¿Cuándo se cortará el hilo?

Otra bofetada a las víctimas de la AMIA

 

Tal vez alguien crea que el juicio por encubrimiento AMIA tiene algo que ver con aquella bomba que explotó aquel 18 de julio de 1994 y que mató a nuestros familiares. No, nada de eso. Este juicio tiene que ver con algunos de los que tenían la obligación de investigar y de brindar justicia. Funcionarios que desde los diversos poderes del Estado debían garantizar que este crimen no quede impune.

Este juicio oral, o mejor dicho, este atrasado juicio oral (la causa se inició en 2003 y el juicio comenzó en 2015), viene a paliar de alguna manera el dolor del no saber, el dolor del no castigo, el dolor que trae consigo atravesar las diferentes instancias de la impunidad.

Esta mañana esta impunidad nos volvió a dar una cachetada. Siempre digo que ya nada me puede sorprender, pero aún así, siempre hay algo más que me sorprende, es como un hilo largo que se tensa y tensa pero no se rompe.

Esta mañana la Unidad AMIA del Ministerio de Justicia, la que está a cargo de Mario Cimadevilla, comenzaba con su alegato. Un tal doctor Ventos iba a ser el encargado de acusar, pero no, resulta que ayer lo echaron y en su lugar apareció un tal doctor Console junto a otro tal doctor Di Filippo con un nuevo alegato, un flamante alegato instruido por el mismísimo Ministro de Justicia Germán Garavano, en el cual liberan de culpa y cargo a los dos ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia.

¿Cuánta osadía puede tener la impunidad, acaso no se dan cuenta que nada es para siempre?

Que tristeza ser alguno de ellos, que horror caminar por la vida cargando el peso de la mentira, de la duda, de la deuda.

Que tristeza que a casi 24 años del atentado contra la AMIA nos sigan pegando bofetadas en el aire.

Hay tres jueces sentados que tienen la responsabilidad de hacer justicia.

Los hilos a veces se cortan pero muchas otras veces se enredan en su propio carretel.

 

Ilustraciones de María Paula Doberti, integrante de Dibujos Urgentes en el Juicio por Encubrimiento del atentado a la AMIA 2015-2018

 

Diana Wassner, Memoria Activa