Disparen sobre el cobayo humano

La ocupación permite a Israel probar en los palestinos las armas que luego vende a la Argentina y el mundo

 

A principios de junio, la décima exposición anual de defensa de Israel tuvo lugar en la capital, Tel Aviv. Cientos de compañías israelíes e internacionales de armas y ciberseguridad exhibieron sus armas de última generación a los traficantes de la industria de guerra de todo el mundo.

Entre los asistentes al evento se encontraban oficiales militares de Myanmar, Sudán del Sur y Filipinas, solo algunos de los países a los que Israel vende y que han sido acusados ​​de violaciones masivas de los derechos humanos.

En el interior, el fabricante y comerciante israelí de armas SK Group exhibió con orgullo la artillería que estaba «probada en combate», que había sido utilizada por las Fuerzas de Defensa de Israel. La compañía israelí de spyware NSO Group Technologies también tenía su propio stand elegante, con representantes que se negaron a hablar con cualquier persona que no fuera un agente militar o gubernamental. NSO es el creador del software de vigilancia Pegasus, que se ha utilizado para perseguir, encarcelar e incluso matar a periodistas, activistas y otros disidentes en países como México y Arabia Saudita.

 

Militares filipinos admirando las armas que Israel prueba con los palestinos.

 

Temprano en la mañana del 4 de junio, varios grupos de activistas de derechos humanos israelíes protestaron pacíficamente frente a la sala de exposiciones. Los delegados de Amnistía Internacional-Israel repartieron folletos que detallan verdades sobre algunos de los clientes más leales de Israel. Una pancarta en hebreo decía: “Israel, deja de exportar armas a los violadores de los derechos humanos”, mientras que las integrantes del grupo feminista contra la ocupación Coalición de Mujeres por la Paz sostuvieron carteles que decían “Entra aquí por dinero de sangre” y “La guerra comienza aquí”.

La activista de la Coalición de Mujeres por la Paz, Daniela, quien se negó a dar su apellido por motivos de seguridad, me dijo que protestar por la exposición es fundamental porque se está haciendo más grande cada año. A partir de este año, Israel es el octavo exportador mundial de armas en el mundo: «Y el primero si se lo calcula per cápita», explica.

Daniela dice que la falta de información y regulación permitió a las compañías israelíes «vender sus armas»… a cualquier país del mundo», independientemente de sus registros de derechos humanos.

Chen Brill Egri, activista de Amnistía Internacional, dijo que vino a protestar «porque la gente viene aquí de países como Myanmar y Sudán del Sur, que están bajo embargos internacionales, y otros países como Filipinas y Angola, con los que no deberíamos comerciar armas ”.

 

Activistas de Amnesty entregan folletos a militares de Myanmar.

 

A principios de este año, Amnistía publicó un informe en hebreo sobre compañías privadas de seguridad israelíes que continuamente exportan armas y tecnologías cibernéticas a estados que violan sistemáticamente los derechos humanos o cometen crímenes de lesa humanidad. El informe nombró a los estados incluidos Sudán del Sur, Myanmar, Filipinas, Camerún, Azerbaiyán, Sri Lanka, México y los Emiratos Árabes Unidos como «cuestionables».

Además, el informe declaró que «a menudo estas armas llegan a su destino después de una serie de transacciones, lo que evita el monitoreo internacional y las reglas de Israel».

Brill Egri explicó que no hay divulgación pública de detalles sobre qué países compran armas o por qué cantidades. Amnistía Internacional, dice, está tratando de que se modifique la legislación vigente con respecto a la supervisión de las exportaciones israelíes, «por lo que incluirá una sección que dice que está prohibido otorgar una licencia a los países que cometen violaciones de derechos humanos».

Varios activistas con los que hablé dicen que la ocupación ilegal de Palestina es un factor que impulsa la venta de armas. Daniela, de la Coalición de Mujeres por la Paz, dijo que su grupo ve «una conexión directa entre la industria militar en Israel y la ocupación». Las compañías de seguridad israelíes comercializan sus productos como «probados en combate» o «probados en el campo de batalla» después de haber sido desarrollados y utilizados en la Cisjordania ocupada y en la Franja de Gaza».

