EL LABORATORIO JUJEÑO

Milagro Sala repasa la experiencia de la Túpac Amaru desde su casa cárcel.

 

Desde su casa-cárcel en el barrio jujeño de Cuyaya y sentada en una silla de ruedas, con su pierna izquierda elevada producto de la trombosis venosa profunda que sufre desde el mes de junio, Milagro Sala repasa sus siete años de detención ilegal y reflexiona sobre la experiencia de la Organización Barrial Túpac Amaru, la persecución, el disciplinamiento a los dirigentes sociales y sindicales, el estado actual de Jujuy, las alianzas entre la UCR y el PJ en la provincia, la aspiración presidencial de Gerardo Morales. Reivindica que la Túpac Amaru “avivó a los negros”, que les enseñó que ellos también podían discutir y vivir mejor. El rol de las organizaciones sociales y la necesidad de que sean autónomas respecto al Estado. Alberto Fernández, Néstor y Cristina. La necesidad de recuperar la calle para ponerle un freno a la derecha y que se haga una reforma del Poder Judicial para que los jueces sean electos democráticamente y respondan al pueblo y no a un partido político. A continuación, la entrevista completa.

Estos días se cumplieron siete años desde tu detención. ¿Qué consecuencias crees que tuvo para la provincia?

Cuando había algún reclamo por parte de los estatales, por aumento salarial o cuando necesitaban recategorizaciones o pasar a planta permanente, la Túpac Amaru siempre los acompañaba. Cuando había aumentos de luz, gas o transporte, la Túpac siempre se sentaba a discutir en la mesa por qué ese aumento y veíamos también cómo estaba el costo de vida y de acuerdo a eso permitamos o no los aumentos porque a veces había avivadas de los empresarios. Hoy no se puede hacer eso. Hoy te llaman una paritaria a los estatales y no te respetan la discusión sino que te dan el aumento que ellos quieren y no de acuerdo al costo de  vida. Y lo mismo pasa con la energía. Acá Jujuy tiene Cauchari que es la empresa que genera electricidad para todo el NOA, pero sin embargo Jujuy es la provincia qué más caro paga la energía. Lo mismo pasa con el agua, con el gas. El descontrol de los barriles de petróleo que se sacan en la provincia, porque nadie controla nada, tampoco se puede discutir. Todo aquel, ya sea organización social, sindicato o partido político, que pida informes, con el tiempo, lo imputan o comienzan a aparecerle o a inventarle causas.

La Túpac Amaru ha sido y es una organización que no creó un pelotón de desocupados sino que creó conciencia y en esa conciencia los compañeros tienen claro que hay que discutir. Donde había una necesidad, ahí estábamos. Nosotros no nos cansamos de decir que la Túpac Amaru tiene su dirigente presa, no sólo a Milagro Sala sino a un grupo de compañeros que todavía están presos, porque la Túpac fue y es una organización que abre la cabeza. Y esto a los empresarios, a Blaquier y a muchos más, no les gusta. En el transcurso de estos siete años, en un momento lo dijo Titina Falcone y lo dijo Pablo Baca, que fueron jueces del Superior Tribunal de Justicia: que Milagro Sala no podía salir en libertad porque sino Morales no podía gobernar tranquilo.

¿Cómo ves a Jujuy hoy, cuando también se cumplen siete años de gobierno de Gerardo Morales?

Estamos mal porque aumentó mucho la crisis económica a pesar de lo que hoy tiene Jujuy. Tenemos tres ingenios de azúcar: La Esperanza, Ledesma y Mendieta. También tenemos a los tabacaleros,  empresas mineras como Mina El Aguilar, Mina Pirquitas y ahora hay una nueva empresa minera, tenemos litio, tenemos Cauchari, Girsu que procesa la basura, también se produce cannabis y se saca la marihuana a Estados Unidos sin ningún control, tenemos hierro en Altos Hornos Zapla en Palpalá, los pequeños y grandes productores de fruta y hortalizas, tenemos el turismo que hoy está muy fuerte en la provincia y nadie controla esos grandes emprendimientos y las ganancias que quedan en la provincia. Nadie controla nada. Se están llevando el mineral a Chile en bruto y lo elaboran allá. También sacaron un proyecto de ley que fue aprobado antes que termine el año donde el gobierno se apropia de las tierras no ya solo de los pueblos originarios sino también por el Ramal, por varios lugares de la provincia que le interesan al gobierno. Por ejemplo tenés una finca de 40 hectáreas y vienen y las expropian porque dicen  que la necesitan para el turismo. No se respeta nada y ese es el cambio grande que hubo. No solamente con los estatales. Los estatales no están teniendo un aumento salarial digno de acuerdo a la canasta familiar. El único trabajo que hay en la provincia es entrar como policía o al servicio penitenciario. Eso sí, hoy el gobierno de Morales tiene más planes que una organización social. Si no hubiera sido por los planes sociales que le manda la Nación, Jujuy  estaría mucho peor en relación a la desocupación y a la crisis económica. La Nación está salvando a Morales con los planes sociales, porque trabajo no hay.

