El discreto encanto del terrorismo

Cambio y fuera: la porfiada guerra de Patricia Bullrich y sus terminales foráneas

 

Las repetidos papelones de la Ministra de Seguridad son valorados como indudables aportes por parte de Estados Unidos e Israel. Patricia Bullrich sobreactúa su rol, vinculado a la criminalidad doméstica, para congraciarse con las prioridades estratégicas ajenas a los flagelos realmente existentes en la Argentina. Los documentos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los Estados Unidos, filtrados inicialmente por Edward Snowden a partir de 2013, muestran con claridad que las temáticas del narcotráfico y el terrorismo son los dos elementos utilizados por Washington para controlar y disciplinar a quienes se evalúa como antagonistas a sus intereses económicos o políticos.[1]

Los informes filtrados de la NSA indican que la inexistencia de amenazas de terrorismo y/o narcotráfico en países socios, no pueden ser óbice para que abandonen su tratamiento como prioridad global: todos los recursos de los países subalternos deben estar orientados a su combate, para auxiliar la guerra que Estados Unidos lleva a cabo. Las diferentes agencias de inteligencia estadounidenses sugieren (y/o exigen) la permanente implantación de dichas agendas, con independencia de su relevancia doméstica.

 

 

Algunos de esos documentos dan cuenta de cuáles son los procedimientos y formatos más recomendables para imponer el tópico del terrorismo que, se sugiere, debe estar coligado al del narcotráfico dada la pregnancia que genera la adicción juvenil a estupefacientes entre las familias.[2] La apelación al terrorismo ha sido utilizada por la NSA para espiar a la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, la primera ministra alemana, Angela Merkel, o la empresa Petrobras; y para inventar el «asesinato» del fiscal Natalio Alberto Nisman.[3]

En los documentos filtrados de la NSA (disponibles en ACLU) se especifican los mecanismos de asociatividad con gobiernos y referentes amigables, aptos para resguardar los beneficios estratégicos de Estado Unidos, tanto de su gobierno como de sus empresas.[4] Los puentes con dichos socios, como el caso de la ministra Bullrich, se establecen a través de las delegaciones diplomáticas, la consultoría, el intercambio de asesores y funcionarios, la financiación de Centros de Investigación (think tanks), la donación de recursos para operativizar sus intereses y la formación académica de dirigentes. Entre los colaboradores de la ministra, Alberto Föhrig, Secretario de Coordinación, y Eugenio Burzaco, Secretaría de Seguridad, han recibido titulaciones educativas en universidades ubicadas en Washington.

Desde que Patricia Bullrich asumió como ministra realizó dos viajes relevantes, ajenos a cumbres o encuentros protocolares. El primero fue a Tel Aviv en noviembre de 2016 y el segundo a Washington en febrero de 2018. En el primero de los periplos adquirió software de vigilancia para el combate al terrorismo y cuatro lanchas de guerra para la lucha contra el narcotráfico. En el último viaje, en 2018, renovó su compromiso de enfrentar a Hezbollha, supuestamente instalado en la Triple Frontera, motivo por el cual logró renovar los U$S 700.000 de ayuda otorgada por el Pentágono, mereciendo, además, una felicitación de la DEA por su inestimable colaboración. Otra de las retribuciones otorgadas a Bullrich en Washington consistió en un acuerdo de información compartida para ser analizada por los centros de fusión, dependientes de la Office of Intelligence and Analysis (I&A) adscriptos a la NSA, donde se relevará y procesará material público y privado atinente a la lucha contra el terrorismo.[5]

Durante ese viaje, la defensora de la doctrina Chocobar también visitó, en el seno de Cámara de Representantes, al legislador republicano Harold Rogers, presidente de la Subcomisión de Asignación de Fondos, encargado de otorgar viabilidad financiera a los más conspicuos seguidores de las políticas del Pentágono. Rogers ha sido nominado en más de una oportunidad, por asociaciones civiles, como “uno de los congresistas más corruptos”, por sus espurias relaciones con dictadores latinoamericanos y por promover negociados ajenos a su tarea legislativa.[6]

 

Convocatoria a los fantasmas

 

 

Familiares de Hassan Adnan Hamze, allanados, esposados y acusados de (falsas) actividades terroristas. ( Edgardo Gómez, Tiempo)

 

 

La Triple Frontera es un tema recurrente en el discurso de Washington y por extensión en el de Bullrich, porque permite actualizar periódicamente el fantasma imprescindible del terrorismo. Entre los analistas más rigurosos no puede ser explicado cómo un área compuesta por tres pequeñas ciudades, cuya población total es de 650.000 personas, no ha podido ser controlada por las fuerzas policiales de tres países, cuyo presupuesto invertido en la zona supera con creces el dispuesto sobre áreas de mayor criminalidad. La razón sustantiva del interés de Washington en la zona (eufemizado detrás del narcotráfico y el terrorismo) parece ligarse más a la exigencia de diferentes corporaciones multinacionales que exigen disminuir la proliferación del fraude con marcas comerciales, elusivo del pago de patentes.

Las referencias a Hezbollha, por su parte, permiten intervenir y modelar a los servicios de seguridad y de inteligencia de los países a los cuales se busca subordinar. Ese objetivo supone además externalidades beneficiosas para las corporaciones monopólicas: incluye la comercialización de armamento y la cooptación de funcionarios mediante prebendas materiales y simbólicas con las que se imponen los modelos políticos exportados. La denominada Guerra contra el Terrorismo ha pasado a ser el elemento central de la política exterior luego del final de la Guerra Fría. A través de esa coartada, Washington se ha visto legitimado para operar en cualquier lugar del mundo, sin las limitaciones que imponen las soberanías nacionales.[7]

Para darle vitalidad a la agenda consensuada con sus socios, la ministra ha procedido con sistematicidad a convertir en terroristas a las familias mapuche que pujan por no ser expulsadas de sus tierras. Para lograr ese objetivo, tergiversaron la RAM, Resistencia Ancestral Mapuche, asociándola a la lógica subversiva, y viabilizaron su represión causando los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. Desde esta perspectiva legitimaron, también, la detención de los hermanos Salomón, que permanecieron 22 días encarcelados, y la apertura de una causa, de claro contenido islamofóbico, contra Hassan Adnan Hamze (primo de los Salomón), a quien el juez de Lomas de Zamora,  Alberto Santamarina, acusó de actividades sospechosas luego de encargar helados a un delivery.

La reciente detención de los artistas chilenos y la difusión del caso como un hecho de terrorismo, sumado al irresponsable tratamiento del ministerio de seguridad relativo a la pareja iraní que ingresó al país con pasaportes falsos: la expulsión del equipo paquistaní de futsal y la retención al team colombiano de bicicleta de montaña. explican la gestión de una agenda funcional a la compra de armas, adquisición de aparatología de seguridad, justificación de persecuciones varias y –sobre todo—, el aval para la injerencia de agencias extranjeras en el seguimiento de las problemáticas domésticas. Los aparatos de inteligencia paraestatal puestos en evidencia en el caso D’Alessio y sus vínculos íntimos con las delegaciones diplomáticas extranjeras completan el cuadro de pérdida de soberanía y utilización de información local al servicio de intereses foráneos.

 

Equipo de ciclistas colombianos retenidos. Foto Observatorio contra la Inseguridad y la Violencia Institucional

 

Una de las consecuencias directas de la inclusión forzada de dicha agenda, en países que aún permanecen ajenos a luchas fratricidas de índole confesional, puede observarse en el reciente acto terrorista sucedido en Nueva Zelandia, donde el supremacista blanco Brenton Tarrant masacró a 49 personas en dos mezquitas. La convocatoria negligente a los fantasmas del terrorismo podrá ser útil a las políticas de Washington. Pero solo engendra odio, discriminación y muerte.

 

 

 

ç

[1]. Bonifaz, Rafael. “La NSA según las revelaciones de Snowden”. En https://bit.ly/2UfYkHR
[2]. Lacaze, Laura: “Vigilancia masiva de comunicaciones: una (ciber)inquisición”. En:  https://bit.ly/2TZ6E9X
[3]. https://glo.bo/1eDNtdk y https://bit.ly/2CVIo2y
[4]. https://bit.ly/OhRvOO y https://bit.ly/2uK2FDU
[5]. El caso de Odebrecht fue iniciado por información recolectada en los fusion center. Dichos datos fueron enviados a la justicia brasileña con el objeto último de limitar la acción y competitividad de la empresa constructora que venía hace dos décadas quitándole espacio a sus competidoras de capitales estadounidense. https://bit.ly/2K8QdrF
[6]. La ministra argentina logró reunirse con quien la Asociación de Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética nominara como el miembro más corrupto del Congreso. https://bit.ly/2K98Goc
[7]. https://bit.ly/2CXCEpd
--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

6 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimado Jorge:

    Humildemente me permito complementar vuestro certero comentario, con algunos párrafos que transcribo del libro de Noam Chomsky: Las intenciones del Tío Sam.

    “Panamá ha estado tradicionalmente controlada por una pequeña élite europea, que constituía menos del 10% de su población. Esta situación cambió cuando el general populista Omar Torrijos dio un golpe que permitió a los negros y mestizos pobres participar en el poder instituido por el golpe.”

    “En 1981 Torrijos resultó muerto en un accidente de aviación. Hacia 1983 el verdadero amo de la situación era Manuel Noriega, un criminal que había formado parte de la corte de Torrijos y de la del espionaje estadounidense.”

    “El Gobierno de EEUU sabía que Noriega estaba envuelto en tráfico de drogas, por lo menos desde 1972, cuando la administración Nixon pensó en asesinarle. Pero se encontraba bajo el paraguas de la CIA. En 1983 un comité del Senado concluyó que Panamá era un importante centro de tráfico de drogas y lavado de dinero negro.”

    “El Gobierno de Estados Unidos siguió valorando los servicios que prestaba Noriega. En mayo de 1986 el director de la Agencia de la lucha contra la Droga elogió a Noriega por su «vigorosa política de lucha contra el tráfico de drogas». Un año después el director «Felicitaba nuestra estrecha asociación» con Noriega, mientras que el fiscal general Edwin Meese paró una investigación del Departamento de Justicia sobre las actividades criminales del personaje. En agosto de 1987 una resolución del Senado condenando a Noriega encontró la oposición de Elliot Abrams, el funcionario del Departamento de Estado a cargo de la política norteamericana sobre Arnérica Central y Panamá.”

    “Y todavía más, cuando finalmente Noriega fue encausado en Miami en 1988, todos los cargos excepto uno eran relativos a actividades previas a 1984, cuando era nuestro colega, ayudando en la guerra sucia contra Nicaragua, cometiendo fraude en las elecciones con nuestra aprobación, y en general sirviendo satisfactoriamente a los intereses generales de Estados Unidos. No tenía nada que ver entonces con actividades gangsteriles y de narcotraficante súbitamente descubiertas ahora.”

    “De manera que ya que no podíamos confiar más en Noriega, éste tendría que irse. Washington impuso severas sanciones económicas que virtualmente destruyeron la economía, y las peores consecuencias recayeron sobre la mayoría no blanca. la población entonces comenzó a aborrecer a Noriega, no porque fuera el responsable del bloqueo económico, (que era ilegal, si alguien se molesta en estudiarlo), sino porque le hacían responsable de la hambruna infantil.”

    “A continuación se intentó un golpe militar, pero falló. Ya en diciembre de 1989 Estados Unidos se aprestó a celebrar la caída del muro de Berlín y el final de la Guerra Fría invadiendo Panamá al margen de todo derecho internacional y matando cientos o miles de personas, (nadie sabe, y pocos al norte de Río Grande se molestan en averiguarlo).” “Inmediatamente se procedió a restaurar el poder de la élite blanca rica, que había sido desplazada por el golpe de Torrijos, justo a tiempo de asegurar un gobierno lacayo antes de que se procediese al cambio de administración del Canal el 1 de enero de 1990, como no dejó de observar la prensa derechista europea.”

    “Durante todo el proceso la prensa norteamericana no dejó de seguir las consignas de Washington seleccionando a los «malos» en base a las necesidades del momento. Acciones que habíamos perdonado se convirtieron en crímenes. Por ejemplo en 1984 las elecciones presidenciales panameñas habían sido ganadas por Arnulfo Arias. Noriega literalmente le robó la elección con una buena dosis de violencia y de fraude.”

    “Pero Noriega no se había convertido todavía en un chico díscolo. Era nuestro hombre en Panamá, y se consideraba que el partido de Arias contenía peligrosos elementos de ultranacionalismo, de manera que la administración Reagan aplaudió sin tapujos la violencia y el fraude y mandó al secretario de Estado George Shultz para legitimar la farsa y elogiar la versión de Noriega de la democracia como un modelo a seguir por los equivocados sandinistas.”

    “Los medios de comunicación de Washington y sus aliados de los principales periódicos del país se cuidaron muy mucho de criticar las elecciones fraudulentas, pero minimizaron y calumniaron las elecciones celebradas por los sandinistas en ese mismo año, mucho más honestas y libres más allá de cualquier duda, porque desconfiaban del resultado.”

    “En mayo de 1989 Noriega volvió a robar una elección, esta vez a un representante del sector económico, Guillermo Endara. Noriega utilizó una dosis menor de violencia que en 84, pero la administración Reagan había lanzado la consigna de volverse contra Noriega. Siguiendo el libreto fielmente, la prensa expresó sus críticas sobre el fraude cometido a nuestras normas democráticas.”

    “También comenzó a denunciar apasionadamente la violación de los derechos humanos que previamente no habían llegado a llamar su atención. En la época en que se invadió Panamá, diciembre de 1989, los medios de comunicación habían demonizado a Noriega, de manera que se había convertido en uno de los peores monstruos de la historia desde Atila, rey de los Hunos. Básicamente era una repetición del mismo proceso empleado para demonizar al libio Gadafi. Ted Koppel dictaminó que «Noriega pertenece a esa fraternidad especial de villanos internacionales, hombres como Gadafi, Idi Amin y el Ayatollah Jomeini, que a los norteamericanos les encanta odiar». Dan Rather le situó «a la cabeza de la lista mundial de criminales, traficantes y demás basura». En realidad Noriega era un secuaz de pequeña categoría, exactamente el mismo que cuando estaba bajo la cobertura de la CIA.”

  2. Lujan dice

    Odio, discriminación y muerte al tratar de instalar al enemigo «terrorista» dentro de nuestro país. Lo sufren propios argentinos originarios en defensa a la violación absoluta de sus derechos, de su lugar de pertenencia…; Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, simbolizan la persecución represiva por este aparato de seguridad en donde hoy, claramente se visibiliza el entramado espurio en connivencia con los servicios y la cúpula judicial. Este es parte («disciplinario» si se quiere) de un plan sistemático impuesto a estos meros amanuenses que integran el » equipo» vergonzante con su gerente general por el establishment buitre internacional. ¿Hasta cuando?

  3. carlos sanchez dice

    como siempre muy bueno el articulo! gracias!

  4. gerardo sendero dice

    Jorge
    Totalmente de acuerdo con lo que decís.
    A eso se suma la batalla intelectual que plantea el imperio de turno invadiendo el planeta con Netflix.
    La ultima película que están promocionando, de la caterva productiva de aquella casa, se llama justamente «triple frontera».
    No tengo Netflix por lo que no la pienso ver, pero ya se quienes son los buenos y quienes ganan, así que para que…
    El mismo protagonista Ben Afleck, que en 2012 gano el Oscar con «Argo», otro bodrio yanqui en el cual tratan de imbéciles a los iranies.
    En fin, los frentes no son muchos, son TODOS y la lucha es cruel y es mucha.
    Pero ahí estaremos.

    1. Jorge Elbaum dice

      Así es, Gerardo! Gracias por tus palabras. Abrazo!

  5. JOE AUBERGINE dice

    El encanto encantador
    de la ministra del odio
    la llevó a ocupar el podio
    de la roña nacional
    El encanto irracional
    del macrismo monipodio

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.