Aterrizaje forzoso

Guatemala da marcha atrás con la compra de dos aviones, que Macri promocionó con bombos y platillos

 

El gobierno de Mauricio Macri promocionó la venta de dos aviones livianos a Guatemala como un hecho histórico. Pero la alegría duró menos de diez días. Por el escándalo institucional que generó el negocio con Argentina, Jimmy Morales, el actor que llegó a Presidente, dio marcha atrás con la compra. La administración Macri amenaza con demandar a la república centroamericana por incumplir con lo pactado.

El idilio entre Macri y Jimmy Morales se apagó en poco más de una semana. La foto del Presidente guatemalteco dentro de uno de los dos aviones Pampa III que se había comprometido a adquirir por 28 millones de dólares en la Base Aérea de El Palomar parece de otro mundo, pero es del 3 de julio.

El acuerdo que se firmó ese día incluía la venta de los dos aviones livianos de entrenamiento, promocionada como la primera en la historia de la Fábrica Argentina de Aviones (FADeA), así como el entrenamiento de los pilotos guatemaltecos y el mantenimiento de las aeronaves y la provisión de repuestos durante 18 meses.

Morales dijo, emocionado, que iban a usarse para combatir el narcotráfico. Macri les había augurado el mismo fin cuando las presentó en sociedad el 5 de diciembre del año pasado desde Córdoba. Durante ese acto, celebró que FADeA volvía a producir después de diez años y anunció que estaba en tratativas con empresas privadas y con países como Israel, Emiratos y Brasil para empezar a vender aviones.

En realidad, la primera venta fue a Guatemala y terminó en la nada. Jimmy Morales está denunciado ante la justicia de su país por defraudación por haber usado un tratado firmado durante las dictaduras para saltar las leyes que regulan las compras en la república centroamericana.

Desde 2017, Morales viene obstaculizando el trabajo de la la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), denunció días atrás Amnistía Internacional. Además promueve una nueva amnistía para los perpetradores de masacres, que en los últimos años empezaron a ser llevados a la justicia.

 

 

 

 

 

La denuncia

Acción Ciudadana, el capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional, presentó esta semana una denuncia por fraude contra Morales y su ministro de Defensa, Luis Miguel Ralda Moreno, por la compra de los aviones.

“Hicimos todas las consultas con los entes responsables para llevar a cabo este convenio de cooperación con la República Argentina”, había dicho Ralda para justificar el negocio con Macri. “Se nos dijo que existía el espacio presupuestario y la capacidad por parte del Estado de Guatemala para adquirir estas aeronaves. De esa forma le quiero decir que vamos a hacer una negociación completamente transparente, que los pagos se van a hacer de banco a banco y que los fondos los va a proporcionar el Ministerio de Finanzas Públicas”.

Ralda también explicó la compra en base a la comparación con otros países de la región. Dijo que ellos casi no tenían aviones de interceptación mientras que El Salvador tiene catorce A37B, mientras que Honduras y México tienen aviones F5.

“Es por lo que las aeronaves del narcotráfico escogen el territorio guatemalteco porque saben que carecemos de esa ventaja de tener aviones de interceptación”. Un argumento bastante similar al que usó la administración Macri para justificar la declaración de emergencia en materia de seguridad y autorizar por decreto la ley de derribo y las compras sin licitación.

La denuncia de Acción Ciudadana sostiene que Morales evadió la Ley de Compras y Contrataciones del Estado, la Ley Orgánica del Presupuesto y la misma Constitución de Guatemala para llegar a un acuerdo con Macri.

Lo hizo justamente a través de un acuerdo de cooperación que habían firmado los dos países el 27 de agosto de 1980, durante plena dictadura. El convenio hacía foco en la cooperación científica y tecnológica, a priori no estaban contempladas cuestiones relativas a la defensa o la seguridad.

 

Macri y Jimmy Morales en la Base Aérea de El Palomar.

 

 

La repercusión

Al igual que la Argentina, Guatemala renueva autoridades este año. Jimmy Morales fue perdiendo popularidad a medida que avanzaban denuncias –que van desde corrupción hasta delitos sexuales– contra él y su entorno. En la primera vuelta del 16 de junio se impuso la candidata Sandra Torres, pero no le alcanzó y se celebrará un balotaje el 11 de agosto, el mismo día en que acá se realizarán las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias.

Después de una reunión en el Congreso, el subcontrolador de Probidad de la Contraloría General de Cuentas de Guatemala, Fernando Fernández, recomendó al Ministerio de Defensa no proceder con la compra. “No se ajusta a las normas”, dijo.

Fue el vocero del ejército, Oscar Pérez, quien anunció que el ministro de Defensa –también denunciado como Jimmy Morales por Acción Ciudadana– iba a acatar las recomendaciones. “No hay ninguna situación que comprometa al Estado de Guatemala a una sanción económica por no continuar con el proceso de adquisición”, agregó.

En Argentina –hicieron saber vía Infobae– trabajaban para denunciar el incumplimiento de Morales. Según publicaron, estaban abocados a la tarea en FADeA, la Cancillería y el ministerio de Defensa de Oscar Aguad, que esta semana tuvo su semana de gloria al reivindicar como ex combatiente de Malvinas a Aldo Rico y al decir que el levantamiento carapintada de Semana Santa fue un “acontecimiento chiquito”.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.