Alta Sociedad

La Sociedad Rural advierte sobre un posible incremento de las retenciones

 

El proceso de verdad y justicia que organismos de derechos humanos impulsaron en nuestro país es la diferencia que existe con países en la región como Bolivia, que acaba de sufrir un golpe de Estado policial y militar. Pero los sectores reaccionarios que demostraron su intolerancia y capacidad de movilización en el lockout patronal que cortó el abastecimiento de las ciudades en 2008 están aquí en estado de alerta, ante el cambio de gobierno que nos espera dentro de cuatro semanas.

“La Sociedad Rural de San Pedro reflexiona y comparte su alerta por la pasividad con la que desde las cabeceras de las entidades ruralistas se mantiene un silencio preocupante ante la inminente aplicación de medidas de confiscación para productores con la implementación de una nueva medida de incremento de retenciones”, expresa el comunicado de la Sociedad Rural de San Pedro “La 125 en la mira de los Correcaminos». Su texto, fechado el 2 de noviembre, señala que: “El Presidente electo Alberto Fernández será embestido una vez más por su compañera de fórmula quien indudablemente ha entendido y aplicado el mensaje ventajero y subliminal de los dibujos animados de Walt Disney que criticó en una reciente charla”.

 

 

 

 

“Volveríamos a un monocultivo de soja, cuando hoy tenemos casi un 33% de trigo, un 33% de maíz y un 33% de soja de primera. De 20 millones de toneladas de trigo que estamos cosechando, volveríamos a las 7 o 9 toneladas, bajaríamos más de 10 toneladas. De maíz, de 48 millones de toneladas —que son los estimativos—, bajaríamos a 18 o 20 como estábamos antes. Bajaría notablemente y se volvería al monocultivo de soja”, expresa el presidente de la Sociedad Rural de San Pedro Edgardo Salmoiraghi, ante la pregunta de qué pasaría ante una suba de las retenciones. “No es que crecerían los millones de toneladas de soja porque se dejaría de aplicar tecnología al tener menor ganancia”.

Explica que hablan de estado de alerta para estar preparados, “para que no vuelva a pasar una 125″. A la pregunta de por qué califican a las retenciones de confiscatorias, responde: “Eso no es un impuesto, es una cosa confiscatoria, no existe en ninguna parte del mundo. Vos fijate que en el mundo subsidian la producción y acá se la sacan a la producción. Por eso te digo que es confiscatorio, porque es un impuesto a la producción”, expresa sin advertir que las retenciones se aplican en muchos países del mundo.

Las retenciones tienen un doble propósito. Por un lado el recaudatorio, que el Estado pueda hacerse de los dólares suficientes para que la fertilidad del suelo con que la naturaleza benefició a la Argentina beneficie a todo el país y no solo a una minoría. Por otro lado, la desvinculación de los precios internos de los internacionales.

Sin embargo, para el Presidente de la Sociedad Rural de San Pedro “no pedimos subsidios como en muchas parte del mundo, pero acá ponen impuestos que son confiscatorios”. Salmoiraghi recomienda para que el país salga adelante que “ponga el hombro el sector político de una vez por todas, porque siempre lo pone la gente. No pueden ser los sueldos de diputados y senadores, lo que gana un concejal,  un intendente».

Para Edgardo Salmoiraghi  no habría que subir las retenciones al trigo ni al maíz. Y las de la soja «dejarlas como están porque eso le va a producir al país millones de toneladas. Si se suben las retenciones, baja la producción y la entrada de dólares para el país es la misma”. Sí está de acuerdo en bajarlas gradualmente.

 

Edgardo Salmoiraghi, presidente de la SRA de San Pedro.

 

Su propuesta es “bajar el gasto público, pero no con el empleado público sino con el sueldo de los políticos”. Salmoiraghi afirma que por un instante dejará de hablar como el presidente de la Sociedad Rural para hablar “como pequeño y mediano productor. Me vas a ver con las manos llenas de grasa, con la cara llena de tierra, porque ando con el tractor, relevo a la gente. No me dan los números como están porque la presión tributaria es grandísima en el país. Es el sector político el que tiene que poner. Vos le sacas al sector agropecuario pero no te olvides que el sector invierte en dólares porque todos los insumos que compramos son en dólares. Y si nos viene mal la cosecha perdemos. “Compro insumos en dólares, fertilizantes en dólares, pago alquileres que no son en dólares pero son precios en granos que está fijado en dólares, entonces no podés sacarle a uno para darle a otro”.

Según su queja, “nadie pone la mano en el bolsillo. Si a mí me va mal, que me den los periodistas, ¿a vos te va a gustar? Sáquenle a Tinelli, a Longobardi, a Etchecopar, a los bancos, sáquenle a los que quieran. Pero a un sector que está en marcha, ¿lo vas a deprimir de vuelta? No hay problema, pero en vez de 110 millones de toneladas que estás produciendo vas a producir de vuelta 70, 80”.

Para Edgardo Salmoiraghi tiene que haber una reforma tributaria, una reforma laboral y tienen que poner el hombro los políticos. “Vos me sacas a mí y digo que les saquemos a los periodistas. ¿Vos sabes cuánto invierto yo en productos? Si no sabés cuánto invertimos en productos tenemos que terminar esta charla”, dice con enojo mientras describe que le están teniendo el teléfono para poder contestar el mensaje porque tiene las manos llenas de grasa. Comenta con dolor que hace un rato se suicidó un productor amigo y decide cortar la conversación. “Estoy muy mal porque se suicidó ese productor por los bancos. Entonces aprieten a quien tengan que apretar. No hagan folklore del campo. Porque es muy lindo hacer folklore del campo. Que ponga el hombro el sector político”, reitera.

Salmoiraghi sucedió en mayo a Raúl Victores, quien estuvo 16 años como presidente y 10 años como vice de la Sociedad Rural, donde continúa como vocal titular.

 

Procesado Victores con su diploma a 10 años de la 125.

 

Dice que no tiene ninguna expectativa con el gobierno que asumirá el 10 de diciembre. “Nosotros tenemos muy buena memoria y memoria productiva. Durante gran parte de esos 12 años estuvo este señor (por Alberto Fernández) que de un lado y del otro estuvo ligado al gobierno y con gran poder de decisión. Y al no tener expectativas, no sabemos con cuál nos vamos a encontrar, si con el de hace de ocho meses que acusaba a los que son sus socios o con el que está hablando ahora”. Para Victores las retenciones son necesarias en tanto y en cuanto otros sectores no aporten. “Es la hora del poder político. Me parece que habría que repatriar algunos capitales que se han ido no debidamente bien habidos. Y desde ya que hay que achicar el Estado y bajar los gastos”, sostiene.

El ex presidente de la Sociedad Rural de San Pedro y actual primer vocal indica que el sector no tiene margen para “ningún tipo de mochila”, y explica cómo se está trabajando en muchas zonas: “Son números muy adversos”, indica.  “¿Creés que el pan vale lo que vale por el trigo? El trigo influye en el precio del pan en un 6 o 7%, el resto es la cadena de los amigos de los que van a estar sentados, que son los que han modificado y modifican los precios”, sostiene. “No comparto lo de la canasta básica. Estuvieron 12 años con la canasta básica y estalló todo por el aire. Tuvieron que guardar el INDEC para no saber dónde estábamos parados. Y las retenciones no son la garantía de que los precios estén bien al igual que la canasta básica. La prueba la tienen en esos 12 años”.