 

 

 

 

 

 

El miedo de los dirigentes

¿Crees que a los dirigentes sociales y sindicales les faltó decisión política para enfrentar a Morales?

No sólo decisión política sino que se cagaron en las bases, en los afiliados, porque lamentablemente muchos dirigentes están carpeteados o amenazados de que van a ir presos o que les van inventar causas. Muchísimos dirigentes sociales y sindicales están imputados por contravenciones o por algunos inventos que tienen. Hace poco intervinieron uno de los sindicatos más grandes que tiene Jujuy, el Cedems, que es el sindicato de los profesores donde el dirigente fue obligado a sentarse en la misma mesa que el Ministro de Trabajo y avalaba toda la corrupción y todo lo que el Ministro de Trabajo quería: un aumento salarial que no compensaba la canasta familiar, un bono navideño que se termina de pagar en abril cuando uno ve que en otras provincias como por ejemplo acá nomás, en Salta, que anunciaron un aumento salarial del 100% y un bono de cerca de 100.000 pesos y acá te dan un bono de 50 ó 60.000 pesos en tres cuotas, y hoy 20.000 pesos no significan nada. En la mayoría de los sindicatos se armaron autoconvocados: maestros, profesores, estatales autoconvocados, porque el sindicato no responde como tendría que responderte, porque los dirigentes tienen miedo. Ha faltado muchísima valentía. Le tendrían que haber dicho al gobierno que pare la mano, porque al sindicato lo tienen que manejar los dirigentes.

¿Creés que sería diferente si hubieras estado en libertad?

Hubiera sido diferente no sólo si yo hubiera estado en libertad. Hubiera sido diferente si no hubiera habido tanta amenaza, tanto miedo. No nos olvidemos que en 2016, cuando me detienen, Morales quiso ponerme de ejemplo para que los dirigentes tengan miedo. Y no sólo pasó por detenerme. Los servicios de inteligencia actuaron muy fuertemente junto con Gendarmería. No nos olvidemos que se inauguró un Centro de Inteligencia Regional, que vino Patricia Bullrich. Ese laboratorio que se armó no sólo me tocó a mí sino que tocó a muchos dirigentes y muchos tuvieron miedo. Nosotros mostramos un video en el que se veía cómo secuestraban a un dirigente de una organización social y mostramos fotos de la casa en la que lo habían tenido secuestrado y le hackearon el teléfono. Y no hubo ningún juez ni ningún fiscal que tome las riendas de eso. A nivel nacional hay causas armadas a los dirigentes que estuvieron trabajando junto con los servicios de inteligencia y acá actúan junto con el gobierno de la provincia, con el ministro de Seguridad,  y nadie se pone colorado. Y a nosotros esto nos llama mucho la atención, porque siguen los aprietes. Porque una cosa es decir que te van a armar dos o tres causas y otra cosa es que te digan que tu mamá sale a comprar al supermercado a esta hora, tu hijo va a esta escuela, vos caminas desde acá hasta allá y eso es inteligencia pura. No hay nadie que se ponga al frente y diga que se tiene que abrir una causa y una investigación.

 

 

 

Una alianza de negocios

¿Cómo ves el sistema político de la provincia? El PJ, la UCR, las alianzas?

Lamentablemente tengo que decir que la alianza no es solamente política sino que es una alianza de empresarios. Porque el gobierno de Morales se dedicó a hacer negocio tras negocio. A lo mejor es porque él es contador, el hermano es contador y lo único que ven son números y cómo hacen negocios. Y en el PJ, Rivarola, que es el Presidente, se ha dedicado también a hacer negocios: con LIMSA, con el litio, con Cauchari, con la marihuana. Donde vos tocás, tienen negocios. Existe esa alianza fuerte empresarial y política en la que todos los acuerdos pasan por los dos partidos más grandes. Hay un sector muy fuerte que hoy está trabajando para cambiar la historia en Jujuy, que quieren un Jujuy para todos, en donde todos participemos. Pero hoy lamentablemente tenemos esta sociedad que es muy fuerte y que vuelvo a reiterar, una sociedad en la que los servicios de inteligencia están amenazando constantemente y cuando uno levanta la cabeza te meten un martillazo judicial. El miedo existe aunque no es tanto como cuando asumió Morales. Hoy hay marchas todos los días, salen los estatales a movilizarse, los autoconvocados salen a reclamar aumento salarial, las organizaciones sociales salen para pedir mercadería para los comedores, salen las madres del dolor porque los femicidios están muy fuertes en la provincia y salen las compañeras que están trabajando en distintas organizaciones, de derechos humanos, sindicatos. Todos los sectores están saliendo a marchar. La sociedad está demostrando que ya no tiene miedo. El miedo quedó únicamente instalado en los dirigentes, no en las bases.

También hubo un crecimiento importante de la izquierda en la provincia. ¿Crees que hubo una fuga de votos de la Túpac Amaru hacia la izquierda?

No sólo de la Túpac Amaru sino de todas las organizaciones sociales y de sectores políticos que en algún momento han descreído del PJ y de los radicales y que decían que no querían a ninguno de los dos y que había una opción que era la izquierda. Por eso es que llegó Alejandro Vilca al Congreso como diputado nacional. Nunca en la historia la izquierda había llegado en Jujuy al Congreso Nacional y hoy pasó esto por el descreimiento en los sectores políticos. Pasó como en la época de De la Rúa, cuando se fue en helicóptero y el pueblo sin los dirigentes a la cabeza salió el 19 y el 20 de diciembre a defender la democracia en el país y acá en Jujuy está pasando lo mismo. Hay muchos que no creen en el PJ ni en los radicales y por eso las organizaciones sociales, quizá algunos con los dirigentes a la cabeza y otros no, salieron para votar a la izquierda.

 

 

 

 

 

Milagro y la candidatura de Morales

Morales anunció sus intenciones de ser Presidente. ¿Crees que hay alguna relación entre esa candidatura y tu detención?

Mucha. No nos olvidemos que hace una semana o diez  días Morales tuvo una reunión con gente de Panamá. Primero vinieron a Jujuy los empresarios de Panamá y les hizo mostrar los emprendimientos de la provincia. Y a mí me hace mucho ruido eso porque así como entregó Mina Aguilar a los chinos, así temo que va a entregar esos grandes emprendimientos que dejan ganancias. Y él le dijo a los panameños que se queden tranquilos que podían venir a invertir porque a quien te habla le habían ratificado la condena. Eso fue público y si eso no te hace ruido, qué más podemos decir para que se vea que Morales tiene mi condena y mi encarcelamiento para poder seguir haciendo negocios, pero no negocios para los jujeños, porque hasta en esas cosas es poco inteligente… porque si me tuviera presa pero a los estatales le estuviera pagando 100.000 pesos como mínimo y las ganancias fueran para los jujeños, que me siga teniendo presa. Pero todas las ganancias van para los Morales y algunos empresarios amigos de él como Blaquier.

Más allá de la construcción de viviendas, ¿qué significó la Túpac Amaru?

Quien te habla y otros compañeros fuimos estatales. En 2001 y en la década del ’90 nosotros salíamos a la calle y sacábamos a los gobernadores por la corrupción y vimos llorar a muchos compañeros nuestros que iban a los hospitales y no podían ni siquiera pagar un bono de dos pesos porque tenían que elegir entre pagar esos dos pesos para que atiendan al hermano o al hijo que estaba enfermo o darle de comer a la familia. Nosotros soñábamos con un mundo mejor, como decía el compañero Evo Morales, y cuando nos tocó a nosotros construir viviendas construimos también centros de salud y escuelas porque queríamos cambiar lo que habíamos pasado en la década del ’90, que no había salud, no había educación, no había trabajo digno y si vos querías una vivienda tenias que tener un sueldo altísimo.

Cuando nació la Túpac Amaru dejamos de criticar, porque la organización nació por la torpeza de los sectores políticos que no supieron gobernar en el país, por eso nacen las organizaciones sociales, porque ni el Estado se hizo cargo de los desocupados. Recordemos que en esa época Menem también reinstaló fuertemente el neoliberalismo y nosotros nos hicimos cargo de los desocupados. Y en este último tiempo vemos que critican a las organizaciones sociales porque cobran planes o salen a pedir un bolsón navideño. Y nosotros salimos también a voltear esa crisis que habían generado los sectores políticos con una copa de leche, con un comedor, con una huerta comunitaria para hacernos cargo de los desocupados cuando ellos fueron los que nos llevaron a ese Estado. ¿Y hoy nos critican por un plan? ¿Se animan a pelearse con las organizaciones sociales y a ponerse en contra de los dirigentes y no se animan a pelear a los grandes empresarios que se llevan la plata del país? Con los poderosos no se animan pero con nosotros sí. Yo no he visto que se sienten nunca con Magnetto a discutirle la pauta publicitaria. Le tienen miedo. Tienen miedo a TN o a una tapa de Clarín pero sí se animan a discutirle a los desocupados cuando muchos sectores políticos que van a tocarles la puerta por un voto.

La Túpac es eso. Nosotros no somos un pelotón de desocupados. Nosotros formamos conciencia, creamos escuelas, inauguramos terciarios, comenzamos a trabajar en los barrios más humildes porque no sólo había piletas en el barrio de la Túpac. No te digo que queríamos igualar la clase social, pero queríamos que los que estaban más abajo puedan subir en su nivel de vida y eso no es solamente darles un trabajo, sino que tengan una pileta de natación, que cuando vayan a un centro de salud tengan los medicamentos gratuitos. Nosotros demostramos que brindar educación y salud no es caro, es barato, pero lamentablemente algunos gobiernos deciden transar con las grandes empresas de medicamentos para poder estar bien con ellas y prefieren estar mal con nosotros.

¿Cómo están hoy los que fueron beneficiarios de todos esos servicios que brindó la Tupac? ¿Crees que valoran la obra que se construyó?

Valorar, valoran, pero tienen miedo, porque compañeros que salieron a defender a los que estábamos presos terminaron presos también, como es el caso de Graciela López. Cuando me metieron presa, Graciela salió junto con los organismos de Derechos Humanos que vinieron de Nación a pedir por mi libertad y al otro día le metieron una Ithaca en la cabeza y la llevaron directamente al penal y fue la última imputada que agregaron a la causa de Pibes Villeros. Los compañeros valoran, pero están en silencio. Hace una semana fue una periodista al barrio y una compañera habló, pero le pedía por favor que no dé el nombre ni muestren su cara por el miedo que Morales instaló en la provincia.

Si vos recorres el barrio, las obras están todas destruidas. Es más, sacó un proyecto Morales que la pileta la va a partir en dos y va a hacer una cancha de fútbol 5. Es el odio que tiene. Donde se había inaugurado el primer Centro de Integración Comunitario (CIC) en el barrio de la Túpac hoy esta la policía. Todo ha destruido. El Centro de Salud no existe. Ya que Morales tanto criticó la obra nuestra, si hubiera sido más inteligente en lugar de destruirla la hubiera mejorado. Cuando los compañeros fueron para arreglar las piletas, los corrieron con la policía. Eso es Morales.

 

 

 

 

 

 

 

La autocrítica

¿Hiciste alguna autocrítica respecto de por qué fue tan fácil para Morales desarticular gran parte de la organización?

La autocrítica que hacemos es que la construcción fue en base a las necesidades de los compañeros y no nos tomamos el trabajo de prepararlos políticamente. Nunca nos sentamos a discutir política. Y eso nos faltó. La preparación para nuestros compañeros. Quizá si los hubiéramos preparado no le habría resultado tan fácil a Morales. Nosotros nos dedicamos a cubrir las necesidades del estómago de nuestros compañeros y él usó el miedo de decir “mañana no vas a tener qué comer”. Por ejemplo logró lo de Shakira, que salió de la cárcel, no tenía para darle de comer a su familia, la empujaron por ahí y lamentablemente la necesidad fue mucho más fuerte que las convicciones.

