CRISTINAMENTE

El libro de CFK: Actualización Política y Doctrinaria para volver al poder

 

Los sorprendentes efectos del libro de Cristina Fernández de Kirchner de modo alguno se limitan a haberse convertido en el boom editorial del siglo con más de 200.000 ejemplares circulando entre tirios y troyanos a diez días de aparecer. Tampoco que un número indeterminado de lectores acceda a las casi seiscientas páginas mediante un pdf distribuido a través de las redes de forma tan gratuita como de misteriosa fuente (ejem). También asombra que un libro, aún antes de ser leído hasta el final, marque la agenda discursiva y genere un hecho político. Más precisamente un acontecimiento político, allí donde saca a la superficie instancias que permanecían invisibilizadas para el sentido común, revela la impostura de la lógica hegemónica, da rienda suelta a una subjetividad que hasta ese momento no encontraba palabras para describir lo que le ocurría e impone lo público sobre lo privado.

Manifestación reactiva del fenómeno Sinceramente ha sido la cháchara espasmódica de los locutores del neoliberalismo reinante, cuya fonorrea resultó a la manera de esos tests propios de la psicología proyectiva en la que el cliente hace su propia, íntima película a partir de un módico indicio externo, como una figura, dibujo o forma. Señal inequívoca de la pavura que le desata a las huestes oficialistas cualquier ruptura del chamuyo hegemónico en general, la máquina de decir pelotudeces se enciende cuando proviene de CFK en especial.

 

 

Acaso construido sobre un registro oral, el borrador original de Sinceramente fue primero reescrito desde el soporte hablado y después establecido en una virtuosa edición. Sistema que desata un efecto de verdad: que Cristina escribe como habla del mismo modo que habla como escribe. Lo que podría constituir un serio obstáculo para un escritor de ficciones o un ensayista académico, en este texto constituye una herramienta para la transmisión. Eficacia que proviene de esa sensación que transforma la lectura en un acto donde ella está enfrente, en la mesa de la cocina, cebando mate en una charla en la que, cada tanto, mira a los ojos. Y estremece.

 

 

Concluida su escritura ayer nomás, en marzo pasado. Este dato excede la mera declamación ya que está referenciado en sucesos ocurridos en tal momento y, al permanecer frescos en la memoria colectiva, no sólo constatan su verosimilitud. Fundamentalmente, señala que toda afirmación va acompañada de su argumento y de su prueba comprobable; que no hay espacio para la sanata: construye un método accesible al lector, más allá de nivel de conocimiento de las situaciones narradas. Pues Cristina va y viene, de los hechos cotidianos a la Historia, a la familia, al backstage tanto doméstico como del poder y los poderosos; siempre una y otra vez a, hacia, para, con Néstor. En el camino, entre danza y contradanza, va diciendo. Repasa doce años de gestión y, en cada paso, revela aspectos poco o nada conocidos, revisa, reflexiona en voz alta y optimiza, reivindica lo actuado al tiempo que pone en cuestión ciertas maneras; respecto a la letra de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, por ejemplo: “Tendríamos que haber hecho algo más corto y concreto. Pero sacrifiqué una Ley precisa y mejor por tener la mayor cantidad de voces representadas”. Fiel a ese espíritu medio cabrón que la caracteriza, aprovecha la oportunidad para machacar sobre la forma de hacer política: “Los sectores autodenominados progresistas deberán plantearse, frente a futuros debates y discusiones, si la exigencia permanente de lo ideológicamente perfecto no es directamente proporcional al fracaso o cuanto menos a la imposibilidad de poder cambiar en serio las cosas y, objetivamente, terminar siendo funcional a la derecha y el statu quo”.

Método expositivo que cruza dirigirse a un interlocutor sin excluirse a sí misma, e ir de una escena doméstica a una acción política, hace a una lectura ágil, hasta divertida, salpicada de  ironía, algún sarcasmo que eriza la pelambre del humor así, como al pasar: “Ahora que lo escribo me doy cuenta que Clarín tiene la edad del peronismo. Qué cosa, ¿no? Por ahí Macri tiene razón de que el problema que tenemos los argentinos data de hace setenta años”. Cristina contrasta, equipara, sostiene con datos, situaciones, cifras, fechas, nombres, referencias históricas y marcos contextuales de las principales acciones de la gestión de Néstor y la propia, en las respectivas primeras magistraturas no menos que en las administraciones provinciales que les sirvieron de aprendizaje. Trayecto en el que demuestra en forma fehaciente cómo el macrismo se ha encargado –por ideología, torpeza, ignorancia o mala leche— de destruir todos y cada uno de los logros kirchneristas. “Espejo invertido”, le llama al “grupo de tareas del capital financiero”. Síntesis paradigmática en la que aúna los equipos operativos a cargo del genocidio de la última dictadura con los auténticos comandantes del estrago cambiemita.

 

 

A veces con frontal desparpajo, más a menudo con sutil inferencia, CFK hace política en cada línea. Jamás le teme a pasar por la máquina de picar a quien cruzó la frontera, como el diputado oportuopositor Diego Bossio, a quien se abstiene de nombrar. Al mismo tiempo procura encuadrar con nombre y apellido a quien se fue pero amaga mirarla, como quien no sabe qué hacer. Es el caso de Sergio Massa, al que le recuerda sus mejores momentos, como haberle acercado a Amado Boudou con la propuesta de volver al sistema de reparto jubilatorio; como diciendo “esto es por acá… por ese camino vas mejor, así es la forma”. Replica los agravios con un golpe de revés y se parafrasea “yegua herbívora” (como el General, pero equina); recupera su coquetería: pintarse “como una puerta” desde la adolescencia; las pilchas, los accesorios. Y garpar de su bolsillo.

En tiempos de neoliberalismo, en que la política tiende a ser convertida y/o reemplazada por el “marketing cazabobos” que tienta pero al menor movimiento explota, Cristina revindica en concreto las pautas programáticas, directrices para un programa de gobierno. Y esto es en lo esencial Sinceramente. Entre anécdotas desopilantes, referencias entrañables a Néstor, evocación de momentos, perfiles de políticos locales y extranjeros, balance de lo actuado, revisión de aciertos y errores, construye la Historia para que nadie lo haga en su lugar. Asimismo, actualiza su anterior perspectiva de género (las compañeras feministas de esta tripulación podrán profundizar tal aspecto con mayor idoneidad que este anciano reseñero) en un notable giro que, ahora, incluye el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

En primera persona y tuteando, compone el boceto de un plan político cuyas pautas quedan salpicadas por aquí y acullá para quien quiera enterarse. Proyecto que si bien se halla más especificado en el capítulo 5 “Una yegua en el gobierno (2007-2011)”, atraviesa el conjunto del texto. Se detiene en los puntos cruciales, de lo general a lo particular, empezando por arriba: el papel de Estado, que debe garantizar “equidad, justicia y redistribución”, constituyendo “un instrumento nivelador en la vida de las sociedades para obtener un desarrollo justo y armónico que garantice la convivencia en paz”. Porque la destrucción neutrónica del macrismo “no da para más”, Cristina impulsa “un nuevo y verdadero contrato social” que abarque “no sólo lo económico y social, sino también político e institucional”, que incluye lo jurídico. Movimiento estéril si no se modifica la matriz económica a fin de consolidar un mercado interno que “con tecnología e innovación” científica sea capaz de convertir “al país en una plataforma de exportación con mucho valor agregado”. Así, desgranando punto por punto los lineamientos generales de un plan de acción, compone un texto ágil, en el que no se priva de nada. Anuda historias, personales y sociales, sucesivas y simultáneas. Responde a todas y cada una de las acusaciones, diatribas y causas judiciales falsificadas a su medida. Retoma sus discursos públicos y privados (a partir de los cuales revisa y corrije), perfila amorosamente a Néstor, hijxs y nietxs. Ahí deambula “el sicario” Bonadío, repta Magnetto, vacila Lavagna, se detiene Moyano, gatea Macri; traza las metamorfosis de Bergoglio en Francisco y la suya propia. Sonríe y se angustia, pone en juego su estilo: “Yo no tengo ningún problema con que el otro parezca tener más poder o menos poder que yo, si hace lo que quiero. ¿Cuál es el problema?”. Pues “lo que quiero” dista del capricho. Se asienta en el proyecto político. Logra desarrollarse a partir del poder de los argumentos basados en la lectura rigurosa y sistemática de la realidad efectiva, como canta la marchita.

