El delito que nunca fue

La infamante causa judicial que surgió a partir de la denuncia del fiscal Alberto Nisman

En enero del 2013, luego de 19 años sin avances sustanciales en la causa AMIA, la Argentina suscribió un Tratado de Entendimiento con Irán, para obtener, finalmente la declaración de los iraníes imputados por el Poder Judicial argentino de haber participado en ese atentado, que a la fecha permanece sin resolver. Dicho Memorándum fue aprobado por ley en el congreso argentino. Luego fue declarado inconstitucional. El gobierno de Mauricio Macri no apeló la inconstitucionalidad y por lo tanto la misma quedó firme. El Memorándum con Irán, jamás entró en vigencia.

Esta es la historia de la infamante causa judicial que surgió a partir de la denuncia del fiscal Alberto Nisman, en la que acusó a Cristina Fernández de Kirchner, a Héctor Timerman y otros funcionarios y dirigentes sociales argentinos de haber utilizado ese Memorándum como herramienta para encubrir a los responsables del atentado.

Alberto Nisman presentó su denuncia el 14 de enero de 2015 ante el juzgado de Ariel Lijo, sosteniendo que le correspondía investigar el supuesto encubrimiento denunciado por el fiscal, dado que había sido el juez que investigó el primer encubrimiento. El doctor Lijo estaba de vacaciones y su juzgado estaba subrogado por María Romilda Servini de Cubria.

El 15 de enero de 2015, Servini de Cubría determinó que la denuncia de Nisman «no es de aquellos supuestos que habilitan a ser tratados en el transcurso de feria —aún por gravedad institucional— en razón de que no se han acompañado las pruebas que le otorgan sustento a sus solicitudes». Y además señaló que  debería esperarse al regreso de Lijo para que este analizara si le correspondía investigar esa denuncia.

El 19 de enero Ariel Lijo se reincorporó a sus funciones y «dispuso medidas urgentes para el aseguramiento de la prueba relacionada con las escuchas telefónicas en la que el Dr. Nisman fundó la denuncia».

«Para ello, dispuso una diligencia en la sede de la Unidad Fiscal de Investigaciones del atentado a la A.M.I.A., para incautar y asegurar todos los discos compactos, donde están grabadas las intervenciones telefónicas, y toda la documentación detallada en la denuncia».

«Asimismo, le requirió al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal  n° 6, [a cargo de Canicoba Corral] donde tramita la investigación del atentado a la sede de la A.M.I.A., todos los antecedentes y documentación vinculados a las intervenciones de dichas líneas telefónicas». [1]

El 2 de febrero de 2015 Lijo se declaró incompetente para investigar la denuncia de Nisman y la envió a sorteo. La denuncia fue adjudicada al Juzgado federal Nº 3, a cargo de Daniel Rafecas. Rafecas estaba de vacaciones y lo subrogaba Sebastián Ramos.

El 4 de febrero de 2015 Ramos se declaró incompetente y le devolvió la causa a Lijo. Lijo nuevamente se declaró incompetente y ese mismo día elevó la causa a la Cámara de Apelaciones. Con una rapidez envidiable, también el 4 de febrero, el presidente de la Cámara, doctor Martin Irurzun, decidió que la denuncia de Nisman debía ser investigada por Rafecas.

El fiscal de la causa fue Gerardo Pollicita, quien impulso la causa, requiriendo su instrucción.

El viernes 15 de febrero de 2015, la Procuración del Tesoro de la Nación, a cargo de la doctora Angelina Abbona, hizo una presentación ante el juzgado de Rafecas acompañando toda la documentación que desmentía los datos consignados en la denuncia de Nisman. [2].

Así, por ejemplo, la Procuración acreditó y documentó «el intercambio epistolar entre la Cancillería argentina e Interpol luego de la suscripción del Memorándum de Entendimiento, demuestra que tanto las autoridades del Gobierno argentino como las del organismo internacional tuvieron en claro que el status de las notificaciones rojas permanecería inmodificable, y que a criterio de Interpol un acuerdo de cooperación de tales características era beneficioso para el esclarecimiento de la Causa AMIA. También se documentó el mail que Ronald. K. Noble envió a Héctor Timerman, desmintiendo la denuncia de Nisman».

«Se acreditó además, entre otras cuestiones, que no existió la situación de crisis o emergencia energética en la Argentina, que, supuestamente, habría llevado a las autoridades argentinas a privilegiar el restablecimiento de relaciones con la República Islámica de Irán para obtener la provisión de petróleo de aquel origen. y se señaló que existían razones técnicas en virtud de las cuales la República Argentina no podría comprar petróleo iraní, pues la calidad del crudo de ese origen no es la exigida por las refinerías locales».

«El día 26 de febrero de 2015, el juez Rafecas desestimó la denuncia de Nisman por inexistencia de delito». [3]

Señaló Rafecas respecto al encubrimiento que «adolece de una notoria e inevitable falla. Esa falla es la ausencia de un comienzo de ejecución del delito, a partir del hecho irrefutable, de que aquel Acuerdo, que contiene en su seno la conformación de la Comisión de la Verdad, nunca entró en vigencia… La cuestión de la falta de entrada en vigor del Acuerdo (y por lo tanto, la ausencia de efectos jurídicos, incluyendo los efectos penales, que ello implica), ha sido referida, no una sino varias veces, por el propio Fiscal Nisman».

Respecto al riesgo que habrían corrido las Alertas rojas de AMIA, según afirmó Nisman en su denuncia, Rafecas dijo contundentemente: «Con relación a esta grave y directa acusación, formulada –repito no una sino quince veces a lo largo del escrito—, no se ha visto acompañado de ninguna prueba o indicio que la respalde. No hay documento alguno, ni testimonio alguno, ni escucha alguna, que sostenga este punto, ciertamente crucial, del escrito del –por desgracia fallecido— doctor Nisman, en contra del Canciller Timerman y su presunta actitud frente a Interpol». Y agregó: «Es una grave afirmación sin ningún soporte probatorio. Para colmo desmentida puntualmente y en forma categórica, como veremos, por el Secretario General de Interpol, Ronald Noble.»

Concluyó el juez Rafecas que «es que ha quedado claro, que ninguna de las dos hipótesis de delito sostenida por el Fiscal Pollicita en su requerimiento, se sostienen mínimamente, la primera (“Comisión de la Verdad”), porque el presunto delito nunca se cometió; y la segunda (baja de las “notificaciones rojas”), porque la evidencia reunida, lejos de sostener mínimamente la versión fiscal, la desmiente de un modo rotundo y lapidario, llevando también a la misma conclusión de la inexistencia de un delito».

Y así con cada uno de los elementos de la denuncia. También reseñó Rafecas la documentación encontrada en la fiscalía UFI/AMIA, en la que se hallaron dos versiones de un documento firmado por Alberto Nisman, por el que el fiscal pretendía solicitar al Poder Ejecutivo Nacional que, por medio de los canales correspondientes, «requiera al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, que active los mecanismos compulsivos que a tal efecto […] y conmine a la República Islámica de Irán a que detenga a los acusados por el atentado a la AMIA con fines de extradición». Una de las versiones de dicho documento estaba realizada en base al supuesto de que Irán ratificase el Memorándum. La otra versión estaba escrita para el supuesto que el Memorándum no fuese ratificado por Irán. Ambas versiones estaba firmadas entre diciembre de 2014 y los primero días de enero de 2015. Resaltó Refecas que Nisman «no sólo no hace ningún tipo de alusión a la inminente o consumada presentación de la denuncia en contra de las máximas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional, sino que, a lo largo de sus páginas, presenta una postura diametralmente opuesta, en el sentido de que realiza consideraciones sumamente positivas de la política de Estado del gobierno nacional, desde 2004 hasta la actualidad».

La secretaria de Nisman que entregó dichos documentos se llama Soledad Castro. Luego de que fuese pública la sentencia que desestimó la denuncia de Nisman, se vio envuelta en una suerte de poco graciosa comedia de enredos en virtud de haber hecho un escrito en el que señalaba que la presentación de Nisman para la ONU y la denuncia no son contemporáneas, sino que fueron realizadas en diferentes momentos. Dijo Soledad Castro que el documento que proponía que el Consejo de la Seguridad de la ONU pidiera de manera compulsiva a Irán la entrega de los iraníes sospechosos se realizó antes de la firma del Memorándum el 27 de enero de 2013, y que este hecho evidenciaba un «escenario adverso a la vía que el fiscal pretendía intentar». Por eso Nisman decidió posponer la presentación y ordenó hacer dos documentos: uno pensando en que Irán aprobaría el documento y otro en que no. «Tanto el trámite del planteo de inconstitucionalidad del Memorándum como la elaboración de la denuncia que se presentó el 14 de enero de 2015 fueron circunstancias sobrevinientes a las primeras redacciones de esos documentos», explicó la secretaria. Y agregó: «Si bien por disposición del doctor Alberto Nisman los documentos fueron actualizados en distintas oportunidades, según su criterio se hallaban desfasados, dado que se había modificado sustancialmente su convicción respecto de un conjunto de presunciones y conclusiones contenidas en esos textos, por lo que entendía necesario corregir una vez más su letra para que ésta plasmase su entera y actual convicción». No obstante reconoció que había dejado firmados dos proyectos: en caso de que el pacto se hubiera aprobado y otro para el caso contrario«. [4]

El entonces diputado Waldo Wolff y también Elisa Carrio, entre otros, pidieron el juicio político de Rafecas.

La próxima noticia que tendríamos de Soledad Castro, es que había sido convocada por el flamante juez de la Corte Horacio Rosatti, para trabajar con él como secretaria. Casualidades del destino, tal vez.

El fiscal de Cámara, Germán Moldes, que había sido uno de los organizadores de la marcha en homenaje a Nisman que se hizo al mes de su muerte, hizo saber que apelaría la decisión de Rafecas. Estaba notoriamente disconforme con el cierre de la denuncia de Nisman. Habló inclusive de que existía la necesidad de «desratizar» el Poder Judicial.

Curiosidades de la vida, Moldes había sido designado como fiscal por el menemismo, gobierno del que además fue funcionario. Y en su función de Fiscal de Cámara fue denunciado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y Memoria Activa por no apelar, ni dejar apelar al fiscal Nisman los sobreseimientos dictados en la causa por el encubrimiento del atentado a la AMIA en la que estaban implicados sus amigos menemistas, policías y funcionarios judiciales del ex juez Galeano. Según reconoció el propio Nisman, fue el fiscal Moldes quien no le permitió apelar el sobreseimiento de los imputados. [5]

La primera acción de Moldes respecto de la denuncia de Nisman fue denunciar a la Procuradora del Tesoro y a los abogados que habían suscripto con ella la presentación efectuada ante Rafecas.

Pero para que pasara todo eso, aun faltaban algunas semanas. Ese 26 de febrero de 2015 fui a llevarle copia de la sentencia a Héctor Timerman, que estaba en su oficina de Cancillería. La leyó con atención. No dijo nada y pidió café. Me contó que en unas horas iba a nacer Anya Levinton Timerman, su primera nieta. Cuando me fui de su oficina, Héctor Timerman estaba sonriendo emocionado. Iba a ser abuelo por primera vez.

 

 

 

[1]https://www.cij.gov.ar/nota-14729-AMIA–el-juez-Lijo-orden–medidas-urgentes-para-asegurar-la-prueba-en-la-que-Nisman-fund–su-denuncia.html

[2]https://www.ptn.gob.ar/noticias/view/id:8

[3]https://www.cij.gov.ar/nota-14965-El-juez-Rafecas-desestim–la-denuncia-presentada-por-el-fiscal-Nisman.html

[4]http://public.diariojudicial.com/documentos/000/068/947/000068947.pdf

[5]http://www.infonews.com/nota/188690/quien-es-german-moldes-el-polemico-fiscal

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

6 Comentarios
  1. juan dice

    Juan dice
    estamos en un estado de descomposición del país, transformándonos en una colonia. Cuanta mugre cuanta mafia, cuanto cipayismo. Ojalá un día la mayoría del pueblo entienda que nada bueno podrá sucedernos de una casta oligárquica mentirosa saqueadora.

  2. juan dice

    Juan García
    estamos en un estado de descomposición del país, transformándonos en una colonia. Cuanta mugre cuanta mafia, cuanto cipayismo. Ojalá un día la mayoría del pueblo entienda que nada bueno podrá sucedernos de una casta oligárquica mentirosa saqueadora.

  3. Alicia Kirschbaum dice

    Admiración a Horacio Verbitsky, por su coherencia intelectual. Lo sigo desde hace años. Y para mí en lo personal un ejemplo en momentos en que tramito mí jubilación. Siempre hay mucho para hacer en nuestra sociedad, si estamos involucrados en llegar a la verdad.

  4. Leandro Domici dice

    La Dra. Peñafort es un ejemplo de capacidad y objetividad. Queda todo tan claro, que a aquellos que adhieran a la denuncia de nisman, habria que darles un pase libre automatico a cualquier grupo de terraplanistas.

  5. Jose Murray dice

    El fallo de Rafecas sobre la denuncia de Nisman vale la pena leerlo, aun para los que no somos abogados, es un ejemplo de coherencia y honestidad intelectual.
    Que contraste con la mención de Macri, en el discurso inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso, donde afirmo que el memorándum era un intento de lograr impunidad para los autores del atentado a la AMIA. Qué vergüenza como argentinos tener un presidente que no hace otra cosa que engañar, mentir y tratar de confundir, para que sigamos hipnotizados con su “único camino” de destrucción, saqueo y hambre.

    1. Victor Manuel Batán dice

      Y se entiende claramente por qué lilita pidió el juicio político todo lo que toca está casta, lo ensucia, lo rompe, lo bastarda.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.