El coraje político de la equidad

La Patria se construye con todos adentro y sin privilegios

 

El miércoles pasado tuve el enorme privilegio de participar de lo que para mí fue una sesión histórica del plenario de comisiones, donde se dictaminó la modificación del régimen previsional del Poder Judicial. Parece mentira estar en presencia del desmantelamiento de un sistema de privilegios que el sector judicial ha usufructuado por mas de 170 años.

La emoción que me embargó esa noche tenía que ver con dos cuestiones. Primero, que es imposible imaginar una democracia auténtica si un poder del Estado dispone de un privilegio excepcional respecto de sus conciudadanos. Segundo, por el coraje político de un gobierno nacional y popular que toma una decisión tan relevante.

Como en toda discusión, en el debate se plantearon varios argumentos que, a su vez, otros impugnaban o rebatían con sus planteos, hasta que la discusión fue cerrada con el consenso y la firma del dictamen correspondiente. Pero me gustaría hacer un pequeño recuento de los argumentos vertidos, especialmente por los representantes del Poder Judicial en defensa de sus intereses, en virtud de que ellos son los responsables de cuidar la vida y el honor de todos los que habitamos el suelo argentino.

El argumento más utilizado, repetido por todo aquel que accedía al estrado con mayor énfasis que el expositor anterior, planteaba que el régimen jubilatorio del Poder Judicial no era de privilegio, sintiéndose un tanto incómodos con ese calificativo, ya que consideraban que era un régimen especial. Mientras escuchaba a uno tras otro repetir el mismo argumento, me preguntaba qué importancia tenía si era especial o de privilegio. Era como si al perro alguien le dice gato y al gato le dice perro. Eso no cambiará nada por más que se lo diga a los gritos, ya que el perro seguirá siendo perro y el gato, gato. Las palabras son solo palabras, pero lo importante es la realidad y la realidad muestra que mientras 6,8 millones de jubilados cobran un haber de $ 23.000 en promedio, 7.000 miembros del Poder Judicial cobran un haber previsional de casi $ 300.000 promedio, con algunos de ellos percibiendo más de $ 700.000. Más de la mitad de ellos cobran más que los ex Presidentes.

Otro argumento que pusieron sobre la mesa se vinculaba al aporte, ya que manifestaban que su aporte era mayor y se aplica sobre el total de sus ingresos, es decir el sistema no cuenta con un tope de aportes. Pero si ese punto representaba un impedimento para la reforma, corresponde indicar que su resolución es muy fácil, sólo se tendría que derogar lisa y llanamente la ley de privilegio o especial —como la quieran llamar—, pasando al régimen general y aportando como el resto con un tope. Pero también tendrían tope las jubilaciones…

 

 

 

2+2 son 4

Fue sorprendente ver cómo hacían malabares para decir que había que analizar los números que aportó el gobierno ya que recién accedían a ellos. Creo o quiero creer que esos dichos entrañan una cierta broma a los interlocutores, porque si no fuera así estaríamos en problemas, que el Poder Judicial no sepa hacer una simple cuenta de multiplicar y restar y sean jueces de la Nación debería preocuparnos, y mucho. Es el sistema judicial, a través de la Dirección de Administración del Consejo de la Magistratura, el que, hasta la fecha, liquida los beneficios previsionales del sector, por lo que cuesta creer que no sepan cuántos jubilados hay y cuanto gana cada uno, porque además también liquidan los sueldos, por lo tanto saben cuántos aportantes y cuánto aporta cada uno. La cuenta es simple: la cantidad de beneficiarios por el ingreso promedio nos brinda el número del gasto, y la cantidad de aportantes por el coeficiente de aporte nos arroja el ingreso. A los ingresos le restan el gasto y a ese resultado lo multiplican por 13 (por el aguinaldo) y se obtiene el déficit anual. No parece una aritmética tan compleja como para argumentar que para analizarlo alguien tiene que darles la cuenta hecha.

También plantearon que producto del cambio de la ley se estaban produciendo renuncias de jueces en forma masiva, indicando que son aproximadamente 200 magistrados los que presentaron la renuncia. Cabe aclarar que si bien para ellos la renuncia equivale a jubilarse, el acceso a la jubilación efectiva requiere que el Poder Ejecutivo acepte su renuncia, debiendo mientras dure ese proceso permanecer en su lugar de trabajo, por lo que el argumento “el país se queda sin jueces” se parece demasiado a una chicana.