Guy Laron, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Hebrea de Jerusalén, dijo a The Progressive que hay «un vínculo sinérgico entre [las Fuerzas de Defensa de Israel] y las industrias de defensa: la ocupación permite que Israel sea un laboratorio».

«Después de cada oleada de sangrientos enfrentamientos en Gaza, se recibe una ola de nuevas órdenes de compra de armas de regímenes represivos».

Sa’ar Korush, ex director ejecutivo de la compañía que construyó la barrera de separación que rodea las partes de la Franja de Gaza, le dijo a Bloomberg que, solo dos semanas después de que comenzara la Gran Marcha del Retorno el año pasado, «Gaza se ha convertido en la sala de exposición de cercas inteligentes de la compañía, ya que los clientes aprecian que los productos están probados en la batalla «.

La capacidad de probar armas y otras tecnologías de seguridad en el pueblo palestino ocupado es lo que le da a Israel su ventaja competitiva, dice Laron, especialmente en los últimos veinte años, cuando «más y más países se preocuparon por el ‘terror islámico'».

Durante la ceremonia de apertura de la expo, el mayor general retirado Danny Yatom, ex director del Mossad, el equivalente de la CIA de Israel, habló enfáticamente. «El terror está en todo el mundo», dijo a la multitud de traficantes de armas y compradores, muchos vestidos con su atuendo militar. “Necesitamos crear una ofensiva, una ofensiva democrática, para defendernos. Actuar como un puño de hierro contra el terror «.

Daniela no está de acuerdo. “Lo llaman defensa, lo llaman seguridad. No se trata de eso «, dice ella. «Creo que la industria de las armas es un muy buen ejemplo de en qué se basa la ocupación y cuáles son los motivos detrás de ella. La ocupación es un negocio propio. Hay empresas y hay personas que ganan mucho dinero con esto «.

Laron agregó que, desde antes de la creación del Estado, Israel se ha movido en la dirección de una economía basada en la guerra. «Quería ser una economía industrial», explica Laron, pero «como se preveía que Israel estaría involucrado en conflictos en forma permanente», basó ese desarrollo en la industria de defensa.

Según Laron, Israel creció exponencialmente en la producción de armas y en la inversión de la industria de defensa en la década de 1970, vendiendo armas al apartheid de Sudáfrica. En ese momento, «Sudáfrica era en gran medida el mayor importador de armas israelíes».

Y en 2016, los documentos desclasificados por Gran Bretaña indicaron que Israel vendió armas, incluidos aviones Skyhawk, a la Argentina antes, durante y después de la guerra de las Malvinas de 1982 contra las fuerzas británicas, a pesar de que, según Laron, el gobierno de la Argentina era notoriamente antisemita.

Israel se convirtió en un jugador global en la década de 1980 al ser pionero en el uso de la tecnología de aviones no tripulados y los asesinatos selectivos, continuó Laron, sin duda utilizando estas tácticas ahora populares mucho antes que los Estados Unidos.

Dadas estas relaciones comerciales históricas, dijo, no es de extrañar que el gobierno israelí actual «obviamente no tenga reparos en cooperar con estos regímenes». Esto solo «demuestra que Israel valora más las exportaciones de armas que los derechos humanos».

 

 

* Publicado en The Progressive

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

11 Comentarios
  1. Susana dice

    Absolutamente de acuerdo; y todo sionista es terrorista; que no es lo mismo que decir judío. Israel nació TERRORISTA en 1948, usurpando tierras que JAMÁS le pertenecieron ni pertenecerán. Y maneja el mundo financiero de Wall Street. Y en cuanto a guerras: no olvidar que el ideólogo de la INVASION A IRAK fue PAUL WOLFOWITZ.
    Algo más: el futuro intendente de Rosario, PABLO JAVKIN, «festejó» a mediados de mayo, junto a Bonfatti y Lifschitz LOS 71 AÑOS DEL ESTADO SIONISTA ARTIFICIAL, GENOCIDA Y USURPADOR.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.