Cómo abortar en Buenos Aires

Entró en vigencia en la provincia de Buenos Aires el Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo

 

La vigencia del Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo es la primera resolución del Ministerio de Mujeres de la provincia de Buenos Aires y fue firmada en conjunto con el Ministerio de Salud. Buenos Aires vuelve a tener una guía actualizada acerca de cómo garantizar el acceso al aborto en instituciones de salud y en los casos en los que lo prevé la ley. La medida había sido derogada por María Eugenia Vidal. La actual Ministra de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual consideró que “el compromiso es garantizar derechos”.

En noviembre de 2019 el Protocolo nacional de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) fue publicado con la firma del ex secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, pero al día siguiente fue vetado por Mauricio Macri. Apenas asumió el nuevo gobierno, el Protocolo ILE volvió a estar en vigencia a partir de la asunción del actual Ministro de Salud de la Nación, Ginés González García.

La historia en la provincia de Buenos Aires no es muy diferente que en la jurisdicción nacional. En 2016 la ministra de Salud provincial, Zulma Ortiz, firmó la resolución 2095 para adherir al protocolo nacional, pero diez días después debió dar marcha atrás por orden de la gobernadora María Eugenia Vidal. A los pocos meses Zulma Ortíz renunció a su cargo. La resolución publicada este jueves en el Boletín Oficial puso finalmente en vigencia la aplicación del Protocolo de ILE en la provincia más grande del país y fue firmada por el ministro de Salud, Daniel Gollán, y la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz.

La ministra dijo al momento de firmar la resolución que “la guía legisla sobre el procedimiento sanitario para atender las excepciones de aborto que contempla el Código Penal en su artículo 86 inciso 1 y 2, una legislación de 1921”, y que “no estamos innovando, sino que establece qué procedimiento hay cuando el aborto conlleva un problema para la salud o la vida de la mujer o en los casos de una violación”.

El Protocolo facilita la tarea de efectores de salud que encuentran obstáculos institucionales en las prácticas médicas al momento de realizar una Interrupción Legal del Embarazo. Al institucionalizar la guía, también se lleva tranquilidad al ejercicio de un derecho que la desinformación ha emparentado con la ilegalidad y genera temores en el efectores de salud.

«Es un paso importante porque institucionaliza una decisión política», expresó Díaz y destacó que también se avanzará en profundizar la enseñanza de la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas. «ESI va a volver a ser una política importantísima en el trabajo de la educación. Es la única política de prevención de violencia», sostuvo en declaraciones a El Destape Radio.