¿Qué rol deberían tener hoy las organizaciones sociales en relación al Estado, pueden ser autónomas o dependen necesariamente de su financiamiento?

La Túpac Amaru  nació autónoma. Nosotros no pedimos planes ni bolsones de mercadería. No queríamos nada con el Estado porque sentíamos que el Estado te usaba políticamente para que después en algún momento salieras a levantar la bandera de ellos. Hoy creo que tendríamos que ser autónomas porque sino el Estado te condiciona. No te digo el gobierno de Alberto Fernández, te digo en general. Te condicionan y te dicen que te entregan planes, mercadería o te dan un proyecto para trabajar pero tenés que quedarte callado. Ahora si sos autónomo, no. Ese era el objetivo de la Túpac .

Cuando nosotros construimos viviendas, también generamos puestos de trabajo en las fábricas textil, de bloques, en la metalúrgica. Generamos puestos de trabajo para no depender del Estado. Y el Estado fue y destruyó todas las fábricas nuestras y te obliga a que tengas que agachar la cabeza. Los españoles venían con el discurso de que te iban a enseñar a vivir. Han venido con una cruz, con la espada, con Colón y con toda la yerba a decirte que te iban a enseñar a vivir cuando uno ya sabía vivir. Y te pongo el ejemplo porque nosotros en la Túpac teníamos nuestros emprendimientos y éramos autónomos del gobierno de la provincia. Podíamos pagar los sueldos. Cuando nosotros construimos viviendas, más allá de que el proyecto era de la Nación, el convenio decía que eso tenía que durar seis meses. Vos renovabas el convenio si terminabas las viviendas. Nosotros las hacíamos en menos tiempo y eso te permitía que te quede algo de plata y con eso nosotros pagábamos no solo a los cooperativistas sino también a los médicos, a los enfermeros, a los profesores que estaban encargados de todas las piletas de la provincia, a los maestros, al personal del servicio. Hemos generado más de cinco mil puestos de trabajo. Y las fábricas generaban ganancias y eso se redistribuía para varios sectores. Eso era la Tupac.

Además de dar la solución habitacional…

Exacto. Porque los compañeros decían: vamos a pagar una pequeña cuota que servía para que si mañana venía María de los Ángeles, que no era de la Túpac y necesitaba un medicamento o un traslado a Buenos Aires porque el hijo estaba mal, bueno estaba eso, ser solidario con el otro al que ni siquiera conocíamos. O los jubilados que te pedían un medicamento o un par de anteojos, o el compañero que se quería arreglar la boca. En esa época, que hacer un tratamiento de conducto era muy caro en un consultorio privado, nosotros lo hacíamos, le entregábamos también la dentadura que necesitaba el compañero o la compañera y que no era de la Túpac. Nosotros cubrimos varios lugares. Yo me acuerdo que no había número en los hospitales y venían de afuera para que los atiendan en la Túpac porque nosotros teníamos médicos todo el día. Y no es que te decían que te compraras el medicamento, te lo daban ahí. Es decir que la solución del problema de salud se lo daban en el momento. Teníamos radiología, todos los aparatos de última tecnología, teníamos un tomógrafo. Y la Nación no nos dio la plata. Hacíamos rifas, hicimos tómbolas. Hasta los jubilados ayudaron a que se pueda comprar el tomógrafo. Me acuerdo que una vuelta uno de los chicos me dice: Mirá, esto es lo que trajeron los jubilados. Y yo me enojé feo. Incluso hice una asamblea. Estaba re caliente y les decía que cómo le van a pedir plata a los jubilados que son los que más necesitan. Y en la asamblea se levantó una que representaba a los jubilados y me dijo: “No Milagro, nosotros queríamos colaborar, porque nosotros también vamos a necesitar ese tomógrafo”. Me cerraron la boca. La Túpac fue una organización que trabajaba o militaba como lo hacían los pueblos originarios. Todos cooperando. Si había una familia que se había inundado iban todos los cooperativistas y si había que armarle la casa de nuevo, le armaban la casa de nuevo y no en el barrio de la Túpac sino en los barrios comunes, donde la Túpac no tenia trabajo territorial.

 

 

 

La construcción y la corrupción

¿Crees que todas estas cosas que la Tupac demostró que se pueden hacer tiene algo que ver con tu detención?

Sí, tiene mucho que ver. Porque también nosotros destapamos la olla de que la construcción te deja muchísima plata. Ahora, la plata que quedaba no nos la llevábamos los dirigentes sino que la volcábamos en el propio territorio. Por ejemplo, hicimos toda la urbanización. Porque la plata que te daban era para construir viviendas. Y esa es también una crítica que nosotros hacíamos: que te construían casas y no había una plaza, no había pileta, no tenías centro de salud, no tenías nada. Entonces todo lo que nosotros criticábamos, lo hicimos realidad. Nosotros urbanizamos el barrio y con la misma plata que nos daban solo para la construcción de viviendas. La indignación de ellos fue esa, de que nosotros avivamos a los negros, avivamos a los que son del color de mi piel y les enseñamos que tenían que discutir hasta el último centavo que nos daban a nosotros.

Las empresas de construcción siempre daban coima a los intendentes, a la gente del gobierno, si ellos no construían una vivienda, pasaba, pero nosotros no. Me acuerdo que una vuelta un Intendente me dijo que para que se pueda instalar la luz rápido él tenía que pasar algo y yo me enojé feo. Y le dije que con lo que me estaba pidiendo yo podía hacer un centro de salud o una pileta y le dije que no le iba a dar y me puse firme. Entonces él me dijo que no me iba a girar la plata. Le dije que no me la gire pero yo le tomé el Municipio y le dije que si seguía con eso a las 24 horas iba a hacer una conferencia de prensa para denunciar lo que me pedía. Me levanté y me fui. Después me llamó y me dijo que igual iban a hacer las cosas. Y por eso también los sectores políticos me odiaban, porque no tenían como negociar conmigo y con la Túpac. Yo nunca iba a las reuniones sola, iba siempre con 2 ó 3 compañeros y cuando me decían que querían hablar conmigo sola les decía que no, que yo me debo a la asamblea. La asamblea siempre planteaba que había que ir con más compañeros para no dar lugar a que digan que ya habían arreglado conmigo.

 

 

 

 

 

 

Un país triste

¿Cómo ves hoy al país?

Triste. Porque hubo mucha expectativa del sector que votamos a este gobierno nacional y popular. Nosotros creíamos que iban a avanzar con los grandes empresarios, que la historia iba a cambiar. Está todo muy desolado. Cuando recibieron el gobierno Alberto y Cristina, Macri nos dio un país destruido y a su vez vino la pandemia y las decisiones que tomó este gobierno de intervenir Vicentín y después reculó. No hay decisiones fuertes frente a la Justicia. No hay decisiones fuertes contra los grandes medios. Porque yo hubiera sacado por decreto reinstalar la ley de medios. Y la derecha avanza. Y lo lamentable de todo esto es que los que gobiernan se van, pero los que quedamos muy expuestos y vamos a pagar las consecuencias si asume la derecha es el pueblo. Porque la derecha va contra el pueblo y nosotros somos los que nos vamos a quedar. Los sectores políticos se van a la casa, o se van del país, ¿y nosotros? ¿Y el pueblo? En cuatro años Macri avanzó muchísimo, nos sacó casi los 12 años de Néstor y Cristina. Avanzó sobre los jubilados. Nos sacó todo. Asumieron Alberto y Cristina y nosotros creíamos que las cosas iban a cambiar y sigue avanzando la derecha. No se hizo lo que se hizo en Bolivia. El primer momento que asumió Arce ha detenido a todo aquel que ha participado en el golpe. Brasil, el fin de semana pasado hubo un golpe y tomó las riendas Lula y sacó lo que tenía que sacar. Eso le falta a este gobierno, comenzar a tomar las riendas y a gobernar. El pueblo lo ha votado a él. No ha votado a la derecha ni a la Embajada de Estados Unidos. Entonces no puede ser que no gobierne para el pueblo.

 

 

 

 

 

¿Qué significa Néstor para vos y qué opinas de las declaraciones de Cristina apenas fue condenada, respecto a que no va a ser candidata?

