El asesinato impune de Rafa Nahuel

Al año del crimen, un libro que ordena las preguntas pendientes

 Cabo 1° Francisco Javier Pintos, de cuyo MP5 salió el disparo mortal.

 

Algunos aspectos del expediente y la investigación judicial en torno al asesinato de Rafael Nahuel, aún no están claros. Mientras el juez Gustavo Villanueva dejó la subrogancia en Bariloche sin procesar al Albatros de cuya arma de guerra salió el disparo mortal.

Se cumple el primer año del asesinato de Rafael Nahuel a manos de un cuerpo especial de la Prefectura Naval Argentina, y el expediente judicial parece encaminado a cargar las responsabilidades del hecho sobre los propios integrantes del pueblo mapuche.

La última medida que adoptó el juez Gustavo Villanueva, quien subrogó el Juzgado Federal de Bariloche, fue ordenar un nuevo peritaje sobre la bala que mató al joven de 21 años. La decisión pone en duda el resultado del primer estudio realizado, que determinó con exactitud que el proyectil provino del subfusil MP5 del Cabo Primero Francisco Javier Pintos, quien habría efectuado más de 50 disparos durante la incursión en el territorio de la comunidad Lafken Winkul Mapu.

Villanueva encargó la nueva medida de prueba a la Gendarmería, y podría concretarse sin peritos de la querella, que representa a la familia de Rafael Nahuel.

La estrategia de la defensa de los Albatros fue clara: asegurar que el MP5 de Pintos no estuvo en el lugar del alegado enfrentamiento. Pintos declaró en indagatoria el pasado 5 de junio, y desde entonces Villanueva no resolvió su situación procesal. Ahora dejó la subrogancia y al Juzgado regresó el magistrado Leónidas Moldes, fiel representante de los sectores más conservadores de la Justicia local.

Entre otros puntos sin investigar, Villanueva obvió cualquier medida para aclarar quién es la persona identificada como “Ifi As Zalar”en el celular del Ayudante de Segunda de Prefectura Naval Argentina, Eric Fabián Blanco. Ese contacto, un día anterior del asesinato de Rafael, advirtió que iba a ser “una noche movida para los buenos”. Sobre ese punto avanza uno de los capítulos del libro Silenciar la muerte – Crónica e investigación sobre la vida y asesinato de Rafael Nahuel, que aquí se adelanta.

 

 

Lo primero que hizo Villanueva el 25 a la mañana, fue ordenar la intervención de dos teléfonos que mantenían contacto con el número terminado en 253, adjudicado a uno de los hombres de la familia Colhuan. Entendió que el titular de esa línea podía seguir escondido en la montaña, evaluó que desde ese teléfono se recibieron y realizaron numerosas llamadas que podrían aportar datos sobre su situación, y dispuso las medidas para obtener información.

Al teléfono finalizado 253, a las 14.14 horas del 25 de noviembre, llegó un mensaje que decía: “A las 6 bajen a pescar”. A las 14.19 desde la línea de Colhuan se respondió: “Está bien a esa hora estamos”.

En función de ese cruce de mensajes, el juez Villanueva ordenó al Prefecto Principal Leandro Ruata, jefe de Prefectura Bariloche, que “intensifique (en cantidad de personal) las recorridas que viene ejecutando”. Le dijo que estaba facultado para solicitar apoyo de otras fuerzas —Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria y Gendarmería Nacional— y así “dar con el paradero de las personas sustraídas el día del procedimiento”.

Se refería a quienes no fueron detenidos el día 23.

Villanueva ya había realizado la consulta en Buenos Aires y recibió el OK del Director de Parques Nacionales, Eugenio Bréard, un viejo conocido de Macri, quien lo designó a poco de asumir. Ex directivo de Phillip Morris, hizo lobby contra los proyectos de ley Antitabaco. Además es dueño del complejo Country Club Cumelén, en Villa La Angostura, uno de los elegidos por Macri para sus sistemáticos descansos patagónicos.

Si Villanueva hubiera sabido que en el teléfono de algunos de los integrantes del grupo Albatros que unas horas después matarían a Rafael Nahuel, se encontraba la clave de lo que sucedería, tal vez hubiera podido evitar ese desenlace.

Por ejemplo, en el celular del Ayudante de Segunda de Prefectura Naval Argentina, Eric Fabián Blanco, se esconde uno de los misterios de la causa que ni el juez Villanueva ni la fiscal Little se dieron nunca a investigar: ¿Quién es una persona apellidada Salazar?.

El Ayudante Blanco, en los días previos al ataque de Prefectura, cruzó 16 mensajes de texto con alguien guardado en sus contactos como “Ifi As Zalar” —las últimas dos palabras, anagrama de Salazar—.

Ifi As Zalar, cuyo teléfono termina en los números 602, le advirtió a Blanco, el 24 de noviembre a la 01,26 de la madrugada: “Atentos. Me ha llegado cierta información, respecto a futuro accionar durante esta noche o mañana. A Juz Fed y PF (Policía Federal), o bien algún corte de ruta. Esta data viene de gente desde adentro. La cual están invitando muy cerradamente a gente del 7,2 km a reagruparse o unirse con los de Mascardi y armar algún lío. Perdón muchachos pero va a ser una noche movida para los buenos, PSA, COER tienen orden de recorrer ante posibilidad de atentados en la zona”.

No fue una “noche movida para los buenos”; fue, en todo caso, la del 25, una tarde movida para los que Ifi As Zalar, Blanco, y el resto de las fuerzas de seguridad, consideran “los malos”.

La “cierta información” que manejaba el contacto de Blanco deja en claro que la comunidad podría haber estado infiltrada, o bien que alguien podía tener acceso a escuchas de los teléfonos intervenidos por el juez.

Algunas horas antes de aquel mensaje, Blanco le envió un texto: “Zalazar. Te hago una consulta, vos informaste sobre el tema de las mochilas?”

Blanco se refiere a las mochilas encontradas el día 24. As Zalar —¿Zalazar?— no respondió.

Juan Manuel Salazar sería un efectivo de la Policía de Río Negro que tal vez pueda aportar algún dato al expediente, pero su identidad nunca fue investigada.

Mientras ese 25 de noviembre Villanueva estaba en su despacho, los Albatros dedicaron la mañana y primera tarde a fotografiar y filmar sus incursiones, antes de “intensificarlas” por orden del juez.

El cabo primero Francisco Antonio Lezcano sacó fotos con algunos Albatros posando, e hizo un video; el cabo primero Francisco Javier Pintos sacó cinco fotos de vainas tiradas, árboles y barricadas; el cabo segundo Carlos Valentín Sosa realizó un video con su celular.

Los días previos fotografiaron los paisajes y se sacaron fotos y selfies posando en actitud desafiante.

Posiblemente Pintos hubiera subido alguna de esas imágenes a su Facebook, donde oportunamente compartió una foto celebrando el aniversario del golpe del 24 de marzo junto a sus compañeros de armas; o donde canaliza todo su odio contra el kirchnerismo y los chilenos. Pero las cosas cambiaron, y las fotos sacadas el 25 de noviembre a la noche figuran en el expediente judicial, son de frente y perfil, y mostrando las manos durante la toma de muestras para el análisis de presencia de pólvora.

 

2 Comentarios
  1. Susana dice

    Hola, gente. Leía esta nota informada, además, de la deleznable represión a que fue sometida en Bariloche la familia del infortunado Rafael y también sus compañeros, al cumplirse un año de su asesinato. Impune, como todos los acontecidos hasta la fecha. Y quería comentar que es preocupante la también creciente represión que se está viviendo en la provincia de Santa Fe, gobernada por el ¿socialista? Miguel Lifschitz.
    Al cumplirse el 80 Aniversario del nacimiento del Comandante Ernesto CHE Guevara, asistí como periodista al primero de los actos, realizado en el Club Sportivo América. Ante un estadio colmado, el mencionado político PSP, por entonces intendente de Rosario alababa “a grito pelado” al inmortal CHE. Parecía el émulo de Camilo Cienfuegos. Pero así como los vientos son cambiantes, los individuos que nunca han tenido convicciones políticas e ideológicas honestas también lo son. Y este señor es un claro ejemplo de lo antedicho.
    En este contexto, bueno es recordar que el sempiterno ¿o avieso? amnésico Mauricio Macri, le había prometido al mandatario santafesino que le devolvería “contante y sonante”, 25 mil millones de pesos de la coparticipación para Seguridad Social. Esta había quedado plasmada en la Ley 26078, votada en 2006 por el Congreso Nacional, apoyada por el entonces diputado Hermes Binner. Preso también él de amnesia, al asumir como gobernador, inició juicio contra dicha norma, contratando por suma millonaria -que pagaron los santafesinos-al estudio jurídico de Ricardo Gil Lavedra.
    Sin embargo, pasada la luna de miel lifcschomacrista, el ex presidente del equipo xeneize, ya inquilino de la Rosada (o casi creído dueño), le preguntó al atípico socialista si sabía a dónde llevaba la canasta Caperucita Roja. Y hasta el presente, el hombre de la Casa Gris está esperando que lleguen los Reyes Magos.
    Decir que la tensión social provocada por las medidas económicas horrendas del gobierno nacional no han generado situaciones de violencia en Santa Fe, sería una burda mentira. Pero lo extraño es que en los últimos tiempos (meses), la comprensión “socialista” hacia los sectores más vulnerables y expoliados por este modelo infame se está disipando. En el barrio denominado República de la Sexta, en la madrugada del 1 de noviembre, gran cantidad de vecinos fueron salvajemente reprimidos. Ocurre que están resistiendo el desalojo por un emprendimiento inmobiliario del gobierno provincial y la UNR. Y el ¿socialismo? los acusa de frenar el “desarrollo urbano”. Gas pimienta, balas de goma, jóvenes detenidos…En zonas muy humildes, estos hechos y la presencia de Gendarmería intimidando se están transformando en moneda corriente. Un muchachito de La Garganta Poderosa fue detenido y torturado por la Policía de Santa Fe en La Marcha de la Gorra. Dos integrantes de la FOL detenidos por pintar consignas contra el G20 en pared lateral de la Catedral. Todo “in crescendo”… Tanto, como la asidua presencia de la ministra Bullrich, departiendo amigablemente con estos raros socialistas . Se acerca fin de año y los fantasmas acechan en mentes aviesas y en otras serviles…
    ¿Será ese el COMPROMISO que Lifschitz contrajo con Macri, para que éste le diga que lo de Caperucita Roja era una inocente broma?

    1. Susana dice

      Digo: dónde y no “a dónde”. Se me chispoteó por escribir rápido.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.