Cambio de vientos

Varios jueces intensifican la maniobra de viraje para acomodar sus barcos a los vientos que soplan

 

“El sistema no castiga a sus hombres: los premia. No encarcela a sus verdugos: los mantiene”.
“Quién mató a Rosendo”. Rodolfo Walsh.

 

Un gran abogado —que es muy conocido en Tribunales y no tanto por el gran público— dice siempre que el único indicador que no falla jamás para especular sobre un resultado electoral surge del análisis de las sentencias judiciales del fuero federal. La razón está de su lado.

El martes Oscar Thomas, que había estado prófugo en la causa de los Cuadernos y que gozaba del régimen de prisión domiciliaria, fue excarcelado por la Sala I de la Cámara Federal, a la que algunos judiciales llaman “la Sala M”.

Por estos días también se multiplican las voces que proponen reflexionar sobre las razones de salud que justificarían la libertad del ex ministro de Planificación Julio De Vido. Hasta Lilita Carrió se pronunció en favor de la excarcelación, sin ahorrar adjetivos calificativos. Roberto Baratta y Gerardo Ferreyra también se ilusionan. Juan Pablo Schiavi también.

El sobreseimiento de la jueza María Eugenia Capuchetti en favor de Cristóbal López y Fabián de Sousa, en una causa que había iniciado su par Julián Ercolini, sosteniendo que el hecho que se les imputaba no existió, también abre un marco de posibilidades para una excarcelación. Una realidad imposible de imaginar hace pocos meses.

Nuevos tiempos, nuevos fallos. Varios jueces intensifican la maniobra de viraje para acomodar sus barcos a los tiempos que corren. Otros se animan a poner las cosas en su lugar y aplicar la ley, más allá de las responsabilidades penales que le quepa a cada acusado.

El movimiento de siempre, pero quizá una nueva oportunidad de iniciar cambios desde el interior del sistema. ¿Será el turno de la Corte Suprema?

En los alrededores del cuarto piso del Palacio de Justicia niegan que el tribunal se halle en modo espera. Dicen que se trabaja en un clima de respeto y pluralidad que, por ahora, no obtura la circulación de expedientes. Voceros calificados revelan que se están cocinando sentencias de alto impacto en materia económica, vinculados a la relación del Estado federal y las provincias. Se trata de la eterna cuestión nacional de marcar los límites del federalismo que, en las actuales condiciones políticas, adquiere una importancia mayor aún.

El alto tribunal, además, está debatiendo las cuestiones penales más calientes. Los planteos de los abogados defensores de la causa “Vialidad” están bajo la lupa de los supremos en estos días. También están a la espera de que lleguen los planteos por la denominada “Doctrina Irurzun” y cuestiones relacionadas con los «arrepentidos». Aunque nadie se anima a una fecha concreta de resolución, lo que es indiscutible es que la Corte federal se va a pronunciar y aparentemente va analizar los planteos en vez de rechazarlos formalmente.

Ese pronunciamiento tendrá como mínimo dos niveles de lectura. El primero relacionado con la suerte de las causas. El segundo ineludiblemente será la mirada de la Corte sobre el trabajo de muchos jueces de Comodoro Py los últimos años. Se descuenta que los fallos serán críticos.

Sin embargo, lo que esos expedientes suministran es una oportunidad muy importante para que el máximo tribunal, además de hablar en los casos concretos, desarrolle políticas judiciales concretas para mejorar el servicio de justicia.

Lo que esperan los ciudadanos es que la Corte deliberadamente juegue su rol institucional y que privilegie la República por sobre la corporación judicial.

 

 

* Publicado en #DosJusticias

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.