El gato y el ratón

Despues de declarar duelo por el ARA San Juan, Macri festejo el cumpleaños del ratón Mickey

 

Poco después de afirmar el sábado pasado que “hoy es el día más triste”, de calificar de héroes a los 44 marinos que dieron sus vidas en un acto de servicio y de firmar el decreto de duelo nacional por tres días, Mauricio Macri participó en la fiesta de su amigo Diego Lerner en Exaltación de la Cruz. Estaban también algunos otros amigos presidenciales, integrantes de la farándula, y el inefable e inolvidable Nicolás Caputo. Hubo baile, fuegos artificiales y el Presidente aplaudió. ¿Qué se celebraba? La inauguración del haras El Dok, propiedad del hombre de Disney en América Latina, y también el 90° cumpleaños del ratón Mickey. Ese sábado infausto, Mauricio Macri lo terminó de juerga. El mismo día en que el pueblo que dice gobernar y las Fuerzas Armadas que debería comandar lloraban  a 44 militares muertos en servicio, a 44 camaradas perdidos tal vez para siempre en el fondo del océano. Mientras tanto Macri bailaba y festejaba en una actitud digna de estudio clínico, como insólito testimonio de una ausencia de empatía inaceptable.

 

 

Falta de empatía que sostuvo impertérrito, durante todo el largo año en que los familiares respaldados por la solidaridad pública reclamaron la búsqueda y el rescate de sus seres queridos. Sólo en dos ocasiones Macri tomó contacto con ellos. Además permitió que varios tuvieran que encadenarse por semanas y bajo inclementes condiciones del tiempo frente a la Casa de Gobierno, en el intento de ser recibidos para exigir la contratación del buque que permitiera la continuación de la búsqueda de sus seres queridos.

 

 

 

Este cuadro lamentable de impotencia y menosprecio por el dolor ajeno, esta falta de ceremonias que permitieran expresar el dolor popular ante la tragedia y el martirio sufrido por nuestros compatriotas; no hace más que confirmar la falta de sensibilidad social del gobierno de la que hablara el obispo Lugones el último 21 de junio, frente a la gobernadora Vidal y la ministra Stanley. Es evidente que este gobierno carece de esa sensibilidad y que la misma llegó a su cima con la actitud frívola e hipócrita del jefe del Estado y Comandante de las Fuerzas Armadas, según mandato de nuestra Constitución. Mandato que Mauricio parece no llegar a comprender.

Esta bofetada a las familias, a sus camaradas y al pueblo en su conjunto contrasta penosamente con la ceremonia celebrada en el buque escuela de la Armada Española, Juan Sebastián Elcano, el sábado 28 de abril, al surcar las aguas donde era buscado el submarino (https://www.infobae.com/sociedad/2018/05/03/emotivo-homenaje-de-un-buque-espanol-a-los-tripulantes-del-submarino-ara-san-juan/ y también en YouTube) donde toda la tripulación de buque formada en cubierta entre otras expresiones de homenaje a los marinos del ARA San Juan cantó La muerte no es el final, hizo una descarga de fusilería y arrojó a las aguas del mar argentino una ofrenda floral.

Finalmente no sorprende el silencio que sobre el episodio presidencial guardaron los grupos empresarios de la autodenominada prensa independiente. El blindaje sigue de pie mientras que el respeto por el jefe del Estado se derrumba.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. Liliana dice

    Como todo zurdo. Que lamentable y vergonzoso este sr.sea Argentino

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.