, por la presente, a denunciar la existencia de un plan delictivo, destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní acusados en dicha causa, para que eludan la investigación y se sustraigan de la acción de la justicia argentina, con competencia en el caso».

«Esta confabulación ha sido orquestada y puesta en funcionamiento por altas autoridades del gobierno nacional argentino, con la colaboración de terceros, en lo que constituye un accionar criminal configurativo, a priori, de los delitos de encubrimiento por favorecimiento personal agravado, impedimento o estorbo del acto funcional e incumplimiento de los deberes de funcionario público (artículos 277 inc. 1 y 3, 241 inc. 2 y 248 del Código Penal). Esto resulta de la mayor gravedad teniendo en cuenta que el hecho cuyo encubrimiento se denuncia, es decir, el atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA, ha sido judicialmente declarado crimen de lesa humanidad y calificado como genocidio por el Sr. Juez de la causa”.

En su denuncia acusaba a Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, entonces Presidenta de la nación, a Héctor Marcos Timerman, entonces canciller, y a Luis Ángel D’Elía, Fernando Luis Esteche, Jorge Alejandro ‘Yussuf’ Khalil, Andrés Larroque, Héctor Luis Yrimia y Ramón Allan Héctor Bogado.

El ritmo de los días finales de Nisman fue feroz. Antes de viajar a Europa con su hija, dejó firmado un documento en el que, luego de señalar la colaboración del gobierno en la investigación de la causa AMIA, solicitaba que se recurriese a organismos internacionales a los fines de requerir auxilio para forzar que Irán permitiese la declaración de los imputados en el atentado de la AMIA. Porque desde que en 2007 Nisman consiguió el restablecimiento de cinco de las alertas rojas, su investigación había caído en un virtual punto muerto y no se registraban avances.

Al momento de restablecer las alertas rojas, Nisman venía de un lamentable episodio vinculado al presunto reconocimiento del terrorista suicida que había conducido la camioneta que impactó en la AMIA el 18 de julio de 1994. Anunciada con bombos y platillos, esa presunta identificación resultó tener más de operación de inteligencia que de investigación judicial. Luego de aquel episodio, Nisman tuvo su único éxito como titular de la UFI AMIA: el restablecimiento de las alertas rojas por parte de INTERPOL. Después todo se volvió excusas, en una investigación detenida en el tiempo.

Luego vino la suscripción del Memorándum de Entendimiento con Iran y la furia algo sobreactuada de Nisman por dicho Memorándum, de cuya negociación había estado al tanto sin oponerse nunca, hasta luego de su suscripción.

 

Jaime Stiuso.

 

A finales del 2014, su aliado y principal colaborador, Antonio Stiuso, histórico director de contrainteligencia, fue despedido de la SIDE por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Para Nisman, la salida de Stiuso de la SIDE fue un golpe de magnitud sideral. Y no hizo más que acrecentar su temor acerca de que sería despedido de la UFI AMIA.

En ese contexto comenzó el viaje con su hija y por ese contexto lo interrumpió el 11 de enero de 2015, para regresar a la Argentina y hacer la denuncia contra la Presidenta. Para poder regresar debió mentirle a su ex mujer respecto de su madre, Sara Garfunkel: dijo que debía ser operada de emergencia. También abandonó a su hija sola en un aeropuerto de España, hasta que su mamá pudiese ir a buscarla. Tanta era la prisa, que no solo dejó a la jovencita sola en un aeropuerto sino que además la dejó sin ropa ni equipaje, porque las prisas le impidieron desembarcar el equipaje de la nena, que viajo a Buenos Aires junto con el fiscal.

El 14 de enero Nisman presentó su denuncia. Y la presentó sin las pruebas que refería dicha denuncia, lo cual fue consignado por el secretario que la recibió. El 15 de enero de 2015 , la jueza Servini de Cubría rechazó habilitar la feria para el tratamiento de esa denuncia. “En razón del régimen de feria establecido para evaluar si corresponde dar curso a la presentación y peticiones que realiza el Dr. Nisman, debe considerarse que el caso no es de aquellos supuestos que habilitan a ser tratados en el transcurso de feria —aún por gravedad institucional— en razón de que no se han acompañado las pruebas que le otorgan sustento a sus solicitudes”, señaló Servini.

Al mismo tiempo, el juez que investigaba la causa AMIA, Canicoba Corral, declaró ante la prensa que el procedimiento y sobre todo las pruebas enunciadas por Nisman eran de dudosa legalidad. Tal vez sin saberlo Canicoba había puesto el dedo en la llaga de la denuncia, cuando aclaró que su juzgado no había ordenado las escuchas que citaba Nisman: “Las personas nombradas nunca fueron escuchadas legalmente por orden mía… Hay una confusión respecto de las escuchas porque no son un elemento de prueba en sí mismo”. Las mismas se habrían realizado sin ningún tipo de garantías procesales, y carecían de “certificación de autenticidad”.

Nisman declaró que no había tenido tiempo de grabar la totalidad de los CD con escuchas. ¿Qué apuraba a Nisman en plena feria a presentar la denuncia? Una respuesta posible es que en feria judicial se encuentran de turno determinados jueces, determinados juzgados y determinados fiscales. Es una forma de elegir un juez o un fiscal, porque escapa de la lógica del sorteo de una causa. En enero, los turnos cambian el 15 de ese mes. Pero desconozco la respuesta y esto es solo una hipótesis de abogada.

Respecto a las objeciones sobre la prueba declaradas por Canicoba ante la prensa, el fiscal contestó, sin ninguna cortesía: “Canicoba está hablando boludeces” [1].

Además de no lograr la habilitación de la feria para su denuncia, y de las críticas del juez que instruía la causa AMIA a la prueba colectada, Nisman tuvo que afrontar dos circunstancias bastante demoledoras. Una fue pública. Héctor Timerman leyó en una conferencia de prensa un mail enviado por Ronald K. Noble, secretario General de INTERPOL desde noviembre de 2000 a noviembre de 2014.

En el mail Noble desmentía lo denunciado por Nisman respecto a que la firma del Memorándum de Entendimiento estaba destinado a dar de baja las alertas rojas. Decía Noble: “Mientras era Secretario General de INTERPOL, en cada ocasión que usted y yo hablamos y nos vimos en relación con las notificaciones rojas de INTERPOL emitidas con relación al caso AMIA, usted indicó que INTERPOL debía mantener las notificaciones rojas en vigor. Su posición y la del Gobierno argentino fueron consistentes y firmes».

«Recuerdo específicamente cuando hablamos por teléfono después de los informes de los medios de comunicación en Argentina e Irán que falsamente indicaban que el Memorando de Entendimiento firmado entre Argentina e Irán en enero de 2013 afectaba la validez de las notificaciones rojas de INTERPOL. He dejado claro a usted oralmente y posteriormente por escrito que INTERPOL dio la bienvenida a todos los esfuerzos de Argentina e Irán para cooperar en el caso AMIA. Usted pidió que INTERPOL exprese por escrito si las notificaciones rojas se mantenían sin cambios, válidas y vigentes. El 13 de marzo de 2013, el Consejero General de INTERPOL declaró inequívocamente por escrito que la validez y la situación de las notificaciones rojas no se vieron afectados».

«En mayo de 2013, usted visitó la sede de INTERPOL para identificar formas en que INTERPOL y Argentina podían reforzar su cooperación en materia policial. Una vez más, usted trajo el tema de la AMIA y de las notificaciones rojas de INTERPOL. Usted pidió que INTERPOL deje en claro que cualquier esfuerzo por parte de Argentina e Irán para cooperar en el caso AMIA en formas concretas no debería afectar a la validez de las notificaciones rojas de INTERPOL. Usted ha declarado expresamente que la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, usted como ministro de Relaciones Exteriores y todo el gobierno argentino se mantenían 100% comprometidos a que las notificaciones rojas de INTERPOL permanezcan en efecto».

«El 26 de noviembre de 2013 usted visitó la sede de INTERPOL y me informó a mí y a INTERPOL sobre los últimos acontecimientos relacionados con la aplicación del Memorándum de Entendimiento firmado entre Irán y Argentina en enero de 2013. Usted reiteró que seguía sin cambios la posición del Gobierno argentino de que las notificaciones rojas de INTERPOL debían permanecer en efecto, y que las mismas debían permanecer válidas».

«Por último, el pasado noviembre de 2014, durante la Asamblea General de INTERPOL en Mónaco, usted reafirmó que seguía inalterable su compromiso personal y el compromiso del gobierno argentino en el sentido de que las notificaciones rojas de INTERPOL debían permanecer en efecto mientras que al mismo tiempo trataban de hacer todo lo posible para asegurarse de que haya un progreso real en la investigación en curso. Recuerdo con qué pasión habló una vez más de las víctimas y sus seres queridos que han sufrido tan profundamente y que merecen ver que la investigación avance y que los responsables de este ataque terrorista mortal sean llevados ante la Justicia”.

Ya en marzo de 2013, Interpol había comunicado a la Argentina que la firma del Memorándum no afectaba la vigencia de las alertas rojas. Nisman conocía esa la comunicación de INTERPOL al momento de hacer su denuncia, pero la ignoró. Jamás pensó que INTERPOL la recordaría.

Mucho tiempo después de la muerte de Nisman, las querellas en la causa Memorándum intentaron argumentar la falsedad del mail de Roland Noble. Y va un agradecimiento a Noble, a quien no conozco pero tengo para siempre en mi corazón. Durante todos estos años Noble, amigo personal de Alberto Nisman, ha sostenido con valentía lo que dijo en aquel mail. Y se ha ofrecido a declararlo ante el Poder Judicial argentino.

El segundo problema que tenia que afrontar Nisman lo conocimos después. Y tenia que ver con la prueba utilizada para hacer su denuncia. La vinculación del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner con el presunto encubrimiento eran las escuchas de un presunto espía de la SIDE llamado Allan Bogado. “Agente camporista”, tituló aquel domingo de enero La Nación.

Pero la verdad terrible que descubriría Nisman esos días es que a él también le habían mentido. Allan Bogado NO era empleado de la SIDE. Tampoco era espía. Y había sido denunciado por el propio Stiuso por usar falsamente tal condición. Su principal aliado, Antonio Stiuso, había denunciado a su principal prueba por ser un falso espía.

Si se preguntan quién le mintió a Nisman, yo podría arriesgar una hipótesis. Cuando Allan Bogado declaró en la causa Memorándum, refirió ser agente inorgánico de la SIDE bajo la conducción de Antonio Stiuso. Pero la verdad de los hechos es que Stiuso había denunciado a Bogado por decir que era espía sin serlo.

No me extraña que Nisman haya intentado comunicarse con Stiuso en reiteradas oportunidades en los días previos a su muerte. Necesitaba una explicación sobre Allan Bogado. Y tampoco me extraña que Stiuso no le haya respondido las llamadas. Aun hoy Stiuso no puede explicar la situación de Allan Bogado y cómo sus escuchas llegaron a las manos de Nisman.

El que sí explicó, aun cuando me cuesta creerle, es el propio Bogado, que hace unos días refirió en una investigación periodística que lo que declaró en la causa Memorándum,lo hizo bajo un guion que le proporcionó el gobierno de Mauricio Macri.

La denuncia de Nisman, en la que él había cifrado tantas esperanzas, se caía a pedazos. Y se caía a pedazos ante sus propios ojos, mientras el tic tac del reloj avanzaba hacia el momento en que debería explicar ante el Congreso de la Nación su denuncia. No quería hacerlo. Patricia Bullrich, Laura Alonso y otros militantes del PRO lo presionaban para que concurriera a al Congreso. Y Alberto Nisman no sabía cómo detener ese tic tac que discurría sin piedad. Su proveedor de información, Antonio Stiuso, no le atendía el teléfono. Y Nisman debía explicar aquello que no podía explicarse a si mismo.

Yo imagino que pasaban por su cabeza el recuerdo de Muller y Barbaccia, los dos fiscales que habían sido sus compañeros en la causa del encubrimiento de AMIA y que en esos días de enero del 2015 estaban sentados en el banquillo de acusados por el primer encubrimiento de AMIA, el que realizo el juez Galeano. También imagino que pensaba en sus hijas, en la chiquita que había dejado sola en un aeropuerto de España para venir a hacer la denuncia. Y pensaba en los reproches y la furia de la madre de sus hijas, a la que le había mentido. Y que sus hijas habían cortado diálogo con él. También debe haber pensado en sus lados oscuros, esos que nadie quiere que se sepan. En su madre, puesta como titular de cuentas y propiedades no declaradas. Y sinceramente creo que debe haber pasado por su mente las palabras escarnio y humillación.

Mientras pensaba todo esto ante quienes tenían intereses en su denuncia, fingía una solidez y una seguridad de la que carecía. Envió un mensaje en tal sentido. Con palabras valientes. Uno de los que escuchó ese mensaje declaró que al escucharlo pensó: “Esto es una despedida. Esto es de una persona que se va a amasijar”. Recurrió a quienes consideraba amigos para conseguir un arma en pos de defenderse, les señaló.

No se animó a enfrentar a su madre, que lo invitó a cenar y en cuya casa Nisman tenía un arma, igual a la que le daría Diego Lagomarsino. Sus respuestas a los mensajes se volvieron monosilábicas. En la madrugada de ese domingo. vio las fotos de una chica preciosa con la que había salido. También buscó información sobre la vida después de la muerte. Y leyó la nota de Pagina 12 donde Noble declaraba: “Lo que dice Nisman es falso”

 

 

 

 

Iara, su hija, le escribió este mensaje. “Papá, ¿estás bien?”, sin obtener respuesta. A las 23.37 escribió nuevamente Iara: “Te amo. Vas a estar muy bien”. Nisman nunca llegó a leerlos.

Alrededor de las 22.30 del domingo 18 de enero de 2015 Sara Garfunkel contrató un cerrajero para que abriese la puerta de la casa de su hijo, que estaba cerrada por dentro. Abrirla le llevó 10 minutos. Y unos minutos después Sara llamaría al sistema de urgencias de Swiss Medical y mantendría este dialogo

Garfunkel:  Necesitaría una ambulancia urgente.

Operador: ¿Qué le anda pasando?

Garfunkel: Vine a la casa de mi hijo y está muerto.

 

 

 

 

 

[1]https://www.cronista.com/economiapolitica/Nisman-Canicoba-Corral-está-hablando-boludeces-20150116-0063.html Copyright © www.cronista.com

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

28 Comentarios
  1. RF dice

    Estimada Graciana: me parece que hay un error en el parrafo donde Nisman deja a la hija en Barajas, si la hija no subio al vuelo, por norma de seguridad, no deberían haber llevado en es vuelo a la valija facturada a su nombre. Ahora, si todo iba facturado a nombre del padre, entonces puede ser asi como lo describis.

  2. Lujan dice

    Una vez ocurrido el evento, y el bastardo » periodismo» de guerra cargó el drone con el objetivo CFK- Irán …Pensé (y lo sigo sosteniendo como cierta posibilidad) ¿Puede que el motivo central de su decisión -sin retorno para él- se encuentre en su vida privada? ¿Y por qué no? Su acto no fue por altruismo alguno. Quizás, en su entorno , ni siquiera su madre podrá develar – sí sepultar-, quien sabe… Mientras tanto, párvulos e ignorantes, odiadores seriales, republicanos y otros, siguen de cerca la «tira» semanal…

  3. HERNÁN DE ROSARIO dice

    El núcleo duro de Juntos por el Cambio, reunido el sábado en las adyacencias del teatro Colón, dictó sentencia: la autora intelectual del asesinato del fiscal de la UFI-AMIA fue Cristina Kirchner. Alberto Nisman se había convertido en un peligro para el gobierno. Su denuncia amenazaba con poner al descubierto la espuria connivencia del kirchnerismo con los iraníes, legitimada con el tristemente célebre memorándum de entendimiento apadrinado por la ex presidente. Alberto Nisman fue un héroe, un mártir. Quedará registrado en los futuros libros de historia como uno de los máximos próceres del siglo XXI.
    Increíble pero real. La muerte de este oscuro personaje, de un fiscal que en lugar de investigar el peor de los atentados terroristas que tuvo lugar en el país se divertía rodeado de hermosas mujeres, que presentó una denuncia que según el profesor Julio Maier fue un esperpento jurídico, es presentado por Juntos por el Cambio como un prohombre de la patria. Nadie duda de la imperiosa necesidad de esclarecer su muerte pero de ahí a acusar a Cristina del hecho sin prueba alguna es un atentado al estado de derecho. Oh casualidad, este texto fue leído cuando Alberto Fernández apenas cumplió un mes en el poder. La intención de la oposición resulta harto evidente: esmerilar a la flamante administración, desgastar políticamente al nuevo presidente, hacer lo imposible para garantizar su fracaso.
    El texto leído en las adyacencias del Congreso es un misil con ojivas nucleares dirigido contra el Frente de Todos. Para Juntos por el Cambio el gobierno no es un adversario sino un enemigo al que hay que aniquilar. La concepción política de Carl Schmitt expuesta en su libro “El concepto de lo político” está plenamente vigente en la Argentina.

    Texto completo de lo leído en las adyacencias del teatro Colón (18/1/020)

    “Nos hemos reunido para rendir tributo a quien dio su vida para que todos los argentinos podamos conocer la verdad sobre quienes fueron los autores del atentado contra la sede la AMIA que, sabemos, también son los responsables de la voladura de la Embajada de Israel. No es este el reclamo solo de las víctimas y sus familiares sino de todo un país al que esas bombas asesinas les sacudió el alma. Nadie en la Argentina puede darse el lujo de interpretar la muerte del Fiscal Alberto Nisman según su ocasional conveniencia política o el cargo que circunstancialmente ocupe. Quien piense que el sillón de Rivadavia tiene el poder de hacer cambiar la verdad; quien crea que la verdad puede escribirse y cambiarse a conveniencia no es más que un aliado de la mentira y cómplice de los culpables.
    Por eso hoy aquí decimos: Justicia Perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio.
    Un hecho criminal de este tipo no puede ser interpretado fuera de contexto. Alberto Nisman anunció que iba a presentar pruebas contra la entonces presidenta de la Nación como principal encubridora de los responsables del atentado a la AMIA y, 4 días después, apareció muerto. Nadie que se crea dueño de una verdad se suicida, nadie que tenga semejante entusiasmo vital se quita la vida.
    Por eso hoy aquí decimos: Justicia Perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio.
    El gobierno de aquel entonces –que hoy ha vuelto con la intención de terminar su tarea inconclusa de asegurar la impunidad de los culpables y de quien pactó con los culpables– firmó un pacto clandestino e inconstitucional con la República Islámica de Irán que después transformó en ley con su mayoría automática en el Congreso. Ese pacto transformó a Nisman en la víctima número 86 del atentado a la AMIA y, a quienes lo firmaron y votaron, en traidores a la patria.
    Por eso hoy aquí decimos: Justicia Perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio.
    El Memorándum de entendimiento firmado con Irán quitó del medio a la Justicia Argentina que ya se había expedido y armó una “Comisión de la Verdad” que sólo podría tomar declaración a los sospechados en aquel país. El Memorándum era un pacto de impunidad que transformaba a los victimarios en sus propios jueces. Nisman, con razón, se sintió apartado y traicionado como la inmensa mayoría de los que queremos un país republicano con una justicia soberana e independiente. El pacto con Irán llevaba implícita la promesa del gobierno argentino de levantar las alertas rojas que pesaban sobre los iranés acusados de haber planificado el atentado. Por eso, la muerte del fiscal, que iba a denunciar semejante desatino, no fue casualidad ni fue suicidio. Como bien dijo en febrero de 2015 el actual Presidente, que hoy ya cree otra cosa, la prueba contundente que iba a mostrar Nisman la teníamos todos ante nuestros ojos y no era otra que el propio pacto.Y como no estamos dispuestos a tolerar que desde el poder se falsee la verdad y se borre y reescriba la historia a voluntad, decimos juntos una vez más: Justicia Perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio. Cuando Nisman fue nombrado para estar al frente de la Unidad Especial para la Investigación de la Causa AMIA, el primer kirchnerismo le dio todo: recursos, colaboración de los organismos de inteligencia del Estado, lustre internacional y amplia potestad para llevara cabo su tarea. Pero algo dramático pasó en el medio; algo hizo que nuestro país cambie su estrategia de alineamiento internacional y que el eje –por conveniencias económico estratégicas o ideológicas– gire para recostarse al calor de la Venezuela de Chávez y Maduro y el régimen de Irán. Fue entonces cuando Alberto Nisman se transformó en una molestia. Fue entonces cuando comenzó una feroz campaña para erosionarlo, desprestigiarlo y amedrentarlo. Una campaña de demolición que orquestaron los mismos que lo encumbraron y que, en estos últimos días, han vuelto a impulsar. A Nisman lo victimizaron, lo destrozaron y pretenden que creamos que se suicidó.
    Por eso hoy aquí nuevamente decimos: Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio.
    Los mismos que lo denostaron. Los mismos que durante un tiempo sostuvieron que lo asesinaron y luego que se suicidó. Los mismos que no supieron qué hacer con un Fiscal de la Nación muerto y contaminaron deliberadamente –o por impericia– la escena del crimen, son los que hoy pretenden ordenarle al Poder Judicial que revise técnica y administrativamente la pericia llevada a cabo por la Gendarmería Nacional. La cosa está clarita: quieren transformar su relato en historia oficial y con tal de que eso ocurra no tienen el menor prurito en seguir manoseando la memoria de Nisman y de todas y cada una de las víctimas del atentado a la AMIA.
    Por eso decimos junto a la enorme mayoría de los argentinos: Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio.
    Como parte de la campaña de demolición de la figura de Nisman y de la propia Justicia Argentina, tuvimos que soportar la también pactada aparición mediática de Mohsen Rabbani sindicado como autor intelectual de los atentados. Llama la atención la facilidad con la que determinados medios de comunicación consiguen entrevistas con prófugos de Interpol sobre los que penden alertas rojas. Como era de esperar, este señor hizo lo imposible por dejar bien parada a la actual vicepresidenta de la Nación pero cometió un error grave: dijo con todas las letras que a Nisman lo mataron y agregó que eso sucedió porque, en realidad, tenía las manos vacías. Nos preguntamos: ¿Deberíamos creerle a un representante de un régimen que financia al terrorismo y que la semana pasada tuvo que admitir que derribó con un misil un avión de línea después de haber intentado ocultarlo inútilmente ante el mundo durante tres días? Es sintomático que haya afirmado que lo mataron y es ridículo lo de las manos vacías. Nisman no tenía en sus manos arma alguna, tuvo la prueba de la impunidad que fue el Pacto con Irán y estaba dispuesto a llevar esta denuncia ante Tribunales Internacionales.
    Por eso nuevamente decimos: Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio.
    Así como Cristina Kirchner hizo un pacto de impunidad con Irán, el actual presidente hizo lo mismo con ella: pactaron una candidatura a cambio de impunidad. Vemos claramente y sin sorpresa como muy pronto ha comenzado la devolución de favores porque para ellos la lealtad –que puede ser transitoria o relativa en el llano– se transforma en omertá cuando ocupan el poder. Ambos quieren desmontar la causa de mayor envergadura política que pesa sobre la vicepresidenta: la del magnicidio que hoy cumple 5 años impune. Den por seguro los argentinos no lo vamos a permitir y por eso repetimos y nos despedimos diciendo una vez más: Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio”.

