Canto Maestro

Concluyen cuatro años de injusticia social, desigualdad y exclusión, pero también de resistencia y esperanza

 

En este número de la Revista «Canto Maestro» de CTERA hemos puesto en consideración y análisis los casi cuatro años de gobierno de la Alianza Cambiemos y las consecuencias que sus políticas tuvieron para el pueblo argentino.

Dichas políticas, por un lado, pusieron en serio riesgo la calidad institucional de nuestra democracia y, por otro lado, priorizaron el ajuste desde un comienzo, que luego profundizaron a partir de los acuerdos firmados con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Como contrapartida, las y los trabajadores organizados sindicalmente, las organizaciones y los movimientos sociales resistieron y lucharon en las calles, consiguiendo que el desguace del Estado, el desempleo y la pobreza producidos durante estos años no hayan sido tan graves y profundos como podían haber resultado si esa resistencia no se hubiera sostenido en todo este tiempo de restauración conservadora.

CTERA ya se había pronunciado a fines de 2015 en una solicitada que expresaba: No votamos a Macri. Esa advertencia, y tantas otras, comienzan a ser comprendidas por vastos sectores que hoy se suman para construir una Patria inclusiva, libre, soberana, y con una Educación Pública de Calidad entendida como Derecho Social.

Al momento de la edición de nuestra revista ya se pueden ver plasmados algunos frutos de esas luchas y resistencias, como han sido los resultados de las elecciones PASO 2019, donde se dieron claras muestras de un pueblo que tomó conciencia de la necesidad de terminar con las políticas de injusticia social, desigualdad y exclusión que han caracterizado al macrismo en estos casi cuatro años de gobierno.

En este análisis que hacemos, a modo de balance, no podemos dejar de observar que los principales perjuicios cometidos contra la población y, especialmente, en detrimento de los sectores populares, provienen de medidas sociales, políticas y económicas implementadas por el macrismo.

La liberación de las importaciones, el endeudamiento externo, las altas tasas de interés, las tarifas de servicios dolarizadas, entre otras, fueron medidas que destruyeron el aparato productivo ocasionando el cierre de comercios y fábricas que, a su vez, dejaron a cientos de miles de hombres y mujeres sin trabajo. Eso instaló nuevamente la recesión en nuestro país, que esta vez vino acompañada de una alta inflación y del aumento de la pobreza y la indigencia.

En el campo de la educación se ocasionó un grave deterioro de la Escuela Pública, producto de la desinversión y la subejecución del Presupuesto Educativo. La anulación por Decreto de artículos fundamentales de la Paritaria Nacional Docente, que había sido conseguida con las históricas luchas de la Marcha Blanca del ‘88 y la Carpa Blanca del ‘97. La caída del poder adquisitivo de los salarios y la precarización de las condiciones laborales; el cierre de Programas Socioeducativos, de cursos y escuelas; la falta de creación de nuevas escuelas –recordemos la promesa incumplida de los 3.000 jardines de infantes– y el ajuste en la inversión en infraestructura escolar —que llevó a la injustificable pérdida de la vida de compañerxs trabajadores de la educación—, entre otros. Estos son algunos de los puntos que nuestra organización denunció y reclamó en jornadas de lucha históricas como las dos Marchas Federales Educativas y la Escuela Pública Itinerante, que CTERA instaló frente al Congreso de la Nación para luego recorrer los caminos de la Patria con la firme intención de dar a conocer los sentidos y significados de nuestra batalla en defensa de los derechos y de la Educación Pública.

En todo este tiempo, sufrimos el ataque del gobierno hacia las organizaciones sindicales y a sus dirigentes, acompañados por un aparato mediático-judicial sin precedentes en la vida democrática de nuestro país.

Además hay que sumar el negacionismo de los funcionarios en materia de Derechos Humanos, intentando socavar el compromiso del pueblo y de los organismos de Derechos Humanos en el recorrido de Memoria, Verdad y Justicia, que llevó a cientos de genocidas a la cárcel. Este accionar tuvo su punto máximo cuando quisieron imponer la Ley del 2×1, que fue rechazada en multitudinarias marchas a lo largo y ancho del país.

Asimismo el aparato represivo del Gobierno se activó para tratar de desactivar cuanta marcha y movilización realizáramos lxs trabajadorxs y organizaciones sociales defendiendo nuestros derechos.

Lo acontecido con Santiago Maldonado y Rafael Nahuel son tristes ejemplos de estas políticas represivas ordenadas por el Poder Ejecutivo, apañadas por el Poder Judicial y justificadas por la mayoría de los medios de comunicación hegemónicos.

La anulación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, a días de la asunción de Mauricio Macri, fue el comienzo de una ofensiva sistemática a los medios de comunicación independientes, comunitarios y populares, que tuvo como consecuencia el cierre de radios, agencias y canales de noticias con miles de pérdidas de puestos de trabajo.

Como nunca antes, este gobierno contó con un aparato mediático afín que justificó y aún sigue justificando las políticas que se llevan adelante, construyendo falsa información y tergiversando el derecho de expresión y el verdadero espíritu periodístico.

La política internacional apoyada en Estados Unidos y la Unión Europea avanzó en el desmembramiento del MERCOSUR, la UNASUR y atentó contra la identidad latinoamericana.

La reducción de Presupuestos y de Políticas Públicas en Salud, Género y Cultura ha hecho retroceder en derechos a lxs ciudadanxs argentinxs. Sólo por nombrar algunas de las principales políticas de devastación social llevadas a cabo en todo este tiempo.

Desde CTERA creemos necesaria la publicación de esta revista para que tengamos memoria de lo sucedido en estos años de políticas neoliberales en lo económico y neoconservadoras en lo político.

Con la resistencia, la lucha y las batallas dadas en las aulas y en las calles, se ha impedido que estas políticas neoliberales avanzaran aún más. Esperamos que con la participación democrática y popular se pueda revertir definitivamente esta triste realidad que vive hoy la mayoría del pueblo argentino para construir la Patria que todxs soñamos.

Nuestro compromiso como trabajadorxs de la educación es la construcción de una Democracia Popular, Soberana, Solidaria y con Justicia Social, que se sostenga en los pilares de Memoria, Verdad y Justicia, por la dignidad de nuestro Pueblo.

 

 

Link para descargar la Revista  CANTO_MAESTRO_2019-WEB.pdf
*Secretaria General de CTERA, AMSAFE. Miembro del Comité Ejecutivo de la Internacional de la Educación -IE-

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.