El menú conservador

Los precios —ya altísimos— suben, pero la inflación baja. Qué alivio

 

La trayectoria política y económica de la Argentina hasta el mes de octubre, desde la visión oficial, podría resumirse en un menú de cuatro pasos:

  • Entrada: Dólar estable.
  • Sopa: Mejora económica modesta.
  • Plato principal: Reversión de la imagen pública de Macri.
  • Postre: Reelección.

Cada uno de estos pasos debe darse para llegar a la continuidad del proyecto antinacional y antipopular vigente. Veamos la factibilidad de los pasos del menú, antes de abalanzarnos sobre los medicamentos contra la indigestión.

 

Dólar estable

A esta altura de la endeblez política y económica del gobierno, un dólar estable –que no suba más de un 10%—, al menos hasta la elección principal, sería un elemento indispensable. La erosión de los ingresos de la mayoría de la población ha vuelto muy sensible a la opinión pública respecto de cualquier nueva oleada de aumentos significativos en los principales consumos, no sólo de los estratos más pobres, sino de los de medianos ingresos. Por el acostumbramiento de la población a que “toda suba del dólar va a precios” –injustificable desde el punto de vista técnico—, un incremento importante en el valor de la divisa norteamericana podría impulsar un impacto inflacionario que afectaría decisivamente a la franja electoral indefinida o apolítica, consolidando un resultado electoral contundente a favor de la fórmula Fernández-Fernández.

Por lo tanto, el gobierno ha decidido que esa es la madre de todas las batallas económicas, relegando a la producción, la exportación o el empleo. Sería imposible aspirar a la reelección sin este requisito estabilizador fundamental.

El problema con el objetivo de dólar estable hasta la primera vuelta es que es una variable muy sensible a factores externos e internos, objetivos y subjetivos, que el gobierno no maneja.

La situación económica y financiera internacional es frágil, sostenida por elementos endebles como la continua subida de los activos en las principales bolsas del mundo, a pesar del decepcionante ritmo de crecimiento global. Cualquier evento conflictivo serio –enfrentamiento EE.UU.-China, choques con Irán en el Golfo Pérsico, u otros— puede precipitar un cimbronazo en “los mercados” y la tradicional corrida hacia los bonos del Tesoro norteamericano. El Presidente norteamericano, no hace falta explicarlo, es hoy uno de los principales factores de desestabilización global. De ese escenario no se salva nadie, y tampoco la Argentina. Si los fondos especulativos que entraron al país a aprovechar la tasa de 70% de interés anual en pesos deciden volver hacia el norte, el impacto podría ser mayúsculo en la plaza local.

Similar efecto podrían tener encuestas en las que se vaya perfilando una victoria clara del Frente opositor, ya que los inversores (en este caso locales y extranjeros) podrían decidir precautoriamente consolidar las ganancias obtenidas hasta el momento, mediante la venta de títulos locales denominados en pesos para ponerse a resguardo en moneda fuerte.

Esos movimientos podrían ocurrir de dos formas: una devaluación controlada, en la cual se produzca un salto hacia un valor más elevado del dólar –por ejemplo, adelantando el valor que tiene hoy el dólar futuro a diciembre, 55 pesos—, con una posterior estabilización en ese nuevo nivel, o de lo contrario una devaluación descontrolada, en la medida en que los ahorristas locales en pesos se inquieten –precisamente por la prédica sistemática de la propia prensa de la derecha prediciendo catástrofes en caso de llegar al gobierno el populismo—, y decidan convertir sus plazos fijos a dólares.

Según cálculos aproximados de diversas consultoras privadas, las actuales tenencias de reservas de libre disponibilidad no alcanzarían para hacer frente a una demanda masiva de los ahorristas asustados en pesos, con lo cual el precio del dólar entraría en un terreno de indeterminación, poniendo en evidencia ante el gran público la hasta ahora disimulada impericia financiera oficial, y destruyendo toda expectativa reeleccionista del gobierno. Ni que hablar que una reacción de este tipo obligaría a los bancos locales a deshacer sus posiciones en las jugosas LELIQs, que fueron la base de las extraordinarias ganancias bancarias desde hace 8 meses.

A eso debería agregarse un trasfondo objetivo: cada mes que pasa con dólar inmóvil, pero con inflación que no baja significativamente, se acumula retraso cambiario y genera una obvia expectativa de reacomodamiento. Cuanto más se prolonga, más certeza de que la suba del dólar se va a producir. De esto sabe el sector agrario, que ha ofertado en la últimas semanas entre 120 y 300 millones de dólares diarios, producto de la venta de la cosecha gruesa. Nótese que ese importante movimiento vendedor no precipitó la caída de la cotización de la moneda estadounidense. Este flujo vendedor entrará en declinación próximamente –la cosecha no es eterna—, y allí veremos cómo sigue la estabilidad cambiaria.

Es importante recordar que en el comportamiento de los pequeños y medianos ahorristas incidirá la incesante prédica de Cambiemos, de la derecha financiera local y externa, en relación a un presunto cuco chavista-kirchnerista agazapado detrás de Alberto Fernández, que estaría ansioso por expropiar y pisotear los derechos de propiedad. Desde ya que semejante ficción sólo existe en los manuales de publicidad negativa preelectoral oficial. En estos días, por ejemplo, se pudo leer en la prensa financiera la cita de un supuesto operador para explicar una leve alza de la cotización del dólar: “Influyó la confirmación de las listas del kirchnerismo, que están radicalizadas en la izquierda con La Cámpora copando casi todos los lugares a disputarse”. Si bien se trata de un panfleto para desinformados, no cabe duda que estos supuestos analistas generan un daño social al crear expectativas cargadas de temor en gente que maneja dinero.

Con la repetición hasta el infinito de los supuestos terribles riesgos que aparejaría el populismo en el poder, Cambiemos y los medios hegemónicos están creando las condiciones psicológicas para el comienzo de una hecatombe cambiaria si las encuestas, o las PASO, muestran resultados claros a favor del Frente de Todos.

 

Mejora económica modesta

Es previsible que el medio aguinaldo, la implementación de los aumentos parciales que surgen de las paritarias y la extensión de diversas formas de crédito para el consumo, alivien la pendiente sumamente inclinada en la que se desenvolvió la economía en el primer semestre. Pero de ninguna forma revertirán la redistribución regresiva operada por la actual gestión. A esto debe sumársele la importante campaña publicitaria en torno a la supuesta recuperación económica que ya se estaría iniciando.

Típica de esta campaña es la frase: “Está bajando la inflación”, que tiene el efecto de hacer pasar por un progreso lo que no es más que la continuidad de los aumentos de precios a un ritmo menor que el de meses anteriores. Los precios —ya altísimos— suben, pero la inflación baja. Qué alivio.

También nos informarán que “están mejorando los indicadores”, y efectivamente, las caídas en producción, ventas, consumo, serán menores que en meses anteriores comparadas con el año pasado, porque ya se empieza a comparar con los niveles deprimidos que tuvo el segundo semestre del 2018. Pero se sabe: la publicidad es el fuerte de Cambiemos. El problema es que está menguando el público dispuesto a creerle, contrariando sus propias percepciones, y empieza a ser lugar común la decepción.

 

Reversión de la imagen pública de Macri

La imagen del actual Presidente y candidato oficialista ha venido cayendo en forma sostenida desde el año pasado, hasta convertirse en un lastre electoral, confirmado a lo largo del país por la actitud de las filiales de Cambiemos que trataron de disimular su vinculación con la política nacional, con el modelo neoliberal y con el líder de ese espacio.

Encuestas recientes han arrojado números muy preocupantes para el oficialismo en la provincia de Buenos Aires, donde hasta hace un tiempo la gobernadora Vidal parecía invencible. El peso del candidato presidencial ha obrado el milagro de debilitar la opción provincial, una de las más sólidas de Cambiemos.

Se debe reconocer que la actual gestión fue capaz de demostrar que la variable económica no es la única que permite explicar las opciones políticas de la gente. Tanto antes de las elecciones de 2015 como en los tres años y medio posteriores, el macrismo ha sabido manipular otro tipo de sensaciones y valores existentes en la sociedad para sostener una adhesión significativa, a pesar de su proyecto económico claramente minoritario y excluyente. Sin embargo, y en forma contradictoria con el discurso “idealista” que lo animaba, ahora el oficialismo junto con sus encuestadores y la prensa adicta parecen convencidos de que una leve mejora económica es capaz de revertir en forma contundente la caída de la imagen pública presidencial y renovar las intenciones de voto de diversos estratos sociales.

Esa ilusión parece inspirarse ahora en un reduccionismo economicista –del que siempre conviene cuidarse— y nuevamente tiende a transformar una discreta mejora en la intención de voto en un mensaje triunfalista. Los publicistas oficiales tratan de instalar, como lo hicieron durante el G20, la imagen de Macri como estadista reconocido internacionalmente. Esos relatos duran lo que dura la disposición de la gente a creer en el personaje. Lamentablemente, en esta campaña de imagen está incluido el muy peligroso acuerdo de libre comercio con la Unión Europea, del cual trascienden detalles alarmantes en cuanto a lo perjudicial para el tejido productivo argentino. Pero todo sea por el “Macri estadista que firmó un tratado con la UE, y ahora estamos en el mundo”. Que así no sea.

 

Reelección

Si todos los platos anteriores pasaran por la garganta, llegaría el postre: la reelección presidencial.

Repasemos: debería lograrse un dólar quieto hasta octubre, “blindado” de cualquier evento internacional y de cualquier encuesta o rumor local.

Luego, la mejora económica modesta debería ser capaz de convencer a sectores de volátil alineamiento político de que “la cosa no está tan mal”, y si a eso se inyectase un poco de pánico ante el cuco que podría venir, y la lástima por desperdiciar “todo lo que ya logramos juntos”, se podrían recuperar votos que están saliendo en masa del redil de Cambiemos.

Todo eso debería redundar en la conclusión de que Macri, entre “la pesada herencia que recibió”, que además le “pasaron cosas”, y que a pesar de todo “está sacando la economía adelante”, resultó ser un buen gobernante y merece una segunda oportunidad para completar todo lo bueno… que no hizo o arruinó en su primera gestión.

Finalmente quedan las pruebas electorales, con la enorme complejidad política, social y comunicacional que tienen. Entrar arrastrándose a la primera vuelta y hacer terrorismo comunicacional en la segunda, sería el postre y la consagración de Cambiemos.

Obsérvese que en cada plato del menú hay cierta dosis de realidad, combinada con una significativa porción de relato. Chocan dos discursos sobre la sensatez y la razonabilidad política, económica y social, completamente diferentes.

La oposición aún no ha ganado, y deberá responder a los desafíos comunicacionales que le ha presentado esta fuerza política conservadora intensiva en publicidad moderna. Deberá mostrar solidez, coherencia, y empatía con la mayoría golpeada de los argentinos.

Pero queda claro que mucho dependerá de la credibilidad pública del discurso de Mauricio Macri.

Quizás la oposición pueda utilizar un arma letal que Cambiemos ha puesto en sus manos y que parece irrefutable: la publicidad electoral del propio Macri en 2015. No parece haber un argumento más demoledor para la imagen de seriedad del estadista Macri, que las hoy increíbles declaraciones, reportajes y discursos que dio hace no tanto, y que muestran en toda su magnitud la estafa, la manipulación y el desprecio por los votantes.

Si el Frente de Todos está a la altura del desafío comunicacional y discursivo que se le presenta, es muy probable que la que se quede sin postre sea la derecha argentina.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

27 Comentarios
  1. cristina nagy dice

    En vista de estar HOY publicados mis comentarios de anoche -indicando hace 23.00 hrs, lo cual no es así puesto que los escribí a las 24.00 del 03.07- deduzco: los comentarios son revisados y/o aprobados por alguien. ¿Por quién? ¿Por qué? Deberían advertir -como se hace en otros portales- eso: cada publicación está sujeta a aprobación.

  2. Carlos dice

    Así como nos preguntamos acerca de las razones de una posible reelección del machirulo, habida cuenta de lo desastroso de su gestión (en todo aspecto, no solamente en el económico), la misma pregunta se hace el llamado «núcleo duro gorila» acerca de las posibilidades que «la chorra» y sus seguidores peleen palmo a palmo la elección. Con el «tratado» UE-Mercosur se puede celebrar el broche de oro de esta gestión, enteramente diseñada desde el Imperio. Todo lo hecho por este gobierno está articulado en pos de convertir a Argentina en lo que nunca debería haber dejado de ser: una colonia pastoril. Esta batalla lleva más de 200 años. Para eso había que devaluar, endeudarse infinitamente, hacer perder patrimonio nacional, desarticular la industria, desocupación, liquidación de todo aquello que pueda significar desarrollo tecnológico,hacer caer más abajo la educación pública, como asi también la moral nacional. Y si no avanzaron más en ese retroceso (¡vaya oximoron!) es por la resistencia popular y de algunas honrosas organizaciones sindicales. Los que el machirulo quiere enviar en un «cohete a la luna». La llegada de este embajador Prado para «ayudarnos en la administración de la Justicia» es un paso evidente del dominio. Y llegamos al Tratado con la economía devastada y el parque industrial empobrecido con tasas y dólar inalcanzables. ¿Con qué vamos a competir con el aparato gigantesco de la UE?

  3. cristina nagy dice

    Escribí dos veces un comentario y . . . no es publicado. ¿A qué debo semejante trato ‘preferente’?
    Escribí en otro artículo -para probar- y apareció al toque.

  4. cristina nagy dice

    Lo vengo diciendo/escribiendo hace como tres años.
    Es algo costosa, pero la mejor campaña opositora sería: colocar pantallas gigantes en todas las calles importantes de todas las ciudades -chicas y grandes- del país todo pasando, las 24 horas el . . . debate con Scioli.

  5. cristina nagy dice

    Lo vengo escribiendo/diciendo desde hace, maso, tres años.
    Es algo costosa pero la mejor campaña electoral positiva sería: colocar pantallas gigantes en todas las calles principales de las ciudades -grandes y chicas- del país todo y pasar las 24 horas el debate con Scioli.

  6. Pedro Reig dice

    Lo que no observa el equipo económico (no vive la realidad cotidiana) es que los precios de alimentos, indumentaria y bienes de servicio, continúan, a diario, con aumentos desorbitantes. Y ello hará mella en los consumidores medios y bajos, componentes electorales mayoritarios . Muchos de ellos castigarán la pésima gestión de gobierno de unos bandidos, provenientes de empresas privadas multinacionales, dirigidos por un evasor que resguarda sus dineros fuera del pais y solicita inversores que, sospechando una crisis inevitable, tratarán, cuanto antes, recuperar sus especulaciones dinerarias, desentendiéndose de los bonos y todo otro tipo de títulos emitidos por el país. Un sólo rumor de la usura, conmoverá el Mercado y ese será el fin de una fracasada administración.

  7. Hector Thompson dice

    EL MUNDO FALSO DEL DINERO SIN VALOR PROPIO
    El dinero FIAT son los dólares, los euros, los pesos, etc. Todo dinero sin respaldo desde que Nixon, en 1971 le sacó el respaldo al dolar; desde ese momento la impresión de cada billete cuesta 10 centavos de dolar y se usa en el mundo con un «valor» falso de toda falsedad de hasta 100 dólares. Con las anotaciones numéricas, ahora ni siquiera tienen el costo de impresión.
    Nuestro próximo gobierno puede cambiar la historia si subsidia la electricidad de las empresas industriales con dinero KWH, dinero de valor fijo e invariable, con respaldo en energía, en resumen un dinero de mucha mejor calidad tecnológica y sin el perverso desarrollo de los dineros Fiat. Si querés googlea Dinero energía para la producción y el ahorro

  8. Lujan dice

    Muy buen análisis Ricardo. Puede entenderse que desde el bunker del duranbarbismo ya ha comenzado un «renovado» panfleto para des-informados que emitirá la cadena clarinete, mitrense y la caja boba que conforma la infectada runfla de periodistas in-dependientes, que seguramente irá en aumento en el transcurso al podio que puede convertirse en cadalso para el actual des-gobierno. ¿Puede que el plan sistemático, como algunos creen, este concluido ? ¿Puede la prosecución del mismo plan arribar hasta la pérdida territorial sin tirar un sólo tiro? Todo es posible en esta Dimensión Desconocida en la cual está inmersa la Argentina…

  9. Elena Perez de Medina dice

    Ojalá!

  10. Daniel dice

    Scioli dijo que devaluarian 50℅, y eso era campaña del miedo. Llevan 300℅ de devaluación, o sea q en parámetros propios Cambiemos superó el nivel miedo 6 veces! Son de terror con su propia vara.

  11. roberto dice

    El arma letal es el debate Scioli-Macri.Solamente con mostrar todas las verdades que le canta Scioli,y ver la respuesta de Macri: ´´pareces un panelistas de 678´´para luego decir que NO haría todo lo que hizo,acabarle la vida y tranquilidad a millones de argentinos,mejor dicho,repetirlo noche y día ,creo sería letal verdaderamente.

  12. Luis Juan dice

    Estimado Ricardo:
    Una digresión.
    En una continuidad al comentario que realizara al artículo de Sebastián Soler, relacionado con un artículo de septiembre de 2016 titulado “El mea culpa del FMI” que escribiera Michel Husson, a partir de la filtración de las actas del 9 de mayo de 2010 relacionadas con el primer préstamo (Stand-by arrangement) en 2010 a Grecia, que trajo consigo el primer «memorándum». Cito algunos párrafos:
    “Casi por todas partes encontramos gráficos como el que reproducimos aquí que muestran como las previsiones del FMI sobre el PIB griego se revisaban constantemente a la baja. El error es enorme -todo un record-; ahora bien ¿se trata de un error?”
    “Este debate atravesó todos los trabajos de la Comisión para la verdad de la deuda griega. Sin duda, para resolver esta cuestión hay que distinguir dos polos en el seno del FMI: de un lado, «los economistas»; de otro, el staff o, dicho de otro modo, la dirección real del Fondo. Existen distintas interacciones entre estos dos polos, o más bien vínculos mas o menos distendidos que no afectan de la misma manera al conjunto de los economistas pagados por el FMI. En determinados casos, se afloja la brida y se logran estudios que rozan la heterodoxia. Algunos, por ejemplo, se plantean si no se «sobrevaloraba» el neoliberalismo y otros muestran que «la reducción del salario mínimo incrementa las desigualdades».”
    “Cuando se pasa a las cuestiones serias, la correa de transmisión funciona a la inversa y en ese momento los economistas tienen la función de garantizar la defensa e ilustrar las orientaciones políticas. Pero el mecanismo se atraganta periódicamente, como lo muestra la cuestión de los «multiplicadores». Si el multiplicador presupuestario es igual a 1, eso quiere decir que una reducción del gasto público de 1 punto del PIB hará bajar el PIB en un punto. Y como la recaudación pública está más o menos indexada al PIB, la recaudación también descenderá en la misma proporción, de forma que, en realidad, no se reducirá el déficit público. La famosa ratio deuda/PIB puede incluso aumentar y se habrá provocado una recesión gratuitamente.”
    “En 2010, un grupo de nueve economistas dirigido por Daniel Leigh estudió esta cuestión y demostró que la «consolidación presupuestaria» de un punto del PIB conducía a una reducción del 0,5 % del PIB, pudiendo incluso llegar al 1 % si esta política se extendía a varios países. Unos años más tarde, Olivier Blanchard, el economista jefe del FMI, publicará con el mismo Daniel Leigh un documento de trabajo que constituye en cierta manera una autocrítica. Admite que la consolidación presupuestaria condujo a un crecimiento más débil que el previsto: «una interpretación natural es que los multiplicadores presupuestarios eran sensiblemente superiores a las hipótesis implícitas de quienes las pronosticaron». En resumen, las previsiones se hicieron con multiplicadores cercanos a ½ cuando en realidad eran superiores a 1.
    “Algunos meses más tarde de este mea culpa técnico, el FMI publicó, en junio de 2013, un documento que realizaba el balance del primer memorándum del 2010. El FMI constató que «la crisis y la recesión tuvieron consecuencias terribles para Grecia». Para explicar ese resultado catastrófico, el FMI retomó el argumento técnico sobre la subestimación de los multiplicadores pero, fundamentalmente, avanzó argumentos más políticos. Deploró que «en el debate público, los socios europeos evocaran» la posibilidad de un Grexit, que el programa no había previsto privatizaciones y una lucha más decidida contra la evasión fiscal. En resumen, plantea toda una serie de factores más o menos exógenos que habrían dificultado la buena marcha del programa. Por último, el FMI trata de sustraerse a toda responsabilidad afirmando que «ni los gobiernos [europeos], ni la Comisión Europea, ni el BCE contaban con la experiencia necesaria».”
    “Pero encontramos en filigrana la cuestión de la deuda. Entre las lecciones a retener, el FMI subraya la necesidad de evitar «retrasos injustificados en la reestructuración de la deuda». En el mismo parágrafo, podemos leer que la reestructuración de la deuda no se podía realizar al inicio (de golpe), pero que el Fondo comenzó a plantearlo a partir del momento en el que «el programa descarriló a principios de 2011». Una reestructuración antes «habría aligerado el peso del ajuste sobre Grecia y conducido a un retroceso menos dramático de la producción». Pero ese retraso se realizó en beneficio de los acreedores privados «para reducir su exposición y transferir la deuda a las instituciones públicas» y todo ello, «a un nivel considerable».”
    “Nos encontramos de nuevo con una de las conclusiones del primer informe de la Comisión para la verdad de la deuda griega: » el primer acuerdo para el préstamo de 2010 tenía como primer objetivo salvar los bancos privados griegos y europeos y permitir a los bancos reducir su exposición a los títulos públicos griegos».”
    “Periódicamente, el FMI hace que su actividad sea examinada por la «Oficina independiente de evaluación» (Independent Evaluation Office). Una práctica saludable, aún cuando se trate de un control a posteriori, si bien la cuestión está en saber si las lecciones de las autocríticas planteadas sirven para algo. Como hemos visto, este no es el primer mea culpa del FMI y no escapa al comentario de Yanis Varoufakis, para quien se trata de «confesar el pecado para volver a cometerlo».
    “Durante su última reunión oficial de 2015, la Comisión para la verdad de la deuda griega declaró que el tercer memorándum era por lo menos «tan insostenible como los dos precedentes», fundamentalmente porque se basaba en los mismos postulados invalidados por la experiencia.”
    “El documento anexo consagrado a Grecia no aporta nada nuevo. Se trata de un relato evidentemente bien documentado que se resguarda sobre elementos de autocrítica ya realizados por el Fondo. Los autores tratan incluso de limpiar la cara al FMI por los errores de previsión: después de todo, dicen, se trataba de un programa que debería conducir a un ajuste «particularmente ambicioso» (challenging). Por lo tanto, la evaluación resulta «complicada» y no se podría «basar en una comparación entre las previsiones y los resultados». Ahora bien, no sabemos en qué otros elementos se podría basar.”
    “Para justificar esta táctica de distracción, los autores invocan, sin definirlos, a «desarrollos imprevistos en el entorno de la zona euro». Sostienen que es «imposible construir un escenario alternativo» comparando la evolución constatada de la economía griega con los eventuales resultados de otra estrategia. Esta afirmación es desconcertante, pues esos estudios ya existían. Además, el FMI puede poner en marcha modelos de previsión para desarrollar test de sensibilidad y que, por tanto, podrían haber servido para examinar escenarios retrospectivos.”
    “Para explicar la enorme brecha entre las previsiones y la realidad no queda sino referirse a la pérdida de «confianza» de los mercados y el error técnico sobre los multiplicadores, un último argumento que lleva a levantar una terrible sospecha. El FMI habría despreciado el hecho de que la economía griega es una economía pequeña y encerrada, de la que solo una pequeña parte de las exportaciones es sensible a la competitividad. Así pues, habría sobrestimado la contribución potencial de las exportaciones al crecimiento. Pero, en principio, los parámetros de los modelos que servían para realizar las previsiones integraban este tipo de características, como, por ejemplo, el débil valor de la elasticidad-precios de las exportaciones.”
    “Por ello, la duda que se ampara del lector o la lectora sobre esos mea culpa sucesivos es la siguiente: ¿El FMI basa sus previsiones sobre modelos macroeconómicos correctamente detallados y «acabados»? Los errores de previsión ¿más que un fallo técnico, no serán reflejo de opciones orientadas a priori a definir un escenario que produjera los efectos deseados, incluso a ajustar el modelo, o dicho de otro modo, a hacerlo funcionar a la inversa? Sólo un tránsfuga podría responder a estas preguntas, pero la experiencia de las sucesivas previsiones, ilustradas por los famosos gráficos reproducidos más arriba, muestra que no solo existen «errores» sino que se repiten persistentemente. Cada ola de previsiones se desplaza en relación a la precedente sin que, manifiestamente, se haya corregido el modelo.”
    “Esta persistencia en los «errores» nos remite a los elementos políticos que sólo han aparecido en la evaluación propuesta. La falta de confianza de los mercados se presenta como un factor subjetivo imprevisible mientras que la brusca retirada de capitales se explica simplemente por la voluntad de los inversores de retirar su dinero. Los autores subrayan correctamente «la interacción tóxica» entre la deuda soberana y el balance de los bancos: el riesgo de una suspensión de pagos habría puesto en peligro la «solidez del sistema bancario europeo». Como hemos visto, es este argumento del «riesgo sistémico» el que pesó en la voluntad propiamente política del FMI de hacer abstracción de la no sostenibilidad de la deuda griega a la hora de elaborar los escenarios.”
    “La intervención del FMI en Grecia (como en Irlanda y Portugal) fue desde muchos puntos de vista una novedad: por primera vez [la crisis de la deuda] afectaba a países europeos, además miembros de la zona euro y, por tanto, sin posibilidad de devaluar su moneda. Además, el programa de ayuda se estableció conjuntamente con las instituciones europeas. En tiempos normales el FMI habría organizado un ajuste drástico. Pero eso no era posible: la reestructuración de la deuda estaba excluida y la devaluación era imposible. Y el FMI tuvo que transgredir sus principios.”
    Fuente: http://alencontre.org/laune/grece-les-mea-culpa-du-fmi.html https://vientosur.info/spip.php?article11675

