El dedo de Alberto

Se recicla el discurso de la furia anticristinista, y se lo redirecciona como amenaza hacia Alberto

 

La ofensiva que lanzó el propio Mauricio Macri desde su estrado en el “debate” presidencial del domingo pasado no fue espontánea, ni menos aún vinculada a la disputa electoral coyuntural.

La partitura fue escrita hace rato, pero ha sido necesario remozarla debido al cambio dramático que introdujo Cristina Fernández cuando anunció el lanzamiento de la candidatura presidencial de Alberto Fernández.

La partitura sostiene que el kirchnerismo es autoritario, antirrepublicano, peligroso para la libertad y la propiedad y filo-chavista. Y chorro, para la gente menos ideologizada.

Poco de todo eso se ha verificado en la realidad, pero sabemos que la comprobación empírica no tiene importancia alguna en el discurso de la derecha.

El discurso les es útil como herramienta política en la lucha por el poder, y si sirve, sirve.

La caracterización del peligro kirchnerista fue trabajada durante más de una década por toda la cadena de medios de la derecha argentina y logró cierta implantación, en base a machaque incesante y sistemático y a la ostensible debilidad de los medios alternativos de difusión en el contexto de una falta de estrategia contrahegemónica.

Al desplazarse Cristina de una eventual candidatura presidencial, la gigantesca artillería montada durante infinitas horas televisivas y kilómetros interminables de notas, tapas y editoriales, además de febriles actividades literarias en ciertos juzgados, corrió repentinamente peligro de obsolescencia. El tipo de ataque estaba diseñado en función de la ex Presidente, cabeza clara de un espacio opositor nítido e irreductible.

La elección de Alberto Fernández tuvo una efectividad política extraordinaria, ya que permitió reunificar varios espacios peronistas alejados, establecer puentes con público independiente, acercar a sectores empresarios no tan ideologizados por el antikirchnerismo y rearmar una importante mayoría electoral a partir de ser capaces de canalizar el malestar poblacional, como se mostró en las PASO.

A pesar del vaciamiento que viene sufriendo la idea democrática en el mundo y en nuestro país, todavía las elecciones juegan un significativo papel en la designación de los representantes de las mayorías. (Aun cuando existen una cantidad de mecanismos previos de selección de partidos y candidatxs que tienden a reasegurar el orden dominante.)

Cristina, por la índole de sus convicciones y su dignidad personal, ha concitado un rechazo rayano con el paroxismo en las fracciones más extremistas de las clases dominantes locales y en los principales centros de poder occidentales, que prefieren políticos y Presidentes fiables, colonizados por la ideología de la globalización. Son esos sectores extremistas los que han acuñado la versión del kirchnerismo chavista, los que han alucinado milicias de La Cámpora, los que fabularon amenazas a la libertad de prensa y peligros inminentes de expropiaciones generalizadas. Mediante el aparato comunicacional que les pertenece, lograron implantar en sectores sociales subordinados el peregrino “recuerdo” de que se vivió con miedo en el período kirchnerista y que a ese “pasado negro” no se debe volver.

La irrupción de Alberto Fernández provocó desconcierto en ese decorado de ideas al gusto de la parte más retrógrada del poder local. Pero también generó en círculos empresariales dejados de lado por el macrismo expectativas de un mayor acceso a las futuras autoridades peronistas. En muchos anti-k, se multiplican las suspicacias en relación a la articulación política Alberto-Cristina.

El domingo del primer debate presidencial se develó cómo se reconfigura el discurso de la derecha local, no sólo para asustar independientes en el tiempo que resta hasta los comicios, sino para empezar a tratar con el enigma Alberto.

 

 

El índice del autoritarismo

Pongamos brevemente la campaña electoral en su contexto económico social. El cuadro es tan calamitoso que el registro de 5,9% de inflación mensual pasa casi desapercibido y una caída de la Bolsa del 5% en un día no sorprende a nadie.

No fue producto de una guerra ni de un cataclismo, sino de pésimas políticas aplicadas por la actual gestión. El país aparece fuertemente endeudado, con un Estado severamente comprometido en sus finanzas y sin ningún horizonte alentador. Es un país descerebrado, flotando en el mar embravecido de la globalización, con un gobierno que festeja este hecho y ofrece su territorio a los capitales del mundo que quieran depredarlo.

