Brindando entre los escombros

Guía para entender las peleas de almohadones entre DAIA y AMIA

 

El pedido de la AMIA a la DAIA, la respuesta de esta última a su vecino del edificio de la calle Pasteur y el posterior pedido de licencia (renuncia disimulada) del titular de AMIA, sintetiza la degradación institucional de ambas organizaciones y pone en evidencia la caída estrepitosa de algunas de las neblinas y columnas de humo que sustentaron al actual gobierno durante los últimos años.

El trípode sobre el que se montó el ocultamiento del programa económico de ajuste y austeridad apeló a (a) la muerte del fiscal Nisman, (b) el memorándum y (c) los cuadernos. En las dos primeros casos, la DAIA y la AMIA tuvieron un rol preponderante. De hecho, la institución que preside el político radical Agustín Zbar fue la encargada de reabrir la causa del memorándum a partir de la grabación (ilegal) de una conversación privada entre Guillermo Borger, entonces presidente de esa mutual, y el fallecido Héctor Timerman.

La carta enviada por la AMIA a la DAIA (que adjuntamos al final de esta nota) fue respondida por Jorge Knoblovits, titular de la Delegación, adelantado que la resolución se tomará en mayo próximo en una asamblea ad-hoc. El entramado de internas y motivaciones de este enfrentamiento público se vincula tanto a divergencias geopolíticas y comerciales, acompañadas de una profunda debacle institucional y ética que acumula escándalos de acoso sexual, disputas de cartel, competencia por la caja publicitaria de los Estados PRO (provinciales, municipales y entes descentralizados) y ambiciones personales de figuración pública.

La carta de la mutual tiene origen en tres motivaciones convergentes:

  1. Las informaciones que le llegaron a Zbar desde la Corte Suprema, donde trabaja un ex colega con quien compartió estudio jurídico hace dos décadas. El contacto se llama Carlos Rosenkrantz. Desde esas oficinas del Palacio de Tribunales le han llegado noticias acerca de la dificultad de la causa del memorándum: ese juicio termina en escándalo y no se logra el cometido original de encarcelar a Cristina Fernández de Kirchner y al resto de los acusados. La AMIA intenta abandonar un barco que empieza a mostrar sus fisuras. Lucraron políticamente durante cuatro años, pero ven la posibilidad de un cambio de escenario, hecho que les exige sacar los pies del plato.
  2. Hace tres meses hubo elecciones en la DAIA y el sector de los laicos ligados fuertemente al Likud (el partido de derecha de Bibi Netanyahu que gobierna Israel) y al PRO venció a los religiosos. Estos últimos aún comandan la AMIA y su presidente, Agustín Zbar, el día que perdió esa elección tuiteó, en el marco de acusaciones de patoterismo y fraude, que ese acto electoral significaba la defunción de la DAIA.
  3. El estilo y cometido central de ambos agrupamientos es también diferente: los religiosos dirigidos por Zbar se enfocan más en aspectos endogámicos y priorizan la actividad ritual, escolar y social, hecho que los liga al Estado desde una perspectiva más educativa y vinculada al desarrollo social. Las expectativas de los empresarios provenientes de los countries, reconvertidos en dirigentes políticos laicos neoliberales, se emparentan más con aspectos comerciales y geopolíticos. Sus dirigentes han utilizado sus lugares en las comisiones directivas para ligarse al PRO o acceder a información privilegiada para mejorar sus emprendimientos empresarios. Este arribismo expresado entre otros por Claudio Avruj, Sergio Bergman y Waldo Wolff, sumado a la sobreexposición de este último reconvertido en un cruzado de la política de Patricia Bullrich y en panelista mediático vespertino —de nexos cada vez más intensos con los sectores neocoloniales de la política israelí, lo cual explica su participación en los viajes de la ministra de seguridad a Jerusalén para adquirir material bélico y de seguridad—, hicieron sonar algunas alarmas en los reductos rabínicos donde el show business no es muy bien valorado.

Los religiosos tienen un jefe en las sombras que es el rabino Samuel Levin. Es un anciano de mente medieval que quiere crear hospitales para curar la homosexualidad, no disfruta de los vínculos políticos y sugiere dedicarse únicamente a la educación y el mundo ritual. Esa identidad colisiona con los laicos de la DAIA que carecen de límites a la hora de favorecer las políticas de seguridad de Israel, incluso a costa de constituirse en locomotoras de la persecución de líderes populares como Cristina Fernández de Kirchner. La derecha del Likud, el trumpismo y la ola neofascista que expresan los Presidentes de Brasil y Colombia, Jair Bolsonaro e Iván Duque, son útiles y funcionales a las políticas de ocupación de Israel: sus gobiernos legitiman a Jerusalén como capital y se abstienen de votar a favor del legítimo derecho que posee el pueblo palestino a tener su Estado soberano.

 

Rabino Samuel Levin: la homosexualidad tiene cura.

 

 

Geopolítica en el barrio de Once

El caso de Venezuela pone en evidencia las diferencias entre ambos sectores. Recientemente el autonombrado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, nombró como embajadora en la Argentina a la exiliada Elisa Trotta, quien comparte con Waldo Wolff tareas en el Congreso Judío Latinoamericano. Ambos tienen como tarea central legitimar la injerencia de Estados Unidos en forma directa en Caracas, o impulsarla a través de terceros países. Los religiosos, por su parte, tanto desde la Argentina como en Venezuela, han tenido un rol autónomo al conflicto interno y su Gran Rabino ha sido recientemente distinguido por el presidente Nicolás Maduro con una Orden del Libertador. Tanto al interior de Israel como del resto del mundo, los religiosos permanecen relativamente ajenos a las lógicas geopolíticas digitadas desde la cancillería israelí.

La AMIA es, por ahora, socia integrante de DAIA, que ostenta la conducción política. Le exigió que concluya la persecución a Cristina Fernández de Kirchner y le advirtió que no va a acompañar la idea del juicio en ausencia promovida por Waldo Wolff y compañía. En la carta le solicita que se autonomice de la grieta política existente en nuestro país, conminándola a dedicarse únicamente a cumplir su (olvidado) estatuto que tiene como único objetivo la lucha contra toda forma de discriminación.

Ambas instituciones de la calle Pasteur se han transformado luego de los atentados de 1992 y 1994, que utilizaron para legitimarse como (pretendidos) únicos referentes de esa colectividad, obviando las demandas de los familiares de las víctimas, aunque únicamente poseen como asociados al 20 por ciento de ese colectivo e invisibilizando su profundo deterioro moral e institucional. Para ese cometido han gozado del blindaje de los grandes medios, que se encargaron de hacerle creer al resto de la sociedad que ambas organizaciones detentan el monopolio de lo judío local. Para contribuir a ese fraude comunicacional invisibilizaron al resto de las instituciones y referentes que sistemáticamente se despegaron de esa cosmovisión: en forma repetida exigieron que no se utilice su identidad para llevar agua a los molinos más reaccionarios del tablero político-partidario local. Sobrevaloración (de AMIA y DAIA) e invisibilización (de las organizaciones ubicadas en las antípodas de ambas) fueron las dos caras de una misma moneda situada para instituir lo judío argentino como un dispositivo al servicio de la acumulación política de Cambiemos. Por fuera de la calle Pasteur 633 hay decenas de instituciones, como Memoria Activa, la Agrupación 18J, APEMIA, el ICUF y el Llamamiento Argentino Judío que desconocen a AMIA / DAIA como sus organizaciones representativas. El 70 por ciento de los judíos argentinos no se identifica ni es socio ni suscribe las posiciones de ambas entidades.

Para encubrir una flagrante carencia de representatividad, la DAIA diseñó un estatuto ajeno a cualquier sistema democrático de representación. No votan personas sino delegados de instituciones que los socios de esas instituciones no eligen. La DAIA dice contar con 120 entidades adheridas cuando en la realidad no son más de 40. La más importante en términos de socios es la AMIA. El estatuto aprobado por el berajismo años atrás es claramente fraudulento: los electores se designan entre ellos y cocinan las candidaturas en forma previa a la elección. Dado que hay más instituciones laicas que religiosas, ganó la derecha del PRO.

El prioritario rol geopolítico ha sido liderado por la DAIA, que intentó instalar en Argentina un conflicto de medio oriente ajeno a la idiosincrasia y la cultura política de nuestro país: meses atrás la institución presidida por Knoblovits denunció por terroristas a los hermanos Axel y Gamal Abraham, ambos de fe islámica. Ambos hermanos fueron detenidos, Gamal fue despedido de su trabajo y la Justicia los exculpó por falta de mérito, volviendo a dejar a la DAIA expuesta en una operación ajena a su rol institucional, pero al mismo tiempo clarificadora de sus verdaderos intereses y mandantes.

Las idas y vueltas de DAIA y AMIA continuarán en próximas reyertas. Unos queriendo abandonar el barco a sabiendas de causas que han sido claras prevaricaciones. Y los otros intentando colgarse de la crisis de Venezuela o convocando a ahondar la grieta amparada en el humo, el odio y el fraude comunicacional. El diputado de Cambiemos Waldo Wolff llamó a sus huestes a concentrarse en la puerta de Pasteur el próximo viernes 8 para exigir la renuncia de Zbar. El deterioro de ambas entidades continuará la pendiente de la calamidad. A pesar de los entuertos, como sugirió alguna vez el periodista Horacio Lutzky, quizás sigan brindando sobre los escombros.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

36 Comentarios
  1. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Los argentinos sentimos exactamente lo mismo, por eso construimos el país y nos quedamos aquí. Es hora que se vaya a Israel si se siente israelí, nadie la detiene. Ahora si tiene delirios de persecusión el caso se resuelve mediante terapia psicológica. Estamos en 2019 y Hitler ya no vive entre nosotros, pero parece que todavía le tienen miedo. Eso habla muy mal de uds. ¿No maduraron? ¿No saben cómo hacerle frente a un tema así? Claro que sí saben, por eso se constituyeron en Israel. Pues bien, ese es su país Señora, no mi Argentina.

  2. Kurt Brainin dice

    Vamos a ver.
    Usted insinúa firmemente la teoría del auto atentado sin aportar ninguna prueba, ni siquiera algún indicio.
    Usted acusa claramente a los Rotschild de ser promotores del genocidio judío, otra vez sin pruebas ni indicios.
    Otra cosa descabellada, la AMIA como sucesora de la Zwi Migdal, otra vez una frase al aire sin nada que la sostenga.
    ¿Cómo quiere que se lo tome en serio?

    En particular sobre los atentados de Buenos Aires, no es que Israel sea incapaz de hacerlos, no se trata de eso, pero ¿con qué objetivo?

    ¿Solamente acusar a Irán? ¿Por qué no menciona usted siquiera la pista siria y sus turbias relaciones con Menem sobre la cual hay más indicios y que a algunos judíos o no judíos, les interesaría tapar. ¿Ha leído «Cortinas de Humo», el libro que escribió Lanata cuando todavía estaba viviendo una vida anterior, muy diferente de la actual? No lo tengo ahora conmigo pero recuerdo que, según ese libro, al saber lo de la AMIA Menem dijo cosas tales como «¿Dónde está Zulemita?» y «Siria no fue».

    Claro que no hay pruebas definitivas de esto ni de nada, por eso molesta muy especialmente que alguien que presume de no tener prejuicios dé cosas por sentadas con tanta contundencia.

  3. carlos sanchez dice

    Señor los prejuicios los tiene Ud, Y obviamente no va a encontrar nunca pruebas de los grandes negocios que significa una guerra , sino que usa explique las armas de destrucción masiva de saddan..? Obviamente los rotschild estan en segundo plano hoy ,pero todas las familias con otro apellidos relacionados con ellos son los que manejan el poder financiero e informativo del mundo. jacobs rotschild se jacto en publico de inventar el sionismo y el estado de israel y eso no fue un panfleto antisemita. por otro lado todos los argumentos explayados en estas paginas por distintas personas de origen judío como se llaman Uds. o que no pertenezcan a la colectividad, ponen de manifiesto que si bien están todos en contra de lo que se ha hecho con la causa y son personas con buenos sentimientos y quieren que se esclarezca, tienen miedo que la verdad deje a israel y a algunos miembros de la comunidad bien pegados en el atentado, por mas que lo haya cometido el espíritu de hitler y ningún judío como se llaman Uds. haya tenido que ver. ahí sus prejuicios Sr. Por lo tanto acepte las criticas y no tilde de prejuicioso al critico para descalificarlo, es una artimaña vieja como la de antisemita, cuando nunca pasaron por el medio oriente, Ud. señor no es cualquier perejil esta bien informado…!!! Yo también. para mi fin de la historia, mi único interés es saber el motivo del atentado chau!!

  4. Kurt Brainin dice

    Como la generalidad de la gente con prejuicios, usted está muy mal informado. Comprendo que esté hasta el gorro de los judíos que son ante todo incondicionales de Israel, muchos otros judíos también lo estamos a través de diversas organizaciones en todo el mundo. Pero:
    – Israel sí quiere inmigrantes, su mayor temor es la bomba demográfica que hace que cada vez sean menos los judíos artificialmente implantados en medio de cada vez más árabes. Dos primeros ministros, Sharon y Netanyahu han dicho, en contra de todas las normas diplomáticas, que los judíos franceses debían emigrar inmediatamente a Israel. Y al recibir a los judíos de la Unión Soviética aceptaron también a muchos cónyuges que no lo eran, para ellos basta aparentemente no ser árabe para ser considerado judío.
    – Entre las malas lenguas que culpan a los Rotschild del genocidio parece que figura la suya, esto es demasiado grave como para soltarlo así como así sin ninguna prueba o al menos algún indicio. Por otra parte, lo de los Rotschild es actualmente un mito que se arrastra de que, durante el siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial, fueron realmente los amos financieros de Europa. Ahora son unos ricos más y una banca mas. Lo cual no quita que otras bancas y otros intereses colonialistas hayan apoyado y sigan apoyando la causa sionista. El sionismo se apoyó primero en el Imperio Británico con la Declaración Balfour y el Mandato, después en Francia durante su guerra colonial en Argelia y ahora en los Estados Unidos por razones obvias.

    Si de verdad le preocupa el tema, haría bien en tratarlo con un mínimo de seriedad y no rebajarlo a insinuaciones a nivel de panfletos (Rotschild responsable del genocidio, atentados de Buenos Aires quizá debidos a culpas de Israel, como si la realidad de éstas pudiera justificarlos).

  5. Kurt Brainin dice

    Estimada Miyia ¿cómo puede usted vivir así?
    ¿Sintiendo que no pertenece al país donde seguramente ha nacido y pensando que sí pertenece a otro que no conoce o conoce muy mal?
    ¿Y no se le pasa por la mente que ese país que usted imagina como hogar seguro y refugio se constituyó expulsando de sus hogares y transformando en refugiados a casi toda su población autóctona?
    Si sus temores se basan en los terribles sufrimientos que los judíos hemos sufrido, me atrevo a imaginar que no tiene edad para haber sufrido nunca nada. Por mi parte, el día en que desembarqué en Puerto Nuevo como niño escapado del nazismo comencé a sentirme argentino de todo corazón, miembro pleno de este bendito país que no solo me ha salvado la vida sino brindado una infancia y una vida felices.
    Nadie, judío o no judío, está totalmente a salvo de alguna desgracia en el futuro, piense en los desaparecidos no judíos. Pero, por favor, deje de lado esa actitud persecutoria y viva plenamente su vida sin sentirse distinta de quienes la rodean, deje eso para los inevitables racistas que hay en todas partes, incluyendo ese país que usted ve como refugio.
    Es verdad que los judíos hemos sufrido mucho, que la masacre nazi ha sido el colofón de miles de años de discriminaciones. Pero no somos las únicas y eternas víctimas de la historia universal. Piense en la esclavitud de los negros, en el genocidio armenio, en el genocidio de Ruanda. Y es muy, muy doloroso que en estas últimas décadas haya más judíos entre los victimarios que entre las víctimas.
    Viva su vida, Miyia, no se deje manipular por sus fantasmas. Es la única forma en que la vida vale la pena.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.