Bienvenido al encierro

En algunos casos, sembrar terror puede ser más sabio que tomar las cosas con filosofía.

 

No soy virólogo ni epidemiólogo, pero me he hecho a la idea de que, aunque tengo más de 70 años y, por lo tanto, estoy entre de la población con mayor riesgo, tengo poco que temer del coronavirus por mi salud. Por razones de pura probabilidad, cuando tomo un avión pienso que podría caerse, pero es poco probable. De hecho, el virus sólo ha causado 3000 muertes en todo el mundo hasta ahora. Eso es nada comparado con las 80.000 muertes por la gripe estacional durante 2019. Las muertes en Italia por la epidemia (50 en el momento de escribir este artículo) son probablemente menos que las causadas por accidentes de tráfico en el mismo período, sin mencionar las muertes por accidentes de trabajo. En resumen, no temo en absoluto al contagio. En cambio estoy bastante preocupado por las consecuencias económicas para un país como el nuestro, que ha estado en declive durante algún tiempo.

Pero también sé que mi falta de preocupación, a pesar de tener una base racional, es cívicamente censurable: si fuera un buen ciudadano, tendría que comportarme como si estuviera en pánico. Porque todo lo que hacemos en Italia (cierre de escuelas, estadios, museos, etc.) tiene una función puramente preventiva, sólo torna más lenta la expansión del virus. Está pensado para los grandes números, pero apela a la responsabilidad de cada individuo.

El pánico que afectó a Italia (pero no solo a Italia, en Europa no hablamos de otra cosa) fue, en resumen, una elección política, o biopolítica, buscada por primera vez por la Organización Mundial de la Salud. Porque hoy, en una era donde las grandes democracias producen liderazgos grotescos, las verdaderas decisiones las adoptan (afortunadamente) grandes organizaciones supranacionales como la OMS, la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y otros bancos, enmendando en parte los caprichos neofascistas de las democracias actuales. Tedros Adhanom, el etíope que dirige la OMS, ha sido claro sobre la necesidad de prevenir: él sabe que el Covid-19 por ahora no está produciendo desastres, y que tal vez al fin de cuentas no haya sido más que una gripe ligeramente más traidora. Pero también podría convertirse en lo que fue la gripe llamadaespañola en 1918: infectó a un tercio de la población mundial causando entre 20 y 50 millones de muertes, más víctimas que todos los militares en la primera guerra mundial. En resumen, lo que da miedo no es lo que se sabe, sino lo que no se sabe, y sabemos muy poco sobre este virus. Lo conocemos día tras día, y eso produce  la angustia, nada irracional, ante lo desconocido.

Cabe señalar que en el caso de la gripe «española» el poder político hizo exactamente lo contrario de lo que está haciendo ahora: guardó silencio sobre la epidemia, porque la mayoría de los países estaban en guerra. Se llamó «española» porque solo en España, que no estaba en guerra, los medios hablaron de ello. Hoy los poderes (repito, cada vez más supranacionales, incluso en economía) han elegido la estrategia del pánico, para empujar a las personas a aislar el virus. Y, de hecho, el aislamiento de los enfermos ha sido durante siglos la mejor estrategia para sofocar epidemias intratables. La lepra estaba contenida en Europa, como también señala Foucault, precisamente aislando a los leprosos tanto como sea posible, a menudo relegados a islas fuera del mundo, como Molokai en Hawai, en la que se filmaron varias películas.

En agosto de 2011, estaba en la ciudad de Nueva York cuando se avecinaba el huracán Irene, que ya había devastado las Antillas. Me llamó la atención que, a través de los medios de comunicación, todos los expertos y políticos enviaron mensajes francamente catastróficos a los ciudadanos: «Será un desastre, dijeron, porque los neoyorquinos son arrogantes, presumidos». En realidad, los neoyorquinos siguieron perfectamente las prescripciones (también limpié el jardín de la casa siguiendo las ordenes), Irene pasó por Nueva York sin hacer daño. Entonces, esos expertos y políticos estaban completamente equivocados, ¿se divirtieron aterrorizando a la población? No, fue precisamente porque la población estaba asustada que se evitó el desastre. En algunos casos, sembrar terror puede ser más sabio que tomar las cosas «con filosofía».

Imaginemos que Italia en su conjunto, desde los medios de comunicación hasta los líderes del gobierno, hubiera adoptado la estrategia que se siguió ante la gripe «española», no tomar precauciones y permitir que el Covid-19 se difundiera en Italia como cualquier otra gripe. Todos los países, incluidos los europeos, hubieran aislado inmediatamente a Italia, considerada en su totalidad como un foco: esto habría causado un daño económico mucho más masivo que el, ya de por sí considerable, que sufre Italia. Cuando otros se asustan y prohiben el acceso a los italianos, tienen miedo, como israelíes y qataríes, es mejor que también nosotros tengamos miedo. A veces, tener miedo es un acto de coraje.

Imaginemos que, una vez permitido que el virus se expandiera a voluntad, 20 millones de italianos se contagiaron. Si es cierto, como se desprende de los primeros cálculos, que el coronavirus es fatal para el 2% de los que lo toman, esto significa que 200,000 italianos, en su mayoría ancianos, habrían muerto, una hipótesis que muchos no consideran

No lo considere totalmente negativo, ya que habría dado aliento a los fondos del INPS. ¿Por qué no podar un país que envejece visiblemente por un tiempo? – Piensan sin decirlo. Sin embargo, no creo que la opinión pública hubiera aceptado 200,000 muertes, habrían surgido oposiciones y el gobierno habría sido expulsado por la aclamación popular, por lo que Salvini habría ganado las elecciones con el 60% de los votos. En resumen, las medidas de precaución, aunque tan dolorosas, especialmente por daños económicos, son el mal menor.

Por lo tanto, las medidas tomadas en Italia no son, como uno de mis filósofos favoritos, argumenta Agamben, el resultado del instinto despótico de las clases dominantes, que amarían el «estado de excepción» visceralmente. Pensar que las medidas tomadas en China, el sur de Corea, Italia, etc., son los efectos de una conspiración es caer en lo que otros filósofos han llamado «teorías de la conspiración de la historia». Los llamaría interpretaciones paranoicas de la historia, como los muchos millones que están convencidos de que la CIA tramó el 11 de septiembre de 2001. Mi ama de llaves, una buena mujer, está convencida de que la epidemia fue tramada por «los árabes», con quienes se refiere, supongo, a los musulmanes. Ya sea que esté inspirado por su parroquia o por Carl Schmitt, ya sea que sea ignorante o que sepa mucho, muchos de nosotros necesitamos fabricar sus propias armas.

A menudo me sorprende la frecuencia con la que es necesario recordarle a muchos filósofos algo que, parafraseando a Hamlet, juega: hay muchas más políticas en el cielo y en la tierra que en toda su filosofía.

Cuando digo que estoy convencido de que esta epidemia producirá calamidades económicas (¿una crisis como la de 2008?) Mucho más que salud, por lo tanto, me coloco en una perspectiva optimista.

Y yo también intentaré mañana, mientras me río entre dientes, ser un buen ciudadano. Evitaré ciertos lugares públicos. No voy a visitar amigos en el norte, y no les aconsejaré que vengan a visitarme.

Después de todo, los efectos de esta epidemia reforzarán una tendencia que habría prevalecido en cualquier caso, y de la cual el «trabajo inteligente», trabajar en casa evitando la oficina, es solo un aspecto. Cada vez menos, nos embarcaremos en transporte público o privado para ir a trabajar; Cada vez más, con la computadora, trabajaremos en casa, que también se convertirá en nuestra oficina. Y gracias a las revoluciones de Amazon y Netflix, ya no necesitaremos comprar en tiendas, ver películas en el cine o comprar libros en librerías: tiendas, cines, librerías (por desgracia) desaparecerán, todo se hará desde casa. La vida se «enfocará» o «se caerá» (ya debemos pensar en los neologismos). Incluso las escuelas desaparecerán: a través de dispositivos similares a Skype, los niños seguirán las lecciones de los maestros desde casa. El enlaustramiento generalizado debido a la epidemia (o más bien, para prevenirla) se convertirá en nuestra forma de vida habitual.

 

 

 

 

 

6 Comentarios
  1. norberto dice

    Para no causar PÁNICO…!!! cambiemos el modo de vivir creando PÁNICO…..??
    A que JUEGAN…??? escritores , filósofos, analistas políticos y económicos….!!!!! a mi pesar reproduzco el dicho del diego, la tienen adentro….!!!!

    1. Nicolás dice

      Claramente el autor de la nota subestimó el/los problema/s que está ocasionando el virus a nivel mundial, y en especial en su país (Italia). También subestima a LA filosofía, creyendo que la opinión de UN filósofo (o de una corriente filosófica) es LA filosofía.
      No quisiera que la ideología de este autor, que hace apología del terror en detrimento de la reflexión filosófica, me gobernara.

  2. Agustin Cepeda dice

    Comparto gran parte del análisis de Sergio Benvenuto. Lo que no comparto es la totalización de la conclusión su análisis, su unilateralidad. No solamente propia de él, sino también de Giorgio Agamben. Por eso, aunque menos clara, la nota de Divya Dwivedi y Shaj Mohan plantea un quiebre en el análisis eurocéntrico. Así, como en la nota de hace unas semanas de Jorge Aleman, este planteaba la siguiente pregunta: «los muertos quien los pone» en los procesos revolucionarios latinoamericanos, mientras discutía con un teórico Europeo (que hoy no recuerdo el nombre), hoy cabe preguntarse si el teletrabajo, si la ausencia de la materialidad de las escuelas (no entendidas solamente como parte de las sociedades disciplinarias, a lo Foucault) aplican para este lado del charco, y si es menester o preciso que apliquen. También considero preguntar si hay que ser tan derrotista, la caída de las librerías, de la romantización de los libros en papel. Por último, me parece que la idea de Industria Cultural (de Horkheimer y Adorno), hoy planteadas por el autor sin título, que muestran una imagen tan derrotista de la ficción en la cual quedamos atrapados como si fuera una telaraña y no se puede escapar, se cayó hace varios años. Hay que dejar de pensar esas plataformas como monolíticas, como un todo. Hay que aprender como funcionan e inmiscuirse y construir ficciones que pateen para el arco rival.

  3. Ernesto dice

    Ante este dicho
    » Porque hoy, en una era donde las grandes democracias producen liderazgos grotescos, las verdaderas decisiones las adoptan (afortunadamente) grandes organizaciones supranacionales como la OMS, la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y otros bancos, enmendando en parte los caprichos neofascistas de las democracias actuales.» tus afirmaciones esfumaron mi atención . Pueden ser mis años que pasan los setenta , no creo.

  4. Javier dice

    Falto la fecha en que esto fue realmente escrito pues al dia de hoy Italia ya lleva mas de 10.000 muertos

    1. Luis Alberto dice

      Totalmente de acuerdo. Por las cifras que consigna está escrito al comienzo de la epidemia en Italia.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.