Buenos Aires en el Presupuesto 2021

El presupuesto incrementará la inversión en las provincias y la PBA recibirá el 37 por ciento

 

El Presupuesto 2021 es la hoja de ruta que tanto la oposición como el establishment le reclaman al Frente de Todos. El ministro de Economía, Martín Guzmán, lo presentó como el proyecto de la recuperación económica en un año caracterizado por la crisis de la pandemia, sumado a la nefasta herencia de la Alianza Cambiemos. El texto enviado al Congreso, que ya se discute en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, establece 5 lineamientos básicos para la recuperación económica: inclusión, dinamismo, estabilidad, federalismo y soberanía.

“De manera transversal, estas condiciones se asientan en la convicción de que el Estado cumple un papel fundamental, esencial e indelegable a la hora de impulsar un proceso de desarrollo”, puede leerse en el Mensaje enviado por el PEN.

El federalismo es clave. No sólo para atender la recuperación post pandemia sino para restituir recursos que fueron recortados durante la Alianza Cambiemos. La lógica económica del macrismo fue empujar a las provincias a tomar deuda en dólares –muchas en proceso de renegociación, como la Provincia de Buenos Aires– y al mismo tiempo recortar los gastos de capital, es decir, la inversión pública. El cuadro lo completa la discrecionalidad de haber aumentado por decreto la coparticipación para CABA en detrimento de todas las provincias, tema que también está en discusión en el Congreso.

En el período 2015-2019, la inversión pública nacional experimentó una caída de 61 por ciento en términos reales, equivalente a una contracción de 1,6 puntos porcentuales en términos del PBI. En 2019, la Inversión Pública Nacional fue solo del 1,1 por ciento del PIB. Este año 2020 cerrará en 1,3 por ciento del PIB y para el año 2021 se presupuesta una inversión pública del 2,2 por ciento del PIB. Esto supone una inversión de 835.000 millones de pesos.

“El proyecto de Presupuesto 2021, en síntesis, recoge la necesidad de recuperar fuertemente la actividad y encarar un proceso de crecimiento sustentable e inclusivo, con orden macroeconómico externo y fiscal”, sostuvo un reciente informe elaborado por un grupo de economistas bonaerenses que analizaron el impacto directo de la Ley de Leyes sobre la Provincia de Buenos Aires.

El grupo de análisis está bajo la coordinación de Juan Manuel Pignocco, actual director de Coordinación y Gestión Comunitaria del Senado de la provincia y lo integran Roberto Feletti, secretario administrativo del Senado bonaerense y ex viceministro de Economía; Martín Di Bella, ex titular de la Agencia de Recaudación (ARBA); Horacio Rovelli, ex director Nacional de Programación Económica; junto a les economistas Diego Perrella, Érica Pinto y Ayelén Cohen Ricci.

El abordaje presupuestario no está exento de la situación que atraviesa por estos días el Gobierno nacional, con una fuerte presión devaluatoria por parte del establishment que se visualiza con la brecha entre la cotización del tipo de cambio oficial y sus variantes blue.

“En medio de una corrida cambiaria resulta ineludible indicar que en el texto del Presupuesto se especifica que en relación con la búsqueda del equilibrio del sector externo, se destaca la especial importancia de perseguir una balanza comercial estructuralmente superavitaria que permita cubrir la demanda de divisas que la economía requiere para garantizar la expansión de la demanda agregada”, indicaron los analistas. Para este año, el gobierno estipula un superávit comercial de 17.000 millones de dólares y para 2021, otros 15.000 millones.

“La organización socio económica de nuestro país fue diseñada como colonia, proveedora de materias primas para el/los países centrales, e importadora de bienes de mayor elaboración; donde el crecimiento del mercado interno no es acompañado por el de las exportaciones, generando sistemáticas crisis en el balance de divisas. Esta dinámica de la estructura económica argentina se la conoce como ‘restricción externa’. El gobierno se plantea la necesidad del cambio estructural, y así lo sostiene este presupuesto. El objetivo planteado de un superávit comercial permanente reconoce la importancia de este problema estructural. Por eso se propone un impulso de las exportaciones y una creciente y selectiva sustitución de importaciones”, agregó el texto coordinado por Pignocco.

Sin embargo, el grupo de economistas destacó que las acciones del gobierno para dotar de solvencia a las cuentas externa asegurando la disponibilidad de dólares comerciales y acotando la salida de “dólares financieros”, “no ha generado la estabilidad cambiaria deseada”.

“La tensión no responde a motivaciones técnicas porque las políticas han sido correctas, sino que los agentes económicos que han sustentado el modelo de especulación del macrismo actúan en maniobras de desgaste político”, agregaron.

 

 

Inversión en el territorio

La Provincia de Buenos Aires tiene una participación del 37,94 por ciento sobre el total de la inversión a nivel País. El mayor gasto previsto se encuentra en el rubro de Transferencias (89,7 por ciento del total de las partidas para la provincia), corriente y capital, con un monto de 1.702.026,24 millones de pesos. Las principales Transferencias corrientes corresponden a:

*Seguridad Social ANSeS: 1.260.382,8 millones de pesos. Este rubro abarca el pago de jubilaciones y pensiones nacionales en la Provincia, incluida las Asignaciones Familiares, AUH, pensiones de todo tipo.

*Ministerio de Seguridad: se destinarán 37.824,2 millones de pesos e incluye Gastos de Seguridad Social de la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura, Servicio Penitenciario Federal y Aeroportuario en la Provincia.

*Agencia Nacional de Discapacidad: 67.070 millones de pesos básicamente para pensiones por invalidez.

*Ministerio de Educación: está prevista una asignación de 73.767,8 millones de pesos, de los cuales 1559 millones se destinarán a infraestructura y equipamiento (2,1 por ciento). Es dable destacar que se incluye el Fondo Nacional de Incentivo Docente por 14.054,5 millones de pesos.

*Ministerio de Salud: el presupuesto nacional con injerencia en la provincia es de 15.202,3 millones de pesos, que incluye diversos programas de asistencia a los Hospitales de esta jurisdicción (Posadas, Hospital Cruce Florencio Varela, Néstor Kirchner, Favaloro, Echeverría, Baldomero Sommer) y la cuota participación del Hospital Garrahan (NNA).

*Ministerio de Desarrollo Social: se estipula una erogación de 99.512,4 millones de pesos compuesta principalmente por Asistencia Alimentaria (45.432 millones de pesos) y el Programa Nacional de Inclusión Socio Productiva (52.322,2 millones).

Con respecto a las Transferencias de Capital, el presupuesto nacional prevé ejecutar obras públicas en la Provincia por 41.032,7 millones de pesos.

La Ley N° 27.561 de Ampliación Presupuestaria que votó el Congreso de la Nación creó el PREIMBA en la órbita del Ministerio de Obras Públicas, un programa que tiene como objetivo principal garantizar el mantenimiento y construcción de obras de infraestructura municipal en ámbitos urbanos, suburbanos y/o rurales. En función de este programa, se prevé la transferencia a la Provincia de 5.000 millones de pesos, el cual será distribuido a los 135 Municipios de la siguiente manera: el 50 por ciento mediante el Coeficiente Único de Distribución y la otra mitad según el índice de ingresos de 2019.

“El proyecto de presupuesto 2021 recoge entonces la necesidad de recuperación fuerte de la actividad con orden macroeconómico externo y fiscal. Es de tránsito hacia una economía de desarrollo entiendo ambas aristas de una política económica: el crecimiento sustentable es con solvencia en el balance de pagos y en las cuentas públicas”, puede leerse en el informe “Presupuesto 2021 y su impacto en la Provincia de Buenos Aires”.

 

 

Datos de la pandemia

El gobierno nacional dispuso dos líneas de acción para amortiguar los efectos de la pandemia: el Ingreso Familiar de Emergencia y el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción.

El total de bonaerensxs alcanzadxs por el IFE fue de 3,2 millones de personas, de un total de 8,8 millones de beneficiarixs. Es decir el 36 por ciento del total. La inversión en la provincia llegó a los 32.215 millones de pesos, según los datos del último de informe de Jefatura de Gabinete de la Nación presentado en la Cámara alta.

Las Transferencias no automáticas en medio de la pandemia alcanzaron los 81.025 millones de pesos contra los 20.720 millones del último año de Cambiemos, es decir un incremento del 290 por ciento; mientras que los ATN distribuidos durante este 2020 representaron los 11.750 millones de pesos, que a su vez fueron redistribuidos entre los municipios.

El programa ATP permitió sostener los puestos de trabajo de millones de trabajadores en todo el país. Entre la primera etapa y la cuarta hubo un descenso en las erogaciones de este programa, debido a las aperturas comerciales y, por ende, a una incipiente recuperación económica.

En la primera ronda del ATP, la provincia recibió 15.084 millones de pesos para sostener el empleo de 713.604 personas. Para la cuarta etapa, la inversión se redujo a 7.355 millones de pesos para distribuir entre 410.700 trabajadores el sector privado bonaerense.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.