El fuego de la prepotencia

Un desalojo violento a un pequeño agricultor, quemado y herido por la policía de Santiago del Estero

 

El 12 de octubre, personal policial y de la justicia santiagueña y el empresario cordobés Néstor Quesada se presentaron en el paraje Suncho Pampa, en el Departamento Pellegrini de la provincia de Santiago del Estero, con una orden de desalojo emitida por la jueza María Cecilia Paskevicius del Juzgado Civil de Tercera Nominación, conocida por sus reiterados fallos en contra de los campesinos santiagueños. En este acto debían ser desalojados el poseedor del terreno, Héctor Reyes Corvalán, integrante de la Mesa Parroquial de Tierra de Nueva Esperanza, y su familia.

El desalojo sucedió con inusitada violencia. El personal policial disparó balas de goma, mató a los perros de la familia, hizo desaparecer 200 cabezas de ganado, amenazó de muerte a Héctor Reyes e incendió su casa, dejándolo con graves heridas y quemaduras. Todo para beneficiar al señor Néstor Quesada, quien desde 2012 pretende apropiarse de esas tierras y quien, personalmente y por medio de representantes suyos, habría amenazado reiteradamente a los poseedores de la tierra. 

Repudiamos estos hechos gravísimos, enmarcados en una larga historia de hechos similares y en políticas provinciales y nacionales de larga data, que pretenden favorecer a los agronegocios en desmedro de la subsistencia e, incluso, la misma existencia de los pequeños productores agropecuarios. Exigimos la inmediata detención del personal policial y judicial interviniente y del señor Quesada, y la destitución de la jueza Paskevicius.

 Oramos por el pronto y total restablecimiento de la salud de Héctor Reyes Corvalán.

 

 

El Nuevo Diario de Santiago afirma que Corvalán se roció con nafta y se prendió fuego 
cuando intentaron desalojarlo.

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.