Si en esas condiciones objetivas cualquier candidato/a que se llame opositor no va a manifestar su malestar, su discrepancia, o el repudio que millones de argentinxs sienten por este cuadro de situación, debería retirarse de la política y dedicarse a otras actividades que no requieran capacidades mínimas para la confrontación.

¿Cómo no va a levantar la voz, enojarse, esgrimir argumentos y señalar responsabilidades un candidato opositor? La acusación de intolerancia, autoritarismo y otros epítetos por parte de Macri y el coro a su servicio, es sólo la bandera de largada de una campaña que se podría titular: “Alberto es tan confrontativo, peligroso y extremista como Cristina, hasta que no nos demuestre lo contrario”.

Hay que decir que todas las democracias occidentales en los últimos 40 años han hecho un culto de la moderación… de los izquierdistas. Una vez realizadas las reformas neoliberales en todos los escenarios políticos, se desató una campaña educativa para que todos los que formaron parte de cualquier sistema político partidario se comportaran “moderadamente”, respetando las reglas e instituciones destinadas a preservar el orden neoliberal.

El culto del político anodino, que no dice nada porque no se anima o porque ya no sabe qué podría decir, se transformó en una cultura política a reproducir e imitar, sinónimo de conducta cívica correcta.

Esta fue la tendencia global, que ahora se está destruyendo porque el líder de la principal potencia mundial la está demoliendo en base a tweets e improperios.

Pero en el caso argentino tenemos un matiz adicional: se pide respeto y moderación republicana frente a un modelo económico y social ruinoso para la mayoría de lxs argentinxs, pero además económicamente inviable. Según el enfoque que difunden los principales medios, no habría razón alguna para indignarse, ni por el tremendo fracaso económico, ni por el desastre social, por el pisoteo de la justicia y la existencia de presos políticos o por los mega-negociados gubernamentales.

Ni levantar la voz, ni levantar el dedo, que no es para tanto. Como diría el Querido Rey: “Tu te callas”.

 

 

Lo importante es la inhibición

El mensaje es: los únicos que tienen derecho a la indignación son quienes consideran que sus rentas, sus propiedades o sus dólares, así como las vías para poder extraerlos del país, están amenazados. Fuera de eso lo que corresponde es la moderación republicana.

Para nuestros políticos, especialmente para los que asumirán el 10 de diciembre, el mensaje es: habrá tolerancia cero a cualquier cosa que suene a discurso destemplado, a política pública “agresiva” o que desafine con la melodía conservadora dominante. Habrá que mantener y respetar los “logros” de la gestión macrista en cuanto a nuevas rentas generadas desde el Estado, a la nueva distribución del ingreso. A partir de eso, que los peronistas vean cómo se las arreglan para contener las expectativas sociales.

Se recicla el discurso de la furia anticristinista y se lo redirecciona como amenaza hacia Alberto. En principio, la meta del establishment sería alfonsinizarlo: un político con buenas intenciones y que comienza con mucha adhesión popular, al que se le aclara muy bien cuáles son los límites que debe respetar, y al que se va despojando sucesivamente de instrumentos de control económico, hasta que el desgaste político y la incitación mediática hagan lo suyo.

Cuando se le ocurra reducir alguna renta, eliminar algún privilegio, recortar algún abuso, regular algún mercado importante o volver algún precio a la racionalidad, se lo atacará como chavista y títere de la extremista de Cristina. En cambio se lo acompañaría si decidiera desprenderse de la Yegua y emprender el brillante y luminoso camino que ya está recorriendo Lenin Moreno en Ecuador, que ha logrado descender al 5% de adhesión pública pero recibe gran cariño de la elite ecuatoriana y sus medios de difusión.

 

 

Todos piden, nadie pone

Salvo una parte de los votantes de Cambiemos –un fenómeno sociológico aparte—, todos saben cómo terminan las elecciones del próximo domingo. Y de hecho se están realizando preparativos en ese sentido.

Desde el espacio del Frente de Todos se insiste con la necesidad de un pacto social, de un acuerdo real y sostenible con los principales actores económicos y gremiales para garantizar la viabilidad económica y política del gobierno de Alberto Fernández en el difícil tramo inicial.

