De Nueva York a Buenos Aires

En Estados Unidos aumentan los robos y se temen saqueos, cosa que no ha ocurrido aquí

 

Diez millones de estadounidenses perdieron el trabajo en las dos últimas semanas y se calcula que en el segundo trimestre el desempleo se ubicaría entre el 15 y el 20% de la población económicamente activa, según un informe reproducido por zerohedge.com. La mayoría de estas personas no tienen ahorros, pero sí deudas, y dependen para sobrevivir de los bancos de alimentos. La semana pasada se produjeron saqueos de comercios en California y Carolina del Sur. Los negocios de Nueva York, San Francisco, Seattle y Chicago estaban blindando sus vidrieras en prevención de disturbios. Por la misma razón, efectivos de la Guardia Nacional están ocupando posiciones en las principales áreas metropolitanas o sus alrededores.

 

 

 

 

El diario de negocios Wall Street Journal informó un aumento en los robos de establecimientos comerciales en los cinco condados de Nueva York del 12 al 31 de marzo, cuando entraron en vigor los cierres masivos. El Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York registró un aumento del 75% en los robos durante el período: 254 robos, en comparación con 145 en el mismo período del año pasado. «El aumento de los robos coincidió con los pasos para detener la propagación del coronavirus. El 15 de marzo, la ciudad ordenó a los restaurantes y bares que cesaran la atención al público, lo que llevó a muchos establecimientos a cerrar por completo o limitar las operaciones. Andrew Cuomo pidió el cierre de todos los negocios no esenciales, lo que llevó a muchas tiendas minoristas a cerrar sus puertas «, señaló el Journal. «Sabíamos que con el cierre de muchas tiendas podíamos ver un aumento de robos», dijo el Jefe de Estrategias de Control del Crimen de la policía de Nueva York, Michael LiPetri. Los establecimientos más atacados fueron restaurantes, supermercados y negocios minoristas, dijo LiPetri. Entre el 12 y el 31 de marzo, hubo más de 30 informes de robos en supermercados, un aumento del 400% respecto al mismo período del año pasado.

Los ladrones buscaban específicamente comida, alcohol y productos de consumo. Muchos ingresaron desde los tejados y / o forzaron la apertura de puertas o rompieron ventanas. El Journal señala que algunas cadenas minoristas han cerrado sucursales en toda la ciudad, citando temores de que pronto puedan surgir disturbios sociales.

 

 

 

 

En cambio, en la Argentina, donde el consumo de alimentos aumentó debido a los diversos programas de ayuda puestos en práctica por los gobiernos nacional, provinciales y municipales, la cuarentena fue acompañada por un descenso en los índices de robos y hurtos. Los ataques aislados a algunos comercios barriales en el Conurbano bonaerense han tenido un sesgo racista, ante el que numerosos mercados chinos suspendieron sus operaciones. Pero no se han registrado saqueos por alimentos.

A medida que aumentan los saqueos en la ciudad de Nueva York, el siguiente temor es que la policía de Nueva York pueda verse abrumada por incidentes relacionados con virus y / o la escasez de oficiales. La semana pasada, uno de cada seis oficiales de policía de Nueva York estaba enfermo o en cuarentena. Más de 1.500 han dado positivo por el virus, lo que podría conducir a una disminución de las patrullas.

Al mismo tiempo, se observa un aumento impactante en la compra de armas, sin precedentes en la historia.  El sheriff de Los Ángeles, Alex Villanueva, dispuso el cierre de los comercios de armas por razones de seguridad pero una demanda judicial lo hizo retroceder, porque el gobierno federal del Presidente Donald Trump consideró la venta de pistolas y ametralladoras un servicio esencial. En 1999 se vendieron en todo Estados Unidos 9,1 millones de armas, cifra que ya fue superada en los tres primeros meses de este año. En 2019 se vendieron 28,3 millones de armas de fuego. En febrero de este año, se vendieron 2,8 millones de armas, en marzo 3,7 millones, según las estadísticas que lleva el FBI. El incremento alcanzó tanto a las armas de puño consideradas para defensa personal, como a las poderosas armas largas de ataque.

 

 

 

 

No por casualidad se han republicado ahora fotos de las largas colas de desocupados que durante la depresión de hace 90 años, aguardan en las calles para recibir una ración de comida. Ahora las colas se reproducen en largas filas de automóviles, como esta en las inmediaciones del Banco de Alimentos de Duquesne, cerca de Pittsburgh.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. eter dice

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.