Bach y Piazzolla dan para todo

La musica que escuché al escribir

 

A raíz de mis recuerdos de infancia sobre Bach, una amiga alemana me envió algunos videos de la acordeonista letona Ksenia Sidorova, a quien escuchó en un concierto con la Filarmónica de Colonia.

Lo primero que me llamó la atención es su aire a Zeta-Jones, pero de 30 años. Cuando tenga más tiempo para buscar archivos que lo ilustren voy a volver sobre este tema de las jóvenes concertistas y trataré de encuadrarlo dentro de las discusiones actuales sobre el feminismo, muy en la onda de la discusión Mengolini-Barón.

En este caso, me gusta más ella que lo que toca. Pero hay una gran cantidad, sobre todo de pianistas que te dejan con la boca abierta no sólo por su simpatía, como ocurría a mediados del siglo pasado con la celista inglesa Jacqueline Du Pre, la única que se acercó al salvajismo de Casals. Es decir, sin pasteurizar, como Sidorova o Yo Yo Ma, que a mi me suenan como virtuosos sin alma.

Escuchá tres fragmentos de Bach por Sidorova. Los dos primeros están bastante bien. El tercero desbarranca y no por culpa de ella. Por algo el jazz no es la música nacional de Letonia.

 

 

Curioseando sobre ella, encontré que también se le animó a Pantaleón. De hecho hay un programa que le dedicó la televisión alemana, titulado «De Bach a Piazzolla».

Aquí va:

Adios Nonino

Libertango

Romance del diablo

 

S’il vous plait y Sentido Único

 

Fantasía de Franck Angelis sobre Chiquilín de Bachín

Oblivion

 

A mi gusto musicalmente ella es una linda del montón. Pero qué grandes son Bach y Piazzolla, que dan para todo.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

21 Comentarios
  1. Norberto Lorenzo dice

    Horacio, dirás que yo tengo un toscano en la oreja, pero me parece que sos demasiado duro y terminante con la música de esta hermosísima letona. Además la pasión con la que toca es digna de admiración. Creo que hasta a Pantaleón Astor le hubiera gustado mucho.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.