Yo me emociono cada vez que hablo de Néstor. Cuando era chica y militaba en el PJ yo siempre decía cómo me hubiera gustado estar en la época de Perón y Evita. Y ahora me tocó vivir en carne propia y quizá estar muy cerca de Néstor. Siento una emoción muy grande por las decisiones firmes que tenía. Nunca le tuvo miedo a la derecha, nunca se arrepintió de lo que hizo y lo bueno de él es que nos hizo participar a nosotros. Excepto Perón y Evita, no hubo ningún gobierno que nos haga participar. Nos dio las herramientas para que nosotros podamos salir del pozo. Esos 12 años que nos hicieron vivir Néstor y Cristina son inolvidables para mí. Me hubiera gustado seguir viviendo esa época en la que los desocupados dejaron de ser desocupados, donde la clase media volvió a renacer con ellos. Volvió a levantar a los organismos de derechos humanos, a las Madres de Plaza de Mayo, que ellos se sienten al lado de él, bajar los cuadros de los militares, decirle que no al ALCA, de sentarse y discutir cuál es la Latinoamerica que queremos para todos, con Lula, con Chávez, con Evo Morales, con Correa. Esa vivencia que hemos tenido los argentinos con Néstor es inolvidable.

 

 

 

 

 

 

La candidatura de Cristina

Y lo de Cristina… me entristeció mucho el primer discurso que dio después de que la condenaron, estaba muy dolida igual. Y después las reflexiones que ella hace que nos pide a todos que salgamos a militar y que no está cerrado si va a ser o no candidata. Yo particularmente como argentina sueño con que la candidata sea ella. Creo que la derecha no va a avanzar contra ella si el pueblo está respaldándola. Creo que en el último discurso de Cristina nos dijo que salgamos todos a militar y que ella va a estar si todos nosotros la estamos respaldando a ella. Ella necesita el respaldo del pueblo y si está sola no va a poder hacer nada. Hace rato veníamos hablando con unos amigos. Lula sale porque el pueblo lo acompaña. Después del encarcelamiento de él, el pueblo estuvo al lado de él peleando en las calles para que él vuelva. Para reinstalar la democracia en Bolivia, el pueblo salió a defenderla. Fue un año entero, a pesar de los compañeros que murieron luchando. Y hoy lo ves al hermano Evo Morales militando por todos los rincones de Bolivia. Yo creo que con Cristina va a pasar eso si el pueblo la comienza a acompañar. Cristina necesita que el pueblo la acompañe a ella.

Sobre el Poder Judicial y la Corte Suprema, ¿qué tiene que pasar para que funcione adecuadamente?

Cuando fui diputada provincial y antes también, una de las propuestas de nuestro partido, Unidos y Organizados, era que los jueces se tenían que elegir con el voto del pueblo, así como se eligen los gobernantes, los diputados y los senadores porque es la única manera que cambie. No hubo ningún juez de  la Corte Suprema, y esto no es porque los quiera desafiar a ellos sino porque es la triste realidad, que baje al territorio, que baje a las villas para dictar una sentencia. No hubo ninguno. Y no digo una sentencia mía sino en general. No pisan el barro, no saben cuál es la realidad del país. Ellos acuerdan según lo que les diga el partido al que ellos responden.  No necesitamos que los jueces respondan a un partido político sino al pueblo porque la plata para pagarle los sueldos a ellos se saca de los impuestos del pueblo. Por eso particularmente pido que tanto los jueces como los fiscales sean elegidos por el pueblo. Basta de que sean elegidos por un partido político porque hoy el gobierno de la Nación no gobierna libremente sino que hay un gobierno paralelo. Toman una decisión y sale la derecha a denunciar y salen los jueces a contradecir al gobierno de la Nación. No puede tener decisiones propias. ¿Qué pasa con los hermanos mapuches? Yo no he visto que la Corte Suprema o los jueces de Buenos Aires vayan al territorio a ver lo que pasa.

Van a lo de Lewis.

Se sientan con Lewis. Fue descubierto que fueron a Lago Escondido a ver cómo terminaban de sentenciar a Cristina, una reunión que era secreta. Y se conocieron los audios. Que quede claro que la Justicia hoy no responde al pueblo. Responde a un partido político, responde a la Embajada de Estados Unidos, responde a Cambiemos y a los radicales. No quiero que me respondan a mí ni a las organizaciones sociales, pero que le respondan al pueblo. Vos fíjate cómo me ratifican a mí la condena. Uno de los tantos artículos te dice la Corte Suprema que ellos no se pueden inmiscuir en las decisiones de la Justicia de la provincia. Entonces, ¿qué me dan a entender a mí? Que no se pusieron a revisar el expediente. Dos años y diez meses teniendo el expediente dormido para sacar una resolución como esa, para ratificarme la condena. Así como he sufrido esta injusticia, así sufren muchos argentinos que quizá no son ni conocidos en el país.

¿Qué significaron en tu vida estos siete años de detención y cómo estás hoy de salud?

Me destruyeron la familia, a mis hijos, a mis nietos. A mi marido lo tengo muy enfermo. Destruyeron también a la organización social. Creyeron que nunca más íbamos a levantar la cabeza pero sin embargo los compañeros de nuestra organización están vivos y siguen militando. Nombro a la Túpac porque la organización también es mi familia, una familia muy grande que siempre me da ese calor de familia. Me cuesta mucho levantarlos a mis hijos que antes militaban y hoy están muy decepcionados de la política en general.

Y con respecto a mi salud quiero decir que no estoy nada bien. La vez pasada dije que estaba mal de salud y salió el fiscal de Estado Rivas y el jefe de los fiscales Lello Sánchez a decir que era mentira. Y yo quiero mostrar estos estudios. Esto no es un invento mío. El diagnóstico que me dan es que está corriendo riesgo mi vida y esto no es un invento. Este laboratorio que armó Morales con la derecha y con Macri es lo que me está matando. Me está matando en salud y psicológicamente porque constantemente estoy teniendo agravios de ellos hacia mi persona y por supuesto que con la complicidad de un sector muy grande de la prensa de Jujuy. Hoy hicieron diputado provincial a uno de los que maneja los trolls y la prensa, de los que continuamente está instigando a que hablen mal de mí y de la familia. No nos olvidemos que no tengo una sola causa, sino que me armaron 17 causas antes de que llegue el gobierno de Alberto Fernández y hoy tengo 3 causas más, 20 en total y fui a juicio en 6. Antes te traían las cédulas de notificación de lunes a viernes, hoy ya no. Hoy te traen los feriados, sábados y domingos para que uno no esté bien.

Incluso te llevaron una cuando estabas internada.

Sí. Decían que yo tenía un arreglo en la clínica en la que estuve internada en terapia intermedia y que éramos socios. Después de eso quise demostrar que no es como ellos dicen y me fui a la Clínica del Rosario, donde me estoy haciendo los estudios y la resolución es esta, que estoy mal. Y dicen que estoy inventando. Me di cuenta que haga lo que haga, diga lo que diga, ellos siempre van a decir que miento. Hoy mi vida corre riesgo porque tengo una de las venas principales muy comprometida. Se ha pedido autorización para que pueda hacerme la intervención en Buenos Aires, pero estoy mal. Quiero estar bien, no por mí, sino por mi familia. Y quiero decirles que soy un ser humano, que tengo sentimientos, que tengo familia, que soy de carne y hueso, que por mis venas corre sangre. Porque muchos cuando hablan de mí hablan como si fuera el peor monstruo, como si fuera un robot sin sentimientos. Y corren riesgo también la vida de mi marido y de mi hijo que están muy enfermos. Este laboratorio, con perdón de la expresión, se caga en todo eso. No les interesa eso, ellos siguen avanzando, te siguen hostigando. Creo que soy una de las mujeres más violentadas en el país, a pesar que vivimos en democracia, que existen los organismos de derechos humanos, las Madres de Plaza de Mayo y eso se lo dijeron en la reunión a Alberto Fernández. Pero sigo siendo avasallada no sólo yo, sino también mi familia y los militantes nuestros.

También están presos el Diablito —Iván Altamirano—, la Pachila —Patricia Cabana—, Cachito —Miguel Ángel Sivila— y ellos también tienen familia, tienen hijos, alguno de ellos la mujer lo ha dejado porque no pueden trabajar. Ahí la Justicia mira al costado. Los compañeros van recuperando la libertad de acuerdo a lo que quiera Morales y como quiera sacar las noticias en beneficio suyo. Cuando se conoció la noticia de la ratificación de la sentencia, ese mismo día Morales aprobó un proyecto de ley para apropiarse de los edificios de la Túpac, de la sede, del colegio secundario, del terciario, de cuatro edificios de la Túpac. Eso es crueldad hacia nuestra organización.

 

 

 

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí