Demandas calientes, errores no forzados

Hay una oposición cerril hasta el límite del sentido común y la gente de a pie empieza a impacientarse

 

Luego de que el discurso presidencial en la apertura de las sesiones del Congreso dejara en claro que las intenciones de cambio se mantienen intactas, es hora de la confrontación con la dura realidad. La remarcación de precios sigue su curso pese a la estabilidad de tarifas y combustibles. La administración saliente dejó una deuda externa de vencimientos inminentes y negociación retardada, un Estado desmantelado sin plata para los gastos corrientes, funcionarios atornillados que impiden la asunción de los nuevos equipos. Hay una oposición cerril hasta el límite del sentido común y la gente de a pie empieza a impacientarse esperando los resultados. Después de que el gobierno anunciara el aumento del tres por ciento de las retenciones a la soja (y la baja o empate en otras producciones), la Mesa de Enlace anunció un lockout total de actividades del lunes 9 de marzo al jueves próximo. La protesta in crescendo llega después del tractorazo de CRA (Confederaciones Rurales Argentinas) en Córdoba, aunque sólo los grandes productores están alcanzados por el incremento y las economías regionales se favorecieron. Coninagro y Federación Agraria querían continuar negociando con el gobierno pero la Sociedad Rural y CRA se pintaron la cara para el combate y precipitaron la medida. Una estrategia sin retorno, porque el gobierno dio por cerrada la negociación.

Tras la foto en el palco del congreso de los líderes sindicales de variopinto cuño encabezados por Héctor Daer y Hugo Moyano, un sonoro silencio ha cubierto al sindicalismo más tradicional. Paritarias que atrasan y bases que murmuran recorren una relación más distante que tensa con el gobierno. Todos van por caminos de concesiones que no impliquen gastos corrientes de ningún tipo, salvo deudas ya contraídas, como la promesa de Ginés González García a la Corriente Federal de que “el Estado saldará los montos aún adeudados a las organizaciones de salud sindicales”. Es el signo del momento que obliga la difícil negociación con el FMI.

La realidad es que un 40% de la economía funciona “en negro” y la disputa del país real se renueva entre quienes no comen todos los días y los menos pobres que sí comen pero están llenos de deudas. Las paritarias con cláusula gatillo (“ya pasaron de moda”, al decir de Antonio Caló de la UOM) o con suma fija en la recomposición salarial plantean un sordo debate de necesitados por el achatamiento de la pirámide salarial, mientras los que se la llevaron toda silban bajito y miran para otro lado desde sus tractores y camionetas con aire acondicionado. La Ley de Góndolas, una iniciativa más que interesante si prosperara, pierde relevancia en la urgencia de la coyuntura. Los primeros meses de gobierno de Alberto Fernández están signados por demandas calientes del día a día y escasos calendarios de plazos razonables. El dengue, el sarampión y el coronavirus imponen protocolos de emergencia que solapan el debate sobre la situación de la salud pública y privada. Las intenciones son indiscutibles, pero la cuestión es política y la nueva gestión debe pasar el examen de idoneidad. Además de buenas intenciones se requieren decisiones intensas para cambiar la historia.

 

 

 

 

 

Claudio Moroni es Alberto

El Ministerio de Trabajo firmó la resolución para convertir en un proyecto de ley la firma del Convenio 190 de la OIT, que en pocos días será enviado al Congreso de la Nación. “Se trata de una iniciativa que la CTA venía reclamando desde el año pasado, cuando presentamos el proyecto. El Convenio se refiere a la discriminación en el ámbito laboral y a la violencia en ese ámbito contra las mujeres. Constituye un avance importantísimo y pondrá a nuestro país entre uno de los dos o tres primeros del mundo en suscribirlo”. El anuncio se hizo en la sede de la calle Piedras durante la reunión del Ministro Moroni con la mesa nacional de la CTA de los Trabajadores. En esa oportunidad respondió al requerimiento de los dirigentes que se turnaron para reclamar distintas reivindicaciones que reflejan el estado en que dejó el macrismo al mundo del trabajo. Hubo algunos temas donde manifestó desconocimiento, en otros manifestó coincidencias y opuso reparos en varios casos.

 

 

 

 

Los tópicos más importantes pasaron por el trabajo informal, condiciones del desempeño de los trabajadores de plataforma y tercerizados. Salud Laboral, con eje en los comités mixtos de seguridad e higiene y la precarización laboral creciente que genera la desocupación en aumento. Trabajadores de la economía popular, trabajadores rurales, discapacidad y empresas recuperadas. El consejo del salario mínimo vital y móvil y la reducción de la jornada laboral. La última respuesta fue sobre la reducción de la semana laboral, de la que se manifestó distante y con muchas dudas. El diálogo que en los años de Carlos Tomada existió entre patrones y trabajadores con la mirada del Estado puesta en el empleo y la reindustrialización parece otra vez activo, diferente en sus modales pero similar en el discurso político.

