Birlar por derecha

Varón, joven, neoliberal y conservador: radiografía del votante de Milei

 

La Libertad Avanza, pero a los tumbos. La formación política que lleva a Javier Milei de candidato a diputado nacional en CABA y a José Luis Espert en la provincia de Buenos Aires (aunque con otra denominación partidaria) atraviesa dificultades internas en otros distritos, desconoce candidaturas y sus integrantes no siempre actúan en coordinación y bajo la etiqueta registrada en la Justicia Electoral. A pesar de todo, es una opción política que parece estar capturando un porcentaje pequeño pero significativo de intención de voto. El interés de este espacio para nosotrxs se relaciona con cierta actitud desafiante hacia la democracia en términos de diálogo y disenso, especialmente cuando se trata de derechos de las minorías y de las mujeres. Como ya lo hemos observado en otros países, lamentablemente este tipo de agrupaciones van produciendo un camino de permisos para la derechización de la agenda. Con el enorme aval de los medios de comunicación concentrados, legitiman la enunciación de frases altamente antidemocráticas.

Hoy observamos que concitan el interés una minoría en crecimiento. Nos preguntamos cuáles son sus características, quiénes son lxs votantes de Milei y compañía. Para ello empleamos los datos relevados a través de la primera encuesta realizada entre el 31 de julio y 11 de agosto por la red ENCResPA (ver ficha técnica aquí).

Lo primero que observamos es que quienes votan a esta nueva fuerza están en todas las regiones, clases y barrios. No es cierto que sea un fenómeno exclusivo de CABA. Se distribuyen por igual en las regiones de nuestro país (excepto NOA, donde parecen ser menos significativos). Están un poco más presentes en los departamentos que incluyen capitales y/o ciudades grandes pero también tienen presencia en otros con menos población.

Tampoco se concentran sólo en la clase media-alta. Si miramos la distribución según la ocupación de la persona a cargo del hogar, encontramos a los votantes de Milei en todas las clases sociales, aunque tienen mayor presencia en hogares a cargo de profesionales, empresarios o gerentes, como también en familias de empleados o autónomos. Incluso en hogares a cargo de obrerxs, empleadas domésticas, quienes viven de changas o están desocupados encontramos a estos votantes en una proporción similar a la hay en otras clases sociales. El tipo de vivienda del encuestadx también comprueba que se distribuyen con bastante homogeneidad en todos los estratos de la sociedad.

Lo que sí hemos confirmado es la mirada que los describe como esencialmente jóvenes. Seis de cada diez votantes de Milei tienen menos de 30 años de edad. Lo que es llamativo, y es un dato preciso, es que son casi todos varones: siete de cada diez son de género masculino. ¿Se trata de un grupo de población que busca ser parte de un colectivo que los contenga? ¿Tal vez como los feminismos están conteniendo a buena parte de las jóvenes? Es probable que esto ocurra en algunos casos; sintomáticamente se destacan por haberse sentido más deprimidos durante la pandemia que el conjunto de encuestados (27% frente a 19% del total), y con pérdida de estado físico (13% frente a 9%).

En líneas generales, tienen posiciones ideológicas similares a los votantes de Juntos por el Cambio y evalúan en forma parecida la gestión nacional de la pandemia (sostienen que el gobierno hizo todo mal), en tanto las políticas del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner les provocaron rabia o disgusto. La enorme mayoría se pronuncia en contra de los planes de asistencia (ver Gráfico 1) y de la posibilidad de que hubiera alguna forma de reparto de las herencias de los hijos de los ricos.

 

 

También sienten que les sacaron libertades sin necesidad durante la pandemia, incluso en un grado levemente mayor a los votantes de Juntos por el Cambio, como se ve en el Gráfico 2.

 

 

En un punto difieren claramente de los votantes de Juntos por el Cambio: el 64% manifiesta que no le gustaban o le daban rabia las políticas del gobierno de Mauricio Macri (porcentaje que alcanza al 29% entre quienes aún hoy votan a Juntos por el Cambio). Además opinan en mayor proporción que el coronavirus no es tan grave, como se observa en el gráfico 3.

 

 

Por otro lado, en su mayoría están en contra del aborto (47%), un porcentaje menor al de los votantes de Juntos por el Cambio (64%, frente al 29% entre quienes votan al Frente de Todos). Sin embargo, si miramos el mismo grupo etario y de género vemos que los votantes de Milei se ubican menos a favor del aborto que los votantes de JxC. También se observa que son menos tolerantes hacia la transexualidad. Podemos concluir entonces que de ningún modo son más “liberales” que quienes apoyan a la alianza que gobernó en 2015-2019.

En síntesis, esta fuerza de derecha radicalizada está captando un electorado joven, masculino, neoliberal y conservador, que ya no es atraído por la propuesta de Juntos por el Cambio. Se parecen mucho, pero votan otra cosa. Hasta aquí analizamos a sus votantes. En próximas notas abordaremos el estudio de las características de sus militantes y simpatizantes para dilucidar mejor el fenómeno con la preocupación mencionada al comienzo. Nuestra democracia merece una construcción que mejore sus cánones de participación y debate.

 

(*) Este trabajo se basa en la encuesta realizada por la Red ENCRESPA en el marco del Proyecto “Identidades, experiencias y discursos sociales en conflicto en torno a la pandemia y la postpandemia”, que forma parte del Programa de Investigación de la Sociedad Argentina Contemporánea (PISAC). Las ciencias sociales y humanas en la crisis COVID-19 (Agencia I+D+i). Más información en http://encrespa.web.unq.edu.ar/.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí