El derecho y la ruptura

La condena sin pruebas y el juicio sin garantias contra Milagro Sala y la Túpac Amaru

 

No sería un día más para nosotros y sabíamos que no volveríamos igual de esa experiencia. El martes 15 de enero en representación de la Mesa de Organismos de Derechos Humanos viajamos a Jujuy, Lita Boitano y Sandra Moresco por Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas; Carlos Pisoni por H.I.J.O.S. Capital, José Schulman  por La Liga Argentina por los Derechos Humanos y quien esto escribe por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

No era antojadiza la fecha elegida, el 16 de enero se cumplían 3 años de la arbitraria detención de Milagro Amalia Ángela Sala. Habíamos decidido estar allí junto a ella ese día, acompañarla como lo venimos haciendo desde el mismo momento en que la encarcelaron.

Dejamos atrás Buenos Aires abrumados tras conocer, horas antes, la escandalosa sentencia que sin prueba alguna en un proceso plagado de inconsistencias e irregularidades, condenaba inocentes a penas de prisión tan abusivas como absurdas.

La causa “Pibes Villeros”, que de ella se trata, es parte de la historia de la infamia que construyó el poder en Jujuy, y que se reproduce en otras geografías, en un tiempo de ruindad y saqueo inaugurado en diciembre de 2015.

Un tribunal a medida, incapaz y amañado, integrado por María Alejandra Tolaba; Claudia Cecilia Sadir y Ana Carolina Pérez Rojas, le impuso a Milagro Amalia Ángela Sala 13 años de prisión más la pena de inhabilitación absoluta por igual término; a Javier Osvaldo Nieva, María Graciela López, María Sandra Condorí y Adriana Noemí Condorí, 8 años de prisión e inhabilitación absoluta por idéntico término; a Patricia Margarita Cabana (Pachila) Iván Dante Altamirano (El diablito) y Miguel Ángel Sivila (Cacho), 7 años de prisión e inhabilitación absoluta por idéntico término; a Mirta Rosa Guerrero (Shakira), Liliana Mirta Aizama y Gladys Noemí Díaz 6 años de prisión e inhabilitación absoluta por idéntico término y a Pedro Raúl Noro 3 años de prisión en suspenso.

Tuve la oportunidad de estar con todos ellos en los primeros meses de 2016 cuando comenzaba a materializarse el plan de arrasamiento y uno tras otro iban siendo detenidos preventivamente porque así lo había planeado el contador Gerardo Morales.

Pachila, el Diablito y Cacho, luego de sufrir largos meses de encierro, recuperaron la libertad en 2017, hasta que el Tribunal en lo Criminal Nº 3 de Jujuy, que los juzgó y condenó sin pruebas, dispuso su inmediata detención en el Penal de Alto Comedero.

Pudimos abrazarnos con todos ellos. Si yo pudiese reproducir en palabras lo que vimos en sus rostros. Si tan sólo lograra que ustedes, pacientes lectores de estas líneas, consiguieran por un momento representarse sus miradas, escuchar sus testimonios, sabiendo la infinita injusticia a la que están sometidos, reconocerían, como lo hicimos nosotros, la personificación de la más pura inocencia.

 

Milagro con el autor

 

Duele y rebela saber que sus encierros se decidieron en los despachos del poder. Y que para aplicar tamaño escarmiento no ha habido otra cosa que la voluntad del príncipe.

Los verdugos han cumplido su faena con enorme celo, y seguirán haciéndolo hasta que no logremos que las condiciones varíen.

Milagro y sus compañeros y compañeras lo saben y están enteros, no han logrado quebrarlos a pesar de todo. Nos reconfortó comprobarlo.

Las redes amigas reprodujeron un video casero, tomado en el mismo momento en que nos encontrábamos con Milagro en Cuyaya. Recién lo pude ver varias horas después. Había sido testigo privilegiado del abrazo eterno de ella con Lita Boitano, una de las imprescindibles y ninguno de los presentes pudo o quiso ponerle freno a la emoción y a las lágrimas. Un momento único, de esos que guardo entre los más conmovedores que me tocó vivir en este tiempo.

 

Milagro con Lita Boitano. Foto Susu Gallardo

 

Ahí estaba una fortaleza en pie. Pura ternura y también hondo el desvelo por los suyos, sus compañeros.

En tanto en Buenos Aires, referentes de distintos sectores de la sociedad llenaban la Plaza de la República, miles de hombres y mujeres reclamaban la libertad de Milagro y sus compañerxs, mientras cientos de pibes y pibas chapuceaban en piletas improvisadas que daban cuenta de la capacidad y creatividad de los organizadores a la vez que simbolizaban la obra de Milagro y la Túpac.

 

 

Recordé entonces algo que había leído, una anécdota que tuvo como protagonistas a Milagro y a Robert Castells, años atrás, cuando este maestro de la sociología crítica, tras recorrer aquel inmenso vergel, le preguntó cuál era su filosofía y ella sin titubear les respondió, la necesidad.

Esa necesidad que contra viento y marea la empujó a emprender una obra inédita que puso en jaque las relaciones sociales de producción y distribución del sistema y que la Economía Política aún no ha logrado desentrañar.

Me reencontré por estos días con un clásico de Jacques Vergès, para quienes abrazamos el Derecho como oficio: Estrategia judicial en los procesos políticos. Quería volver a hurgar en ese texto, tratar de desentrañar el dilema que desde un comienzo me asaltó en esta traumática experiencia, cuyas víctimas están sometidas a procesos  que nada tienen que ver con la justicia. Entender justamente cuál debería ser la mejor estrategia para la defensa de inocentes, a los que reconocemos como presos políticos y contra quienes la hostilidad del poder, por ahora, no parece tener límites.

 

Jacques Vergès, y la “Estrategia judicial en los procesos políticos”

 

No tengo ninguna certeza al respecto, sí y sólo sí que las defensas de estos compañeros y compañeras han hecho una tarea gigantesca a costa de arriesgarlo todo aún a sabiendas que el desenlace podría resultar fatal, y en eso vaya todo mi reconocimiento y admiración a sus empeños y labores. Nadie hubiese podido hacerlo mejor que ustedes.

Tal vez, y me lo planteo como interrogante, haya llegado la hora de patear el tablero. “La ruptura”, dice Vergès, “trastorna toda la estructura. Los hechos pasan a segundo plano, como las circunstancias de la acción; en primer plano aparece bruscamente la impugnación total del orden público”.

Imagino que la historia del Derecho, más temprano que tarde, dará cuenta de esta barbarie, resonará en el tiempo y seguirá conmoviendo. Vergès dice que ese “es el arte judicial”.

La acción política, en tanto, seguirá siendo un imperativo para lograr nuestro objetivo: la libertad de todxs lxs compañerxs.

 

* Abogado
4 Comentarios
  1. Graciela dice

    No puedo más q sentirme indignada, lloré cuando escuché las sentencias Y lloré, pero luego pensé en la lucha d esos compañerxs, sentí vergüenza x mi llanto pero levanté la cabeza y seguiré saliendo a la calle por TODOS nuestros derechos y a repudiar al maléfico asesino de libertades Morales y a todo este Gobierno insensible. Espero q los votantes recapaciten y subsanen los errores. Compañerxs presos: HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!!

  2. Marta Ines Salinas dice

    Excelente Eduardo el artículo, que me ha emocionado profundamente por tu testimonio del encuentro con Milagro. Gracias por tu compromiso y militancia. Abrazos

  3. Irma parentella dice

    Eduardo querido :magnifica tu tarea desde que te conoci en el 2016 en el Comite x la libertad de Milagro.
    Lleno de la humanidad y demas valores que te caracterizan fue ese encuentro privilegiado co Lita y demas compañeras/os abrazando a Milagro despues de la injusta y persecutoria sentencia.
    Como dice Juliana hay que hacer mucha tarea de esclarecimiento, aunque creo que aunque expliques una y mil veces la obra de Milagro con su organizacion, siempre estan los que discriminan y odian que no quieren entender y como los que hoy gobiernan piensan que los que nacieron pobres no pueden mejorar, no pueden estudiar etc.
    Un abrazo compañero a vos y a los que nos acompañan y alumbran con el Cohete

  4. María Elena Rubio dice

    Como siempre Tavani esclarece con ideas, argumentos profundos y ternura. Gracias por estar Gracias por que muchos nos ve. Os representados en todes los que están en la cotidiana en esta lucha Admirable tarea HLVS

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.