El factor Cacault

Estado y gobiernos como garantía de las ganancias de la Patria Inmobiliaria en el sur

 

El modelo de desarrollo urbano en Villa La Angostura está hegemonizado por actores económicos, financieros y de los partidos políticos tradicionales que dejan sus huellas de identidad tanto en desarrollos VIP como en loteos de viviendas sociales. Los conflictos territoriales que se presentan aislados en la confrontación se articulan en una matriz consolidada en veinte años, por un elenco estable que muestra una gran capacidad de adaptación tanto a los cambios macroeconómicos como a las coyunturas políticas y electorales.

El ministro del Interior Rogelio Frigerio recorrió con el intendente saliente Guillermo Caruso (Movimiento Popular Neuquino) el barrio de 215 viviendas en construcción (de un total de 431 comprometidas), según anunció la oficina de prensa oficial del municipio y confirmaron fuentes no gubernamentales que participaron de esa recorrida (https://www.youtube.com/watch?v=GqxhUTIaqh0) el 12 de septiembre pasado. La versión oficial omitió decir que las obras están paralizadas porque la empresa contratista despidió al personal. Otra parte ni siquiera comenzó porque Vialidad Nacional no aprobó los planos de un grupo de viviendas ya que el proyecto municipal no previó exigencias mínimas para conectarse a la ruta de circunvalación que se está construyendo.

Una semana después recorrimos el lugar para este informe, constatando la paralización de la obra de las 131 viviendas. Funcionarios municipales minimizaron la información, argumentando que mermó la actividad por la veda climática propia del invierno. El abandono y ausencia hasta de un sereno o personal de seguridad mínimo registrado ese día no se condice con una simple pausa climática.

 

 

Cuando las viviendas no tienen ni fecha estimada de finalización ni está garantizada la tierra para todas las unidades, los capitales privados que confluyen en los fideicomisos Nuevo Golf y Nuevos Campos ya tienen escriturado a su nombre la titularidad de las 20 hectáreas que mejoran la calidad y la ubicación de las 350 hectáreas bajo su control. A cambio dieron en canje otras tantas de menor valor en el mercado inmobiliario, desprovistas de la infraestructura de servicios básicos y algunas en zonas no urbanizables por sus características medioambientales. Incluso están expuestas a sufrir lahares, desprendimientos de material volcánico en la parte alta de las cuencas de los arroyos Piedritas y Colorado, lo que fue advertido por el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR) en un estudio compartido con especialistas internacionales.

Casi diez años de maniobras y negociaciones permiten revisar en forma paralela los proyectos de urbanización e infraestructura para el turismo de Nuevos Campos y Nuevo Golf, con el loteo VIP del Fideicomiso Lago Correntoso (87 hectáreas en bosque nativo). Y ambos con el proyecto de 431 viviendas sociales en tierras canjeadas con esos capitales privados en total perjuicio para el Estado, lo que fue resistido ampliamente por sectores sociales y políticos locales.

Rodrigo Andrés Segovia, empresario con residencia en la península de Manzano en la costa norte del lago Nahuel Huapi, sur de Neuquén, es uno de los vasos comunicantes de los tres proyectos que son, a la vez, tres conflictos sin resolver. Otro vaso comunicante es Roberto Cacault, intendente municipal (MPN) al momento de formalizarse el inicio de los proyectos y diputado provincial hasta diciembre inclusive. La gestión de Caruso, también del MPN, se limitó a culminar y legalizar en forma bastante desprolija el plan de negocios del período Sapag-Cacault.

 

Los conflictos

2010 fue el año en que se anudaron varios acuerdos de mediano plazo, con piezas cuyos juegos continúan aunque aletargados.

Juan Marcelo Francisco Altieri, empresario del juego de San Luis, conformó un primer fideicomiso –Nuevos campos de La Angostura- con Julián Santiago Aróstegui y Alejandro Gustavo Belluscio, por entonces integrantes de Cerro Bayo SA y otras firmas del universo de firmas del macrismo crecidas al calor del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

El mismo día, esos mismos actores, en la misma escribanía, sumaron a Rodrigo Andrés Segovia y conformaron un segundo fideicomiso: Nuevo Golf de La Angostura. A través de ellos compraron por casi 7 millones de dólares a Tierras de Angostura SA una fracción de 350 hectáreas con masa boscosa intacta protegida por ley, atravesada por dos arroyos de agua de deshielo, con la cascada Inacayal y vecina al oeste con parte del antiguo lote 9 que efectivamente ocupa la comunidad mapuche Paisil-Antreao. Tierras de Angostura se formó en 2007 para comprar esa fracción con Luis Eugenio Bauret (del grupo Miguens-Bemberg), Alfonso Bustillo (participación en agronegocios), Miguel Alberto Melhem (financista, presente en todas las fugas de divisas al exterior) y Marcelo Roberto Sieleki (del grupo Werthein-Sieleki, propietario del resort Bahía Las Balsas).

 

 

Alberto Artemio Rossi, concuñado del presidente Macri, participó del contrato original de Nuevo Golf y se retiró en 2013 junto a Proideas SA, firma urbanizadora del riñón macrista, que participaba además de Nuevos Campos desde el contrato de fideicomiso. El controvertido creador de la residencia del ex presidente Menem en Anillaco es uno de los doce fiduciarios en el loteo VIP que el gobierno neuquino debió anular el año pasado ante la fuerte demanda del pueblo mapuche, organizaciones sociales y políticas de la cordillera.

Nuevo Golf se presentó en 2010 ante la provincia para adherir al régimen transitorio de atracción de inversiones creado por ley. El mismo año logró en el Deliberante local la aprobación de un primer proyecto de urbanización en lo que en ese momento el código de urbanización identificaba como banda bosque (protegida), condicionado a la implementación de la ley nacional de protección del bosque nativo.

 

Factor Cacault

En julio de 2011 entró en erupción el volcán Puyehue a escasos kilómetros al oeste de VLA, en Chile; de este lado de la cordillera estalló la economía real de toda la población local. Al amparo de la crisis, los capitales con proyectos en danza lograron imponer una ley de emergencia provincial y, vía presión del propio gobernador Jorge Sapag, imponer la agenda de los privados como agenda pública al gobierno de un partido vecinalista local muy debilitado. La patria inmobiliaria consiguió flexibilizar toda la normativa legal. El gobierno local declaró como obras estratégicas, entre otros proyectos, el loteo VIP en el territorio mapuche así como la cancha de golf con urbanizaciones en altura, una telecabina para conectar con el centro de esquí en cerro Bayo que impulsaban Nuevo Golf y Nuevos Campos. En medio de la pluma de ceniza volcánica y acumulación de piedra pómez, Segovia, el arquitecto Rubén Sidoni y Tomás Detry, un actor local ligado a casi todos los mega-desarrollos como apoderado y responsable de la seguridad, operaron para tratar y aprobar en tiempo récord las declaraciones del Ejecutivo y las ordenanzas a medida.

Cacault, profesor de educación física, asumió como intendente para conducir la crisis post-volcán. A fines de 2013, en su segundo período de gobierno impulsó y logró un canje de tierras públicas por algunas fracciones de Nuevo Golf y Nuevos Campos para construir 431 viviendas que avanzan muy lentamente, con serias deficiencias de construcción, dudoso criterio de diseño arquitectónico y planeamiento, ausencia total de control de gastos y de obra e insalvables objeciones de Vialidad Nacional. El gobierno del MPN con sus socios locales del PRO aprobó el canje de 20 hectáreas de tierra pública con infraestructura de servicios (el predio del parque industrial y la reserva para matadero) por siete fracciones de igual superficie, de las que 11 hectáreas no son aptas para urbanizar por la alta pendiente o por encontrarse prohibida su intervención por restricciones de la legislación de protección del bosque nativo.

La genuina demanda de viviendas fue el argumento para transferir bienes públicos al capital privado, en perjuicio para los recursos municipales y en detrimento de la calidad de vida de los adjudicatarios del loteo social en marcha. La carta de intención del canje la firmó Cacault con los privados en San Luis, lugar de origen de Slots Machine SA, la firma madre de Altieri. Los tres cuerpos de documentación presentados por los privados al Deliberante en enero de 2014 están firmados por Lucas Baffetti como apoderado de Nuevo Golf y Nuevos Campos. Baffetti hoy es titular de Loterías de la provincia de San Luis.

 

 

Factor Segovia

 

Durante los años más controvertidos del canje —2013/14— la atención quedó puesta sobre Altieri, exponente de los capitales que lucran con los casinos y tragamonedas. Aunque tenía un mayor porcentaje de participación accionaria en los fideicomisos y más tierra a su nombre en VLA, Segovia no despertó interés.

Es versátil, a juzgar por el amplio espectro de intereses económicos que representa y en los que consta su participación. A través de un tercero participó sin éxito de la licitación pública para acceder a las llamadas Pistas Provinciales, tierras contiguas a las que explota Cerro Bayo. Con Belluscio y Aróstegui coincidieron en los directorios de Central Urbana SA y Cerro Bayo SA.

Con la familia política de su esposa, especialmente con Guillermo Daniel Michellod, comparte varios directorios, entre ellos Fideicomisos Inmobiliarios SA. El año pasado Michellod regresó a la actividad privada después de unos años en el poder judicial de la ciudad de Buenos Aires. En 2012 se alejó de algunos proyectos inmobiliarios e ingresó de lleno al negocio de los servicios a la producción de hidrocarburos en Mendoza y toda la Patagonia, filigrana que conecta el fracking hipercontaminante con la vida bucólica de la pesca con mosca para la devolución con vida de los peces al agua.

Los lotes del ex parque industrial y de la reserva para matadero fueron inscriptos a nombre de Altieri en el Registro de la Propiedad Inmueble que en Neuquén, curiosamente, depende del Poder Judicial. Ni el parque industrial ni el matadero tienen lugar alternativo. Esas 20 hectáreas con nuevo dueño en nada opacan el factor Segovia.

 

 

Fotografías de Daniel Osovnikar. Javier Grosso hizo la cartografía y análisis de imágenes para este informe.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

2 Comentarios
  1. Lujan dice

    El Poder Judicial… verdadero eje del mal, de sur a norte. Así estamos.

  2. marce dice

    Para entenderlo cabalmente tengo que volver a leer este artículo que entrega gran cantidad de datos. Sin embargo desde hace casi 20 años cuando escuché azorada que el Cerro Bayo -del que depende gran parte de la economía de La Villa- es de un privado (o al menos así me lo aseguraban todxs lxs habitantes con lxs que hablé- comprendí que algo «huele muy mal» en ese lugar paradisíaco y entrañable.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.