Así se escribe la historia

Los actos nazis en Buenos Aires y Nueva York en 1938 y '39 y su muy distinta memoria

 

El 10 de abril de 1938, entre 12 y 15.000 personas celebraron en el Luna Park de Buenos Aires la anexión de Austria por Alemania, que prefiguró la expansión nazi sobre Europa que un año después derivaría en la Segunda Guerra Mundial. El diario La Prensa sostuvo que fue la mayor concentración nazi realizada fuera de Alemania.

El episodio es conocido y ha sido utilizado para perpetuar el mito del nipo-nazi-peronismo. Este video realizado por el History Channel muestra de qué manera se confunden las fechas y las circunstancias, de modo de implicar a Juan D. Perón en acontecimientos que ocurrieron años antes de que comenzara su carrera política. En febrero de 1938, Perón era un teniente coronel que se había desempeñado como agregado militar en Chile y esperaba un nuevo destino en el Estado Mayor del Ejército. Recién en 1939 emprendería su periplo europeo, donde conoció de cerca las experiencias del fascismo en Italia y del nazismo en Alemania. Nada de esto se precisa en el documental realizado por la señal de cable A+E Networks.

 

 

 

Menos conocido es que un acto similar se realizó en febrero de 1939 en el Madison Square Garden de Nueva York. Hoy podés ver aquí el documental Una Noche en el Garden, dirigido por Michael Curry. La fecha elegida fue el aniversario del nacimiento de George Washington, la convocatoria se denominó «Encuentro pro Americano» y hubo consignas como «Paremos la dominación judía de los cristianos blancos» o «Despierta América y aplasta al comunismo judío».

 

La inauguración de un campamento nazi en New Jersey, en 1937.
El saludo nazi en el Madison.

 

El alcalde de Nueva York, Fiorello LaGuardia—un evangélico de madre judía— pensó en prohibirlo, pero de común acuerdo con el Comité Judío Estadounidense y la Comisión Estadounidense de Libertades Civiles decidió que los organizadores ejercían sus derechos a la libertad de reunión y de expresión. Asistieron 20.000 personas y las manifestaciones antinazis convocadas para repudiar el acto rondaron las 100.000. Para impedir choques entre ambos grupos se movilizaron 1.500 policías. Debieron actuar, porque el trabajador judío Isidore Greenbaum, de 26 años, se aproximó al podio mientras hablaba el líder de la Coalición Germano Estadounidense, Fritz Julius Kuhn, y el servicio de seguridad del acto comenzó a golpearlo, mientras el público pedía sangre. Al año siguiente, Kuhn fue detenido por una estafa y luego deportado a Alemania.

El director Curry declaró que le parecía sorprendente que este material no se utilizara en todas las clases de historia. «Creo que este acto no forma parte de la memoria colectiva porque da miedo y vergüenza.  Cuenta algo sobre nuestro país que preferimos olvidar», la existencia de «un grupo significativo de estadounidenses que simpatizaban con ese mensaje antismita y de suprematismo blanco». El documental se estrenará en los cines el 26 de septiembre, un momento muy oportuno.

 

 

 

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

5 Comentarios
  1. LUIS HORACIO dice

    Soy PERONISTA y KICHERISTA, Y ADMIRO Y PONDERO AL IRI (italiano) y el INI (español), dos Institutos creados por Ley, despues de la segunda guerra mundial, que le dieron sus frutos a estos paises y fueron imitados por Argentina del 49 al 55. Dejemos no de joder con las ideologías y copiemosno de las cosas buenas¡¡¡¡

    1. Kurt Brainin dice

      De acuerdo con la gran importancia de crear condiciones económicas para que la gente viva mejor. Pero me parece que el nazismo es algo mucho más grave que una simple «ideología» y en estos comentarios estamos tratando de que no se utilice la forma fascistoide que tuvo inicialmente el peronismo para estigmatizarlo.
      El hecho real es que 70 años después el peronismo es la auténtica voz democrática del pueblo argentino y los nazis y fascistas están todos en el anti peronismo.

  2. María Alvarez dice

    Es director es Marshall Curry, no Michael

  3. Rolando dice

    Muy bueno.

    Agrego un detalle: por lo general, la conexión entre nazsmo y peronismo se suele fundamentar con el caso de Eichmann. El pequeño detalle, es que nunca explican porqué el ex jerarca nazi seguía en el país cuando el gobierno peronista ya había sido derrocado. Nunca se suele explicar cómo los mismos individuos que se dedicaban a recabar antecedentes de peronismo y a condenar por ello, resultaron tan poco interesados en los criminales de guerra nazis escondidos. Se ve que al antiperonismo de ayer y de hoy mucho no les molestaba…

  4. Kurt Brainin dice

    1) En los años 20 y 30 hubo un auge de la extrema derecha en todo el mundo provocado y estimulado por el miedo de los ricos a la revolución rusa de 1917. Sus ejemplos más notorios fueron la llegada al poder de Mussolini, Hitler y Franco.
    2) En el caso de la Argentina contribuyó también el que éramos de hecho una especie de colonia inglesa. Los movimientos nacionalistas consideraron normal una cierta afinidad con los enemigos de Inglaterra, en particular el fascismo italiano y el nazismo alemán. Como el golpe militar de 1943, el único que tuvo tintes nacionalistas.
    3) De ese golpe nació el peronismo, una evidente imitación en las formas del fascismo italiano. Pero que ya desde el principio tuvo características que lo diferenciaban y marcaron su destino futuro, así como su significado actual. Las ultraderechas europeas se basaron en la burguesía y señalaron como enemigos a los movimientos obreros. El peronismo, en cambio, se basó en los movimientos obreros y tuvo como enemiga a la burguesía. Sin hablar de que, por otra parte, dio dignidad a esa argentina mestiza hasta entonces radiada por los «blanquitos» de origen europeo. Por eso el anti peronismo siempre tuvo caracteres racistas, antes contra los «cabecitas negras» y ahora contra los «negros de mierda».
    4) Los anti peronistas siguen considerándose «democráticos» frente a un peronismo «fascista». Pero es innegable que si en la Argentina de hoy, como en todas partes, siguen existiendo los fascistas ellos están todos en el anti peronismo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.