  4. gorilagorila dice

    No me acuerdo dónde pero estos días leí en un medio de circulación nacional que un periodista decía que no paraba de hablar.
    Ahora vos contás; «… fingía una solidez y una seguridad de la que carecía. Envió un mensaje en tal sentido. Con palabras valientes…»>
    ¿Bajón de merca?.

  5. jose dice

    me la paso insistiendo: el hecho fáctico, valga la redundancia, de si fue suicidio u homicidio, es muy fácilmente demostrable: hay que armar una amplia reunión con los peritos que actuaron de la corte suprema y de gendarmería, con invitados internacionales, donde expongan públicamente y dialoguen entre ellos: desde el punto de vista médico no hay ninguna duda: fue suicidio.

  6. Seasela dice

    A qué se debió la forma increíble en que LA MAMÁ del fiscal afirmó que su hijo estaba muerto? Hipótesis: No habrá encontrado un sobre dirigido a “Sr. Juez” y rápidamente se lo puso en el bolsillo? Actuó con esa frialdad al vaciar las cajas de seguridad inmediatamente…

  7. Roberto Pintos dice

    En su editorial de hoy domingo 19/01/20, uno de los principales comandantes del Ejército del Periodismo de Guerra (difunto Julio Blanck dixit), Eduardo van der Kooy eleva a Graciana al rango de «enemiga importante» de dicho Ejército diciendo «…la abogada Graciana Peñafort (le agrada que le digan Graciela) una de las autoras de la Ley de Medios que cayó en desuso. (…) Es la directora de Asuntos Jurídicos del Senado. Lleva, como Cristina, la frustración inconsciente de no haber podido ser nunca editora periodística». Listo, cuidate al máximo por favor porque ahora estás en la mira de la principal cloaca goebbeliana de la desinformación nacional, el multimedios mas poderoso del país, el que espero algún día sea desmembrado en partes inocuas y quede en manos de sus trabajadores. Clarín es una basura radioactiva es decir, harto peligrosa.

  8. Miguel Cervantes dice

    Bueno, creo sospechar los motivos del apuro de Nisman para presentar su absurda denuncia. Vivo en Francia y ese dia, 11 de enero, donde Nisman regresa corriendo a Buenos Aires da la casualidad que mas de un millon y medio de personas se manifestaron en repudio a los atentados a los dibujantes de Charlie Hebdo. Creo que el momento para los servicios israelies, americanos y otros era el oportuno para aprovechar la ola mundial de repudio al terrorismo islamico y colar esta denuncia. Bueno, para mi estos hechos estaban unidos…

    1. Miguel Cervantes dice

      Si despues Nisman les servia mas muerto, teneindo en cuenta lo endeble de la denuncia, saquen ustedes sus propias conclusiones…

      1. Miguel Cervantes dice

        el dia 6 Nisman comunico a Laura Alonso que queria encontrarse con ella…El atentado a Charlie Hebdo fue el 7 de enero. si mis sospechas son ciertas esos sevicios estaban, por lo menos, al tanto del atentado…

  9. Hugo Ortiz dice

    ya que te basas en Kollman no te olvides de agregar la nota de página 12 escrita por este señor que dice que NO HUBO MUERTOS DE LA DAIA el 18J . me extraña que sigas usando data de un periodista que falsea y falta el respeto de los muertos . pero bueno , eso es justicia partidaria , y no objetiva .

  10. Hugo Ortiz dice

    garciana , como detallista que sos se te pasa por alto , todo el tiempo que la causa amia estuvo en un limbo , con nisman y con los kirchner
    como máximos responsables. nunca explican porque de culpar a Irán luego optan Cristina y Timerman en firmar ese extraño memorandum que hasta el mismo dice que no midió sus consecuencias. Stiuso era infalible durante 10 años del kirchnerismo , luego se desentienden de esa epoca. no queda muy claro porque .0 autocritica , es mas fácil culpar solamente a los macristas , a los israelíes, a los estados unidos , pero la injusticia de amia lleva 25 años .

    1. Ricardo Alberto Comeglio dice

      ¿Y qué cambió con Macri? ¿Que hicieron con los imputados iraníes? ¿Cuándo le van a tomar la indagatoria que legalmente lo tienen que hacer los jueces argentinos? ¿Cómo van a hacer para traerlos a declarar? ¿Acaso se dejó de instruir la causa de la denuncia de Nisman por su muerte? ¿Acaso la muerte de Nisman cambió algo la situación que existía antes de su muerte? Nada, de nada, sólo lograron culpar a CFK por un hecho que no le redituaba en lo más mínimo, que no frenaba ninguna causa judicial en su contra, que no cambiaba nada de nada. ¿Para qué matarlo entonces? Es muy obvio que el unico cambio visible que hubo fue que Macri logró ser Presidente. ESO SÍ QUE ES UNA MUY FUERTE SOSPECHA EN CONTRA DE MACRI EN RELACIÓN A QUIÉN SE BENEFICIÓ CON LA MUERTE DE NISMAN.

  11. Hortencia Martínez dice

    No hay dos equipos medicos forenses: hay un equipo de Suprema corte. El de gendarmería dió un informe sobre el hecho sin haber participado de las pericias ni de la autopsia.

  12. Sergio Rafael Gómez dotdi dice

    CASANDRA
    Como ella, tantas veces despida. La contundencia, de tu nota, servira, quizá, a, ‘academicos»amigos que sostuvieron la, teoría del asesinato. Haría bien que su testaferro mame, se hiciera, cargo de los dólares, gastados en gatubelas y propiedades en la, Banda, Oriental.
    Profeta, del odio, reúne sus acólitos en actos que marchitara la Historia.

  13. Christian dice

    Más te leo, más me enamoro. Gracias.

    1. Mariluque dice

      Y yo. Gracias Graciana.

  14. Horacio Godoy dice

    Un amigo muy preciado me dijo (aclaro a las 48 hs de conocido el hecho) que Nisman se había suicidado y que el mismo fue inducido, y aquí la sorpresa, sostiene que el autor de dicha inducción fue: SU MADRE SARITA. Su problema son las razones de dicha señora porque allí se enredo y enreda en explicaciones desde religiosas relativas a que la calidad de judío lo da la madre y por ende las hijas de Nisman, no lo son y había que preservar la prole de la hermana del fiscal, hasta económicas y que había preservar el dinero (ahora sabemos que mal habido) de las cajas de seguridad y cuentas internacionales, donde Sarita tenían amplio acceso. Creo que cierta animosidad religiosa (aclaro que mi amigo es muy católico) pueden ensuciar su teoría, pero que sin embargo elementos facticos le dan la razón, sobre todo en el manejo del dinero.
    Pero creo que entrar si Nisman se suicido per se o inducido, es ingresar en un laberinto que nada aporta. Lo concreto y discrepo cuando dicen que su único acto digno fue pegarse un tiro. La verdad Nisman es la demostración mas palpable de lo peor de la condición humana y su suicidio no lo reivindica, lo único que confirma que era un cobarde y basta.

  15. [email protected] dice

    Gracias por su punto de vista. Y reflexión.

    1. Patricia dice

      Excelente, como siempre.
      Precisa y didáctica.

  16. Silvia Cisneros dice

    Las alertas rojas no fueron canceladas. Las escuchas eran ilegales. La denuncia del encubrimiento carecía de pruebas.
    Esto está muy claro para mi que no se nada de derecho. Por qué no para Nisman?
    Era tan atolondrado? Pensó que iba a engañar a todos? Qué Cristina y Héctor no iban a reaccionar?
    Con respecto a su muerte (me inclino por el suicidio o un disparo accidental) se especularán mil motivos pero es difícil que se esclarezca mientras sigan teniendo poder de decisión jueces y fiscales a las ordenes de embajadas y corruptos poderosos.

  17. HERNÁN DE ROSARIO dice

    La doctora Graciana Peñafort brinda una excelente descripción de la pesadilla que le tocó vivir a Alberto Nisman en los momentos finales de su vida. El por entonces fiscal de la UFI AMIA, cargo al que accedió gracias al presidente Néstor Kirchner, de pronto descubrió que lo habían dejado solo, a merced de sus miedos e inseguridades. Recuerdo perfectamente su participación en el programa A Dos voces pocos días antes de su fallecimiento. Entrevistado por Edgardo Alfano se mostró duro y desafiante, seguro de sí mismo. El lunes 19 debía concurrir al Congreso para ampliar su denuncia, de una gravedad institucional inédita en nuestro país. Porque de lo que se trataba era de una acusación de encubrimiento de los acusados por el atentado a la AMIA que involucraba directamente a la presidente Cristina Kirchner. Ese lunes por la mañana los argentinos nos conmocionamos al enterarnos de la peor noticia: Alberto Nisman había sido encontrado sin vida en su departamento. Tenía un disparo en la cabeza.

    A partir de entonces quienes somos legos en materia penal comenzamos a interesarnos por un hecho que sacudió fuertemente el escenario político. A tal punto lo hizo que fue, qué duda cabe, una de las causas principales de la derrota del gobierno en el ballotage del 22 de noviembre. Adquirieron notoriedad la fiscal Viviana Fein y el señor Diego Lagomarsino, quien aparentemente fue el último en ver con vida al fiscal. Apenas se tuvo conocimiento de la muerte de Nisman dos hipótesis entraron en conflicto. Hubo quienes enarbolaron la bandera del suicidio; otros, la del asesinato. El carácter político de ambas hipótesis fue innegable. Los defensores del gobierno no se cansaron de reiterar que el fiscal se había suicidado. Para los enemigos del kirchnerismo Nisman había sido asesinado para evitar que ampliara su denuncia contra Cristina Kirchner, Héctor Timerman y compañía. Quienes más se esmeraron por fogonear la hipótesis del asesinato fueron la señora madre de Nisman, su ex esposa, los medios anti K y, fundamentalmente, el sector de Comodoro Py enfrentado con Cristina.

    La grieta sacudió también a los médicos forenses que tuvieron la delicada tarea de dilucidar las causas de la muerte de Nisman. Hubo un desacuerdo total entre los dos equipos forenses que intervinieron en la causa. A este respecto invito a leer el artículo publicado en Perfil en las últimas por el periodista Leonardo Nieva titulado “¿Homicidio o suicidio? Por qué los peritos no se pusieron de acuerdo”.

    “El principal interrogante del caso Nisman probablemente nunca se resuelva. Y no por rigor científico. Es que los dos equipos forenses que intervinieron en la causa arribaron a conclusiones distintas sobre lo que pasó en el baño del departamento de Le Parc, el 18 de enero de 2015: el Cuerpo Médico de la Corte Suprema de Justicia, por un lado, entendió que no hubo terceras personas en la escena, y el equipo de Gendarmería Nacional lo diametralmente opuesto. En una muerte dudosa pueden convivir decenas de teorías sobre el móvil -e incluso perpetuarse en el tiempo, como en el caso de María Marta García Belsunce y otros tantos (Dalmasso, Briant, Herro, etc. etc.), pero solo una sobre cómo pasó. Ambos equipos analizaron los patrones de las manchas de sangre que había en el baño cuando el fiscal de la causa AMIA fue encontrado sin vida con una herida de arma de fuego en la cabeza. Veamos. La interpretación que hacen los gendarmes se fundamenta en la ausencia de «partículas características de residuos de disparos» (el barrido electrónico y el dermotest dieron negativo, aunque los expertos coinciden que esta prueba no es categórica) y parten de la hipótesis que la mano derecha de Nisman tuvo que ser presionada por otra persona porque tenía manchas de sangre. Para ellos Nisman fue ejecutado estando de rodillas, de frente a la bañera y de costado al vanitory. En cambio, los peritos del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia destacan en su informe que sólo hallaron huellas de tres personas que fueron debidamente identificadas: Alberto Nisman, su mamá, Sara Garfunkel, y su asesor informático Diego Lagomarsino. Sin huellas de terceros ni señales de una escena acomodada o limpiada entienden que no se puede probar la presencia de terceras personas. “Ninguna de las observaciones indican con certeza pericial médico-legal que se haya tratado de un hecho homicida”, señala el estudio. Además, interpretan que la ausencia de residuos de pólvora en la mano del fiscal no es ilógica en la teoría del suicidio porque eso podría deberse a la sangre que tenía y que pudo haber eliminado a algunos de los componentes necesarios como para sospechar que efectuó el disparo. Los golpes que presentaba el cuerpo también fueron entendidos de manera distinta: los forenses de la Corte señalan que se condicen con una caída posterior al disparo y los de Gendarmería aseguran que la presencia de ketamina -una droga con fines anestésicos pero que también se usa como droga recreativa en fiestas electrónicas- indica que podría haber sido reducido a los golpes antes de ser ejecutado. Lo curioso de esta conclusión es que la escena del crimen no arrojó signos de una pelea. No hay ni una gota de sangre -con excepción del baño donde fue hallado el cuerpo del fiscal- ni señales de desorden, ni puertas forzadas. Nada de eso. Sobre la mecánica de la ejecución, el informe de los gendarmes es ambiguo: plantea que la pistola pudo haber sido empuñada por un tercero que se posicionó detrás del fiscal, aunque no descarta que el ejecutor haya sido el propio fiscal. El extenso informe de Gendarmería, en el que intervinieron cuarenta peritos en criminalística, balística, medicina legal y rastros, entre otros, también destaca la manipulación «de terceras personas presentes en el lugar del hecho”. Por ejemplo, y sobre el análisis de una gota de sangre hallada en el borde superior del inodoro, asegura que no la pueden vincular con el momento del disparo (suponen que habría sido previo), aunque aclaran que eso también podría deberse a la contaminación de la escena por parte de los efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) que ingresaron al departamento. «El tiempo que pasa es la verdad que huye», dice Edmond Locard, médico francés y creador del primer laboratorio policial. La célebre frase sintetiza los vaivenes de una causa que no logra salir de una encrucijada que se planteó desde la hora cero. A cinco años de la muerte más conmocionante de los últimos tiempos todavía sobrevuelan los mismos fantasmas”.

