Un campanazo sin réplica

Una sola voz sobre los medios públicos

 

Las dos campanas no suenan en la agencia noticiosa oficial Télam cuando se trata del conflicto laboral por despidos en el sistema público de medios públicos. Según la comisión gremial interna del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA), que forma parte de la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), nueve de cada diez cables sólo consultan a la fuente oficial y la voz sindical no aparece reflejada, aunque el conflicto sea laboral.

Desde que se inició el conflicto en los medios públicos, en noviembre de 2017 con el plan de retiros voluntarios en la estructura que alcanza a TDA, Encuentro y Paka Paka, y que luego se extendió a la TV Pública y Radio Nacional, con la contratación de una consultora especializada en planes de retiro, Télam emitió 58 cables sobre la actividad de esos medios, de los que sólo en el 22,36 por ciento de los casos hay referencia a alguna situación conflictiva.

Ahora, en el 76,9 por ciento de los casos en que Télam sí hace referencia –central o marginal- al conflicto de los medios públicos, el sujeto de la noticia es un funcionario del propio gobierno. Es el gobierno el que anuncia, informa o desmiente, aun si se trata de desmentir una información que el propio servicio jamás había reflejado. Los sindicatos de los medios públicos fueron el eje de la noticia en el 15.38 por ciento de los cables.

DIVERSIDAD DE FUENTES
Una sola fuente 92,28
Más de una fuente   7,72
SUJETO DE LA NOTICIA
Funcionario del gobierno 76,9
Delegados de medios públicos 15,38
Otros 7,69

El dato sobresaliente es la homogeneidad de fuentes. En el 92,28 por ciento de los casos la fuente es única. Una sola voz que, en general —lo que lo torna más grave en términos de libertad informativa—, es la voz oficial.

Cada vez que una noticia se origina en un actor social que el gobierno identifica como opositor, desde la gerencia periodística se proclama, como fórmula absoluta, la teoría de “las dos campanas”: sin la contraparte oficial, el cable no sale. Si la voz oficial no quiere hablar, el cable no se publica. Como es evidente a la luz de la estadística, cuando el cable se origina con la voz del gobierno, esa doctrina no se aplica. Nunca es requisito balancear la voz oficial.

El SIPREBA  aparece citado apenas en el 5,1 por ciento de los casos. Lo mismo el Sindicato Argentino de Televisión.

La sensibilidad del tema para el gobierno es evidente y se refleja con claridad en que sólo el 30,76 por ciento de los cables vinculados a medios públicos se originaron en un redactor de la agencia. El resto fue elaborado directamente en la gerencia, el directorio o por personal jerárquico afín al gobierno que no tiene por función habitual redactar cables.

ORIGEN  %
Personal jerárquico 69,24
Personal subordinado 30,76

El relación con los contenidos, el tema más recurrente es la “modernización/renovación” de las estructuras, que alcanza menciones en el 21,70 por ciento de los cables sobre el conflicto; seguido por la “austeridad” (17,36 por ciento).

TEMÁTICA DEL CABLE  %
Modernización/renovación 21,7
Austeridad 17,36
Críticas a sindicatos 13,02
Cesantías 13,02
Corrupción 8,68
Otros 26,22

Las actividades centrales que realizaron los sindicatos durante el conflicto no aparecieron en el servicio (abrazo a la TV Púbica, Festival en Radio Nacional, etc), mientras que uno de los cables, una denuncia sobre el cambio de nombre de Radio Nacional Tucumán, originado en un redactor, fue eliminado del servicio y del archivo periodístico después de publicado.

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.