Del resto de los argumentos que se plantearon, me llamó particularmente la atención uno de ellos por lo que significa éticamente, en boca de un juez, y se relaciona con aquello de que “el cambio de la ley implica echar a los mejores, a los más probos y decentes”. Ese razonamiento, clasista y elitista, lo escuche también por los mismos actores en diversos medios de comunicación. Es indignante que alguien crea que el conocimiento, la probidad o la decencia depende de cuánto va a cobrar una persona al jubilarse. Entre sostener esa definición y decir que los 6,8 millones jubilados del régimen general no somos decentes, ni probos ni capaces hay un sólo paso. Probo y decente es el trabajador que todas las mañanas se levanta para cumplir con su responsabilidad sin siquiera saber si, cuando llegue a viejo, podrá jubilarse.

Hasta aquí los argumentos de los miembros del Poder Judicial para defender sus privilegios “especiales”.

 

 

 

Un gesto de excelencia

Ahora veamos por qué considero que fue una sesión histórica. Lo primero que hay que decir es que romper un privilegio es siempre políticamente difícil. Pero si quienes gozan del privilegio son quienes se van a juzgar a sí mismos, es mucho más difícil. Y si para completar el cuadro de dificultades le agregamos que el goce de ese privilegio se arrastra ininterrumpidamente desde hace 170 años, revertir esa situación configura una tarea ciclópea. Para que el lector tenga una idea de lo privilegiados o especiales que se sienten los jueces, cabe mencionar que, en pleno siglo XXI, a los jueces de primera instancia hay que llamarlos V.S. (vuestras señorías), a los camaristas V.E. (vuestras excelencias) y hay que ponerse de pie cuando ingresan los miembros del tribunal, conducta que ordena con voz estridente el oficial del juzgado al indicar “de pie” o “tomen asiento” una vez que “nuestras excelencias” se han sentado en sus estrados. A esos personajes es a quienes se les quita un privilegio, en verdad hay que estar muy bien plantado en la vida para afrontar semejante decisión. Así que siento un legítimo orgullo de que el Presidente haya afrontado semejante desafío. Lo enaltece a él, nos enaltece a nosotros y hace un inmenso aporte a la democracia.

Alguien podrá decir que aun queda un camino por recorrer para eliminar todos los privilegios y seguro que tendrá razón, pero siempre el primer paso es el más importante y el que se dio es enorme. No quiero aburrir con cuestiones técnicas, pero veamos algunas:

  1. Se eliminó la diferencia de edad de acceso al beneficio, ahora es igual que para el régimen general: 60 años las mujeres y 65 años los hombres.
  2. El cálculo del haber se hará sobre las últimas 120 remuneraciones actualizadas. También como el régimen general.
  3. Se mantiene el 82% para el haber inicial, pero ya no será el del último cargo sino del promedio de las ultimas 120 remuneraciones.
  4. Para compensar lo anterior, se elevó el aporte al 18% del salario (sin tope), el régimen general aporta el 11%
  5. Se eliminó el “estado judicial”. Hasta ahora los jueces que se jubilaban mantenían el estado judicial, algo así como jueces reservistas y eso los mantenía como integrantes del Poder Judicial, ahora serán simplemente jubilados.
  6. Ya no se liquidarán a sí mismos las jubilaciones y pensiones. Dicha tarea estará en cabeza de ANSES, como see hace con los beneficiarios del régimen general.

Quedan una serie de pequeñas cuestiones técnicas que no tienen mayor trascendencia y por lo tanto obviaré.

Cuando la media sanción que le dio diputados el día jueves se transforme en ley por el Senado, los argentinos amaneceremos al día siguiente un poco más iguales y eso será una gran noticia. Claro que con ello no se resolverán todos los problemas: seguirán estando la deuda, los bolsones de hambre que aquejan a muchos compatriotas, seguirá la voracidad de las patronales agropecuarias que no quieren ceder nada; seguirán, en definitiva, todos los problemas que dejó el neoliberalismo. Pero dar el paso en el camino de la igualdad que representa esta reforma ayuda, y mucho. Como también ayuda el hecho de entregar  gratuitamente medicamentos por parte de PAMI a los beneficiarios y la suspensión del incremento de las tarifas públicas. Esto es así no sólo por lo que representa el monto económico en términos de ahorro, sino por lo que significa, éticamente, empezar a reconstruir desde abajo obligando a los egoístas de siempre a ceder privilegios.

 

 

 

Las diferencias y la equidad

La enorme diferencia entre los neoliberales y aquellos que defienden la bandera de lo nacional y popular es justamente que, mientras el neoliberalismo defiende la concentración de la riqueza, los gobiernos populares procuran equilibrar las cargas y distribuir equitativamente las ganancias. Por lo tanto, el concepto que subyace es que mientras unos pretenden naturalizar las diferencias, otros defienden la equidad.

La equidad es algo mucho más profundo que la simple igualdad. La equidad introduce un principio ético o de justicia en la igualdad. Es decir, la equidad complementa a la Justicia al reparar aquello que la Justicia no puede o no está en condiciones de otorgar en el marco de una ley escrita, representando de esta manera un equilibrio entre la justicia natural y la ley positiva. En este sentido, la equidad se vincula con la constante búsqueda de la justicia social, que asegura a las personas condiciones de vida y de trabajo dignas e igualitarias, sin hacer diferencias entre unos y otros.

Por ello, el romper con los privilegios representa un gran avance en la búsqueda de la igualdad con equidad. Pero también hay que tener en cuenta que se genera un gran encono entre aquellos que, hasta ese momento, eran titulares de esos privilegios, máxime si quienes los pierden tienen poder, mucho poder. Así lo enseña Arturo Jaureche: “La multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras que perder privilegios provoca rencor”.

El antídoto contra el privilegio es siempre la equidad y la justicia social. En definitiva, el coraje del amor como voluntad política fue lo que desbordó el recinto de la cámara. Y eso es lo que trasmitió el Presidente, al mandar un proyecto de esta envergadura a sesiones extraordinarias, de forma que el debate sea de cara a la sociedad y haciendo realidad aquello que nos enseñó José Martí: “Patria es eso, equidad, respeto de todas las opiniones y consuelo al triste”. La Patria se construye con todos adentro y sin privilegios.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

14 Comentarios
  1. carlos spina dice

    Estimado Dr. Pastor, en otros d mis comentarios respecto de sus notas ya le comenté que ahora se dedica a desviar la atención realizando análisis que no son de gran importancia para la mayoría de los jubilados, y en este caso insiste en esa dirección.
    Por ejemplo, veo que no se le ocurrió analizar con que indice se actualizará la jubilación máxima con la nueva metodología de actualización de jubilaciones aplicada por (pensaba a escribir «Los Fernández» pero todavía la banco a CFK) Alberto Fernández.
    Se que a ud. no le interesa este tema y, entiendo, que en estas épocas de su conversión no le conviene abordar.
    Pero como muchos leen El Cohete me permití hacer un análisis de esta cuestión, la que quisiera compartir con Ud., el tenaz opositor a la fórmula de actualización de Cambiemos.
    Justo es reconocer que con la aplicación de la formula Macri-Picheto para fines del 2019 las jubilaciones tuvieron una caída de poco más del 20% en términos reales, comparadas con 2015, es por eso que Alberto Fernández prometió aumentar en un 20% las jubilaciones el 10 de diciembre, día de su asunción. No lo hizo siquiera para la mínima, a la que le entregó un bono bimestral de suma fija.
    Volviendo al tema que nos ocupa, me tomé el trabajo de analizar como serán las actualizaciones con la nueva deformación.
    La actualización de marzo, con la fórmula M-P hubiera sido del 11,5 % para todos los jubilados, pero «Macri ya fue»; ahora con Alberto será del 2,3 % más una suma fija, que para los de la mínima será, sumando ambos conceptos, del 13% (aplausos superamos porcentaje de M-P) .
    Pero como se actualiza el haber máximo con es tes engendro, por el 2,3 % o por el 13 %?
    Sorpresa, o no tanto, se actualiza 2,3 %.
    Es decir que Fernández decidió cepillar por todos lados las jubilaciones altas, pero que de altas no tiene nada.
    Con datos del año pasado (no tengo los de 2020) , cuando Ud. era opositor, le cuento los salarios de quienes promovieron esta arbitrariedad:
    Diputados $ 150.000, Senadores $ 200.000, Presidente $ 270.000, Vice $ 250.000, Ministros $ 240.000, el de Relaciones Exteriores llega a $ 460.000 ( si todos tienen descuentos, en mano es menos, pero los jubilados también lo tienen), a esto hay que sumar extras que no voy a detallar.
    Toda esta pobre gente pude cobrar más de $ 107.000 (menos descuentos) pero para un jubilado es una jubilación excesiva.
    En su nota menciona los privilegios de la clase judicial, pero se cuida muy bien de no mencionar estos de los legisladorxs, todavía tirne oportunidad de hacerlo.
    Según dice el evangelio, el Señor es mi Pastor y cuida de todas sus ovejas por igual, a veces no sucede.
    Saludos cordiales Fernández.
    Nota: si discrepa con algunas de mis apreciaciones o puede rebatirlas, la dirección de El Cohete tiene mi correo, y la libero para que se la suministre.

    .

  2. Marcia dice

    Adhiero a todas las palabras de Susana y pregunto yo también, dado el tema puntual de a esta nota, ¿por qué no se habla de la quita de privilegios a la casta clerical y de ex presidentes y ex vices?. La nota habla de la postura oficialista, de los ridículas argumentos del Poder Judicial avalado por la oposición, pero no habla de las abstenciones de la izquierda, que si bien a muchos les parecerá «funcional» (adoptando siempre el mismo latiguillo) es digna de ser analizada. La izquierda sí dirime entre Privilegios y Regimenes Especiales (los primeros lo son ‘por antonomasia’; los segundos entran en este regimen por conquistas conseguidas en la lucha de sus derechos). Una pena que se haya omitido este tema entre tanta admiración por el nuevo presidente.

  3. Susana dice

    En consonancia con mi comentario anterior y más precisamente aludiendo al modelo extractivista en el cual este gobierno-al igual que el anterior-basa su política económica, me parece importante hacer algunas consideraciones.
    Se habla de «reactivar la economía». A ésta los únicos que la ponen en marcha son los trabajadores-aclaro que no pertenezco a ningún partido de izquierda, así que chicaneros abstenerse-; claro ejemplo de ello son CERAMICA ZANON, HOTEL BAUEN y tantas otras empresas manejadas por aquéllos. Y que sí dan trabajo genuino, multiplicado por cientos.
    CINCUENTA hectáreas de soja generan UN PUESTO DE TRABAJO. Pregunta: ¿de qué hablan los terratenientes hacendados de toda la vida, devenidos sojeros glifosatadores, cuando afirman que EL CAMPO es una suerte de maná para el pueblo? A ellos, so pena de que «se enojen» y produzcan tractorazos ruteros se los convoca al DIALOGO.
    Sin embargo, a los trabajadores de CRESTA ROJA, despedidos, suspendidos, por cortar una calzada o tomar una planta para que sus patrones no la vacíen, no sólo que no se los escucha ni se les da respuestas: SE LOS REPRIME Y DETIENE. Así ocurrió días pasados, represión perpetrada por EL GRUPO HALCON, vestido como para la guerra y dirigido por el señor Burns-ni. ¿Estaba enterado el actual gobernador?
    ¿De qué equidad hablamos, entonces? Porque las órdenes primeramente se imparten desde el poder judicial.
    Tal parece que los parches no solucionan nada. Al menos a los VERDADEROS TRABAJADORES. Para ellos PALOS. Para los ESPECULADORES EXPLOTADORES DE LOS TRACTORES, sostén de «el modelo extractivista» que este gobierno avala DIÁLOGO.Y el inefable poder judicial con su sempiterno «les pertenezco».

  4. Susana dice

    A menudo no coincido con el doctor Fernández Pastor. Pero no originado por un automatismo proveniente de un chip ya instalado en mi mente en su contra. Tiene que ver con concepciones políticas diferentes. Tan simple y claro como eso. Fernández Pastor habla de neoliberalismo como si éste no fuera parte de un mismo sistema que es EL CAPITALISTA. ¿Habría que pensar que hay un capitalismo bueno y otro malo? Pues no. El sistema capitalista hace ya muchas décadas que ha demostrado que es el gran cáncer que soporta la humanidad. Y el neoliberalismo es su fase más descarnada.
    Mas, de ninguna manera implica que «medidas de emparche»-y aclaro no me refiero a la quita de algunos privilegios que se le anulan a los altos funcionarios del poder judicial, con minúsculas, como corresponde porque Justicia es otra cosa- me hagan aplaudir a este gobierno (¡menos aún al anterior plagado de alimañas!). Porque la GRAN MEDIDA que DEBERÍA tomar ni la tiene en carpeta: investigar la Deuda Odiosa. Cuando el hoy oficialismo era oposición pregonó a los cuatro vientos que la misma se investigaría. Y no sólo que NO lo hizo: NO lo hará. Y el pretender demostrar como un triunfo que «el FMI nos da la razón» acerca de que LA DEUDA ES IMPAGABLE-Stiglitz incluido-es un lamentable y bochornoso argumento, que esconde y disimula no pocos vericuetos.
    En este contexto, una vez más me remitiré al Fallo del ex juez Jorge Ballesteros, quien luego de analizar la minuciosa investigación del siempre presente Doctor Alejandro Olmos concluyó con el veredicto de que es ILEGAL. ¿Por qué entonces este gobierno-¡ni hablar de todos los que lo precedieron!-mira para otro lado y todos los días repite como un mantra letanías sobre el saqueo del macrismo? ¿De qué se ataja, qué pretende desviar o de qué quiere convencer? Y acá vale hacer una aclaración: la Deuda Odiosa «heredada» de la horrible dictadura cívico militar instaurada en el ’76 es una. La otra, también Deuda Odiosa por las características de la misma, es la que contrajeron el contrabandista delincuente cloacal de Morón y su caterva. ¿Fue tratada y autorizada en el Congreso Nacional? NO. Entonces ¿por qué esa cobarde mansedumbre de agachar la cabeza con un «qué v’hacer, hay que pagar» y, por si fuera poco, pedir ayuda al genocida Netanyahu, con ese insólito e indignante viaje a un pseudo estado criminal?¿Porque maneja las finanzas a nivel global y hay que someterse a sus dictámenes?
    Parecería que mi comentario no se relaciona con el tema de quita de privilegios a la casta judicial. Sin embargo, sí se enlaza con el mismo. Porque-sí, hay muchos ‘por qué’ y ‘porque’ en mi texto- me queda la duda si realmente se trata de un verdadero convencimiento en lo ideológico. Si así fuera, la investigación de la que hablo estaría en primer orden. Pero además ¿por qué no se incluyó que la mencionada casta pague impuesto a las ganancias, que yo-por citar el ejemplo más cercano-debí pagar como docente en actividad y jubilada por cometer el crimen de laburar doce horas diarias, sólo quedando exceptuada actualmente por no superar los seis haberes mínimos previsionales? ¿Por qué no se eliminan las jubilaciones de altos prelados de la iglesia católica, oscurantista, ultraconservadora, parásita y cómplice de delitos de lesa humanidad?
    Todo indica que en realidad a lo que se apunta es a medida$ de$e$perada$ para NO TOCAR los intereses del verdadero poder: el financiero. Que implica a los grandes capitostes sojeros asesinos, pool de siembra, evasores impunes de toda la vida. Sin olvidar-en realidad son otra cara de la misma «moneda verde»- a las grandes multinacionales mineras, que hoy quieren embaucar a pueblos afectados por el fracking con que existe «una megaminería sustentable». Argumento, por otra parte, apoyado por este gobierno. Andamiaje lamentable de su derrotero económico, basado una vez más en el modelo extractivista ¡intocable!
    El modelo, valga la redundancia, es SIEMPRE el mismo. Que se lo quiera maquillar desvistiendo a un santo para vestir a otro, es harina de otro costal. O tal vez del mismo… Al doctor Fernández Pastor tal vez lo convenza. A mí y a muchxs argentinxs más, no.

  5. Margarita Muñoz dice

    Ningún Jubilado, al igual que los Jueces, debe pagar Imp.a las Ganancias. El achatamiento es la foto que pedía el FMI y que perjudica casi a tres millones de Jubilados que ya están iniciando juicio al igual que por el IG.
    No se escuchó de ningún funcionario que proponga aportar un porcentaje de su sueldo, del Presidente para abajo y de los tres poderes. A los Jub.que cobran la mínima y que también están enojados, solo les significa en marzo poco más de $200 más de lo que cobrarían con la fórmula anterior. Es cierto que recibieron dos bonos y ya se habla de otros, pero eso no les da la seguridad de cobrar todos los meses una jub.digna, son bonos esporádicos.
    Tampoco se dice nada de quienes cobran jubilación y están cumpliendo un cargo como el cuestionado ex presidente Menem.
    «LA SOLIDARIDAD COMIENZA POR CASA».

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.