El daño irreparable

Un proyecto de capitales macristas ya produjo daños severos en un área boscosa del sur

 

En la experiencia de los pueblos, los caminos sirven para comunicar. Pero en el caso de los proyectos de urbanizaciones VIP en medio de áreas rurales muy poco intervenidas, la apertura de un camino puede representar un daño de reparación imposible.

 

 

El Fideicomiso Lago Correntoso, inscripto en 2010 e integrado por capitales ligados al macrismo, contrató a la empresa Servicio Confluencia de Neuquén para el volteo de bosque nativo y la apertura de un camino de acceso sobre la empinada ladera del cerro falso Belvedere, en Villa La Angostura. En las últimas semanas la contratista intensificó el ritmo de las labores para la apertura inicial de 2700 metros de camino, de los que llevaban hechos 900 al momento de nuestro último registro documental. En algunos tramos el talud formado es de hasta 5 metros aproximadamente, quedando a la vista las capas de suelo removidas. A simple vista se observa la capa superficial de tierra que sostiene el sotobosque y el bosque sobre la roca cortada con martillo neumático.

 

 

 

En la franja andino-patagónica el suelo es de origen volcánico, muy frágil, donde la cobertura vegetal sostiene al suelo. Además la pendiente de la ladera del falso Belvedere oscila entre 25 y hasta 60 grados, lo que aumenta la inestabilidad del suelo y las exigencias a la naturaleza para reparar por sí misma el daño producido. Este daño es sólo por el camino de acceso a un proyecto de urbanización fantasma que no ha sido tratado ni aprobado por las vías administrativas correspondientes, que debe incluir acceso público al estudio de impacto ambiental y al acta del consejo consultivo de la ley de ordenamiento territorial de bosque nativo de Neuquén, entre otros pasos.

El proyecto incluye un loteo en 21 fracciones, una marina para embarcaciones náuticas, una costanera y numerosos caminos internos. Cualquier proyección es devastadora para este bosque nativo maduro que tiene en promedio entre 80 y 110 años, según las fuentes consultadas. El coihue es dominante en esta formación, conviviendo con ciprés y arrayán entre otras especies. Además contiene una importante masa de arbustos, muchos de ellos de uso medicinal (lahuen) en el conocimiento y uso tradicional mapuche.

El camino se inició en la cota 889,19 msnm (metros sobre el nivel del mar), en el lote de 12 hectáreas del fideicomiso Terrazas del Correntoso del basquetbolista Emanuel Ginóbili, única vía de acceso para el predio lindero de 87 hectáreas hasta ahora intacto. El camino aprobado en general se ubicará entre los 890 y los 910 msnm, según los planos incorporados al expediente administrativo. En cuanto a la marina, siempre según los planos del privado, para llegar al lago deberán descender aproximadamente 130 metros sobre la ladera empinada, lo que requerirá una apertura y obra de contención de mayor envergadura al camino que corre paralelo a la costa del lago Correntoso. Esta urbanización cuenta con por lo menos 1.600 metros de acceso de costa, que aunque es pública, en general los capitales privados lo interpretan y usan como plataforma de apropiación.

 

La periferia es nuestro centro de vida

El wallmapu (territorio ancestral mapuche ubicado a ambos lados de la cordillera) es el espacio vital en el que se construye y reconstruye la vida, entre otros, de los 15.000 habitantes estables de Villa La Angostura, la gran mayoría de origen migratorio asentados en los últimos 15 años y gente mapuche con cien años de ocupación en el lugar. Esta pequeña localidad ubicada al norte del lago Nahuel Huapi tiene un ejido municipal de 8000 hectáreas, en tanto que San Carlos de Bariloche en la costa sur tiene uno de 22.000. Ambos centros urbanos están dentro y rodeados por el Parque Nacional Nahuel Huapi.

Estos ejidos urbanos, al igual que las tierras del parque, son parte de las joyas de la abuela que buscan el capital trasnacional con la intervención activa del andamiaje estatal y gubernamental. El tratamiento político institucional del proyecto urbanización Lago Correntoso y ampliación de costanera es ejemplo de cómo la estructura de los estados y los diferentes gobiernos son permeables al lobby de los capitales de apropiación del territorio y de las rentas de los bienes de la naturaleza.

En la década del ’80, en un remate a puertas cerradas se despojó a Fermín Barría de la propiedad de cien hectáreas, que con los años drenó hasta las 87 de hoy. Radal SA, firma inscripta en Zapala, inició un expediente en 1993 y registró la propiedad al año siguiente en Catastro de la provincia de Neuquén. En varias oportunidades, personeros de los propietarios hicieron tratativas en Villa La Angostura, en estudios de arquitectura, delegación de Bosques y el municipio para una obra de infraestructura de imposible realización por las características del terreno y las normas urbanísticas y medio ambientales vigentes. El proyecto quedó dormido hasta que en 2010 Radal vendió y transfirió la propiedad al Fideicomiso Lago Correntoso formado por Luis Alberto Obezzi, quien sumó al arquitecto Carlos Artemio López, concuñado presidencial, y a Alfredo Hilding Reganzani, ex interventor del grupo Greco durante la última dictadura cívico-militar, entre otros.

 

El 4 de junio de 2011 estalló el volcán Puyehue a escasos kilómetros de Villa La Angostura. Lo que para la gran mayoría de la población fue un durísimo golpe de la naturaleza al que había que sobreponerse, para el núcleo duro del lobby inmobiliario fue una excelente oportunidad de aprobar en trámite express, tanto en provincia como en el municipio, un paquete de proyectos de presuntas inversiones de obras de desarrollo urbano y de infraestructura.

Los 900 metros por 5 de ancho promedio del camino ya hecho junto al lago Correntoso son la expresión de un andamiaje montado durante décadas. En especial, los últimos 7 años son para un manual de didáctica política acerca del rol de Casa de Gobierno (con Catastro de provincia, dirección de Bosques, el IADEP), la Legislatura y el gobierno local (Obras Particulares, asesoría legal, Catastro) y el Deliberante, todos al servicio de presuntos capitales de inversión.

Las gestiones pasan, los negocios permanecen, los pueblos resisten.

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.