El escenario es sumamente complejo. Un punto central a despejar es cómo se resolverá el manejo de los impagables compromisos externos que deja el macrismo.

Al mismo tiempo se requiere relanzar la producción y poner un énfasis mayor que en el gobierno de Cristina en las posibilidades exportadoras de todas las actividades locales.

La delicadísima situación presupuestaria obligará a un muy preciso manejo de recursos y gastos: no habrá margen fiscal para rescates masivos y menos a empresarios prebendarios.

Pero lo notable son las declaraciones que hacen quienes han sido los impulsores y sostenedores de la gestión macrista, los mismos que deberán ser los participantes necesarios del pacto social, que de ser exitoso debería desembocar en una nueva etapa de crecimiento sostenible de la economía nacional y de recomposición del golpeado tejido social.

Por ahora, los empresarios se aprestan a contribuir al próximo gobierno con nuevas demandas.

La Unión Industrial reclamó recientemente la reducción de una serie de impuestos que afectan a la actividad, en nombre de la competitividad externa. Parece llegada la hora de que el Estado Nacional abandone su rol de dador bobo y comience a exigir compromisos concretos y verificables, a cambio de concesiones a cualquier sector.

Claudio Cesario, de la Asociación de Bancos Argentinos (ABA), se mostró esperanzado que la renegociación de la deuda se haga respetando al máximo los compromisos fabricados por el macrismo: «No creo que sea necesario una reestructuración de la deuda externa agresiva en términos de quita de capital e intereses». Es notable lo distorsionado que está el debate público en Argentina. Todo actor de la escena nacional debería bregar, aunque sea formalmente, por el mayor alivio financiero posible para el Estado y nuestra población. Sin embargo, aquí se expresa públicamente la solidaridad con la sensible piel de los acreedores externos.

En tanto, ABA emitió un documento reclamando un “fuerte compromiso con el equilibrio fiscal” del próximo gobierno. No se está refiriendo a ser más eficiente en términos recaudatorios, sino en ser más estricto que el macrismo en recortar el gasto público… en un contexto de derrumbe económico. El resultado de la simpática recomendación de ABA sería sumir en la impotencia al próximo gobierno y llevarlo a defraudar las enormes expectativas existentes de alivio social.

A su vez, ABA, el Foro de Convergencia Empresaria, el Club Político Argentino y el Instituto para el Desarrollo Empresarial Argentino (IDEA) reclamaron garantizar la estabilidad de los funcionarios en 12 organismos públicos, entre ellos el Banco Central, la AFIP, el ANSES… Es decir, se reunieron varios de los más importantes apoyos empresariales y políticos de la actual gestión (calamitosa) a reclamar la continuidad de los funcionarios designados por… la gestión calamitosa. Entre los funcionarios de los cuales se solicita su permanencia aparece, increíblemente, la militante macrista Laura Alonso, especializada en no investigar la corrupción y perseguir al kirchnerismo.

Según Ámbito Financiero, esta iniciativa fue elaborada luego de las PASO debido a que “el temor y la casi certeza de que el Frente de Todos gane las elecciones por un amplio margen aceleró la preocupación empresarial por garantizar la profesionalidad de algunos organismos clave”.

Ahora llaman profesionalidad a la ocupación del Estado por los CEOs y sus empleados, con los resultados que están a la vista.

 

 

Prolegómenos

El comportamiento de los actores, sus declaraciones y exigencias —previsibles, por otra parte—, obligan a tener muy claras las prioridades y el árbol de decisiones en el próximo gobierno.

Ha fracasado un sector social, el más poderoso económicamente del país, que impulsó un programa económico que trajo estas consecuencias. Ahora pretende no sólo desconocer su paternidad sobre el macrismo, su grave responsabilidad social, sino ir asentando en principio una tutela sobre el gobierno entrante, para reducir al mínimo su capacidad de acción.

Es cierto que socialmente aún no se ha visualizado con claridad la estrecha relación entre el poder económico concentrado y el gobierno de Cambiemos, pero tampoco se debe actuar como si estuviera vigente la versión de la realidad acuñada en el punto cúlmine de la hegemonía macrista, incluidos sus anatemas, sus denuestos y sus grandes hits publicitarios.

La crisis es una ocasión para la disputa de conceptos y de sentidos políticos.