 

 

FICHA TÉCNICA

Sinceramente

Cristina Fernández de Kirchner

 

 

 

 

 

Buenos Aires, 2019

594 págs.

21 Comentarios
  1. Maria Luisa dice

    No comprendo.

  2. Lujan dice

    Excelente síntesis Jorge. Vale enmarcar :» Espejo Invertido», le llama al «grupo de tareas del capital financiero». Y contundente como expresas : «Síntesis paradigmática en la que aúna los equipos operativos a cargo del genocidio de la última dictadura con los auténticos comandantes del estrago cambiemita.

  3. Roberto Rapalo dice

    El poder es una cosa, el gobierno es otra. La confusión es madre de la derrota.

  4. cristina nagy dice

    De veras, una recensión digna de la obra. Estoy en 10º puesto para la lectura de UN ejemplar.

  5. Miguel dice

    Impecable sintesis de SINCERAMENTE. Muchas gracias!

    1. Carlos te dice

      El odio y la mentira.Los nuevos medios y los mismos fines.. Capítulo 10
      Recomendable

  6. Valeria Satas dice

    Reseña perfecta. Gracias

    1. Eduardo Juarez Allen dice

      Nunca leí palabras tan buenas dirigidas a nuestros movimientos de izquierda. Nuestra izquierda, siguiendo algunos difíciles ideales, le da la espalda, como consecuencia, a los logros de los movimientos obreros.

  7. Luis Alberto dice

    Macri ha sido una calamidad polifuncional, al punto de purificar a CFK.

  8. EugeGati dice

    Un muy bueno y objetivo análisis. Felicito a su autor. Me siento identificada con la sensacion que me está produciendo leerlo. La veo y escucho hablar. Ella siempre enseña aún sin proponérselo. Podemos pedirle perfección? Eligió siempre a las personas adecuadas? Eso lo dirá la otra historia o más precisamente la realidad …que se cae de madura.

  9. Alberto dice

    ES evidente que la cronología biológica, no es incompatible con la lucidez , el buen decir y las palabras desplegadas como una bella armonía. Excelente análisis del joven, «anciano reseñero». Gral Roca Rio Negro.-

  10. Gladys Aurora Goñi dice

    Así pienso mientras leo Sinceramente. A veces en voz alta para compartir textual con mi esposo. Gracias, muy bueno.

  11. sòcrates dice

    Coincido con Laura: el anciano reseñero lee con una agudeza y expone con una elegancia que muchos imberbes querrìan para si. Felicitaciones!

  12. Eve Raquel dice

    Claro y preciso elogio a tanta virtuosIdad generosamente plasmada en el libro. Me gusta

  13. Sebastián dice

    Radiografía en HD 4K del pensamiento de CFK. en su libro y razón de su vida ,diametralmente enfrente de como piensa su hermano el presidente del senado»…

    1. JP dice

      No es hermano, es primo segundo. También está Mariano, de Areco, que es cumpa. Y Patri y Julia Lola, de la rama femenina. Todo el resto: ovejas amarillas.

  14. Laura dice

    De lejos, el mejor análisis del libro y su contexto que leí. Tenía que ser el groso de Pinedo 👏👏👏
    Gracias.

    1. sòcrates dice

      Coincido con Laura: el anciano reseñero escudriña con una agudeza y expone con una elegancia que muchas plumas imberbes quisieran para sì. Felicitaciones!

  15. dora dice

    muy linda y precisa reseña, gracias.

  16. lovaldo dice

    Pobre mujer

  17. lovaldo dice

    Pobre mujer..

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.