Para Raúl Victores es una decisión de las bases lo que pasaría si se incrementan las retenciones, pero cree que un no rotundo prevalecería. Pidiéndole un análisis a más de 10 años de aquel 2008, en el que tuvo participación activa en el corte de la ruta nacional nº 9 generando desabastecimiento y siendo procesado por ese lockout patronal junto a otros actores, su respuesta es: “Cada vez más viejo, lo demás queda para el recuerdo y cada cual hace el análisis que le parece. Fue algo que pasó. No tengo ninguna reflexión para hacer”.

El 24 de junio de 2016 el juez Federal de San Nicolás Carlos Villafuerte Ruzo resolvió sobreseer a Ricardo Oscar Ostán; Eduardo Bussi; Margarita Rosa Stolbizer; María del Carmen Alarcón; Mario Rafael Carlos Llambías; Raúl Plácido Victores; Norma Mabel Atrip; Mario Leandro Barbieri; Juan Ángel Almada; Jorge Omar Bosicovich; Hugo Luis Biolcati; Luciano Miguens; Adolfo Silvio Etchehum; Fernando Alberto Gioino y Osvaldo Alberto Semiele en orden al delito de entorpecimiento de servicios públicos por los que fueron indagados. Pero el 11 de diciembre de 2017 —casi 10 años después de los hechos—, la Cámara Federal de Rosario con votos  de Fernando Lorenzo Barbará, José Guillermo Toledo y la abstención de de Jorge Sebastián Gallino declaró la nulidad de la resolución de Villafuerte Ruzo, confirmó que la acción penal no se encuentra prescripta y revocó la falta de mérito dictada en a favor de los imputados en 2008.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

7 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Fernando:

    Una crónica interesante.

    José Larralde en “El porque” decía: “…Pregúntale al disgraciado/ el motivo de sus males,/el porque le va a salir como chancho en los maizales.” “…andá y decile al patrón/ por qué no te da el aumento,/ la pucha si lo ha estudiado/ que hasta te larga contento.” “es hora que andes pensando/ el por qué de tu existir,/ no sea cosa que la copla se te vuelva a repetir”.

    Una digresión, si me permite:

    En el libro “Las tropas norteamericanas y la geografía del saqueo: América Latina, Mercosur y Paraguay en la mira” (biblioteca.clacso.edu.ar) del año 2005, podemos leer en el capítulo 2, bajo el título “La territorialidad de la dominación. Estados Unidos y América Latina”, lo que Ana Esther Ceceña, refería:

    “Si la tecnología representa uno de los pilares fundamentales de definición de la competencia internacional y de construcción de la hegemonía, otro, de similar envergadura aunque de muy distinta naturaleza, es el territorio. Una vez conformado y generalizado un nuevo paradigma tecnológico y re-trazadas las líneas principales de la valorización del capital y de sus mecanismos de dominio, el diseño de una nueva geografía, correspondiente al nuevo momento tecnológico y a sus búsquedas, se ha constituido en el campo privilegiado de disputa.”

    “Dilucidar cómo se construye esa nueva geografía y quiénes son sus agentes es asunto de la mayor importancia si queremos entender los procesos sociales que subyacen a los movimientos económicos aparentemente impersonales e inapelables, y si queremos recuperar nuestra capacidad de auto-organización contribuyendo a una de construcción radical del sistema de dominación. El territorio complejo, entendido como espacio material y simbólico de asentamiento y creación de la historia y la cultura, así como de la construcción de utopías colectivas y alternativas societales, es el punto de partida de la construcción de identidades y el lugar donde se forjan las comunidades de destino (Otto Bauer), el origen de los significantes primarios de la simbólica regional (Giménez, s/f) y «el espacio de derecho, libertades y posibilidades para vivir y crecer en la propia cultura» (Robles, 1998: p. 2).”

    “El diseño de una nueva geografía y la construcción/modificación de los modos de uso del territorio implican entonces una transformación profunda de las relaciones sociales, de las relaciones entre naciones, de las historias y culturas regionales y del imaginario colectivo como expresión del juego de fuerzas entre las distintas visiones del mundo. La concepción y uso del territorio es un ámbito de lucha civilizatoria, cuyo significado e implicaciones son muy profundos. Al respecto, la diferencia no resuelta entre los pueblos y culturas del mundo y los agentes del proceso capitalista, en el sentido más amplio del término, se expresa, entre otras formas, en que «Occidente es la única civilización designada con un referente geográfico, y no con el nombre de un pueblo, religión o zona geográfica particulares[sic]. Tal denominación saca a la civilización de su contexto histórico, geográfico y cultural» (Huntington, 1997: p. 52). La trascendencia de este proceso de lucha por el establecimiento de una nueva territorialidad no se restringe al uso económico de la tierra y sus recursos o al uso político estratégico de los espacios geográficos en sí mismos, sino que conlleva un cambio de contenido y dinámica en todas las dimensiones de la vida social. No se trata, como en otros casos, de una simple privatización de algún espacio estatizado (por complicada que ésta sea), sino de la expropiación de territorios y riquezas naturales junto con el sentido de la vida que han construido históricamente. Modifica conceptos como nación y soberanía, poniendo en primer plano de discusión la capacidad de autonomía o autodeterminación de la sociedad. ¿Quién, cómo y por qué se deciden los destinos de la humanidad? ¿Cuáles son los límites y los contenidos específicos de estos poderes abstractos que se ciernen sobre la humanidad? ¿Cuáles son sus vehículos o correas de transmisión? ¿Cómo puede la sociedad retomar las riendas de su historia y construir sus utopías?”

    “Desde nuestra perspectiva, el proceso de construcción de la hegemonía que emana de las relaciones mismas de competencia y de la expropiación creciente e ilimitada es protagonizado, desde el poder, por un sujeto dicotómico, que se desdobla y se reintegra con dos lógicas y estilos distintos, pero confluyentes: en uno de sus desdoblamientos se manifiesta bajo la figura de los empresarios poseedores del capital y, en el otro, bajo la del estado que formula las estrategias genera es de apropiación y dominación y que, en esa medida, los representa, les abre fronteras y los protege (Ceceña, 2001p).”

    “En este trabajo nos proponemos demostrar cómo las estrategias y políticas de reposicionamiento territorial de Estados Unidos, particularmente en América Latina, responden a las exigencias tanto de crear condiciones más favorables para la competencia que tienen que enfrentar las empresas de origen estadounidense, como a las de control político-territorial de regiones insubordinadas o en proceso de insubordinación, y son abiertamente conducidas por el estado a través de sus agencias de investigación científica, conservación del medio ambiente, control del narcotráfico o policiaco-militares. Es decir, responden a la exigencia de permanente validación y renovación de la capacidad hegemónica del sujeto dominante, a saber: la burguesía originaria asentada en Estados Unidos (Ceceña, 2001p).”

    “Este comportamiento desdoblado o esquizofrénico (característico de una sociedad sustentada en el antagonismo), que en las actuales circunstancias concede la dirigencia del proceso al estado, no desestima la importancia de la injerencia directa y decidida de las empresas. Nuestra convicción es que el proceso de establecimiento de la nueva territorialidad sobre la que se construye la hegemonía estadounidense proviene de una acción combinada entre estado y empresas, la cual se ha adaptado a las circunstancias particulares. Los ámbitos y posibilidades de acción de las empresas llevan a la promoción de intereses mucho más específicos. El estado, en cambio, al velar por estos intereses particulares, se encamina hacia el establecimiento de políticas y acuerdos generales que abran brecha para la entrada de capitales o que garanticen un funcionamiento general adecuado a las necesidades de disponibilidad y expansión de su control sobre recursos y territorios que se consideran estratégicos, o de manejo de poblaciones y conflictos.”

    “Sostenemos aquí que en este periodo de reposicionamiento territorial de Estados Unidos sobre América Latina, la combinación de los llamados Plan Colombia y Plan Puebla-Panamá constituyen el mecanismo de redefinición general de las relaciones en el continente, que posiblemente será confirmado por instauración del Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Por lo tanto, toca al estado construir las condiciones que garanticen el mejor desempeño y despliegue de las empresas y demás instancias de poder.”

    “El advenimiento de la informática sirvió como detonador del desarrollo en gran escala de las ciencias y actividades vinculadas al conocimiento genético, y en un tiempo menor del estimado permitió realizar la lectura del genoma de mayor complejidad y que ofrece las mayores posibilidades: el genoma humano.”

    “Desde el momento en que se automatiza el delicado trabajo genético, la búsqueda de especímenes y la investigación sobre sus principios activos, sus usos tradicionales y sus potenciales aplicaciones comerciales se perfila como una de las actividades de punta tecnológica y mercantil y, consecuentemente, como uno de los espacios privilegiados de la competencia.”

    “La concepción de la naturaleza como biodiversidad (Escobar, 1997) y la percepción de las actividades de conservación como medio de posicionamiento sobre los espacios de mayor densidad o especificidad germoplásmica han conllevado a las instancias de poder mundial participantes en la disputa a renovar la dimensión territorial de la misma.”

    “En ese sentido, las regiones tropicales que todavía conservan por lo menos una parte de sus riquezas naturales y que, como ocurre en la mayoría de los casos, están habitadas por poblaciones que han contribuido a su evolución y conocen muchas de sus aplicaciones prácticas son elemento esencial de potenciación de nuevos desarrollos tecnológicos, así como de muchísimos productos susceptibles de crear y conquistar amplios mercados.”

    “Ninguna región de la Tierra es igualable a la franja media del continente americano que abarca desde la extensa zona amazónica hasta las montañas y zonas frías de Puebla, pasando por un corredor de variada topografía, historia y culturas que alberga una infinidad de especies con un alto grado de endemismo y que, por sus condiciones históricas y coyunturales de relación con el sistema mundial, es en muchos sentidos un territorio cautivo, o potencialmente cautivo, de Estados Unidos.”

    Nota: El cuadro respectivo no me resultó posible insertarlo dado mis limitaciones tecnológicas, pero resulta interesante para observar.

    “El monopolio biológico natural que ostenta la franja tropical americana puede ser percibido midiendo su variedad y exclusividad como hábitat de especies pertenecientes a las ramas más estudiadas del universo biológico del planeta. Basten unos cuantos datos como ejemplo:

    Brasil tiene 55 mil plantas raras, Colombia 45 mil, México y Perú 20 mil cada uno y Venezuela, Bolivia y Ecuador entre 15 y 20 mil cada uno (World Resources, 1992-1993). Perú tiene 1 642 especies de aves y Brasil 1 567; este último tiene 485 especies de anfibios mientras Perú 233 (Estrada, 1995).”

    “Por su contenido, la posesión o control de estas tierras es fundamental, dentro de un esquema de competencia intercapitalista, pero también, y sobre todo, cuando las contradicciones generadas por un desarrollo intrínsecamente excluyente ponen bajo amenaza la libre disponibilidad de los recursos y los territorios. El aprovechamiento y monopolización de la biodiversidad exige una presencia insitu. Por el momento no es posible prescindir de las muestras de especies, ni se tiene un catálogo completo de las mismas. Algunas son reproducibles en laboratorio o en ambientes ajenos al original; pero muchas otras, la mayoría, no. En muchos casos, la especie no prospera fuera de su cadena y de su hábitat natural, sus posibilidades de evolución se empobrecen o se cancelan por el aislamiento, de manera que la competencia no puede tampoco prescindir de la mediación territorial.”

  2. Néstor Lugones dice

    Si vuelven a bloquear las rutas, gases, topadoras, arrestos y expropiación. Ni un gesto de debilidad frente a los agrogarcas. Y Junta Nacional de Granos.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.