La agitación del fantasma del autoritarismo, valor que no le preocupa en absoluto al aparato comunicacional de la derecha, apunta a inhibir políticamente a la futura gestión peronista.

La confusión que se pretende instalar debe ser decididamente rechazada y refutada.

Autoritarios son los que pretenden, con o sin votos, imponer sus criterios a la sociedad.

El próximo gobierno popular no podrá cumplir sus objetivos si no despliega, desde el primer día, una lectura diferente del país y de sus prioridades, y si no demuestra que está dispuesto a ejercer, con toda convicción, la legítima autoridad política que le va a conferir la mayoría nacional.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

22 Comentarios
  1. cristian varnier dice

    Alguna vez llamemos por su nombre a las personas.La que dijo lo del índice fue la moderadora María O¨Donnell quien junto al facho-progresista de TNbaum son el respaldo que necesitan los periodistas de Clarín y La Nazion para blanquearse.El progresismo periodístico argentino siempre fue la derecha maquillada.

  2. Rafael dice

    Quien habla de Alfonsín permanentemente es Alberto…

  3. Claudio A. Rapoport dice

    «El mensaje es: los únicos que tienen derecho a la indignación son quienes consideran que sus rentas, sus propiedades o sus dólares, así como las vías para poder extraerlos del país, están amenazados. Fuera de eso lo que corresponde es la moderación republicana.»
    Exacto.
    Excelente nota. Muy claros todos los conceptos.

  4. Jean Paul Marat dice

    A quien le parezca exagerada la propuesta le propongo espere los acontecimientos,…el gobierno de ALBERTO y de CRISTINA a poco de asumido será jaqueado por EL VACIAMIENTO DEL TESORO, LA DEUDA ILEGITIMA contraída artera y artificialmente por el gobierno marioneta de MACRI, para controlar la economía y mantenerla en estado de marasmo a pedido del departamento de estado de los EEUU.
    Las herramientas de presión serán como siempre el MULTIMEDIOS CLARIN-NACION, como aparato de propaganda en ataque perpetuo, con guerra psicológica a fondo y los JUECES PREVARICADORES cooptados por los EEUU, para continuar la GUERRA JURIDICA (LAWFEAR) .
    En esas circunstancias con esos enemigos no se podrá sostener ningún PACTO SOCIAL, que favorezca a los que fuimos CONFISCADOS por el gobierno títere. Las multinacionales agroexportadoras los bancos internacionales y la oligarquía impondrán condiciones al gobierno y no al revés.
    Sera únicamente con fuerzas militares leales al GOBIERNO DE MOCRATICO de este frente popular que se apresta a gobernar, la única manera que pueda sostenerse y doblegar a los socios y cómplices del IMPERIO que nos pretende seguir gobernando con su INJERENCIA malévola y nociva para el PUEBLO y NACION ARGENTINA.-

    https://www.facebook.com/Comunicación-sin-Monopolios-1786376738253769/
    http://www.maratunamigodelpueblo.blogspot.com/
    https://www.facebook.com/maratunamigodelpueblo

  5. Pablo Brans dice

    Excelente nota Ricardo

  6. apico dice

    Extraordinaria en su claridad,y en sus conceptos ,el articulo de Ricardo,y en verdad se agradece. Ni el tiempo es neutro,ni las oportunidades son elásticas, de allí ,que mas allá de lanzar un pacto social para ganar tiempo,el mismo debe ser utilizado para desmontar todo lo que se pueda el aparato montado por la derecha para conducir la oposición con todas sus artimañas. Una vez alcanzado el 25% del poder que otorga el «gobierno»,se debe expandir al otro treinta % que otorga una sociedad empoderada. Allí,y recién en ese punto,se debe ir por todo ,empezando por el estado de derecho,la prensa foránea,las medidas educadoras para el «campo,la «energía, la banca, la UIA,la AFI, la prensa mentirosa,,todos los organismo de control estatal,etc. Si no lo hacemos,en poco tiempo volveremos a ser sus esclavos y a dilapidar el compromiso y la oportunidad que el pueblo nos confirió. A la confianza del pueblo,hay que pagarla con coraje y sin engaños. Que así sea.