    La lectura del artículo da escalofríos. ¿Cómo es posible que dos equipos de médicos forenses emitan diagnósticos opuestos? Como algo dijo alguna vez “algo huele a podrido en Dinamarca”. Creo que nunca se sabrá qué sucedió realmente en ese departamento entre la noche del sábado 17 de enero y la noche del día siguiente cuando la señora madre del fiscal encontró sin vida a su hijo en el baño. ¿Hubo zona liberada? ¿Dice la verdad Lagomarsino? ¿Dice la verdad la viuda de Nisman? Y lo que es más delicado: ¿dice la verdad la madre del malogrado fiscal? ¿Dice la verdad la fiscal Fein? ¿Dice la verdad Sergio Berni, quien fue uno de los primeros en arribar al departamento?

    Lamentablemente, es altamente probable que jamás logremos saber cómo murió Alberto Nisman.

    1. Hortencia Martínez dice

      No hay dos equipos medicos forenses: hay un equipo de Suprema corte. El de gendarmería dió un informe sobre el hecho sin haber participado de las pericias ni de la autopsia.

      1. Carlos Maqueda dice

        Exactamente. Es lo que estaba pensando al leer el comentario de Hernan.

  18. Aiducha dice

    Ayyyyy! Cuánta confusión. Cuánto relato. Cuánto ocultamiento. A pesar de todo…¡pobre tipo! Fue su peor enemigo, su asesino.

    1. Christian dice

      Más te leo, más me enamoro. Gracias.

  19. Ricardo Alberto Comeglio dice

    1) Para que los iraníes no fueran juzgados el que debía declinar la denuncia era el Fiscal, no Cristinay el Fiscal era Nisman.
    2) Para que no se declarara culpable a los iraníes los que debían decidirlo eran los jueces, no Cristina.
    3) Para que se pudiera procesar a los iraníes los que tenían que interrogarlos eran y son los fiscales, no Cristina.
    4) Para decidir cualquier cosa en el expediente judicial sólo lo deben firmar los fiscales y los jueces, no Cristina.
    Entonces ¿cómo iba a hacer Cristina para que todo eso ocurriese sin que ella tuviera posibilidad de firmar por alguno de los fiscales y jueces?
    ¿A quién le cabe aún la duda de seguir creyendo que Nisman tenía cerebro al presentar la denuncia contra Cristina y excluirse él en el delito de encubrimiento por cuanto sin su propia firma los iraníes no podían quedar en libertad?
    ¿Cómo es posible que se crea que a Nisman lo mandó a matar Cristina y a la vez ésta dió la orden de que borraran todo lo que tenía Nisman en su celular privado y en su computadora y le ordenó a Yahoo que no mande los e-mail que Nisman mandó ese domingo?
    ¿Cómo es posible que todavía existan estas sin razones tan evidentes en la discusión de un país?
    ¿Acaso Cristina quería que nadie se enterase de lo que Nisman habló por teléfono y pudo ordenar que borraran su teléfono celular y a la vez le dió la orden a todos los que Nisman llamó para que no comenten nada de lo que hablaron con él?
    ¿Acaso se puede ser más estúpido como para seguir sosteniendo que Cristina lo mandó a matar?

    2) Con el Memorandum vigente Nisman debía ir a Irán e interrogar a los iraníes, pero debía hacerlo presentando las pruebas que había en contra de ellos con el fin de justificar su interrogatorio. Si los iraníes vienen a la Argentina es lo mismo, para interrogarlos hay que presentarles las pruebas que hay en su contra.
    Nisman no tiene ninguna prueba en contra de los iraníes que sean válidas para esas circunstancias y eso quedó demostrado cuando los ingleses dejaron libre a un iraní que retuvieron por las alertas rojas y jamás les llegó a Inglaterra prueba alguna para seguir demorándolo y no les llegó porque de aquí Nisman ni el Juez se las mandaron y no se las mandaron porque no las tienen.
    Entonces ¿cómo podía zafar Nisman de hacer ese ridículo internacional? Fácil, denunciando estúpidamente a Cristina de que quería encubrir a los iraníes.
    ¿Y por qué dice que Cristina quería encubrir a los iraníes? Porque sabía que si se cumplía con el Memorandum él tenía que ir a Irán a hacer el ridículo de no poder presentar ninguna prueba jurídicamente válida contra los iraníes y eso haría que no le quedara más que ordenar dejaran en libertad a los iraníes.
    ¿Cristina iba a ordenar que los liberaran? No, no podía, no puede y jamás podrá. Nisman era el que quedaba obligado a ordenarlo.
    Este final cantado lo tuvo en su mente Nisman y como un niño malcriado no aceptó la realidad y entonces le echó la culpa al que primero pudo y en la Argentina siempre está Cristina para echarle la culpa de cualquier cosa, así es que se la echó a ella y listo.

    La República Argentina es demasiado importante como para seguir jugando este deliro de juego infantil e inmaduro que esta gentuza quiere que juguemos.

    BASTA YA DE IDIOTECES y dediquémonos de una buena vez a algo más importante, como es desarrollarnos con justicia social.

    1. Alicia Inés Maxuach de Díaz dice

      Excelente análisis. Sostengo que «alguien» convenció a Nisman que con su denuncia caería Cristina y luego nadie le pediría las pruebas

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.