De política, ni hablar

Un gobierno aislado que sólo atina a reprimir para imponer su plan

 

Era el mediodía del martes 21 cuando los trabajadores del Astillero Rio Santiago se encontraban reclamando pacíficamente en las puertas de la gobernación de la provincia de Buenos Aires. Un patrullero arremetió contra la multitud, atropellando un trabajador, y ante la reacción de los manifestantes se desató la represión. Los representantes sindicales se encontraban esperando una audiencia cuando la policía, que estaba apostaba dentro de la gobernación, inició la cacería humana. Varios de ellos resultaron heridos y hospitalizados y alrededor de cinco fueron detenidos. Este es el astillero que, al decir del presidente Mauricio Macri, es necesario dinamitar. Una asamblea realizada en el lugar decidió mantener la permanencia hasta ser recibidos por la gobernadora. Se decidió, además, un paro de 24 horas para el día miércoles. El paro fue contundente y la movilización que lo acompañó, similar a la del día martes.

El secretario general de ATE Ensenada, Francisco Banegas, acompañado por el intendente Mario Secco, denunció que ante la resistencia de los empleados a dos quitas salariales del convenio colectivo, que en algunos casos afecta la mitad de sus ingresos, marcharon pacíficamente hasta la casa de gobierno. Fueron recibidos por un funcionario que les manifestó que esperaran un momento para ver quién los podía atender. La reunión no se realizó y acto seguido el patrullero inició la emboscada como respuesta al justo reclamo de los trabajadores.

En el marco de la más profusa ola de despidos en el Estado, se trató de un nuevo intento del gobierno de hacer pasar la política de ajuste. Al decir del secretario general de ATE, Hugo Cachorro Godoy, este plan no pasa sin represión. Pero realmente, ¿pasará con represión? Si la respuesta es negativa sería bueno modificar la afirmación.

En el mismo momento, el triunvirato de la CGT se reunía con los representantes del Fondo Monetario Internacional. La llamada mesa chica pretende encontrar alguna instancia que evite la confrontación con la política oficial. Juan Carlos Schmid los calificó de bomberos que para apagar el incendio derriban la puerta y con chorros de agua destruyen todo lo que ven. Lo único positivo que surgió de la reunión fue que los representantes del FMI aseguraron no tener nada que ver con los intentos del gobierno de imponer la reforma laboral.

Los portuarios lograron un triunfo luego de más de 50 días de acampe en el puerto metropolitano. El viernes último la Federación Marítima Portuaria de la Industria Naval de la República Argentina (FEMPINRA) dio cuenta de que las empresas involucradas en el conflicto desistieron del procedimiento preventivo de crisis y dejaron sin efecto el despido de cerca de 200 trabajadores y otro tanto de empresas tercerizadas. Asimismo acordaron una recomposición salarial aprobada por asamblea. La carpa de la dignidad portuaria derrotó la prepotencia de las multinacionales.

Inflación desbocada, conflictividad en aumento, intento de contención, destrucción del empleo son términos corrientes en el edificio de Azopardo. Por otra parte, el triunvirato rechazó participar del diálogo convocado por el gobierno entendiendo que se debe esperar el plenario de secretarios generales del próximo miércoles 29. La opinión más extendida es la de profundizar la lucha y la tensión interna sigue en aumento. La dificultad mayor se encuentra en algunos dirigentes de varias décadas, que padecen síndrome de pánico. En la sede de los pilotos de líneas aéreas (APLA) se reunieron nuevamente más de sesenta organizaciones sindicales para aprobar un documento  con claros posicionamientos contra el FMI y la política del gobierno. Si la semana próxima se reúne el consejo directivo de la CGT y se convoca al plenario de secretarios generales, el desenlace no será calmo. Es la hora de la unidad de todas las expresiones del sindicalismo para enfrentar la locura del ajuste, la historia del movimiento obrero espera un pronunciamiento a la altura del desastre que imponen Macri y el FMI.

La Gendarmería está ocupando la Fábrica Militar de rio Tercero; la Prefectura Naval , la Fábrica Militar de Fray Luis Beltrán. Los despidos masivos aparecen como una decisión política sin retroceso. Los trabajadores de Rio Santiago hace muchas semanas que están resistiendo esta política lo mismo que el resto de los estatales.

Los trabajadores del subte siguen sosteniendo su plan de acción consistente en apertura de molinetes combinado con paros rotativos. La reapertura de la discusión salarial con la UTA para subsanar el miserable 15% con el que cerraron la negociación puede ser la ocasión de sumar a los metrodelegados a la discusión paritaria. La forma que adquirió la resistencia se transformó en una verdadera piedra en el zapato para el Ministro de Trabajo y para el Gobierno de la Ciudad.

Los dirigentes de Luz y Fuerza de Córdoba mantuvieron el día miércoles una reunión en el Ministerio de Trabajo para discutir exclusivamente el aumento salarial. Entonados con el enorme apoyo recibido la semana pasada en la marcha en defensa de la EPEC, se han manifestado en solidaridad con los despedidos de la Fábrica Militar de Rio Tercero y el abrazo de la comunidad educativa al edificio de la Universidad de Córdoba. La vieja consigna de la unidad obrero-estudiantil vuelve del fondo de la memoria histórica y la unidad en la lucha actúa como un fuerte aliciente a los que resisten. Mientras tanto el gobierno pretende iniciar el juicio de desafuero a los 5 despedidos de la empresa amparados por el convenio colectivo. Les están abonando los salarios sin autorizarlos a ingresar a sus puestos de trabajo. Técnicamente necesitan de un fallo judicial para producir el despido. Esperan también que den nuevo impulso al tratamiento del nuevo marco regulatorio de la actividad energética para llevar a cabo el desguace de la empresa. El gobernador Juan Schiaretti conoce desde hace muchos años la fortaleza de este sindicato, en su juventud fue un admirador de Agustín Tosco. Derrotar a esa organización obrera le otorgaría una medalla para lucir en los lugares que ahora suele frecuentar.

Es evidente que los conflictos de largo aliento exasperan al gobierno nacional, a los gobernadores y a los funcionarios binarios que adolecen de otra respuesta que no sea represiva. Cuando se encuentran frente a luchas persistentes, elaboran sofisticadas respuestas que comienzan con engaños o emboscadas. El problema surge cuando luego de la represión el paisaje no se modifica y los manifestantes siguen reclamando y son cada vez más.

Desde el ataque represivo a quienes se oponían a la rebaja a los jubilados el 14 y el 18 de diciembre hasta ahora, la política se redujo a las amenazas, la represión, los ajustes y la campaña contra la ex Presidenta Cristina Fernández. Cuando el gobierno no hace política y la situación económica y social apremia, el único escenario posible es la calle. Todas las decisiones tienen que ver con estrategias judiciales contra el gobierno anterior, despliegue de tropas y represión a las manifestaciones que rechazan los despidos y el ajuste. De brotes verdes, de crecimiento, de esperanza de futuro, no hay más discurso. Pareciera que en vez de ir a la reelección el año próximo Macri se estuviera preparando para ir a la guerra.

El día miércoles los trabajadores de Télam tuvieron un fallo favorable de la Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, ratificando la medida cautelar dictada el 13 de julio, que había ordenado la reinstalación de cinco trabajadores y comunicado la obligatoriedad del trámite del procedimiento de crisis al Ministerio de Trabajo, cuya apertura anula los efectos de los despidos de los 354 afectados. El apoyo de todos los sectores del sindicalismo a los trabajadores de Télam es un paso adelante hacia la unidad que exige el ataque a fondo sobre el empleo y los derechos. No se puede parar esta ofensiva sin un sindicalismo unificado y en la calle.

El mismo día el Tribunal del Trabajo Nº 3 de La Plata respaldó la medida cautelar que Suteba había interpuesto luego que el Ministerio de Trabajo bonaerense aplicara una multa millonaria por una supuesta violación a una conciliación obligatoria en el mes de julio. En el fallo, los jueces Carlos Gramuglia, Liliana Badi y Enrique Catani se manifestaron en defensa del “libre ejercicio de la acción sindical”.

En Tandanor, la Prefectura Naval reprimió a los trabajadores que protestaban contra 23 despidos. Al decir de David Melian, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Talleres y Astilleros Navales (SITTAN), los trabajadores ocuparon la planta en defensa de los puestos de trabajo ante el vaciamiento de la empresa: “Nos tiraron los escudos encima, empezaron con los gases lacrimógenos balazos de goma y así nos reprimieron”.

En la planta de Siam de Avellaneda los nuevos delegados denuncian presiones patronales para imponer retiros voluntarios, ante la actitud complaciente de la UOM de esa localidad.

El martes 28  será el turno de los rionegrinos. Para ese día está convocado un paro general provincial contra el ajuste. Dentro de la situación que padece el país entero, los patagónicos están doblemente ajustados porque les van quitando los subsidios y tarifas diferenciales que históricamente tuvieron. Después de muchos años las dos CTA y la CGT de Rio Negro han convocado en unidad y profundizan así ese camino.

Los profesores universitarios continúan con el paro total sin retomar las clases luego de las vacaciones de invierno. Están realizando abrazos simbólicos a las distintas sedes del conurbano y el interior del país, que culminarán el jueves 30 con una gran concentración. La masividad de todos estos actos permite no solamente mantener el reclamo salarial sino también denunciar la situación límite a la que ha llevado el gobierno nacional a la educación pública. Se espera en las próximas semanas una convocatoria general que exprese a todos los niveles de la educación. Primaria, secundaria y superior. Todo indica que en la medida en que se agudice el ajuste habrá respuestas cada vez más masivas y generales.

Cuando un gobierno democrático renuncia a la negociación política y arremete contra la población, el aislamiento que se propina resulta insanable y el tiempo comienza a correr en su contra.

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentario
  1. Ramona ramo flores dice

    Terrible pero no desalienta!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.