  7. Susana dice

    Gracias querido Ricardo por tu sensibilidad y honorabilidad. Barajar y dar de nuevo con nuevas cartas. Nueva Constitución Nacional. Nueva Justicia con sus funcionarios elegidos por el Pueblo con mandatos acotados y previa amplia difusión de sus antecedentes. Nueva ley de medios, nadie puede tener más de un medio (como en EE.UU.) o radio, o tv, o diario, o venta de internet, o cualquier otro medio actual o futuro. Y en el rubro elegido no podrá superar un determinado porcentaje de cobertura sobre el total del espectro. Nueva Cámara Única de Representantes para legislar. Las bancas pertenecerán a los partidos y el que esté en desacuerdo se va a su casa. Se realizará una exhaustiva investigación de los delitos cometidos contra el Estado, que es el Pueblo, y se ordenará la recuperación patrimonial de los bienes sustraídos investigando el entorno de los delincuentes. Y si se fugaran se los cazará nacional e internacionalmente.

  8. LUIS GERARDO DEL GIOVANNINO dice

    La mansedumbre y la delicadeza con la que se deberá actuar, contrasta con la violencia con la que ellos llegaron y ejercieron el poder desde el 2015, ya que quienes creemos y defendemos las democracias, debimos aceptar a rajatabla el resultado de las urnas, con lo que nos enrostraban ante todo cuestionamiento o disidencia que manifestáramos, aunque nada justificaba que se llevaran puesto el estado mediante decretos de necesidad y urgencia, nombramiento desopilantes y abusos de poder de toda índole. Llegaron mediante los votos y solo un resultado eleccionario les dio las prerrogativas para desmantelar y destruir sin piedad años de construcción institucional. Ahora volverán a ser oposición que es lo que mejor les sale y serán despiadados porque entre todo lo que lograron fue volver a escribir el relato de la batalla cultura y el nuevo gobierno popular deberá caminar en puntas de pies para no despertar a la gran monstruo del norte. Tendremos el gobierno por iniciativa popular pero…¿podremos volver a tener la lapicera?

