Con Verdad y en busca de Justicia

Víctimas de la represión del 20 de diciembre del 2001 repudian un miserable editorial de La Nación

 

Después de un largo juicio y más de 20 años de proceso judicial en el que fueron desacreditadas absolutamente todas las mentiras planteadas por Santos y Mathov, resulta inaceptable que se le pretenda dar crédito a esas falsedades como si nada hubiera pasado.

El vergonzoso editorial de LN replica como verdades los manotazos de ahogado de dos delincuentes condenados que avizoran el inminente cumplimiento de su pena de prisión.

Contrariamente a lo que repite LN, los hechos que determinan la responsabilidad de Mathov y Santos están absolutamente esclarecidos. Ambos condujeron una represión policial tan ilegítima como despiadada, que produjo centenares de víctimas, la mayoría por balas de plomo y alguna de ellas fatales.

Es falso que las defensas de Mathov y Santos hayan demostrado que la jueza Servini de Cubría fue quien ordenó desalojar la plaza o que impartió directivas “imprudentes” a la policía.

Por el contrario, en el juicio se determinó con exactitud el momento en que Mathov y Santos dan la orden de desalojar la plaza “sí o sí”, “cueste lo que cueste”, dice la sentencia. Y vaya si costó esa orden temeraria de esos dos sinvergüenzas.

Ambos imputados obviaron deliberadamente la orden de la jueza de parar la represión y respetar el derecho a manifestarse. Más aún, según atestiguaron funcionarios policiales, el comisario Santos, siguiendo órdenes de Mathov, dijo: “El estado de sitio está por encima de la justicia”. Esta frase merece ser remera para obsequiar a todo portador de la tarjeta Club La Nación.

También se determinó con certeza que los disparos mortales provinieron del personal policial que actuó en cumplimiento de las ilegítimas órdenes de M y S. Los testigos y, fundamentalmente, los peritajes balísticos, determinaron ubicación, distancia y trayectoria de esos disparos. También descartaron la disparatada hipótesis de francotiradores y armas tumberas.

Hay policías identificados e imputados como autores de esos disparos. La Justicia no avanzó más aún porque no determinó si fueron todos ellos los que dispararon o solo algunos. Nuevamente LN miente.

También es mentira que no haya habido pronunciamiento sobre los planteos de prescripción de los imputados. Tanto el tribunal de juicio como la Cámara Federal de Casación penal ya dijeron que el plazo de prescripción se encuentra suspendido mientras haya policías imputados que aún presten funciones. Incluso la Corte Suprema homologó este criterio.

El diario LN se sensibiliza por los embargos, inhibiciones y prohibición de salida del país que la Justicia les impuso a M y S. No pueden ir a Miami ni a Punta del Este. ¡Cuánto dolor!

Desvergonzadamente LN lo considera un sufrimiento injusto, cuando en verdad se trata de restricciones mínimas que la Justicia penal debe imponer a cualquier imputado.

Lo que en verdad es injusto y debiera sensibilizar a cualquier persona de bien es el sufrimiento de las víctimas de esa brutal represión. Nos referimos al dolor de quienes perdieron un padre, un hijo, un esposo o un hermano, o a quienes aún padecen las secuelas de esa violencia institucional, quienes perdieron un ojo, les cortaron un dedo, o tienen aún en su cuerpo restos de las balas de plomo que les disparó la policía. Esto es grave, eso daño fue injusto, eso es lo que debe sensibilizar.

Es mentira también que las impugnaciones de Mathov y Santos se encuentren a consideración de la Corte. Esos recursos aún están en trámite ante la Cámara Federal de Casación, quien debería declararlos inadmisibles, de manera indefectible.

Este fue el criterio que ya fijó la Corte suprema cuando rechazó el recurso de otro imputado (Andreozzi) que utilizó las mismas mentiras y chicanas que postulan Mathov y Santos y ahora repite LN. Este precedente no puede obviarse. Ellos saben que no hay razones legítimas para que ni casación ni la Corte modifiquen este criterio. Por eso recurren sin ningún escrúpulo a la coacción para torcer la voluntad de la Justicia. ¡Verdaderos “republicanos”!

En cuanto a los dichos del diputado Fernando Iglesias, no queremos darles demasiada trascendencia, por tratarse de un personaje nefasto de la política argentina. Repudiamos el homenaje que realizó en esa oportunidad al máximo responsable de las sangrientas jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, Fernando De la Rúa, quien actuó tanto por acción como por omisión e inoperancia, causando la crisis. Y no tenemos nada que agradecerle. Nuestros muertos se han mantenido en la memoria del Pueblo gracias a nuestro arduo trabajo de estos 20 años. En referencia a sus expresiones, es cierto que no se ha investigado la responsabilidad de los gobernadores de las provincias en que hubo 32 asesinatos. Lo hemos venido repudiando desde el principio. Pero esta situación de impunidad no desestima la responsabilidad de De la Rúa, quien murió sobreseído y sin ir a juicio, de Mestre, quien falleció sin haber pasado tampoco por la Justicia, ni de Mathov, Santos y demás responsables policiales, cuyas condenas aún no se hicieron efectivas.

Los que seguimos procurando un pronunciamiento definitivo de la Justicia somos las familiares y las víctimas del accionar de Mathov y Santos. Ellos, al igual q otros imputados, aun gozan de la impunidad que les otorga la cobertura mediática y política que todavía ostentan descaradamente.

Porque ya sabemos la Verdad, seguiremos exigiendo Justicia.

¡Prisión efectiva y cárcel común para estos canallas!!! ¡Ya!!!

¡Juicio y castigo para todos los responsables políticos y materiales de la represión policial en diciembre del 2001 en todo el país !!!!

 

Familiares de víctimas y sobrevivientes del 19 y 20 de diciembre de 2001

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí