Caetano con Roger Waters

El intenso diálogo entre el artista brasileño y el creador de Pink Floyd

 

En un encuentro exclusivo Caetano Veloso entrevistó a Roger Waters a su paso por Brasil. El músico y activista de derechos humanos transmitió su visión sobre el momento que atraviesa el país, en un contexto internacional donde los movimientos autoritarios y el neoliberalismo se encuentran en expansión. El fundador de Pink Floyd afirma que la desigualdad es la que reproduce a los Bolsonaro y a los Trump en el mundo, y que la única alternativa a la narrativa de los grandes medios de comunicación son los canales independientes como Mídia Ninja, portal autogestionado que fue conformado por activistas brasileños en 2011, del cual Veloso es columnista.

Según sentenció Caetano, con líderes como Donald Trump y Jair Messias Bolsonaro, el estado de derecho se encuentra amenazado porque estos dirigentes apuntan en contra de cualquier tipo de sueño a favor de la igualdad. “Es a lo que lleva la acumulación de la riqueza”, destacó. Cuando Roger Waters lee el diario, cree que algunos candidatos no tienen posibilidades de ganar las elecciones. Pero de pronto, esos candidatos se vuelven extremadamente populares y a raíz de eso se pregunta cómo puede ser posible que con las cosas que dicen, publican y el tipo de persona que son, ganen las elecciones. Estos líderes políticos de derecha son, para el músico inglés, síntomas de un fenómeno global. El músico brasileño asegura que gran parte de los votantes de Bolsonaro son buenas personas que están siendo engañadas por ideas locas. “Para cualquiera que estudió autoritarismo, economía neoliberal, historia, o quien haya leído un libro sobre alguna de esas cosas o tenga conciencia de lo que aconteció en la República de Weimar en Alemania de 1933, esto es jugar con fuego. Sólo con jugar con la idea de tener a alguien como Bolsonaro como Presidente de su país, sería impensable si tuvieran algún sentimiento social, político, humanitario o educación de cualquier especie. Porque solo por lo que Bolsonaro habla, él se hunde en sus propias palabras: ‘Lo que necesitamos son más armas, lo que tenemos que hacer es entrar a las favelas para matar a todo el mundo, así todo va a estar bien. Eso no tiene sentido y solo va a servir para retrasar este gran país, porque Brasil es un país maravilloso”, manifestó Waters, que en su último recital en Curitiba proyectó un video con una leyenda que decía: “Esta es la última oportunidad para resistir al fascismo: ELE NÃO”.

En el diálogo que mantuvieron los músicos también mostraron preocupación por el rol de los grandes medios de comunicación. Caetano dice que la prensa brasileña es irónica porque si bien tiene el hábito de estar mentalmente colonizada, en este momento pretende ser nacionalista. Y leen The Economist, The New York Times, The Washington Post e insisten con la idea de que “estas personas no entienden Brasil porque no son brasileños”. La prensa en Brasil no ha sido hasta ahora crítica, excepto Folha de Sao Paulo en los últimos días, sobre del peligro que implica Bolsonaro. Ellos expresan que de un lado se ubica la extrema derecha, y del otro la extrema izquierda, y así generan en la opinión pública la creencia de que son lo mismo. Pero el bahiano expresa que eso no es verdad. “Los medios de comunicación tienen el control narrativo del camino que estamos recorriendo”, opinó Waters y apuntó contra el CEO de Facebook, señalando que “Mark Zuckerberg y otros idiotas como él están intentando destruir los medios alternativos e independientes”.

 

Mirá la entrevista completa:

5 Comentarios
  1. Carlos dice

    Yo creo que unos de los s mayores problemas que tenemos hoy. es. que la yamada izquierda. termina siendo funcional a esos manipuladores porque no solo no a dado alternativas a un mundo de explotados y explotadores, sigue dando la visión de un mundo desigual, donde el éxito pasa por ser acumulativo de de poder, y no a podido dar capacidad de felicidad, nunca se aplica aqueyo de cubrir algo mas que la sobre vivencia,, sino liren al uruguayo a bancarisado la economía, y el resultado es que en el n país bancarisado gobiernan los bancos, el. ex presidente mujica, que tanto hablaba de igualdades , a echo de los hospitales un lugar donde los más humildes. terminan siendo conegitos de indias de los estudiantes, y nombro el hospital como ejemplo, podría a ser mucho mas extensa la lista, y eso no los cambio tampoco el actual gobierno, en conclusión la izquierda. nunca dio una respuesta contundente a los reclamos sociales, y eso da pie accrearvun mundo de frustrasines para las grandes masas , abriéndole el juego a cualquier alternativa, porque la gente actúa desde la desesperación, y terminan siendo carne de cañón de la derecha

  2. Lucio dice

    Interesante el diálogo, pero a mí me parece más interesante que, cuando Waters hizo su recital en San Pablo, convocando a resistir al fascismo, el público lo abucheó con las consignas probolsonaristas -lo reputeó con ganas-. Gente que compra su entrada para ver a Waters, rock progre, a la suponemos muy lejana al fascismo, resulta que apoya al fascismo. “Esto es roooock”, diría un personaje del Capu.
    Con ese reciente fenómeno, me preocupaban las reacciones en los recitales que dio Silvio Rodríguez. En cambio, en Córdoba, Rosario, el Luna Park se escuchó bien fuerte el hit MMLPQTP, los pañuelos verdes colorearon los encuentros. Y en el recital gratuito en Avellaneda, donde éramos decenas de miles (sin yuta), al hit de las 4 estaciones, los pañuelos verdes y las revindicaciones feministas, se sumó el coreo por Cristina, a los que Silvio acompañó con sonrisas y guiños. Esto no es rock.

    1. Maria Ines dice

      Alguien que putea a Roger Waters porque está en contra del fascismo no escuchó The Wall. Va a ver a Roger Waters para decir que fue a ver a Roger Waters, pero no escuchó The Wall.

      1. Gonzalo dice

        No es que no lo escucharon, lo escucharon mal. Asi como Borges lee mal los libros de filosofia, interpretandolos como literatura fantástica. Todo es cuestion de interpretacion, ese es el mundo de la postverdad. Son amantes del personaje del cantante protofascista inventado por Waters, Pink. Asi como la Pato Bullrich admira los juicios sumarios del Che.

      2. Lucio dice

        ¿Por qué no escucharon The Wall y sólo van a ver a Waters como fanfaroneo? El compañero Gonzalo dice que sí lo escucharon pero mal, que todo es cuestión de interpretación. Puede ser, pero en ese relativismo en el que muchos nos sentimos libres, otros muchísimos se sienten desamparados, y claman por un gran papá que les ordene el mundo y sus interpretaciones. Hey Teacher gritaba que dejen a los pibes tranquilos, y Bolsonaro se quejaba del kit de educación sexual gay para niños de 6 años (!!!???), por lo podría clamar Hey Teacher…. Cuestión de interpretación (??).
        La posmodernidad nos trajo el relativismo absoluto (se disculpará el oximoron) y la validez de todas las interpretaciones sin más análisis de validez que postular que son interpretaciones, que, en un ambiente social que precisa certidumbres, es aprovechado por la certidumbre fascista. Mientras nosotrxs construimos por personas empoderadas, ellos saben explotar muy bien el deseo de un gran papá que nos diga qué sí y qué no. Waters es un digno hijo del capitalismo fordiano que se desconcierta ante el capitalismo financiero, en el mejor de los casos. Si lo identificamos con The Wall (yo no había nacido,lo identifico con un rock star de LA) y no con sus aplausos a la caída del muro de Berlín o el “fin de la historia” o el o sus laureles por pegarle a Rusia y callar dictaduras como la saudí, el mérito del señor no es propio sino de Pink Floyd.
        Pero la obra antediluviana de un artista mimado por el sistema que ya no es confronta con esta jodida realidad: su público es fascista, y es rooooock. Eso es lo que hay y lo que en serio me parece de interés. Esto es, por qué consideramos progresista a un colectivo que consume rock progre, más las consecuentes preguntas que se derivan de ello.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.