  9. Luis Juan dice

    Estimado Ricardo:
    Suscribo cada párrafo de su artículo y, si me permite, agregaría que, lo que no se haga en el sentido correcto dentro de los primeros 100 días de gobierno, será imposible realizarlo luego.
    Si el triunfo de Alberto fuera más categórico y contundente que en las Paso; lo ideal y por el daño producido sería un 80%, (sabemos que el adoctrinamiento no fue en vano y jamás se llegaría a ello); pero un 60% ayudaría a aplicar una contra Doctrina del Shock, sin titubeos ni posturas políticamente correctas, ya que se juega -tal vez- la última carta.
    Naomi Klein refiere en su libro: “En mayo de 1990, Tomasella subió al autocar nocturno que iba de la provincia rural de Corrientes hasta Buenos Aires para aportar su voz al Tribunal contra la Impunidad, que escuchaba los testimonios sobre abusos a los derechos humanos durante la dictadura. El testimonio de Tomasella fue distinto del de las demás víctimas. Se presentó ante el público urbano con sus ropas de granjero y sus botas de trabajo y explicó que él era una víctima de una larga guerra, una guerra entre los campesinos pobres que querían trozos de tierra para formar cooperativas y los todopoderosos rancheros que poseían todas las tierras de su provincia. «Es una línea continua: aquellos que arrebataron la tierra a los indios siguen oprimiéndonos con sus estructuras feudales.»
    «Los monopolios extranjeros nos imponen cosechas, nos imponen productos químicos que contaminan la tierra, nos imponen su tecnología y su ideología. Todo eso a través de la oligarquía que es dueña de la tierra y controla a los políticos. Pero debemos recordar que esa oligarquía está también controlada por esos mismos monopolios, por esos mismos Ford Motor, Monsanto o Philip Morris. Es la estructura lo que debemos cambiar. Eso es lo que he venido a denunciar. Eso es todo.»
    Tomasella concluyó su testimonio con las siguientes palabras: «Creo que la verdad y la justicia triunfarán al final. Llevará generaciones. Si debo morir en esta lucha, que así sea. Pero un día triunfaremos. Mientras tanto, sé quién es el enemigo, y el enemigo también sabe quién soy yo»
    Olga Rodríguez (eldiario.es) refiere:
    “El propio Friedman describió así la táctica del capitalismo contemporáneo:
    “Solo una crisis -real o percibida- da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se llevan a cabo depende de las ideas que flotan en el ambiente. Creo que ésa ha de ser nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes, para mantenerlas vivas y activas hasta que lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable”.”
    “Aquí en España el escenario del shock no lo provoca un golpe de Estado ni una invasión ilegal con bombardeos masivos, ni una inundación de consecuencias catastróficas, sino la propia crisis económica. Es ella la justificación de la que se sirve el Gobierno -y sobre todo, los poderes económicos y financieros que auspician sus medidas- para abordar un tratamiento de choque económico que nos receta descargas eléctricas de forma continuada hasta provocar un cortocircuito en nuestra capacidad de respuesta o, dicho en palabras de Friedman, reacciones psicológicas que facilitan “el proceso de ajuste”.”
    En (elforjista.com), se puede leer:
    “Un funcionario del FMI, Davidson Budhoo decidió renunciar a su puesto enviándole una carta al director Michel Camdessus en la que le decía: “Para mí, esta dimisión es una liberación inestimable, porque con ella he dado el primer gran paso hacia ese lugar en el que algún día espero poder lavarme las manos de lo que, en mi opinión, es la sangre de millones de personas pobres y hambrientas … La sangre es tanta, sabe usted, que fluye en ríos: también se reseca y se endurece sobre toda mi piel; a veces tengo la sensación de que no hay suficiente jabón en el mundo que me pueda limpiar de la cosas que hice en su nombre”.”
    Cito de una entrevista (rebelion.org):
    “Amy Goodman: Naomi, al terminar esta hora, ¿qué es lo que la horrorizó más al investigar la doctrina del choque?”
    “Naomi Klein: Me horrorizó que hay por ahí una reserva de literatura, que yo no sabía que existía, donde los economistas la admiten. Y es lo que supongo que es lo que más me excita en el libro es la cantidad de citas que tengo de propugnadores a muy alto nivel de la economía de libre mercado, todos desde Milton Friedman a John Williamson, quien es el hombre que acuñó la frase “el Consenso de Washington,” admitiendo entre ellos, no en público, sino entre ellos, en algo como documentos tecnocráticos, que nunca han podido imponer una cirugía radical de libre mercado si no hay una crisis en gran escala, es decir que la misma gente que propugna que el mito central de nuestra época, que la democracia y el capitalismo van mano en mano, sabe que se trata de una mentira, y lo admite por escrito.”
    Si el poder establecido tanto local, como especialmente internacional logran sus cometidos, me temo (y perdón por la negatividad), el juego terminó definitivamente.
    A grandes males, grandes soluciones; como usted bien señala, también se puede obtener ventajas comparativas de este mundo en crisis. Habrá que tener mucha muñeca para jugar un partido de truco entre tahúres.

  10. Jorge Núñez dice

    Es una nota de antología, no dudo en afirmarlo. Por aquello de que «todo buen autor nos plagia», mi sensación es que nada más hay para agregar. Está todo dicho en esta historia, ahora esperemos el comienzo de otra que nos tenga como protagonistas.

  11. Eduardo Caridad dice

    Perdón habré apretado dos veces sin querer .

  12. Eduardo Caridad dice

    IMPECABLE !!!! NO FALTA NI SOBRA NADA !!!! GRACIAS POR TANTO RICARDO ARONSKIND !!!!!
    SALUDO CORDIAL
    yo no envié nada sobre éste artículo . . . comenté solo el inicial de HV exaltando el aporte gardeliano

  13. Eduardo Caridad dice

    IMPECABLE !!!! NO FALTA NI SOBRA NADA !!!! GRACIAS POR TANTO RICARDO ARONSKIND !!!!!
    SALUDO CORDIAL

  14. José Massoni dice

    Excelente magister Ricardo. Gracias

  15. Delia Tedin dice

    Mira que escribís bien Ricardo !!!!!!!!!!!!!!!!!!!! . Admirable traducción de como pensas . Política y economía como un todo . El dedo de Alberto señalando un camino . La tenes clara y así lo expresas . Gracias

