Delirantes y extorsivos

La discusión por la Ley Impositiva en la Provincia de Buenos Aires, y los medios

 

La discusión por la Ley Impositiva de la Provincia de Buenos Aires volvió a poner en evidencia que los grandes medios comerciales y con sesgo ideológico no modificaron sus prácticas extorsivas contra gobiernos populares. Esta vez apuntaron contra el gobierno de Axel Kicillof.

Los mismos medios que durante los cuatro años de gobierno de la Alianza Cambiemos celebraron o, en el mejor de los casos, ignoraron todas las medidas de ajuste de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, hoy muestran una preocupación inédita por la discusión en la legislatura provincial y por las supuestas consecuencias de la Ley enviada por el ejecutivo.

En una nota del 29 de diciembre, Alfredo Zaiat dijo que “la comprensión de la dinámica económica local está tan contaminada por el discurso dominante conservador, que el largo ajuste macrista de derrumbe del consumo popular y de concentración del ingreso fue denominado sinceramiento. Y una política de redistribución progresiva de recursos y de recomposición del consumo popular es calificada como un ajuste o impuestazo«. Esa doble vara de la que habla Zaiat es la lógica de empresas de medios que decidieron esmerilar desde el día uno a Axel Kicillof. Valen algunos ejemplos para demostrarlo.

El 14 de enero de 2016 se aprobó el primer presupuesto del gobierno de María Eugenia Vidal. El presupuesto contemplaba que el gobierno provincial tome deuda por 60.000 millones y un aumento promedio de impuestos de 26%. En aquel momento, ningún medio realizó adjetivaciones ni manifestó que se trataba de una ley polémica. Por el contrario, Clarín destacó: “Triunfo político de Vidal. Se aprobó el Presupuesto de la provincia de Buenos Aires”.

El presupuesto de 2017 estipuló, por ejemplo, un aumento en el Impuesto Inmobiliario por encima de la inflación y 52.000 millones de pesos de deuda. Vale repasar los portales de los principales medios nacionales para advertir la nula cobertura del tratamiento legislativo y las implicancias de esa ley en la vida cotidiana de los bonaerenses. Tal vez la explicación es que 2017 fue un año electoral: estaba en juego la valoración del gobierno de Cambiemos.

El presupuesto votado para 2018 también suscitó fuertes discusiones, porque marcaba la continuidad en la política de la gobernadora: 84.780 millones de pesos y un incremento impositivo con aumento promedio del Inmobiliario de 56% con tope de 75 %. Por supuesto, los medios nacionales tuvieron un tratamiento complaciente con la gobernadora, eximiéndola de responsabilidad.

  • Clarín (15/11/18): “La legislatura bonaerense sancionó el Presupuesto y la reforma impositiva”.
  • Infobae: “Por el revalúo, aumenta un 56% promedio el impuesto inmobiliario en la Provincia”.

Es decir, no se trató de una decisión política de Vidal que era responsable del aumento, si no de revalúo.

En la última votación del presupuesto, el gobierno de Cambiemos estimaba un aumento del 37,8% en el Impuesto Inmobiliario y toma de deuda por más de 70 millones de pesos.

  • Clarín (5/11/2018): “María Eugenia Vidal aumenta 38% el Impuesto Inmobiliario y baja Ingresos Brutos para algunos sectores”.
  • En una nota posterior (4/12/2018) afirmaba que: “Con apoyo peronista, María Eugenia Vidal consiguió la sanción del endeudamiento y el Presupuesto 2019”.

Los dos títulos muestran la tónica de la relación con Vidal, viéndose obligados a mencionarla en relación al ajuste. Se destaca el voto opositor para socializar las responsabilidades. Además, en toda noticia negativa existe un contrapeso con algún elemento positivo: si aumenta el Inmobiliario, baja Ingresos Brutos.

Hoy Axel Kicillof enfrenta una situación absolutamente distinta, con los grandes medios nacionales ejerciendo una férrea oposición. Esos mismos medios que militaron de la manera más fervorosa el ajuste, ponen su nombre en los títulos y lo asocian a “la fuerte suba de impuestos”, como el caso de La Nación e Infobae del 24 y 26 de diciembre pasados. A la vez, atribuyen a los representantes de Juntos por el Cambio una defensa de la ciudadanía y, particularmente, de la clase media. Así, fundamentalmente los medios audiovisuales, instalaron la idea de “impuestazo” y “ajustazo” de Kicillof.

Las discusiones teóricas y políticas sobre los medios de comunicación han tenido como eje la relación con la democracia. Este doble standard no sólo es un problema porque afecta a la gobernabilidad sino fundamentalmente porque vulnera el derecho a la información y a la comunicación de las mayorías. Esos medios, en lugar de contribuir al desarrollo de la democracia, desvirtúan el debate público. Es una discusión que este tiempo histórico demanda que se profundice.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.