Black and Blue

El diálogo entre Louis Armstrong y George Floyd

El lunes se cumplieron enteros 49 años de la muerte de Louis Armstrong. Pensé mucho en él en desde que un policía blanco mató a George Floyd impidiéndole respirar con la rodilla sobre el cuello. En 1929, Armstrong resignificó una canción ligera escrita por Fats Waller para el show de Broadway Hot Chocolates y la convirtió en el más vibrante alegato contra la discriminación racial. Para ello modificó la letra, escrita por Harry Brooks y Andy Razaf.
Es más fácil transcribirla que traducirla, porque está llena de expresiones idiomáticas y doble sentido, empezando por el título, que tanto quiere decir Amoratado (por los golpes) como Negro y Triste, o Blues del Negro. Old Ned es el diablo, pero también el pene y el tasajo de cerdo.

Cold empty bed, springs hard as lead
Feel like Old Ned, wish I was dead
All my life through, I’ve been so black and blue
Even the mouse ran from my house
They laugh at you, and scorn you too
What did I do to be so black and blue?
I’m white —inside— but that don’t help my case
Cause I can’t hide what is in my face

How would it end? Ain’t got a friend
My only sin is in my skin
What did I do to be so black and blue?

Habla del lecho solitario, frío y duro, en el que se siente apenas como un pedazo doliente de carne y desearía estar muerto. O el diablo lo quisiera muerto. Hasta los ratones le escapan, todos se ríen de él, se burlan y lo desprecian. Por dentro se siente blanco, pero de nada sirve porque no puede ocultar lo que muestra su cara. No tiene ni un amigo. Su único pecado está en su piel y se pregunta qué hizo para ser tan negro y estar tan triste.

Acá tenés una versión que no es la mejor y está más o menos subtitulada. Armstrong la grabó durante una de las giras auspiciadas por el Departamento de Estado para contrarrestar la imagen de la represión al movimiento por los derechos civiles y el asesinado de Martin Luther King.

 

 

 

 

Para mi gusto es insuperable la primera que grabó, nada menos que en 1929, el año del gran crash de Wall Street, con sus Hot Five, y que Ken Burns incluyó en su serie Jazz.

 

 

 

 

Habría que esperar diez años, hasta que Billie Holiday grabara Strange Fruit, una estremecedora alusión a los cuerpos de personas linchadas que penden de los álamos del Sur.

 

 

 

 

Pero recién la semana pasada, ocho décadas más tarde, Mississippi fue el último Estado en eliminar de su bandera la cruz estrellada de la Confederación esclavista y el Museo de Historia Natural decidió retirar de su entrada la estatua que mostraba la imagen ecuestre de su fundador, el luego presidente Theodore Roosevelt, a cuyos flancos caminan un negro y un indígena.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

7 Comentarios
  1. Ernesto Oscar dice

    Gracias por la música, que siempre ayuda a vivir, Horacio.

  2. Ernesto dice

    Gracias por la música, que siempre ayuda a vivir, Horacio.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.