  16. gerardo senderowicz dice

    El punto central de todo esto se llama Magnetto.
    Depende lo que se haga con ese «sector», el futuro del gobierno del Frente.
    Ellos siempre juegan para ellos mismos, y trataran de alinear a AF de todas las maneras posibles para conseguir las prebendas que se les ocurra, siempre a favor del capital y nunca del pueblo argentino.
    Ese es el verdadero desafío del futuro presidente, ahí se vera que pingo monta….Y esperemos que, en caso de mancarse, salga a jugar la «YEGUA»

  17. Teresa Doti dice

    Gracias por esta inteligente observación. Quiero que el Dedo de Alberto siga señalando los engaños y quede en la Historia Argentina como signo de Legítima Autoridad frente al inescrupuloso Poder Real. Los admiradores de Maradona ya tenemos la Mano de Dios. ¿Qué le hace una mancha más al Tigre?

  18. Pedro Reig dice

    No pocas veces se ha encargado la Historia de relevar las reacciones populares: el cristianismo de Jesús, la Revolución Francesa, la creación del Soviet, Gahndi, Mao y tantos otros, imposibles de ser enumerados. El Poder Arbitrario produce revueltas. Ante la parcialidad judicial, el imperio de los hacendados vagos, la intencionalidad mediática surge la reacción. Francia, Cataluña, Chile, Ecuador, para nombrar sólo algunos, son países hartos de arbitrariedad. Pikety habla de ello al referirse a esta primera Centuria de un milenio convulsivo. Pactar con el financista globalizado Offshore es, cuanto menos pueril. Convenir acuerdos con «el Campo» es cerrar para siempre el análisis de la legitimidad de sus tenencias. Acordar con las multinacionales implica un suicidio soberano irreversible. Ahora no se puede «andar con chiquitas». Toda Latinoamérica nos observa. El Mundo ,en pequeña medida, también. Porque no somos su ombligo. ¿Se atreverán los Fernández a auditar los inventes giros dinerarios efectuados por la banca extranjera localizada en nuestro País?;¿a juzgar a Macri y su pandilla?; ¿a revisar el patrimonio neto de periodistas espías?; ¿a recuperar las Empresas de Energía y eliminar subsidios a la Educación y Salud Privadas?; ¿a echar a los «monjes negros» de la entrega del patrimonio Nacional?. Porque muchos de sus adeptos esperamos esos actos PATRIÓTICOS Y NECESARIOS. Y si quiénes están fanatizados con acentuar «la grieta» no entienden de diálogo,¿se atreverán a enfrentarlos?.
    Yo, como parte del Pueblo, estoy dispuesto a hacerlo. Si los Fernández, como primer acto de Gobierno, no impide la salida del País de quiénes tanto daño le han ocasionado, decepcionarán y recuerde el futuro Gobierno que los franceses del glorioso 1789 , superando todo tipo de promesas actuaron. En defensa propia.

    1. Victoria dice

      Muy buena nota.
      Debo confesar que yo creí que Alberto era moderado, y ello produjo que desconfiara durante su nombramiento hasta las PASO. Tampoco ayudaba que él mismo se autodenominara como «socialdemócrata», «liberal de izquierda». Aún durante el hhdiscurso de las PASO que nombraba a Alfonsín, y había que esperar a Felipe Solá para que se hable de peronismo. Además, yo nunca culpé al trotskismo por los votos en blanco, los puntos a Cambiemos se los dio el Frente Renovador. Esas ideas me mantuvieron a distancia del candidato. Hasta que decidí mirar y escuchar la mayor cantidad de entrevistas posibles que había dado Fernández. Así fue como me dí cuenta que no era moderado, que peleaba todos los puntos y no aflojaba, que tiene un tono firme, su voz es suave, no el tono. Es vehemente y firme en sus ideas, no retrocede y tiene paciencia (la entrevista con María O’Donnell y Tenembaum por ej. Yo no la pude terminar de escuchar porque no soportaba a O’Donnell).
      Cristina desde el 2017 impuso la idea del engaño. Ahora bien, la pregunta es ¿por qué la ciudadanía se ha dejado engañar? Porque eso supone falta de compromiso político, alienación a sentidos coagulados hace sí 70 años, como por ej. que el peronismo es violento y autoritario («viva el cáncer», festejo de la muerte de Néstor, bombardeo de la Plaza de Mayo, destrucción de la obra de Evita, prohibir el peronismo y el nombre de Perón, etc etc etc) ¿Quiénes son los violentos?
      Hay personas necias que son irreductibles. El kirchnerismo recuperó la herramienta política (asesinada en los 90) y la politización de la ciudadanía. Pero, no alcanzó. Es preciso y fundamental desde un inicio, desde el mismo 27 de octubre a la noche interpelar a la población en su compromiso político. No se puede aceptar más que se diga «no me interesa la política», porque esos son los que votan a tipos como Macri, Vidal o Rodríguez.
      Anhelo vivir en una sociedad en donde el despreciado sea aquel que sólo se compromete con su vida privada, el idiota de la Atenas Clásica (idios «propio»), en oposición al ciudadano, politikós «aquel comprometido con los asuntos del Estado». Y para ello es fundamental dejar de acentuar la categoría económica como fundamental, porque lo que hace a un pueblo o nación es su identidad y no su economía, la cual debe subsumirse a la política, no es lo mismo proyecto Pulqui que monocultivo de la soja. El peronismo se define como una filosofía práctica, no es una teoría económica.

    2. Dardo dice

      Todos sabemos muy bien cuales son los sectores que conforman el poder en nuestro país, y cuál sera su comportamiento a partir del 11 de Diciembre. Pero cometeríamos un error de ingenuidad muy grande si no ponemos en claro que aún muchos, que ahora despotrican contra Macri, se le van a dar vuelta al próximo gobierno en cuanto vean afectados sus intereses corporativos, pienso en sectores del sindicalismo (y sus afiliados). El otro sector al que hay que observar con cuidado es el de la actual dirigencia partidaria y territorial de la U.C. Radical, que son los autores de las dos mayores estafas políticas de la democracia, la Alianza 1.0 y la Alianza 2.0, que son los encargados de recorrer la televisión y los diarios endulzando los estropicios de esos gobiernos en nombre de «los consensos», la «alternancia», los pactos de la moncloa y coso. No hay que despreciarlos, son muy peligrosos, cada uno en su rol.

  19. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Hay una frase que se le lee a quien jura un alto cargo político al asumir, que interpela al mismo para que cumpla con la custodia de la Constitución Nacional que, entre muchas garantías y derechos establece aquellos considerados esenciales en la actualidad y que se encuentran listados dentro de lo que se conoce como derechos humanos, indicándosele a ese político que jura cumplir fielmente con ello que si no lo hiciere la Patria se lo demandará, dejando además a cargo de Dios esa demanda para el caso de aquellos que son creyentes y que en el caso de Macri, aún siendo creyente, no fue así porque se dejó a Dios fuera de esa demanda para con él. Algo raro sobre lo que hay diversas teorías conspirativas.
    El asunto es que esa demanda de la Patria no hay forma de hacerla efectiva sin que a la referida Patria la represente alguien y todavía no encontramos dentro de un sistema democrático a alguien diferente a un candidato opositor como aquél representante de la Patria para demanda al político que no cumplió fielmente con su juramento inicial, por lo que el indicativo utilizado por Alberto no es otro que el de la Patria demandando a Macri porque no cumplió con su juramento republicano.
    Si alguien se siente mal porque la Patria se lo demande a Macri, entonces está en problema porque no sabe qué es la República, las instituciones y la democracia.
    ¿De qué otra manera democrática se le puede reclamar a un Presidente por no haber cumplido con su juramento?

    1. Pedro Reig dice

      Coincido. Está en nosotros entusiasmarnos al defender la Patria y su Soberanía. Algo que estos tirifilos, herederos de fortunas acopiadas por sus padres, algunas bien y otras mal, consideran situación general de la Sociedad que los rodea. Estos cómodos herederos que jamás han trabajado, vividores de sus padres, generalizan , como un estúpido que considera que TODOS los jubilados cuentan con un celular; que también son titulares de dominio de automóviles alta gama y que no merecen percibir dignas jubilaciones tras largos años de labor, a veces sin ver acreditadas las cargas previsionales por incumplimiento de sus empleadores. La Patria DEBE demandar a estos canallas y ajusticiarlos debidamente. Dios quiera sea así y que los silo-bolseros que ayer se llegaron hasta el Obelisco cumplan, como cualquier hijo de vecino, sus obligaciones tributarias.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.