CON LA VIOLENCIA DEL MAR

La música que escuché mientras escribía

 

Esa cosa que se mueve es el render con realidad aumentada de Limiting Factor, el submarino de bolsillo capaz de soportar la presión en el fondo del mar hasta por lo menos 11 kilómetros, más o menos la altura a la que vuelan los aviones intercontinentales, pero hacia abajo. Acá tenés un detalle, diseñado por Triton Submarines, la empresa que lo fabricó por encargo del millonario oficial naval estadounidense Víctor Vescovo, la primera persona que exploró los cinco puntos marinos más profundos del planeta.

A sketch of Limiting Factor

 

Con este bote, los oceanógrafos chilenos Rubén Escribano y Osvaldo Ulloa descendieron hace unos días en dos inmersiones sucesivas, ambas en compañía de Vescovo, hasta tocar el fondo de la Fosa de Atacama, a 8 kilómetros de profundidad frente a las costas de Perú y Chile, que es su objeto de estudio en la Universidad chilena de Concepción. Los detalles de la travesía fueron narrados por la BBC, y podés encontrarlos aquí.

 

Una de las cosas que me llamaron la atención fue la música que cada uno de ellos escuchó durante el descenso, de más de tres horas. Ulloa eligió la Danza de las libélulas, de Manuel García, que la interpreta junto con su compatriota Mon Laferte.

 

 

Ahora parece que yo

Debo mirar hacia el mar

Descubrir la noche

Y su reflejo entre los botes

Mañana vas a encontrar

Una flor que te dejé

Contra el pecho abrazarás

Su suave fuego

Y en una danza sutíl

Libélulas del jardín

Cruzarán el cielo de tus sentimientos

Es decir, belleza que quiero olvidar

Me llama, me viene a buscar

Me hace soñar

Es decir, que con la violencia del mar

Quisiera volver a besar

Hasta sangrar

Y aunque hace años que yo

Vivo tan lejos del mar

Siempre vuelvo al pueblo

Donde imaginé hace tiempo

A mi damisela y su flor

Con su sombrilla y mi amor

Damisela del jardín de las camelias.

Es decir, belleza que quiero olvidar

Me llama, me viene a buscar

Me hace soñar

Es decir, que con la violencia del mar

Quisiera volver a besar

Hasta sangrar.

En cambio, Escribano prefirió Tequila Sunrise, por The Eagles.

 

 

 

En cuestión de gustos no hay nada escrito. ¿Vos qué hubieras escuchado?

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí