El juego de las 25 diferencias

Del 25 de mayo de 1810 al 25 de mayo de 2022

 

Elegí esta columna porque, al menos en este caso, las comparaciones me sonaron más entendibles y posibles que odiosas. Tal vez no sea el texto más representativo pero recuerdo que cuando lo pensé y escribí me hizo reír y eso, en estos tiempos, no es poca cosa. También conseguí otra cosa: distanciarme de los monotemas periodísticos que cotidianamente nos abruman.

 

1810: Estaba lleno de patriotas.

2022: Está lleno de pragmáticos.

 

1810: Para diferenciarse de los reyes de España, los integrantes de la Primera Junta tenían una fuerte actitud de entrega.

2022: Los principales sectores de la oposición demuestran una fuerte actitud entreguista.

 

1810: Estaba en el aire: se luchaba por una bandera.

2022: Lo primero que se les ocurre es atacar a la línea aérea de bandera.

 

1810: Se repartieron escarapelas con fervor.

2022: Algunos piensan que el tema de la desigualdad se va a arreglar el día de la escarapela.

 

1810: Se cuestionaba severamente la supremacía de la corona española.

2022: Se discute seriamente acerca de la calidad de la cerveza Corona.

 

1810: French y Beruti eran algunos de los jóvenes patriotas en las calles.

2022: Algunos de los jóvenes emprendedores de hoy viven cerca de las calles French y Beruti, en el barrio de Palermo.

 

1810: Ese día se buscaba el pasaje a un destino patriótico y se agotaron las cintas celestes y blancas.

2022: Cuando el 25 de mayo es feriado largo se agotan los pasajes a casi todos los destinos turísticos.

 

1810: En aquellas jornadas, acompañados por repiques de campanas y salvas de artillería, nadie se sentía solo.

2022: Mucha gente quiere salvarse sola y a los piques.

 

1810: La declaración del Cabildo Abierto inundó de entusiasmo.

2022: Pese a las obras del gobierno porteño, si llueve mucho la avenida Cabildo se inunda.

 

1810: Para protegerse de la lluvia los vecinos usaron paraguas.

2022: Cada 25 de mayo, y en otros días del año, los argentinos abrimos el paraguas antes de que llueva.

 

1810: El virrey Cisneros, español, ambicionaba ser presidente de la Junta de Gobierno, pero esa ilusión se le hizo aire porque nadie le tiró un cable.

2022: El grupo de medios español Mediapro llegó al sistema de cable, pero también ambiciona un canal de aire.

 

1810: Los habitantes de la Buenos Aires colonial trabajaban mes a mes en diversas actividades: changadores, carreteros, lavanderas, vendedores de velas, escoberos, pasteleros, vendedores de frutas, carniceros, comerciantes, jornaleros y profesionales.

2022: Millares de changadores, carreteros, lavanderas, vendedores de velas, escoberos, pasteleros, vendedores de frutas, carniceros, comerciantes, jornaleros y profesionales están sin trabajo. Y muchos, aún ocupados, no llegan a fin de mes.

 

1810: Por aquellos días era condición mantener el espíritu levantisco de los patriotas.

2022: En estos días la condición es que los necesitados levanten los piquetes.

 

1810: Las mujeres patriotas, desiguales pero comprometidas, trabajaron mucho repartiendo pastelitos y bollos calientes.

2022: Las mujeres están calientes por el reparto de sueldos en los trabajos. Algunas coinciden en que, en ese tema y en otros, el horno no está para bollos.

 

1810: En el fondo, lo mejor era que asomaba una nueva y gloriosa nación independiente.

2022: Ni por asomo el Fondo nos quiere nuevos y gloriosos y mucho menos como nación independiente.

 

1810: Todavía faltaban unos años para que en la casa de Remeditos de Escalada personas atragantadas de emoción cantaran el himno por primera vez.

2022: En mayo, antes o después, odiadores sin remedio atragantados de rencor hacen lo que se les canta. Y no es la primera vez.

 

1810: La semana se inició el 18 y terminó el 25 con la instalación de la Primera Junta.

2022: A veces las semanas argentinas son tan densas que no se sabe dónde empiezan ni cuándo terminan.

 

1810: Por proclamación surge el Estado argentino que, mal que mal, conseguirá su independencia seis años después.

2022: Desde hace más de seis años el PRO clama para que al Estado argentino le vaya mal y siga siendo dependiente.

 

1810: Sectores reaccionarios quisieron hacerle pagar caro a los criollos la osadía de soñarse independientes y luchar por su propio pan.

2022: Grupos opositores ponen demasiado caro el precio del pan criollo. Y los que tienen la pretensión de comer todos los días se quedan sin el pan y sin la torta.

 

1810: Los criollos progresistas y en especial los jóvenes aspiraban a una reforma política, social y económica lo más profunda posible.

2022: Cuando piensan en reformas políticas, sociales y económicas, los jóvenes progresistas suspiran profundamente y se conforman con lo posible.

 

1810: La mayor parte de la población no sabía leer ni escribir, por lo que confiaban en lo que les contaban los pregoneros.

2022: La mayor parte de la población lee poco y mira mucha televisión y confían en lo que le dicen los medios hegemónicos y los panelistas.

 

1810: Aunque el objetivo era el bien común, en el Río de la Plata no todos le dieron la espalda a la monarquía.

2022: Es bien sabido y algo bastante común que por la plata baila el mono.

 

1810: La Revolución de Mayo se concretó porque ninguno de sus principales pioneros tuvo miedo.

2022: La palabra “revolución” desmaya de miedo a más de uno.

 

1810: Esa semana patria fue una epopeya de locos.

2022: Esta semana en Pompeya y en otros barrios se come locro.

 

1810: El pueblo quiere saber de qué se trata.

2022: Hay una parte del pueblo que recibe demasiado destrato.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí