El maravilloso piano de Leonardo Da Vinci

La musica que escuché mientras escribía

 

¡Qué maravilla es traer a la vida un instrumento musical concebido hace cinco siglos!

Quien realizó la proeza  es el pianista polaco Slawomir Zubrzycki, quien dedicó tres años de trabajo intenso y 10.000 dólares a construir con sus manos la Viola Organista que Leonardo Da Vinci dibujó en sus cuadernos. Con el aspecto de un piano, presenta rasgos de clavicordio, órgano y viola da gamba, según explicó su constructor al presentarlo en la Academia de Música de Cracovia. Puede sonar como un cuarteto de cuerdas y como un acordeón.

 

 

Zubrzycki inscribió en el interior de la tapa con dorado a la hoja una frase de la monja, mística y filósofa del siglo XII, Santa Hildegarda: «Santos profetas y eruditos inmersos en el mar de las artes humanas y divinas, sueñan una multitud de instrumentos para deleitar el alma», dice.

 

 

 

El piso está forrado con abeto dorado y tiene 61 cuerdas de acero, conectadas al teclado. Pero a diferencia del piano esas cuerdas no son percutidas por martillos afelpados, sino tañidas como un violín, pero no por un arco sino por cuatro ruedas forradas en crin de caballo, que el intérprete hace girar mediante un pedal conectado a un cigüeñal. Las teclas presionan las cuerdas, que bajan sobre las ruedas.

Leonardo murió en mayo de 1519 sin haber construido el instrumento, cuyo mecanismo dibujó y explicó con su escritura en espejo, en el Codex Atlanticus. A cinco siglos de su desaparición física, vos tenés el privilego de conocer ese sonido que él jamás escuchó.

Ojalá te emocione como a mí esta conexión entre dos hombres que salvando medio milenio de distancia se conjuraron para crear belleza.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

7 Comentarios
  1. Carlos Enrique IORIO dice

    ¡Qué maravilla! ¡Gracias, Horacio!

  2. luis dice

    Que cosa bellísima, Horacio.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.