Bailate esta

La música que escuché mientras escribía

 

Ya sabés de mi admiración incondicional por Pantaleón. La semana pasada, a propósito del libro de Gustavo Varela sobre Tango y Política, te invité a escuchar los dos discos grabados en 1955 y 1956 por su Octeto Buenos Aires. Poco después le hice un reportaje para una revista estudiantil, que no conservo. El manifiesto con que Piazzolla acompañó el lanzamiento decía que el nuevo tango no era para cantar, salvo excepciones (que él se permitió a lo grande y que le dieron la popularidad que anhelaba) ni para bailar. Julio Sosa dijo que le resultaba tan incomprensible como Picasso y Dalí. Nunca hay mejor homenaje que el de un tonto.

Pero aquel tango que él dio por muerto lo ha sobrevivido casi tres décadas y el baile que él aborrecía se ha impuesto, aquí y en todo el mundo. Hoy pueden coexistir sin conflicto. Podés amar a Pantaleón y a Di Sarli sin que nadie te reclame o te enrostre nada.

Para empezar el año, va una selección de tangos con palabras y para bailar, aunque haya gente que baila y no tiene palabra.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

8 Comentarios
  1. Juan manuel dice

    ……»como Picasso y Dalí. Nunca hay mejor homenaje que el de un tonto.»

    ¿Julio Sosa un tonto por su opinión bien autorizada sobre aquello que caracteriza al tango y aquello que no?

    Aquí puede analizar acerca de sus reflexiones;
    https://www.lanueva.com/nota/2012-10-18-9-0-0-sosa-y-piazzolla

    Y aquí, las palabras de Piazzolla sobre sus motivaciones;
    https://www.todotango.com/historias/cronica/125/Astor-Piazzolla-Octeto-Buenos-Aires-La-revolucion-post-francesa/

    Con toda la estima que siento hacia su persona por su trayectoria e intelecto, en perfecta sintonía con el contenido del portal, lo derrotaré dejando saldada definitivamente la dicotomía en si la obra final de Pazzolla era tango o no;

    El «tango» de Piazzolla fue como «el Peronismo de alta escuela» de Menem. ¿¿Se acuerda??…..¿¿se entiende??

    Estimado Don Horacio; tanto uno como otro utilizaron como trampolín y escudo al espacio que los identificaba y amparaba para satisfacer sus ambiciones personales- Y además, haciendo un enorme daño a ese espacio que les dio el ser.

    Esa la es la verdad-

    Fin.

  2. Francisco dice

    Toda lucha humana fué en contexto por la lucha de clases, dijo Marx. En el caso de la musica, las discusiones son basicamente acerca de los musicos que tocan porque SU musica los desborda o aquellos que quieren mostrar al mundo su habilidad como ejecutantes. Piazzolla es un caso curioso, pues su musica (melodías mejor) tienen una capacidad incomparable para llegar hasta el alma, con una creatividad de la que las lágrimas de multitudes que lo escuchamos en el mundo (exceptuar la «reina batata»que no creo que quiera a nadie) sin perder un atomo de calidad o elevacion.Con 82 en el lomo, una gripe de pibe me hizo escuchar unos tangos (por radio, claro) que me fajaron de por vida. Mi romance empezó con Lo que vendrá y Contratiempo. Preparense y Para Lucirse me terminaron a horno bajo. Debo confesar que desprecié el changa changa del octeto, un conjunto de músicos (ejecutantes)tocando para ellos,pero luego comprendí que era el macaneo del pura sangre para salir de las gateras con obras como la Milonga del Angel, ó las cuatro estaciones porteñas. Meterse con la calidad de Summit
    o los temas para el cine(que ya venian desde «5o año Nacional») sería como discutir la veracidad de lo que el gran Anibal dijo . » Si yo supiera tanta musica como Piazzolla……..sería Beethhoven» Con o sin letra, con o sin baile, Troilo, Astor y los grandes SON inmortales porque dejaron de lado el changa changa y entraron al alma de todos. Que nadie olvide que en el bandoneon el ejecutante no vé las teclas, es por eso que tiene que tocarlo con el alma.

  3. Lujan dice

    Horacio, esta todo bien, pero para los milongueros -que pocos quedan- , en la pista: Troilo, Pugliese, Di Sarli, D´arienzo en la línea media, completan D’agostino, Tanturi, Lucio Demare, y la carta continúa a gusto de cada uno; si también hay que escuchar a algunos que el tango cantado no se baila (?)… Y, siempre respetamos a Piazzola en su mandato: «Toco para que me escuchen, no para que bailen».

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.