Chubut condenada a deuda perpetua

El primer default de una provincia argentina, de una deuda impagable

 

La Unión Europea en Bruselas sorprendió a propios y extraños, a propuesta del Gobierno Español, dando luz verde a la creación de un Fondo de Deuda Perpetua de 1,6 billones de Euros, para “atender a la crisis desatada tras el coronavirus”. Un nuevo “Plan Marshall” de posguerra puesto en agenda.

¿Sorprendió? Ya no a tantos. Los fans del libre-mercadismo y el Estado chico no brillan en estos tiempos.

Las principales bolsas del mundo y activos financieros siguen cayendo en picada, también sus principales índices macroeconómicos, y commodities, como el petróleo.

Calificadas expresiones –locales y de otros lares- han descripto con mayor rigor de análisis la situación previa al coronavirus, de crisis terminal que viven los mercados y su pensamiento neoliberal dominante. La eurozona haciendo equilibrio para no caerse, por el alto endeudamiento. Japón, Grecia, Italia, Portugal, Bélgica, Francia, España, también Estados Unidos y muchos más, con deudas públicas que rondan de uno a dos PBI.

La pandemia solo actuó de emergente, y de paso, disimuló las dificultades de sus gobiernos para sortear esa otra pandemia mayor.

El endeudamiento externo argentino, que hacia fines de 2015 ya no implicaba un gran problema, alcanzó a fines de 2019 la cifra cercana a los 280.000 millones de dólares. Es de tal magnitud que el nuevo gobierno debió tomar casi con exclusividad de agenda la renegociación de la deuda, condición previa no solo para estabilizar la caída económico-productiva, sino para asegurar la misma estabilidad constitucional. No menor es el impacto de deuda de las provincias que a enero pasado rondaba los 26.000 millones de dólares, encabezada por Buenos Aires (10.804), CABA (2.805), Córdoba (2.786), Neuquén (1.223), Mendoza (1.175), Entre Rios (894), Chubut (868), entre otras. Si grande es la deuda de provincias, peor es la deuda a corto plazo, donde Chubut (158) y Buenos Aires (2023) son las más complicadas.

Decir que la crisis en Chubut se debe al crecimiento desmesurado del empleo público es aceptar un reduccionismo que no aclara la cuestión de fondo.

Chubut agrega otros factores estructurales a la crisis. La sostenida caída del precio internacional del crudo, y el estrepitoso desplome de este precio en la semana, con valores debajo de los 12 dólares el barril, y en casos, de precios negativos por primera vez en la historia, redujo sustancialmente y reducirá en el futuro cercano a mínimos históricos la recaudación por regalías. Pese al recupero, es de esperar se mantengan precios muy bajos un largo lapso.

También aporta a la crisis el golpe que absorbe un importante sector privado de servicios, hotelería, gastronomía, supermercados, por citar algunos.

La caída de la actividad económica-productiva nacional de estos últimos años es lo que explica en gran parte también la crisis.

En un reciente artículo periodístico la ex ministra de Economía y Diputada Provincial,  Gabriela Dufour, aclara con su acostumbrado nivel de detalle y certeza la composición de la deuda financiera, sus 4 bonos, sus orígenes, montos e intereses, pactados en su mayor parte durante la gestión Das Neves. Dufour refiere a un monto original de deuda de 788.891.415 millones de dólares , de los cuales se han pagado 84.175.000 de capital y 220.207.083 de intereses. La cifra de intereses pagados, en dólares, -que supera los 14.000 millones de pesos- habla por sí sola del vergonzoso acuerdo realizado por esa deuda.

Queda claro que el principal escollo que desequilibra nuestras finanzas públicas ha pasado a ser la amortización y los abultados servicios de la deuda. Y en consecuencia, una gestión de gobierno que privilegió pagar montos siderales a la especulación bonista, por sobre los intereses de sus ciudadanos.

En la práctica y en los hechos, frente a la actual crisis financiera y sanitaria, la deuda es sencillamente impagable. Chubut ya está en default, solo falta decirlo.

En apenas dos meses, un microscópico virus puso en evidencia la crisis terminal del sistema financiero internacional, su economía de mercado, y la relación deudores-acreedores.

Si desde Europa Occidental Estados Unidos y hasta México, procesan y rebobinan sus deudas y finanzas quebrando su lógica de déficit cer” para dotar de recursos extraordinarios al Estado, e inyectar fondos en rescate del aparato productivo y en especial de sus PyMEs:  ¿qué espera Chubut?, ¿qué esperan las Provincias? para encarar su Plan Marshall a la criolla, o su propio PLAN de endeudamiento perpetuo, como lo llama la misma Europa: un fondo especial de crisis, de capital no reintegrable, al cual aporten los que más se enriquecieron con las políticas de destrucción del mercado criollo y del aparato económico productivo nacional.

 

Rawson, Chubut, 23 de abril 2020

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Jorge Refsgaard dice

    Apruebo la certeza de los números con que detalla la deuda de Chubut, y la enorme suma pagada en intereses.
    La única solución viable por un período de 3 a 5 años, es suspender el pago de la deuda y los intereses, abonar sueldos y jubilaciones cancelando la deuda interna y reinstalar fuentes de trabajo facilitando radicaciones industriales.
    Una vez que Chubut posea capacidad productiva asegurada, y factibilidad de exportación, la situación social será otra muy distinta a la actual.
    Recién cuando Chubut logre orden interno y circulante coherente, los Municipios de 1ra categoria van a lograr suficiencia económica y el Estado Provincial podrá entonces disponer de mayor capacidad financiera para atender la deuda externa.
    Son imperiosos delimitar los márgenes que pueden alcanzar los sueldos de los empleados públicos, subiendo los minimos en un 41% y limitando los máximos hasta un tope de $.230 mil.
    Es impostergable reducir la Planta Política a 3/5 de la actual.
    Es imprescindible pasar al sistema pasivo a todos aquelos que hayan superado años de servicio o años de edad; y facilitar el retiro voluntario que determine, en suma, una reducción del 18% del personal general.
    Respetar la autarquía del ISSS CHUBUT.
    Respaldar créditos del Banco Chubut para actividades productivas homogéneas y solventes.
    Quedando algunas medidas adicionales por aplicar.
    Finalmente convocar a acreedores de la deuda externa una quita del 38% del capital.
    Caso contrario es muy incierta y peligrosa la vista a futuro inmediato de esta pésima gestión que ya lleva poco más de 16 años de desorden político y económico!.

  2. Juan Serra dice

    Sí Ricardo, creo como vos que así fue y así es, los porqué’s los votaron me exceden en esta nota

  3. Ricardo+Piegaro dice

    Que significa, decirlo? Escribirlo? Firmarlo? El dasnevismo endeudó de manera irresponsable. Este dasnevismo residual de Arcioni no encuentra respuestas. Pero a das neves y a arcioni lo votaron la mayoría de los docentes, los trabajadores del sistema de salud, y los empleados públicos los votaron levantando las dos manos. Lo que más me preocupa es que no están surgiendo figuras capaces de cristalizar una respuesta políticamente sustentable hacia el futuro. Pues habrá que escribir y firmar ese papel que diga default.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.