  13. Mario Héctor dice

    Brillante artículo,la existencia de dos modelos está más vigente que nunca,en el interior no creo cambie el voto castigo al PLAN DE NEGOCIOS DE MACRI,(hablo provincias del NEA),pero la gran batalla es el conurbano y la provincia de Bs. As. …Si allí la mayoría se «vuelve a equivocar,como en el 2015,se traga las campañas de los medios y las redes sociales oficialistas,tenemos 4 años más de MACRI y su BANDA DELINCUENCIAL…

  14. mario chavez dice

    Correccion Cambiemos no gano por todo su arsenal publicitario. Gano porque la oposicion estaba muy dividida. Otra cosa mas, es necesario que conozcan el imterior del pais. como siente la crisis y como piensa politicamente. y veran lo lejos que estan los sesudos analistas de estas realidades.

  15. María Inés López varela dice

    El arma letal es 1 la esperanza 2 la autoestima ejemplo desde el 2015 la propaganda peronista es contra «macri» y no fortaleciendo las palabras «scioli»antes y «fernandez» ahora. 3 parece que no aprendimos que : ahora el que hace la campaña del miedo es el gobierno y la solución es ridiculizar dichos miedos como hizo en el 2015 Macri 4 ( para el autor sería el arma letal, mostrar y desnudar que en aquel entonces no era miedo sino verdaderos anticipos lo que se decia. De manera que se combatió a la verdad con mentiras disfrazando tales verdades como miedos). 5 como ejemplo positivo yo recomendaría hablar con esperanza y ejemplos positivos: ¿»cómo se podrían disparar los mercados si todo ira mejor para el trabajo?» Algo así.

  16. Abel dice

    Me gustó mucho la nota pero confieso que al reflexionar sobre todo lo aquí expuesto, no deja de generarme una enorme sensación incredulidad parecida al desencanto, el hecho de preguntarme cómo es posible que este gobierno todavía tenga posibilidades, escuetas o no, de ser reelegido ante la enorme calamidad social y económica que nos rodea y acompaña todo lo que se derrumba a cada paso que damos.

    ¿Tan diferente podemos percibir una misma sociedad?

  17. Augusto Parma dice

    Argentina es hoy más que nunca lo que siempre fue: una provincia anexa y pobre de los Estados Unidos. Dependemos cada vez más de lo importado, por ende de los verdes. Nuestra industria es tan precaria que como mucho, una cacerola es el producto con mas valor agregado que podemos fabricar. Nuestra moneda será fuerte el día que la máquina que imprime billetes sea enteramente de tecnología naciinal. Cosa que nunca ocurrirá. Menos con los ingenieros recibidos en la generación del whatsapp.

  18. Luis dice

    Buen articulo, pero discrepo sobre la supuesta «arma letal». Eso es regalarle la centralidad al adversario. Y la eleccion la definen los indefinidos que lucen orgullosos su pauperrimo nivel de analisis racional y se manejan en el registro amor-odio. Aunque es tan ilusorio como todo discurso publicitario, propongo centrar la oposicion en levantar la autoestima de todos los derrotados. Es para adelante, muchaches.

    1. Leticia dice

      Me desespera que los paupérrimos definan quién será gobierno. Cómo se revierte esto?

  19. Alberto dice

    Excelente nota. Espero que la oposición haga buen uso del arma letal porque de lo contrario volvemos al siglo XVIII.

  20. Carlos dice

    El discurso de la estafa 2015 es el eje discursivo de Axel Kiciloff.No son errores: vinieron a hacer esto.Gran articulo.Gracias

  21. Rolando dice

    Lei lo que hace tiempo venia pensando, la mejor campaña publicitaria de la oposicion es pasar la publicidad de macri en 2015, aveces contrastandolo con lo ocurrido otras simplemente dejandolo solo con sus dichos. Tiro un Tip para el final de estas posibles publicidades: Porque habria que volver a creerle?

  22. Carlos D'Amico -kilo- dice

    El sumario refiere a cambiemos (con minúsculas por favor) pero que lo hagan ellos está coherente con su inescrupulosa actuación en política, en economía y en la justicia desde el origen de sus génesis, pero lo que me viene a molestar y motiva que te escriba Ricardo, es que los mismos comentarios y predicciones los hagan aquellos a los que llamaré los propios y acá en Rosario de todos aquellos a los que siempre escuché y que seguiré escuchando, viendo y leyendo. Nosotros no anhelamos (los propios) que suba el dólar (¿más? ¿otra vez?) ya entramos en default en febrero de 2018 pa qué má?. Las consecuencias de éstas políticas económicas ya produjeron sus efectos y ahora sólo pretenden reafirmarlas e ir por más profundizándolas.

  23. Daniel dice

    Amén.

  24. Lupo dice

    «Quizás la oposición pueda utilizar un arma letal que Cambiemos ha puesto en sus manos y que parece irrefutable: la publicidad electoral del propio Macri en 2015»

    Esa parte es excelente.
    A trabajar sobre eso !!!!

    Gran Artículo Gran !!

  25. Diego Noales dice

    Ricardo : Roguemos para que lo único que se cumpla del menú, sea tu última oración.
    Abrazo.
    Diego.

  26. Julian Vinciguerra dice

    Estimado señor Aronskind su nota me parecio muy clara y sobretodo educativa sobre lo que sistematicamente hacen los gobiernos como el que nos toca sufrir, solo me queda una duda en el hecho de que su analisis confia en la inteligencia y ubicuidad de nuestra clase media, clase a la que considero que pertenezco y que a lo largo de nuestra historia a atentado en varias oportunidades contra si misma, espero sepa disculpar mi intromision en su analisis y agradeceria sus comentarios

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.