La decisión de la mesa nacional de la CTA de priorizar el debate interno en los meses que vienen, recorriendo todas las provincias, es una respuesta a los cuadros sindicales que están soportando la presión de las urgencias. Los ardores y quemaduras que dejó Macri están a flor de piel y si bien no hay posibilidades de que la gente añore las cebollas importadas de Egipto, las contradicciones están bajo la lupa. La resistencia al macrismo generaba un frente opositor sin mayores contradicciones. El gobierno de Fernández es un entramado de intereses y prioridades que sólo se pueden ordenar desde la firmeza de las decisiones de gobierno que pongan en marcha la economía.

 

 

Con el bolsillo, no

Resuelta la paritaria nacional docente, el conflicto se trasladó a las expectativas provinciales y ahí las contradicciones reales golpean con dureza y realidad. Ante la propuesta bonaerense, Roberto Baradel twitteó a sus críticos: “El ladrón cree que son todos de su condición. ¡Mienten y destilan odio! (…) Paritaria corta: 1er Trimestre 9,5%. 2° Trimestre 17,5%. 1° de junio: Cláusula de Garantía y nueva negociación. No se pierde poder adquisitivo”. También se anularon los sumarios de María Eugenia Vidal a los sindicalistas docentes.

 

 

 

 

Sonia Alesso, secretaria general de Amsafe y de la CTERA, afirmó sobre la propuesta salarial del gobierno de Omar Perotti: “No tiene nada que ver con la inflación que se espera en el primer semestre; está muy debajo de los salarios de la región centro. Es insostenible porque es el 3% del salario de diciembre, cuyo aumento ya cobramos en enero. El porcentaje real varía pero se compone bastante con el aumento del Fonid, o sea que el esfuerzo provincial es mínimo. Es entre el 3 y 4% pero compuesto por el Fonid, ¿dónde está el esfuerzo provincial? La parte que tiene que pagar la provincia para sostener los salarios no está contemplada”. La reacción de la líder de los docentes tiene que ver con el rechazo unánime de las bases docentes provinciales. Santa Fe realizó una mínima oferta que consiste en una recomposición solamente con los fondos que aporta Nación.

Chubut sigue a los tropezones, pagando los sueldos fragmentados y por rango de ingresos. La cláusula gatillo del año pasado fue pagada a algunos sectores de empleados públicos y a otros no. Clima de protestas permanentes, trabajadores haciendo cortes de rutas, otros encadenándose en las puertas de las reparticiones públicas y como respuesta el gobernador Mariano Arcioni al único sector que le paga en tiempo y forma es a la policía. El cambio de gobierno a nivel nacional no ha servido para normalizar la grave crisis que arrastra la provincia patagónica. La paritaria nacional docente podrá ayudar con el salario de los maestros, pero no está pensada para solucionar estos desaguisados de gestión que arrastran a estatales, viales, maestros y otros gremios, que fueron reprimidos y gaseados frente a la gobernación cuando reclamaban contra la segmentación de pagos que pulveriza las fechas de cobro de la mitad de los asalariados.

 

 

 

 

“No podemos aceptar bajo ningún concepto pauta salarial por debajo de la previsión inflacionaria anual. Todas las proyecciones indican que no va a bajar del 40%. Durante los cuatro años del macrismo perdimos 35% de masa salarial, somos conscientes de la pesada herencia que recibe el gobierno de Alberto Fernández de los cuatro años de negocios que hicieron los hijos y nietos de los golpistas del ’55 que los estatales vivimos con toda su brutalidad desplegada. Hay que recomponer los salarios con el concepto de pirámide invertida, más para los que menos perciben”. Manolo Sueiro, secretario administrativo de ATE Capital y adjunto de CTA Ciudad, expresa como pocos la bronca de sus bases por trabajar en la ciudad más rica del país y ganar salarios de hambre.

 

 

 

 

El gobernador Kicillof firmó un decreto que paga con un bono a los agentes de la administración pública, que incluye a policías y personal del Servicio Penitenciario. Los sindicatos habían rechazado el pago, que es a cuenta de futuros aumentos. “Las cuatro lucas de Kicillof impactan sobre las escala de provincia, que es más baja. Se pagan al igual que en Nación, pero es insuficiente. Y no alcanza con salario diferido vía rebaja de tarifas. Los productos están dolarizados y el salario en esa relación está pulverizado”, expresó con contundencia Sueiro. Las protestas por la grave situación laboral recorren en forma subterránea el país con esperanza contenida y menos prensa que el conflicto del campo. ATE Capital y los maestros porteños reclaman a Horacio Rodríguez Larreta una urgente recomposición salarial de todas las maneras posibles.

En un año de particular valía para el movimiento feminista, “las mujeres y disidencias de todas las centrales sindicales, las agrupaciones políticas y autoconvocadas y autoconvocades convocan a participar este domingo 8 en las múltiples actividades que se realizarán, y a movilizarse el día 9 en el marco del Paro Internacional Feminista al Congreso de la Nación. Los sindicatos adoptarán las medidas y la modalidad de acción que consideren más adecuadas para asegurar a las compañeras su participación en las acciones que se propongan. Vivas, libres y desendeudadas nos queremos. #8M Día de las mujeres trabajadoras #9M Paro internacional y movilización feminista”.

Esta columna saluda a las compañeras y compañeres y les acompaña en la lucha por la reivindicación de sus derechos.

 

 

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.