Coincidencia

De la deuda externa no hay bautismo que redima

Nacemos culpables de un pecado que no hemos cometido, el pecado original. Así me enseñaron en los colegios de curas donde hice la escuela primaria. Hay un remedio: el bautismo. Ocurre lo mismo con la deuda externa, que deberán pagar nuestros descendientes, sin bautismo que valga. Por el contrario, la deuda seguirá aumentando para pagar los intereses. Y todo por los siglos de los siglos, amén.
--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí